Categoría: Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo

Hacia un nuevo sistema monetario Internacional

.Introducción Los países que conforman el BRICS, con China y Rusia a la cabeza, lanzan otra iniciativa que se suma a la planteada en mayo de 2017, ahora plantean la disputa en el terreno más importante, en el del esquema de moneda de cambio y reserva mundial. La moneda que plantean es el Petro-Yuan-Oro. Un… ( Leia mais » )

También publicado en - Artículos del Equipo, Alternativas, Crisis global y crisis de la civilización | autor: | Dejar un comentario

El mundo con Trump en el año 2017

El mundo con Trump en el año 2017 Wim Dierckxsens y Walter Formento, 16 de Enero de 2017. Introducción El triunfo inesperado de Trump produjo también algunas reacciones sorpresivas del “mercado 1 ”. Esto se manifiesta en parte, en que los inversionistas asumen mayores riesgos en sus compras de activos (acciones) en vez de bonos… ( Leia mais » )

También publicado en - Artículos del Equipo, Alternativas, Crisis global y crisis de la civilización | autor: | Dejar un comentario

La crisis financiera global, Unipolarismo y Multipolarismo, es Nacional y Popular

Wim Dierckxsens y Walter Formento Wim Dierckxsens, OIC, – Walter Formento, CIEPE, 27/1/16. – Introducción: Nuestra tesis central es que el poder hoy por hoy parte del estado/universal, no hay poder en el Estado/Nación solo Nación, ni tampoco en el Estado/Continente solo Unión Continental, solamente como Estado/Universal (Estado/Global para las ETN´s) se puede construir poder/soberanía… ( Leia mais » )

También publicado en - Artículos del Equipo, Sobre la actual etapa capitalista | autor: | Dejar un comentario

Después de Grecia; ¿Estado global o Rebelión Mundial?

¿Qué es lo que podemos esperar después de Grecia? La mafia bancaria dejó caer a Grecia con objetivos claros. La pregunta que sigue es, ¿que pase si la élite financiera deja caer a todo el sistema bancario en el mundo? Al cortar el flujo de dinero se corta el acceso a productos y servicios y… ( Leia mais » )

También publicado en Unión Europea y la crisis del capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Ucrania como el ´Waterloo´ del Imperio del dólar

Introducción Los Jefes tradicionales del Mundo son los banqueros ingleses y norteamericanos y en el mando mundial está la Dinastía de Rothschild. Con  sus socios en el Banco de la Reserva Federal de EEUU, como la Dinastía Rockefeller y otros 8 socios banqueros, emiten la moneda: el dólar. La Reserva federal es propiedad privada (de… ( Leia mais » )

También publicado en Crisis global y crisis de la civilización, Perspectivas del capitalismo, poscapitalismo y sujeto histórico | autor: | Dejar un comentario

Patente ruptura del G-20 en Brisbane

  RED VOLTAIRE | CIUDAD DE MÉXICO (MÉXICO) 22 DE NOVIEMBRE DE 2014 Para el especialista mexicano en geopolítica Alfredo Jalife, el encuentro del G20 en Brisbane no fue escenario de un supuesto aislamiento de Rusia pero sí reveló el distanciamiento cada vez más pronunciado entre los países del BRICS y los aliados de Washington…. ( Leia mais » )

También publicado en América Latina y la crisis del Capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Si Obama no se detiene, la guerra contra Rusia y China es inminente

La guerra contra Rusia y China es inminente si Obama no es destituido, afirma el analista Mike Billington, argumentando que los oligarcas financieros occidentales tienen como objetivo detener el progreso de los BRICS. “La guerra contra Rusia y China va a comenzar muy pronto, incluso de manera inminente, si Obama no es destituido inmediatamente”, afirma… ( Leia mais » )

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | Dejar un comentario

Por un mundo multipolar y una sociedad post-capitalista – A cien años de la primera guerra mundial

Los historiadores, que tienen la costumbre de considerar que el siglo XIX comienza en 1815 (Waterloo) y termina en 1914 (la primera guerra mundial), con seguridad definirán el siglo XX como el período 1914-2014, que finaliza cuando el antiguo sistema está muriendo al mismo tiempo que el nuevo emerge. (Vea Global Europe Anticipation Bulletin GEAB… ( Leia mais » )

También publicado en - Artículos del Equipo, Alternativas, Capitalismo y crisis financiera, Crisis del capitalismo, Crisis global y crisis de la civilización | autor: | Dejar un comentario

Siria o el fin de la hegemonía estadounidense

Desde hace medio siglo, con la crisis de los misiles en Cuba, que el mundo no vivía a una situación tan peligrosa. El por ahora frustrado intento de Estados Unidos por atacar Siria ha puesto al mundo en una situación límite porque a estas alturas es evidente que, más que a causas internas, la crisis… ( Leia mais » )

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | autor: | Dejar un comentario

La nueva confrontación militar oeste-este

La gran mayoría de la gente tiene la impresión de que la amenaza de guerra existe únicamente en ciertas regiones «turbulentas», como el Medio Oriente o el norte de África, sin darse cuenta de que la «pacífica» Europa está convirtiéndose, otra vez arrastrada a ello por Estados Unidos, en la primera línea de un enfrentamiento… ( Leia mais » )

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Obama II: la purga y el pacto

Dentro de la oligarquía norteamerica acostumbrada a dirigir y repartirse el poder político en Washington se ha desatado una confrontación inédita en donde todos los golpes bajos están permitidos, sean estos escándalos sexuales de famosos generales, misteriosos fallecimientos, atentados con bombas en el extranjero contra poderosos aliados árabes e incluso contra los mismos embajadores estadounidenses…. ( Leia mais » )

También publicado en Militarismo y gastos improductivos | autor: | Dejar un comentario

Estados Unidos e Irán niegan información sobre negociaciones nucleares

Tanto Estados Unidos como Irán niegan afirmaciones de que han logrado un acuerdo en principio para mantener negociaciones nucleares bilaterales directas. El New York Times informó el sábado que se logró un acuerdo entre diplomáticos estadounidenses y funcionarios iraníes que responden a la autoridad del ayatolá Ali Jamenei. Se informó que Irán pidió que se… ( Leia mais » )

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | autor: | Dejar un comentario

¿Cómo Sobrevivirá La Humanidad ante um Mundo de Guerreros y Banqueros?

Leer libro de Wim Dierckxsens y Antonio Jarquín en: http://pt.calameo.com/read/000281290e7cc9d001e70

También publicado en Capitalismo y crisis financiera, Capitalismo y medio ambiente, Crisis del capitalismo, Crisis global y crisis de la civilización, Militarismo y gastos improductivos, Perspectivas del capitalismo, poscapitalismo y sujeto histórico | autor: | Dejar un comentario

AMÉRICA LATINA: ¿DIÁLOGO ESTRATÉGICO DE COOPERACIÓN O DE DOMINACIÓN IMPERIAL?

TRIBUNAL DIGNIDAD, SOBERANÍA Y PAZ CONTRA LA GUERRA-COMITÉ INDEPENDENCIA Y SOBERANÍA PARA AMÉRICA LATINA CEPRID Nadie se hubiese imaginado jamás que los ex dirigentes de los guerrilleros tupamaros que “democráticamente” asumieron el poder en Uruguay, se encuentren – a estas alturas de la historia- muy complacidos de avanzar en la suscripción de un nuevo “diálogo… ( Leia mais » )

También publicado en América Latina y la crisis del Capitalismo | autor: | Dejar un comentario

El fin justifica los medios

A comienzos del siglo XX, Estados Unidos ambicionaba construir un canal que uniera los dos océanos. Había dos propuestas: Panamá y Nicaragua. El magnate y publicista de los medios de comunicación William Randolph Hearst hizo lobby a favor de Panamá y para ello no tuvo inconveniente en divulgar fotos donde se mostraban gigantescos volcanes en erupción… ( Leia mais » )

También publicado en Crisis del capitalismo, Oriente Medio y crisis | autor: | Dejar un comentario

¿Un mundo de confrontación de espectro completo?

Introducción del editor de Tom Dispatch En diciembre pasado, un súper-secreto RQ-170 Sentinel, parte de un extenso programa de vigilancia de drones de la CIA sobre Irán, descendió (o fue derribado, o secuestrado por ordenador y obligado a descender) y recuperado intacto por los militares iraníes. Esta semana, un general iraní anunció orgullosamente que expertos… ( Leia mais » )

También publicado en Militarismo y gastos improductivos | autor: | Dejar un comentario

Usafricom y la militarización del continente africano: lucha contra la penetración económica de China

Leer este artículo aquí: http://www.mondialisation.ca/index.php?context=va&aid=30211

También publicado en Militarismo y gastos improductivos, w. Otros artículos | Dejar un comentario

La inconsistencia moral del Imperio

El Imperio a través de sus recaderos se enreda cada vez más en su propia infamia e hipocresía lo que a pesar de su poderío lo sitúa en una posición despreciable. Entre 1946 y 1948, algunos de sus médicos al estilo nazi, pagados quizá por alguna transnacional farmacéutica protegida bajo su gobierno de ese entonces,… ( Leia mais » )

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Irán aprieta, China entrena y Rusia se arma

“Irán atacará cualquier punto usado por las tropas enemigas”, declaró el vicejefe de la sección de elite del Ejército iraní, Hossein Salami. Sus palabras las transmitió la agencia persa de noticias Fars. “Cualquier punto usado por el enemigo para las operaciones hostiles contra Irán estará sujeto a la  respuesta de nuestras Fuerzas Armadas”, anunció. El… ( Leia mais » )

También publicado en Militarismo y gastos improductivos | autor: | Dejar un comentario

La City y Wall Street rehipotecan los fondos de sus clientes, sin su consentimiento, para atacar a los PIIGS (ENG)

Mf Global’s denuncia un escándalo financiero, Wall Street y la City londinense rehipotecan los fondos de sus clientes sin su consentimiento, para apostar a la baja en los bonos de paises como Italia, España, Bélgica y Portugal. Mientras en Wall Street existe “cierta” regulación sobre las rehipotecas, en la City no existe ningún tipo de… ( Leia mais » )

También publicado en Crisis del capitalismo y desmantelamiento del Estado de Bienestar, Perspectivas del capitalismo, poscapitalismo y sujeto histórico | autor: | Dejar un comentario

Reseña del libro “Crisis financiera global” de W. Formento y G. Merino

El libro de Walter Formento y Gabriel Merino “Crisis financiera global, La lucha por la configuración del Orden Mundial (Peña Lillo/Ediciones Continente, Buenos Aires, 2011), es el resultado de un programa de investigaciones que forma parte del plan desarrollado por el CIEPE – Centro de Investigación en Política y Economía – desde1995. Esta crisis financiera… ( Leia mais » )

También publicado en - Artículos del Equipo | autor: | Dejar un comentario

¿Cómo salvar a los pueblos y no a los banqueros?

Hacia fines de julio de 2011 se vislumbraba por primera vez ante el público la amenaza de una bancarrota no solo en los países periféricos o en uno que otro país europeo, sino hasta en los propios EEUU. Con ello el pánico se hace presente, el precio del oro se dispara y se anuncia cada… ( Leia mais » )

También publicado en - Artículos del Equipo, Alternativas, América Latina y la crisis del Capitalismo, Crisis global y crisis de la civilización | autor: | Dejar un comentario

China y los EE.UU., Se acabó la amistad

El Banco Central chino y los directores de los fondos estatales del gigante asiático comienzan a perder la paciencia: no hay ya, en su opinión, absolutamente nada que ganar con la declinante liquidez de los EE.UU., y sí mucho que perder. Por segunda vez la agencia de calificación china Dagong Global Credit ha rebajado crudamente… ( Leia mais » )

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Los crímenes de la OTAN, de sus estados miembros y de sus gobernantes: La agresión contra Libia

El Tratado de la Alianza del Atlántico Norte, más tarde Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) fue celebrado en abril de 1949. Según su artículo 5º con finalidades puramente defensivas y de ayuda mutua en el caso de un ataque contra alguno de los Estados miembros. Y precisando en su artículo 6º los territorios… ( Leia mais » )

También publicado en Unión Europea y la crisis del capitalismo | autor: | Dejar un comentario

China puede sacar provecho del divorcio entre Estados Unidos y Pakistán

China puede sacar provecho del divorcio entre Estados Unidos y Pakistán para reforzar su influencia en la zona del Golfo Pérsico, crear una infraestructura adecuada para defender su seguridad energética y poner fin a dominio militar de Estados Unidos y la OTAN en el Océano Índico. Como destacan expertos rusos, el empeoramiento de las relaciones… ( Leia mais » )

También publicado en Oriente Medio y crisis | autor: | Dejar un comentario

Hegemonía mundial en juego – Informe sobre la situación económica y el ITF

ÍNDICE 1.- Una realidad tridimensional: lo económico, social y político 2.- Capitalismo senil y agonizante raíz de la actual crisis sistémica 3.- Agudización de las tensiones mundiales: comercio, precio del oro y plata 4.- Agudización de las tensiones internas del sistema y hegemonía estadounidense cuestionada 5.- La zona euro ante el dilema de negar su… ( Leia mais » )

También publicado en Capitalismo y crisis financiera | autor: | Dejar un comentario

El pulso de Obama a la AIPAC

Para leer más vea Siglo XXI, 17 de julio de 2010

También publicado en Militarismo y gastos improductivos | autor: | Dejar un comentario

Kosovo: Independencia para albergar la mayor base militar yanki del mundo

También publicado en Militarismo y gastos improductivos | autor: | Dejar un comentario

Irán y otras regiones empujan a un importante reajuste geoestratégico en el mundo

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Obama, Israel e Irán

ARGENPRESS.info),jueves 8 de julio de 2010
Desde las agresiones de los dos Bush contra Irak (1991 y 2003) Estados Unidos no realizaba un despliegue militar en la zona del Golfo Pérsico como el que está en marcha ahora contra Irán. Pese a que los grandes medios apenas hablan o no les dan mayor destaque a los aprestos bélicos estadounidense-israelíes contra el país persa, cada día se encuentran más evidencias e indicios de ellos, sobre todo en fuentes especializadas, y el tema es crecientemente tratado por conocidos analistas de disímiles posturas ideológicas.

Shamus Cooke en una nota publicada en Rebelión cataloga las sanciones promulgadas por Obama el 1 de julio contra Irán como un inconfundible acto de guerra. “Al cortar el suministro de petróleo refinado Estados Unidos causará un daño masivo, irreparable, a la economía iraní, lo que equivale a un acto de guerra”… “la estrategia en este caso es atacar económicamente a Irán hasta que reaccione con medios militares, permitiendo a Estados Unidos una postura de falsa estatura moral, argumentando que se ‘defiende’ ya que fue la otra parte la que lo atacó primero”.

Resaltan por su profusa información (y desinformación) sobre el tema los sitios web israelíes. Es el caso de Debka, portal que los expertos asocian a la agencia israelí de espionaje Mossad, pues tan temprano como el 20 de mayo predijo un aumento considerable de la presencia militar yanqui “frente a las costas de Irán”, de entre cuatro y cinco portaviones con sus potentes flotillas –ya han arribado tres-, a completarse entre fines de julio y principios de agosto. Con un mes de antelación Debka anunciaba la llegada a esas aguas del portaviones Harry S. Truman y su grupo de ataque acompañado de la fragata alemana Hessen “operando bajo comando estadounidense”, justo el mismo día que aquel partía de su base en Norfolk, Estados Unidos, pero se guardaba la presencia entre esas naves de un buque israelí, sí reportado a posteriori por diversas fuentes occidentales y árabes.

Noam Chomsky señala en un reciente artículo en su columna sindicada, citando fuentes árabes, que el objetivo de la flota desplazada por Estados Unidos al Pérsico es “aplicar las sanciones contra Irán y supervisar los barcos que entran y salen de ese país”. El lingüista menciona este enunciado, que pone los pelos de punta, de Dan Plesh, director del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad de Londres: Los bombarderos y misiles de largo alcance de Estados Unidos están preparados para destruir 10 000 0bjetivos en Irán en pocas horas. En febrero de este año Washington anunció la modernización de numerosas rampas de misiles Patriot emplazadas en cuatro estados árabes del Golfo Pérsico y el envío de varias embarcaciones lanzamisiles para “proteger” sus buques y aeronaves de eventuales ataques aéreos o coheteriles de Irán.

David Moon, en Asia Times, hace un detallado examen del probable ataque aéreo de Israel, por su cuenta, a las instalaciones nucleares de Irán pero en el mismo medio Victor Kotsev minimiza esa posibilidad y afirma que en este momento “parece muy probable que si ocurre un ataque, este será conjuntamente de Estados Unidos e Israel”. Añade que Washington parece haberse enfrascado en operaciones especiales y preparativos para la “acción” en Irán. “Persistentes informes revelan que las fuerzas estadounidenses se están concentrando alrededor del Golfo Pérsico y el Cáucaso, lo más notable, en Yemen y Azerbaiyán, y que su fuerza aérea y la de Israel han estado realizando prácticas conjuntas de bombardeo… Puede ser… que Estados Unidos está en un curso de colisión geoestratégica con Irán y no se siente seguro de que Israel pueda hacer el trabajo”. Kotsev recuerda que Rusia ha reiterado que no permitirá una guerra de envergadura cerca de sus fronteras…

Todo esto anuncia un panorama apocalíptico, sin precedente en la historia de las guerras por el poderío de las armas del agresor y la previsible respuesta de Irán, que se ha venido preparando para una resistencia tenaz por todos los medios a su alcance.

Irán es el país más inspeccionado por la Agencia Internacional de Energía Atómica y no existe prueba de componente militar en su programa nuclear. Israel, en cambio, posee cientos de armas nucleares, se niega a suscribir el Tratado de No Proliferación Nuclear y a ser inspeccionado. Obama, en medio de otras zalamerías hacia su huésped Netanyahu acaba de afirmar que “no le pediremos a Israel que dé pasos que pongan en peligro su seguridad”…

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.
Publicado por ARGENPRESS en 17:20:00

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Las cumbres del G-8 y G-20 tribunas globales para grandes desacuerdos

Agenpress,25 de junio de 2010
La temporada de las mayores cumbres internacionales empieza en Canadá el 25 de junio, con el G-8 en el balneario de Deerhurst, en las cercanías del pueblo Huntsville, hasta el día 26 , y posteriormente la cumbre del G-20 que arrancará en Toronto hasta el 27 de junio.

Las fechas de las conferencias del G-8 y del G-20 coinciden desde 2008. Es evidente que no sólo las naciones del G-8 sino todas las mayores economías mundiales deben resolver problemas de la crisis financiera global. Pero los líderes presentes en la mesa de las negociaciones propondrán soluciones absolutamente diferentes.

Se prevé reformular el papel y las responsabilidades de ambas cumbres globales en las que hasta ahora se aprueban decisiones no vinculantes e incluso y compromisos que en raras ocasiones se cumplen. Moscú y Washington ya han discutido esta situación evidentemente anómala.

Según varias fuentes rusas, la vida útil del G-8 todavía no ha expirado, a pesar de las numerosas declaraciones que afirman lo contrario. En la antesala de las cumbres, los diplomáticos rusos de alto rango en EEUU dijeron que el G-8 todavía puede abordar cuestiones políticas regionales y globales, así como problemas de cooperación en el ámbito de salud pública y liquidación de las consecuencias de catástrofes naturales.

Hace poco, el presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que los problemas de la economía global sólo se centrarán en la agenda de las cumbres del G-20 en breve. Cree que un período de transición es inevitable pero el G-20 está destinado a convertirse en una estructura económica del futuro.

Así las cosas, Moscú y Washington coinciden en mayor o menor medida que el G-8 debe convertirse en un foro político. El tiempo lo dirá.

Las agendas de las cumbres demuestran que el citado período de transición comienza en Canadá. La cumbre del G-8 estará dedicado primeramente a la política global, incluido Afganistán, Irán, el programa nuclear de Corea del Norte, piratería, salud pública, medio ambiente y terrorismo.

Y el foro del G-20 abarcará problemas económicos globales que son los más urgentes para la comunidad internacional.

Las cumbres en Canadá se pueden comparar con un concilio médico, cuando los doctores de varias especialidades hacen un sólo diagnóstico pero ofrecen terapias absolutamente diferentes.

Los países de Europa, en general, y de la eurozona, en particular, llegarán a Canadá con sus propias recetas que no gustan a EEUU pero ya fueron prescritas a las economías, bancos y sistemas monetarios europeos.

Se trata del régimen severo de austeridad, un recorte drástico de gastos presupuestarios casi en todos los países de la UE con el fin de reducir su déficit presupuestario, la imposición de impuestos a las transacciones bancarias para crear una “almohada de seguridad” de los recursos ahorrados para sobrevivir en caso de que un banco resulte insolvente a raíz de las crisis financieras en EEUU.

Europa planea imponer una regulación estricta sobre varias operaciones bancarias (derivados, fondos de alto riesgo), la congelación de salarios, etc. Todas las citadas medidas ya fueron probadas durante la última cumbre de la UE celebrada en Bruselas el pasado 17 de junio.

Barack Obama hizo un intento de apelar a la conciencia económica de la UE. Advirtió que un drástico recorte del gasto público puede poner en peligro la recuperación económica.

El pasado 16 de junio, el presidente estadounidense envió una carta especial a todos los líderes de la UE. Según Obama, mientras que sea posible justificar la aplicación de las medidas draconianas de austeridad en Grecia y España (los países más afectadas por la crisis financiera), la reducción del déficit presupuestario con recortes salariales y aumento de los impuestos en Alemania, Francia y Gran Bretaña indudablemente tendrán un efecto negativo para la recuperación económica en Europa, es decir, conllevarán una contracción de la demanda interna y la ralentización del crecimiento económico.

Pero el presidente en ejercicio de la UE, Herman van Rompuy, advirtió recientemente que si el G-20 rechaza seguir la estrategia de Europa, Europa sola llevará adelante su línea. Este escenario es muy probable.

La comunidad europea duda y recela de la sinceridad de EEUU cuando este país acusa a Bruselas de frenar la recuperación económica con un régimen de austeridad. Washington no debería forjar ilusiones por hacer el mercado europeo conveniente para los productos y servicios estadounidenses.

“No dejaremos a EEUU exportar sus deudas a Europa”, llenar el mercado europeo con sus mercancías y recuperarse de la crisis creada por los propios estadounidenses a costa de consumidores de la UE, dijo un experto europeo.

A juzgar por todo, la cumbre a celebrarse en Toronto se dividirá en múltiples estratos. Rusia, China y la India no apoyan los impuestos a las operaciones bancarias propuestos por la UE. Los bancos rusos se han visto poco afectados por la crisis financiera y sería irracional introducir impuestos adicionales para este sector en Rusia.

Además, tales medidas pasarían a ser un obstáculo para el gobierno ruso que busca el objetivo de convertir Moscú en un centro financiero global. ¿Qué bancos desearán abrir sus filiales en un país con impuestos adicionales? Pekín y Nueva Delhi mantienen posturas iguales.

A partir de lo anterior surge una pregunta: ¿es posible la fuga de capitales de los países con impuestos a las operaciones bancarias a los países exentos de tales impuestos? Recordemos que casi todos los países de la eurozona (Alemania, Francia, Gran Bretaña, España y Países Bajos) ya han introducido o prevén introducir estos impuestos.

Una parte del capital especulativo seguramente se escapará de Europa. Sin embargo, la depreciación y un posible colapso del euro en caso de no aplicar las medidas anunciadas podrían conllevar las consecuencias mucho más graves, posiblemente catastróficas.

Parece que las cumbres del G-8 y G-20 en Canadá suscitarán acalorados debates.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.
Publicado por ARGENPRESS en 17:22:00
Etiquetas: Andrei Fediashin, Canadá, cumbres, G20, G8, opinión, RIA NOVOSTI

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Europa elige la depresión

www.rebelion.org 9 de junio de 2010
Olvídense de una recuperación sin problemas. Los ministros de finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del G-20, se reunieron este fin de semana en Busan, Corea del Sur y decidieron abandonar las políticas fiscales expansionistas “de probada calidad” a favor de su propio extraño brebaje de políticas de reducción de gastos y medidas de austeridad. Los miembros de la UE están ansiosos de restaurar la ilusoria “confianza de los mercados”, algo que es seguro que se perderá cuando la eurozona se vuelva a deslizar hacia la recesión y el renqueante sector bancario comience a sangrar tinta roja. El recorte de los déficits mientras la economía todavía se está reponiendo debilitará la demanda y obligará a las empresas a despedir a más trabajadores. Esto disminuirá la actividad económica y frenará el crecimiento. Es una receta para el desastre.
Lo que sigue es un pasaje del blog de Paul Krugman: “El recorte de los gastos mientras la economía sigue estando profundamente deprimida es una manera muy costosa y bastante ineficaz de reducir la deuda futura. Costosa, porque deprime aún más la economía; ineficaz, porque al deprimir la economía, la contracción fiscal también reduce los ingresos de impuestos…
“Lo correcto, de manera abrumadora, es hacer cosas que reduzcan los gastos y/o aumenten los ingresos después que la economía se haya recuperado –específicamente, esperar hasta después que la economía tenga fuerza suficiente para que la política monetaria pueda compensar los efectos contraccionistas de la austeridad fiscal. Pero no: los halcones del déficit quieren su parte mientras las tasas de desempleo se mantienen casi a un nivel récord y la política monetaria sigue estando escasa de dinero cerca del límite cero” (“lost Decade, Here We Come”, Paul Krugman, New York Times).

Europa marcha directamente hacia una depresión. El apego a una economía de la edad de piedra es impresionante. Es como si John Maynard Keynes no hubiera existido. Cuando el PIB se contrae –como inevitablemente lo hará– los déficits aumentarán y el rendimiento de los bonos se ampliará, haciendo que sea más costoso financiar los negocios. La confianza pública se desvanecerá, las relaciones entre los Estados miembros se estropearán, y las ciudades se llenarán de manifestantes enfurecidos. La consolidación fiscal desgarrará a los 16 Estados de la UE y provocará una crisis mayor que Lehman Bros. El BCE tiene que apoyar la demanda alentando los gastos de los gobiernos mientras los hogares reparan sus cuentas destrozadas y los reguladores se hacen cargo de bancos hundidos. Cualquier desviación de este plan sólo exacerbará los problemas.
¿Cuán enfermo está el sistema bancario de la UE? Al respecto, un pasaje del New York Times:
“Es un misterio de 2,6 billones (millones de millones) de dólares. Es el monto que los bancos extranjeros y otras compañías financieras han prestado a instituciones públicas y privadas de Grecia, España y Portugal, tres países tan sumidos en problemas económicos que según creen algunos analistas e inversionistas, una parte significativa de esa montaña de deuda nunca será reembolsada.

El problema es, lamentablemente, que nadie –ni los inversionistas, ni los reguladores, ni siquiera los propios banqueros– sabe exactamente qué bancos mantienen las mayores reservas de préstamos putrefactos dentro de ese montón. Y la duda, como siempre lo hace durante las crisis económicas, ha hecho que parezca ocasionalmente que el sistema financiero ya vulnerable de Europa se atasca. A principios del mes pasado, en una indicación de hasta qué punto la situación se había hecho peligrosa, algunos bancos europeos –que parecen tener más de la mitad de esos 2,6 billones de dólares en deuda– casi dejaron de prestarse mutuamente dinero…”

Analistas del Royal Bank of Scotland calculan que de los 2,2 billones de euros que los bancos europeos y otras instituciones fuera de Grecia, España y Portugal pueden haber prestado a esos países, unos 567.000 millones son deuda gubernamental, unos 534.000 millones son préstamos a compañías no bancarias del sector privado, y aproximadamente 1 billón de euros son préstamos a otros bancos. Aunque la crisis se originó en Grecia, mucho más fue pedido prestado por España y su sector privado –1,5 billones de euros, en comparación con los 338.000 millones de euros de Grecia- (“Debtors’ Prism: Who Has Europe’s Loans?”, Jack Ewing, New York Times.

Esto prueba que el verdadero problema lo constituyen los bancos, no la “deuda soberana” (que sólo es de 567.000 millones del total de 2,2 billones de euros). La UE se enfrenta al mismo problema que EE.UU.; o se hace cargo de los bancos insolventes y reestructura su deuda –afectando a los dueños de bonos y valores– o sufre años de un diabólico rendimiento económico inferior con alto desempleo, decrecientes inversiones, una deflación agotadora y malestar social. La UE ha elegido este último camino, y por razones que podrían no ser demasiado claras a primera vista. Un euro más barato hace que las exportaciones de la UE sean más competitivas, lo que asegurará la felicidad del miembro más poderoso de la UE (Alemania). Las políticas deflacionarias también protegen los intereses de los dueños de bonos que han invertido fuertemente en instituciones financieras cuyos patrimonios han sido enormemente inflados por dinero barato y masivo apalancamiento. Finalmente, las medidas de austeridad transfieren las pérdidas de los bancos y de bancos fantasmas sobre las espaldas de trabajadores, consumidores y pensionados. El abuso contra los trabajadores para enriquecer a los dueños de bonos y a los banqueros es un cálculo político. No tiene sentido económico.

El apretón de cinturones en la UE significa que el mundo tendrá que depender (de nuevo) de la recuperación del consumidor estadounidense, superar su lastre histórico de deuda personal y reanudar los gastos como un demente. Con un desempleo que ronda el 10%, líneas de crédito que se reducen a diario y la jubilación que se aproxima (de muchos nacidos después de la Segunda Guerra Mundial), parece una perspectiva poco probable.
………

Mike Whitney es un analista político independiente que vive en el Estado de Washington y colabora regularmente con CounterPunch.

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article25643.htm

También publicado en Unión Europea y la crisis del capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Globalistas en crisis, gobierno mundial, apoyo a ataque contra Irán

www.rebelion.org, 9 de junio de 2010

La agenda de Bilderberg 2010 [Vea http://www.rebelion.org/noticia.php?id=107206] ha sido revelada por el veterano investigador de Bilderberg, Jim Tucker, y muestra un cuadro de crisis para los globalistas, que están furiosos ante la creciente exposición que sus reuniones han tenido en los últimos años, así como desanimados por no haber podido rescatar al euro y a la fracasada agenda del impuesto al carbono, pero lo más alarmante, según Tucker, es que la mayoría de los miembros de Bilderberg están ahora a favor de ataques aéreos contra Irán.
Tucker, periodista de American Free Press, ha mostrado rutinariamente la exactitud de la información que obtiene de fuentes internas de Bilderberg, lo que hace que las revelaciones de este año sean aún más fascinantes.

Según Tucker, las luminarias de Bilderberg están desconcertadas por el hecho de que “mucha gente importante” no participa este año porque, debido a la creciente exposición, los invitados “enfrentan problemas en su país” y los electores los abochornan con preguntas iracundas como “¿qué hace con esos monstruos?.
“Toda esa gente nos pone en situaciones difíciles, recibimos todos esos correos y llamados” parafrasea Tucker las quejas de miembros de Bilderberg.

Esto corresponde a las revelaciones escuchadas por el periodista del Guardian Charlie Skelton en el hotel Dolce Sitges antes del comienzo de la reunión, cuando oyó que los organizadores de la conferencia se quejaban de que cada año aumentan las protestas contra eventos de Bilderberg, lo cual representa una “amenaza” para su agenda.

Además, se esperaba que el destacado participante en Bilderberg, Zbigniew Brzezinski, el hombre que recientemente advirtió que un “despertar político global” amenaza con desbaratar el impulso hacia el gobierno global, participara en la reunión de este año.

Tucker nombró a su fuente como un consultor financiero internacional que conoce personalmente a miembros de Bilderberg y ha hecho negocios con ellos durante los últimos 20 años.

Respecto a Irán, Tucker dijo que muchos miembros de Bilderberg, incluido Brzezinski, están a favor de ataques aéreos de EE.UU. contra Irán y “tienden hacia la guerra”, aunque un ataque no es apoyado por la totalidad de los miembros.
“Algunos de ellos en Europa dicen que no deberíamos hacerlo, pero la mayoría está a favor de ataques aéreos estadounidenses contra Irán” dijo Tucker, y agregó: “Se orientan fuertemente a darle luz verde a un ataque de EE.UU. contra Irán”.

Un ataque contra Irán sería una distracción bienvenida de los fracasos de los globalistas en otras áreas y también les permitiría obtener beneficios con la guerra, señaló Tucker.

Respecto al euro, Tucker dijo que los elitistas de Bilderberg están determinados a salvar la moneda única incluso cuando, ayer por la tarde, marcó un mínimo en cuatro años de 1,19 frente al dólar. Como hemos señalado, los globalistas sienten pánico ante la caída del euro y el BCE interviene continuamente para acelerar su decadencia. Si el euro dejara de existir, desbarataría prácticamente la agenda fundamental de una moneda global, porque la estabilidad vislumbrada del uso de una moneda para una plétora de naciones quedaría desacreditada.
“El euro es importante porque forma parte de su programa de gobierno mundial, se sienten muy desalentados porque se ha retrasado tanto” dijo Tucker, y explicó que los globalistas habían planeado que la Unión Europea, la Unión Americana y la Unión Asia-Pacífico ya deberían haberse establecido y estar en funcionamiento.

Respecto a la agenda de cambio climático, sobre la cual Bill Gates, el fundador de Microsoft, fue personalmente invitado a discutir en la conferencia, Tucker dio que en Bilderberg todavía tienen la intención de impulsarla para lograr un impuesto al carbono, a pesar de que todo este proyecto fue masivamente eviscerado después del escándalo de Climagate.

Tucker citó a un miembro de Bilderberg que prácticamente admitió la derrota de la misión de embaucar al público para que pague impuestos en nombre del combate contra el calentamiento global.
“Respecto al cambio climático, casi nos han dado una paliza” dijo uno de los elitistas participantes.

Sin embargo, Tucker dijo que los globalistas trabajan para presentar más propaganda de cambio climático “incluso mientras hablamos”.

Sobre el tema del vertido de petróleo de BP, los participantes en Bilderberg dejaron en claro que el aparente “enojo” del presidente Obama contra BP y su amenaza de acción penal contra la compañía eran poco más que teatro y que British Petroleum, que ha estado representada en reuniones en el pasado por personas como Peter Sutherland, ex presidente no ejecutivo de BP, sigue siendo “uno de nuestros hermanos”, según los elitistas.

El futuro de los precios del petróleo es siempre un asunto importante para Bilderberg, y las filtraciones que Tucker y otros investigadores transmitieron de reuniones anteriores de Bilderberg han resultado exactas cuando los precios del petróleo llegaron a 150 dólares el barril en 2008, que fue precisamente lo que Bilderberg había especificado.
“Los precios del gas van a ser bajos durante este verano” dijo Tucker, y agregó que comenzarán a subir de nuevo a 4 dólares el galón alrededor de noviembre, cuando se creará una escasez artificial.

En la marcha hacia un gobierno global antidemocrático, los miembros de Bilderberg señalaron que EE.UU. debe ser “europeizado” y convertido en un gigantesco Estado socialista de bienestar con racionamiento de la salud e impuestos más elevados a los ingresos.

Tucker dijo que Bilderberg se propone exigir un impuesto a los bancos pagado directamente al FMI para financiar la gestión pública global y un departamento global del tesoro bajo el FMI, y que esto sería simplemente pasado al consumidor.

En resumen, Tucker dijo que la conferencia de este año fue la reunión de Bilderberg más deprimente y pesimista de la historia, porque la masiva revelación de su agenda actúa como un bloque de ruta para el objetivo final de un gobierno mundial autoritario dirigido por la elite, para la elite.

Fuente: http://www.prisonplanet.com/bilderberg-agenda-revealed-globalists-in-crisis-supportive-of-attack-on-iran.html

También publicado en w. Otros artículos | autor: | Dejar un comentario

Estados Unidos no quiere acuerdos con Irán

Barómetro Internacional
La tozudes norteamericana en aplicar sanciones a Irán y proteger de cualquier manera a Israel cuando la comunidad internacional reclama la conformación de una zona libre de armas nucleares en Medio Oriente, lo está llevando a un aislamiento inédito y una pérdida de liderazgo que preocupa a sus aliados.

Después del golpe recibido por el éxito de la mediación del presidente de Brasil, Lula Da Silva, con la colaboración de Turquía, en su visita a Teherán, Estados Unidos debió observar como 189 países lograban acordar un documento en la conferencia de Naciones Unidas para la revisión del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP) reclamando la inspección del arsenal nuclear israelí.

El pasado 17 de mayo, Irán, Brasil y Turquía llegaron a un acuerdo para resolver el conflicto relativo al combustible nuclear iraní. La iniciativa fue presentada por el presidente de Brasil, Lula Da Silva, en medio del excepticismo de toda la comunidad internacional, que no creía que el mandatario sudamericano pudiera concretar un acuerdo cuando las grandes potencias occidentales habían fracasado en el intento.

La diferencia estaba en que el presidente brasileño sí quería alcanzar un acuerdo, mientras que las potencias occidentales sólo buscaban llevar a Irán a una situación sin salida para justificar las sanciones económicas y militares que proponía Estados Unidos. El pacto entre Brasil, Turquía e Irán establece que este último país enviará a territorio turco mil 200 kilogramos de uranio y a cambio recibirá, en el lapso de un año, 120 kilos de combustible enriquecido (de parte de Rusia o Francia) para un reactor nuclear que será empleado en investigaciones médicas. El acuerdo es similar a otro presentado por las potencias europeas hace más de un año, aunque con montos diferentes.

El acuerdo, que muchos países del mundo recibieron con satisfacción, además de confirmar el nuevo papel internacional de Brasil, y la pérdida de influencia norteamericana, provocó una inmediata aceleración de los intentos de Estados Unidos, Reino Unido y Francia para que el Consejo de Seguridad imponga una nueva ronda de sanciones contra el país islámico. Tras la firma del acuerdo, Lula consideró que la diplomacia salió vencedora y que “fue una respuesta de que es posible, con diálogo, construir la paz, construir el desarrollo”. Al respecto, el canciller brasileño Celso Amorim, opinó que el documento debe ser suficiente para evitar la imposición de sanciones a Irán por parte del Consejo de Seguridad de la ONU. No obstante, Amorim apuntó que ese acuerdo no va a resolver todas los temas que existen en la cuestión nuclear. A su juicio, ese documento “es el pasaporte para que puedan darse discusiones más amplias que creen la confianza en la comunidad internacional y al mismo tiempo permitan a Irán ejercer el derecho legítimo a la energía nuclear para fines pacíficos, incluso con enriquecimiento”.

Estados Unidos no quiere ningún acuerdo

Durante mucho tiempo los países europeos, que secundan la política norteamericana de aislar a Irán, ya desde la administración de George Bush, habían sugerido un acuerdo por el cual las naciones europeas recibirían el uranio iraní y devolverían el mineral enriquecido y limitado para su uso en centrales nucleares. La discusión entonces era sobre la cantidad de mineral enriquecido que debería recibir Teherán. Ahora Brasil logró llegar a un acuerdo con Irán en una fórmula similar que incluso entonces fue respaldada por Estados Unidos. Pero al parecer, las fórmulas respaldadas por Washington sólo buscaban el rechazo de Teherán para seguir el camino de las sanciones.

Tras la asunción de Barack Obama en el gobierno norteamericano y la designación de Hillary Clinton como Secretaria de Estado, la política de presión sobre Irán para que abandone su programa de energía nuclear, acusando a ese gobierno de tener intenciones ocultas de diseñar armas nucleares, fue incentivada. Ya durante la campaña electoral presidencial interna del Partido Demócrata norteamericano, la entonces pre candidata Hillary Clinton, sostenía que su país debía reducir su participación en el conflicto iraquí y concentrar esfuerzos en terminar con el programa nuclear irani, sin descartar el uso de la fuerza, en clara sintonía con los planteos del gobierno de Israel.

Desde la asunción de Obama, la política exterior norteamericana en esa región se ha concentrado en aumentar la presión militar en Afganistán, incluso con el envío de más soldados, fortalecer al gobierno títere de Irak y cerrar la frontera de este país con Irán, y buscar consenso internacional para terminar con el programa nuclear iraní, o terminar con su gobierno de cualquier manera.

Así, pese a que el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, consideró que el acuerdo entre Irán, Brasil y Turquía es un paso para la construcción de confianza sobre el programa nuclear del país persa, Estados Unidos presentó en el Consejo de Seguridad una nueva propuesta para incrementar las sanciones a Irán. La iniciativa norteamericana fue respaldada por los otros cuatro miembros permanentes de ese órgano de la ONU (Francia, Gran Bretaña, Rusia y China), más Alemania, pero no será discutida aún ya que algunos países miembros no permanentes del Consejo, solicitaron estudiar el acuerdo tripartito. En el paquete de castigos sugeridos están la inspección de barcos de Irán en alta mar, limitar las inversiones de ese país en el extranjero y prohibir la venta de armas pesadas a Teherán. El punto dos apunta evidentemente a cortar las relaciones entre Irán y América Latina, después que en los últimos años Irán ha firmado convenios de inversión con Brasil, Venezuela, Bolivia y negocia con Argentina, Ecuador y Uruguay.

En el seno de la ONU se estima que el proceso de negociación de las sanciones puede demorar de tres a cuatro semanas y será sometido a votación en junio, mes en que México desempeñará la presidencia del órgano. Los acuerdos del Consejo requieren de los votos positivos de nueve de sus 15 miembros y ninguno en contra de cualquiera de los cinco países con asiento permanente y el privilegiado poder de veto, es decir Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia y China. Los 10 miembros no permanentes del Consejo de Seguridad son Brasil, México, Líbano, Nigeria, Gabón, Bosnia y Herzegovina, Austria, Japón, Turquía y Uganda.
¿Oportunidad perdida?

Apenas conocida la iniciativa de sanciones en la ONU, el gobierno de Teherán acusó a Estados Unidos y sus aliados occidentales de inventar excusas para ejercer presiones políticas sobre el país, y advirtió a Rusia de que no se pliegue a esas maniobras, recordando que los vecinos deben tener buenas relaciones.

El jefe de la Organización de la Energía Atómica de Irán (OEAI), Ali Akbar Salehi, deploró el borrador de resolución para aplicar un nuevo paquete de sanciones económicas a la República Islámica. Salehi señaló que la eventual aplicación de esas medidas punitivas, aún después del acuerdo para el canje de combustible nuclear firmado por Irán, Brasil y Turquía, “llevarán al descrédito a las mayores potencias mundiales que las apoyen”. “Ellos están siempre buscando pretextos para ejercer presión política sobre Irán. Su mayor objetivo y propósito es desviarnos a la con
frontación con Occidente, (aunque) hemos dicho que no estamos detrás de la confrontación, sino de la cooperación”, dijo Salehi.

A su vez, el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, dijo que el presidente norteamericano, Barack Obama, tiene una oortunidad histórica para demostrar que representa un cambio en la política exterior de su país y que respeta los derechos de las naciones. “Si pierde esta oportunidad, creo será improbable que Irán le de otra en el futuro”, apuntó. Al mismo tiempo, el presidente iraní advirtió a Rusia que su apoyo en la ONU a las sanciones promovidas por Washington contra su país, sería un gesto inamistoso. “Las autoridades rusas no deben tomar una medida que provoque que la nación iraní las vean como su enemigo histórico”, señaló Ahmadinejad.

El presidente iraní recordó que “Irán y Rusia son vecinos, y dos vecinos no pueden evitar mantener relaciones amistosas, pero los lazos amistosos necesitan que las dos partes respeten recíprocamente sus derechos”. Insistió en que las autoridades de la nación persa “no quisieran ver que nuestros vecinos se alinean con países que han sido enemigos de Irán durante 30 años”, y subrayó que “no hay excusas para Rusia” si alega que Occidente está presionando.
rnestotamara@gmail.com

Los contenidos de los análisis publicados por Barómetro Internacional, son responsabilidad de los autores
Agradecemos la publicación de estos artículos citando esta fuente y solicitamos favor remitir a nuestro correo el Link de la pagina donde esta publicado.
Gracias. barometrointernacional@gmail.com

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Conflicto entre las dos Coreas y el tema central

Agenpress 27 de mayo de 2010

La tensión entre Corea del Sur y Corea del Norte aumenta debido al hundimiento de un barco de guerra de Corea del Sur por medio de un torpedo supuestamente lanzado desde un submarino de Corea del Norte. Una investigación está en curso mientras Estados Unidos desplaza su flota de portaviones en la zona enviando una concreta señal de que Corea del Norte sería atacada, de repetirse un incidente similar.

La secretaria de estado de Estados Unidos Hillary Clinton mientras viajaba a Beijing ha manifestado que “el apoyo de Estados Unidos a Corea del Sur es inequívoco”, según The New York Times del 25 de mayo. China a su vez, el primer sostén de Corea del Norte, no ha reconocido que el barco de Corea del Sur haya sido atacado por un torpedo norcoreano.

Ambas Coreas permanecen divididas desde una conflagración brutal finalizada en 1953 y que dejó varios millones de muertos e incalculables pérdidas, constituyendo el ápice de la Guerra Fría inaugurada en 1947 hasta la guerra de Vietnam. Con todo, la herida abierta en Occidente después de esa guerra no fue la división de la península de Corea, sino haber perdido a China definitivamente.

El barco de guerra norcoreano se encontraba en funciones de vigilancia del tráfico de armas y material nuclear que supuestamente efectúa Corea del Norte por la vía marítima.

El incidente donde perdieron la vida 46 marinos surcoreanos ha dejado a Corea del Norte al borde de nuevas sanciones que podrían ser adoptadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Tanto Estados Unidos como la ONU a través del Secretario General, el surcoreano Ban Ki Moon, están calibrando en forma cautelosa una respuesta que signifique una llamada de atención enérgica a Corea del Norte, considerando las sanciones así como la vía diplomática.
¿Qué hay detrás del hundimiento del barco de guerra de Corea del Sur?

En apariencia es el supuesto tráfico de armas y material nuclear que Corea del Norte efectúa a través de su flota marítima. Este tráfico no ha sido bien controlado por Corea del Sur, mientras Estados Unidos hace escalar la guerra internacional contra el terrorismo y ha detectado fallas en el sistema de vigilancia en la zona para bloquear el intercambio de material nuclear que supuestamente lleva a cabo Corea del Norte con otras naciones.

Tanto Irán como Corea del Norte mantienen vínculos de intercambio nuclear que no han sido completamente comprobados por los organismos internacionales de control. Estados Unidos ha sostenido vehementemente desde la administración Bush que con Corea del Norte e Irán se ha formado un “eje del mal” de nuevo poderío nuclear que estaría alimentando redes terroristas.

China por su parte mantiene estrechas relaciones con ambas naciones de poderío nuclear ascendente. En la mirada larga, este incidente responde al objetivo de Estados Unidos y la alianza occidental para que China cese de apoyar a Irán y Corea del Norte.

Este conflicto y el tipo de negociación instalado, expresa una vez más que China se ha convertido en un actor clave para los equilibrios de poder en las relaciones internacionales, con un peso similar al de la ex Unión Soviética. Esta vez, sin la capacidad bélica nuclear que exhibía la gigantesca nación socialista, aunque con un poderío económico significativamente mayor.

En una era de agudas crisis económicas que se suceden década tras década, el peso económico chino a nivel mundial tiene mayor relevancia que la abundancia de ojivas nucleares que ostentaba el anterior poder soviético.

Más aún se ha visto a Rusia haciendo overturas políticas para pactar con la alianza occidental las sanciones que permitan desplomar el régimen islámico en Irán.

La lectura de las decisiones que inciden en las acciones internacionales de los países se hace cada vez más compleja. Lo que parece ser no es, y por general cuando una cuestión emerge como crítica entre los países o una región, por lo general el tema real y más profundo es otro. Gran parte de esta complejidad responde al hecho de que los Estados y sus políticas no han reconstituido su rol de gobernar distendidos de la presión que significó operar bajo una cultura de Guerra Fría cuyo eje es la supremacía a toda costa.

Los efectos reales de esta peculiar forma de competir por la supremacía no se han evaluado en toda su dimensión y una buena parte de políticos, académicos y comunicadores simplemente decretaron el fin de la Guerra Fría como si fuera un instrumento manipulable y no una cultura impregnada en el “hacer Estado”. Las relaciones internacionales principalmente han sido objeto de está distorsión, y a pesar de la aparente caída del sistema bipolar representado por la disputa entre la Ex URSS y los Estados Unidos, la estructura de Guerra Fría –estructura como una cultura- no se ha erradicado.

El conflicto entre las dos Coreas, no es más que eso: un regreso franco y directo de la política de la supremacía de un poder por sobre el otro. Estados Unidos y China, ambas naciones centrales en este conflicto, así como las alianzas que representan abiertamente o bajo cuerda, deberían definitivamente acercarse a una postura que les permita definir equilibrios de poder, aunque tengan que ceder frente a las necesidades de naciones emergentes, y el tema central que se evita debatir a toda costa: los equilibrios de poder apuntando hacia la eliminación del arsenal nuclear en el globo.

Foto: Corea del Sur – La proa del buque de guerra surcoreano Cheonan hundido en aguas del Mar Amarillo es levantada por una enorme grúa flotante instalada frente a la isla Baekryeongdo, cerca de la frontera marítima con la República Popular Democrática de Corea (RPDC). / Autor: XINHUA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.
Publicado por ARGENPRESS en 18:39:00
Etiquetas: China, Corea del Norte, Corea del Sur, Estados Unidos, Juan Francisco Coloane, opinión, RPDC

También publicado en Militarismo y gastos improductivos | autor: | Dejar un comentario

La telaraña de la crisis europea

Agenpress 28 de mayo de 2010
Las cifras de lasdeudas públicas europeas son ciertamente colosales y dibujan una compleja telaraña. La de Portugal asciende a unos $ 286 miles de millones, de los cuales la parte correspondiente a España (unos 86.000 millones) es la más importante, aunque también hay montos significativos que involucran a Francia, Alemania y Gran Bretaña.

En el caso de España, su deuda –la insignificancia de $ 1,1 millones de millones (billones)- incluye montos gigantescos con Francia ($ 220.000 millones), Alemania ($238.000 millones) y Gran Bretaña ($ 114.000 millones). En el caso griego, los componentes principales de su deuda pública de $ 236 miles de millones, son las obligaciones con Francia ($ 75.000 millones), Alemania ($45.000 millones) y Gran Bretaña ($ 15.000 millones). La gigantesca deuda italiana -$ 1,4 billones- incluye $ 511.000 millones con Francia, $ 190.000 millones con Alemania, $ 77.000 millones con Gran Bretaña, $ 47.000 millones con España y $46.000 millones con Irlanda. Este último país tiene una deuda total por $867.000 millones, incluyendo $ 184.000 millones correspondientes a Alemania, $ 188.000 millones a Gran Bretaña y $ 60 mil millones a Francia.

En gran parte es deuda con los grandes bancos franceses, alemanes y británicos. Vale decir, una moratoria de pagos por parte de Grecia, Portugal o Irlanda –y ni se diga España o Italia- repercutirá de inmediato en las contabilidades de esos bancos, en la forma de enormes pérdidas. Pero esa es solo una de las facetas del asunto; en realidad el problema es mucho más complejo, además de tremendamente amenazante. Si fuese Grecia o Portugal –economías relativamente pequeñas- las que cayeran inicialmente en suspensión de pagos, con altísima probabilidad ello arrastraría a Irlanda, España e incluso Italia. Hasta este punto, la crisis habría jalado consigo a la cuarta y quinta economías de la Unión Europea. Pero el golpe de inmediato se sentiría en las tres principales: Alemania, Francia y Gran Bretaña.

Dado el alto grado de entrelazamiento entre las economías ricas y, en especial, el denso tejido que interconecta a profundidad sus sistemas bancarios y financieros, no es muy plausible que Estados Unidos pueda mantenerse al margen del terremoto. Primero, su sistema financiero se verá sometido a agudos tremores, lo que acarrearía efectos negativos sobre la disponibilidad del crédito necesario para el normal funcionamiento de la economía. Pero, además, la debilidad de la economía europea y la desvalorización del euro, reduciría las exportaciones estadounidenses. También las exportaciones chinas se verían afectadas, puesto que su mercado más importante es precisamente Europa.

El FMI y la Unión Europea han intentado poner un freno a este proceso mediante sendos paquetes de salvamento financiero ($ 140.000 millones para Grecia; unos $ 950.000 millones como paquete preventivo ante otros posibles casos críticos). A cambio, los países presuntamente beneficiarios –Grecia, España, Portugal y ya también Italia (pero incluso Francia hace amagos en el mismo sentido)- deben aplicar políticas brutales de restricción del gasto público, de los salarios, las pensiones y los beneficios sociales.

Desde el punto de vista económico la receta resulta sorprendentemente paradójica, tan solo con que se recuerde que hasta hace muy poco se insistía –incluso por parte del FMI- en la necesidad de no proceder a un desmantelamiento precipitado de las políticas fiscales expansivas que fueron aplicadas como antídoto obligado ante la aguda recesión de 2008-2009. Una y otra vez se advertía que la reducción del gasto público y del déficit fiscal hasta sus niveles “normales” previos a la crisis, debía realizarse con tiento y parsimonia, ya que de otra forma se corría el riesgo de retroceder de nuevo hacia la recesión. Ahora el discurso ha dado un vuelco total, tan repentino como riesgoso.

El caso es que, en su evolución, la crisis es como al modo de un inmenso laboratorio que ratifica el poder abrumador del capital transnacional. Un laboratorio donde, además, este pone a prueba ese poderío e intentar jalar los procesos hasta el límite extremo, siempre en resguardo de sus intereses.

Si se limpia el cristal haciendo a un lado la propaganda barata que se difunde a nivel mundial, ello resultará fácilmente comprensible. Veamos: en cuanto se hace evidente que el problema fiscal y de endeudamiento de Grecia era mucho mayor de lo que se creía, los mercados financieros –es decir, el capital más poderoso y concentrado- empiezan una operación de asfixia que se visibiliza en el aumento precipitado de las tasas de interés sobre los bonos de la deuda pública griega. Habiendo de por medio vencimientos cercanos por montos sustanciales y, por lo tanto, necesidad de obtención de nuevos recursos para su refinanciación, ello implicaba poner a Grecia al borde del precipicio y empujar hacia la moratoria. De llegarse a este punto, y aparte las graves consecuencias económicas que tendría sobre Grecia, ello también implicaría enormes pérdidas para los bancos. Entretanto, el huracán especulativo de los mercados empieza a golpear a Portugal, Irlanda y España. La enorme presión que esto pone sobre los gobiernos, los induce finalmente a actuar (para lo cual deben vencerse las enormes resistencias de Alemania). Aparecen entonces los grandes paquetes de rescate y, con estos, las políticas de ajuste absolutamente salvajes.

Alternativamente pudo haberse contemplado la posibilidad de un proceso ordenado de quiebra y reestructuración a fondo de las deudas. Grecia enfrentaría una situación económica difícil, pero cuanto menos los bancos tendrían que hacerse cargo de una parte de las pérdidas. En su lugar lo que se está haciendo intenta trasladar la totalidad del costo hacia las clases trabajadoras y los estamentos sociales medios.

Estos países europeos, pero con mucha probabilidad toda la Unión Europea, están siendo arrastrados así a una situación de agudizado descontento y descomposición social. Y, sin embargo, el fantasma de la moratoria sigue vivo, puesto que la magnitud de las deudas y la casi segura inviabilidad de los recortes fiscales que se pretende aplicar, equivale a hacer equilibrios al borde del abismo. Pero, por otra parte, esta forma de enfrentar la situación implica reincidir –con preocupante obsesión- en los mismos mecanismos que subyacen a la crisis que empezó en 2007. Volveré sobre esto.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.
Publicado por ARGENPRESS en 17:35:00
Etiquetas: ajuste, Capitalismo, crisis, económica, Europa, Eurozona, financiera, Luis Paulino Vargas Solís, opinión, rescate, Unión Europea

También publicado en Unión Europea y la crisis del capitalismo | autor: | Dejar un comentario

EE.UU. y la opción de un ataque nuclear ";quirúrgico"; contra Irán

Global Research, April 15, 2010
Si el primer escenario, con un ataque demoledor sobre las instalaciones militares y nucleares iraníes, no se cumple, podría activarse un segundo escenario con una guerra irregular (o asimétrica) para la cual Washington y Tel Aviv no están preparados, dado que (y al margen de la supremacía abrumante de su poder aéreo y naval) carecen de capacidad para una ocupación terrestre generalizada en Irán y el Medio Oriente, donde deberían enfrentarse al aparato militar iraní (convencional e irregular) compuesto por dos millones de efectivos movilizados y en capacidad de combate.

La interactividad fluctuante de estos dos escenarios, hace que el éxito o el fracaso del ataque sionista se mida por el “factor tiempo”.

Y es aquí, en el “factor tiempo” (de acuerdo con la lógica militar), donde ingresa la “opción nuclear” (como alternativa a la opción militar convencional) para asegurar un ataque sorpresa demoledor que deje sin capacidad de defensa al mando militar iraní, y desate una crisis política interna lo suficientemente fuerte, que posibilite el derrocamiento del régimen de los ayatolas, el objetivo político de máxima que guía a la operación militar planificada contra Irán.

Ni EE.UU. ni Israel, pueden poner en peligro el objetivo central de la operación contra Irán: El control militar estratégico del llamado “triángulo petrolero”, que concentra más del 70% de las reservas energéticas mundiales, y va del Mediterráneo oriental vía el Medio Oriente y Asia Central hasta Asia Suroriental.

La “opción nuclear”

En abril de 2006, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, y respondiendo a un periodista que había preguntado si las opciones con Irán incluían la posibilidad de realizar un ataque nuclear, el presidente de EE.UU., George W. Bush, afirmó que todas las opciones, incluso el uso de la fuerza atómica, “están sobre la mesa” para impedir que Irán desarrolle armas nucleares.

Era la primera que Bush, ante la pregunta de si EE.UU. barajaba la posibilidad de un ataque nuclear contra Irán, respondía afirmativamente incluyéndolo tácitamente como parte del “uso de la fuerza”.

Cuatro años después, en la cumbre nuclear celebrada en Washington, Obama y su administración recogen el legado de Bush y ponen al “terrorismo nuclear” en el centro de la amenaza contra EE.UU.U y Occidente.

“La doctrina nuclear contiene un serio llamamiento dirigido a Irán y Corea del Norte. Estamos haciendo una excepción a los países como Irán y Corea del Norte, que no acatan los principios del Tratado de No Proliferación”, expresó Gates la semana al presentar el documento de la nueva doctrina estratégica nuclear estadounidense.

“La doctrina nuclear de EE.UU. de hecho no excluye la posibilidad de asestar un golpe contra Irán y Corea del Norte”, añadió el jefe del Pentágono.

“Como el presidente ha dejado claro, el peligro más inmediato y extremo es el terrorismo nuclear, al-Qaeda y sus aliados extremistas están buscando armas nucleares. Debemos asumir que las usarán si logran obtenerlas”, precisó Gates en la misma línea que Obama y la secretaria de Estado Hillary Clinton.

La postura de la Casa Blanca gerenciada por Obama coincide con diferentes proyectos presentados en el Congreso de EE.UU. por demócratas y republicanos, situando al “terrorismo nuclear” como nueva hipótesis de conflicto.

Desde hace cuatro años, la movida “antiterrorista nuclear” en el Congreso estadounidense coincide, con los informes periódicos de la 16 agencias de inteligencia USA que señalan que la red terrorista de Al Qaeda está en capacidad de usar armas “químicas, biológicas y nucleares” en un hipotético ataque contra EE.UU..

Los informes de la inteligencia estadounidense se complementan con los realizados por los servicios británicos, que advierten continuamente que Al Qaeda y algunas variantes del “terrorismo islámico” ya cuentan -o están en proceso de contar- con armmas nucleares capaces de activar explosiones limitadas, pero de efecto devastador, en ciudades claves de Europa o de EE.UU..

En estas hipótesis también coinciden el resto de los servicios de inteligencia de las potencias europeas embarcadas en planes comunes y en programas de intercambio para la “guerra contra el terrorismo”, también ya han adoptado la tesis del “terrorismo nuclear” como nueva hipótesis de conflicto.

Pero, lo más sugestivo, es que todas las hipótesis coinciden en situar una presunta relación Irán-Al Qaeda como la base de despegue internacional del “terrorismo nuclear” a escala internacional.

En la opinión de muchos especialistas militares de EE.UU. la nueva hipótesis prendió con fuerza entre los funcionarios de primera línea de Washington y del Pentágono, a tal punto, que en las comisiones especiales del Congreso de EE.UU. ya se debate la asignación de recursos para las ojivas nucleares de misiles estratégicos.

Nancy Pelosi, líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, vienen señalando que las recomendaciones formuladas por la comisión sobre la prevención del “terrorismo nuclear” son prioritarias para su partido.

En un documento del Pentágono, difundido en el 2007, se señalaba que EE.UU. se prepara para actuar en dos guerras simultáneas contra el “terrorismo” , y en conflictos irregulares y prolongados como en Irak.

Asimismo se anunciaba un incremento de las fuerzas especiales, y reforzamiento de la CIA y de las fuerzas especiales del Pentágono en operaciones de rastreo y exterminio de “terroristas” en posesión de armamento nuclear.

El documento hablaba de una guerra de cuatro años contra el terrorismo y refleja la visión del Pentágono de que los futuros “desafíos” vendrán más probablemente de adversarios como la “red Al Qaeda” que de naciones armadas de manera convencional.

\’\’Esta guerra requiere que las fuerzas armadas de Estados Unidos adopten enfoques indirectos y no convencionales\’\’, señala la denominada Quadrennial Defense Review difundida en febrero de 2007.

“Mini-bomba nuclear” camuflada

Según advierten expertos militares y medios estadounidenses y europeos, la nueva doctrina militar y los planes del Pentágono contemplan dar golpes demoledores y de extrema precisión al “terrorismo internacional” utilizando armas nucleares tácticas de “baja intensidad” (ataque nuclear “quirúrgico).

Rusia y sus expertos vienen denunciando una treta para incorporar a los “Trident”, ojivas nucleares de “bajo rendimiento” (“mini-bombas” nucleares), para ser utilizadas, por ejemplo, en objetivos situados en países del “eje del mal” que se encuentren en la mira de invasión de Washington, como es el caso de Irán.

Los informes rusos renovaron los temores y advertencias de los expertos respecto de planes del Pentágono para efectuar ataques nucleares de “extrema precisión” en blancos caracterizados como búnkeres del “terrorismo nuclear”, un concepto que podría englobar -por ejemplo- a las usinas iraníes.

En 2007, el diario The Washington Post publicó la opinión de dos ex secretarios de Defensa de EE.UU., Harold Brown (1977-1981) y James R. Schlesinger (1973-1975) quienes proponian instalar ojiva
s no nucleares en misiles estratégicos norteamericanos, en primer lugar, en los SLBM lanzados desde submarinos Trident II D5.

Tras el revuelo que causaron esas opiniones, en los círculos militares estadounidenses comenzó a difundirse la idea de que tales ojivas resultan mucho más eficaces para eliminar “terroristas” que los misiles convencionales de crucero o bombas de aviación en uso.

Según algunos expertos del Pentágono, basta con obtener datos precisos sobre la ubicación de las bases “terroristas”, sus coordenadas, para asestar, en cuestión de segundos, golpes demoledores y de extrema precisión contra éstas sin la necesidad de enviar bombarderos, o portaviones con escolta o submarinos.

El Comando Estratégico de Estados Unidos recibió la tarea de crear una sede de fuerzas “antiterroristas” conjuntas \’\’para la eliminación de armas de destrucción masiva y el comando y control inmediato de fuerzas para ejecutar esas misiones\’\’, señala un informe del Pentágono.

Según información revelada por los ex secretarios de Defensa de EE.UU., Harold Brown y James Schlesinger, en cada dos misiles “Trident II D5” instalados en los submarinos estratégicos se proyecta sustituir las ojivas nucleares por cuatro ojivas no nucleares de guiado individual.

Al explicar en ferebrero de 2007 a los congresistas el motivo de desarrollar misiles intercontinentales no nucleares de alta velocidad, James Cartwright, comandante del Comando Estratégico de Estados Unidos, dijo: “Se podrá echar a perder en un abrir y cerrar de ojos la oportunidad de golpear el blanco. Por ejemplo, tenemos que aniquilar a los terroristas cuando éstos estén ensamblando sus armas nucleares, porque, de lo contrario, estas armas podrían hacer estragos en Nueva York o en Washington.”

Pero el proyecto, a cuatro años de su revelación, viene levnatando una oleada de críticas, principalmente del lado de Rusia, principal competidora de EE.UU. en el terreno del armamento táctico y estratégico nuclear.

Para los expertos rusos en temas militares, por ejemplo, ningún radar de aviso sobre el ataque nuclear es capaz de discriminar si las ojivas en vuelo son nucleares o convencionales.

Y en todo caso, señalan, ¿quién garantizaría qué el Pentágono utilizaría solo ojivas no nucleares contra objetivos “terroristas” utilizando misiles balísticos intercontinentales?, además de no estar precisado con claridad cuales serían esos objetivos “terroristas”.

En general, los especialistas militares rusos expresan temor de que el Pentágono utilice el argumento de las ojivas convencionales insertadas en los sistemas balísticos Trident para eludir controles nucleares.

El principal peligro del anuncio de equipamiento de misiles Trident con ojivas no nucleares -señalan expertos militares rusos citados por la agencia RIA Novosti- es que “EE.UU. podría anunciar que en una determinada cantidad de sus submarinos atómicos están instalados misiles con ojivas convencionales, sin que sea posible comprobar si es así en realidad”.

Rusia teme que EE.UU. esconda en misiles decenas o centenares de otras camufladas como “no nucleares”, señalaron expertos citados por la agencia RIA Novosti.

Para el Jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia, general Yuri Baliyevski, el lanzamiento de los renovados “Trident” es algo muy peligroso, ya que “podría provocar una reacción irreversible en los países que poseen armamento nuclear porque no conseguirán determinar el tipo de ojiva que lleva el misil balístico lanzado ni el blanco que debe batir”.

El ataque nuclear “quirúrgico”

Según una decisión del Senado de EE.UU. en 2003, la nueva generación de armas nucleares tácticas o “mini-bombas” nucleares de “bajo rendimiento” con una capacidad explosiva de hasta 6 veces la de la bomba de Hiroshima, son consideradas ahora “seguras para civiles” por su precisión “quirúrgica” localizada orientada a impedir “daños colaterales”.

Los manuales militares señalan que esta nueva generación de armas nucleares son “seguras” para el uso en el campo de batalla. Ya no son armas de último recurso. Ya no hay impedimentos u obstáculos políticos para su uso. En este contexto, el fallecido senador Edward Kennedy acusó a la administración Bush de desarrollar “una generación de armas nucleares más utilizables”.

Según el experto estadounidense, Michel Chossudovsky, un plan operativo para realizar “ataques convencionales y nucleares integrados” contra Irán ha estado en un “estado de disponibilidad” desde junio de 2005.

Todas las garantías de la era de la Guerra Fría, que categorizaban a la bomba nuclear como “un arma de último recurso” han sido dejadas de lado, y las acciones militares “ofensivas” utilizando ojivas nucleares son descritas ahora como actos de “autodefensa”, señala Chossudovsky.

En este contexto, las armas nucleares son presentadas como medios para consolidar la paz e impedir “daños colaterales”. El Pentágono ha sugerido, a este respecto, que las “mini-bombas” (con un rendimiento de menos de 5.000 toneladas) son inofensivas para civiles porque las explosiones “tienen lugar bajo tierra”.

Como en el caso de la primera bomba atómica, que en boca del presidente Harry Truman “fue lanzada sobre Hiroshima, una base militar”, hoy se pregona que las “mini-bombas nucleares” son “seguras para la población civil adyacente”, afirma Chossudovsky.

De esta forma, las armas nucleares y convencionales son consideradas como “parte de la caja de herramientas”, de la cual los comandantes militares pueden elegir y escoger los instrumentos que requieran de acuerdo con el “desarrollo de las circunstancias” en el escenario de la guerra.

Ninguna de estas armas en la “caja de herramientas” del Pentágono, incluyendo las bombas convencionales revienta-búnkeres, las bombas racimo, las mini-bombas nucleares, las armas químicas y biológicas son descriptas como “armas de destrucción masiva” cuando son utilizadas por EE.UU. y sus socios en la coalición, afirma el analista.

La nueva doctrina nuclear de EE.UU. no sólo niega los devastadores impactos de las armas nucleares, sino que no deja lugar a dudas, que las armas nucleares son “seguras” y que su uso en el campo de batalla asegurará un “mínimo daño colateral y reducirá la probabilidad de escalada”.

En este escenario, nadie garantizar que las “mini-bombas” nucleares de bajo rendimiento, que han sido aprobadas para su “uso en el campo de batalla”, no estén en planes de ser utilizadas en operaciones futuras de exterminio de bases “terroristas” situadas en países comprendidos dentro del “eje del mal”, como es el caso de Irán.

Funcionarios y asesores, tanto de la Casa Blanca como del Pentágono, arguyen constantemente que se necesitan armas nucleares de bajo rendimiento como “disuasivo verosímil” contra estados delincuentes o “protectores de terroristas” (Irán, Corea del Norte).

El “Objetivo Irán”

La especulación en torno a un ataque de EE.UU. contra Irán escaló desde que la revista New Yorker y el diario The Washington Post publicaran en el 2006 que Washington estaría considerando usar armas nucleares tácticas para destru
ir las instalaciones subterráneas iraníes.

Ambas publicaciones indicaban que los ataques “no se realizarían a corto plazo”, pero que la administración Bush “los considera como una opción posible” y prevé usarlos como una amenaza “para convencer a Irán de que esto es algo cada vez más serio”.

Una de las opciones para el ataque -según coincidieron las dos publicaciones- comprende la utilización de armas nucleares tácticas de destrucción de búnker, para destruir la principal planta de produción nuc r iraní situada en Natanz, en el centro de Irán, donde se concentran las actividades para el enriquecimiento de uranio.

Citando fuentes del Pentágono, los diarios británicos Sunday Telegraph yThe Times, vienne advirtiendo que ya está listo un plan de bombardeo a los centros atómicos con misiles lanzados desde submarinos y apoyados por oleadas de bombardeos aéreos.

El Pentágono ya está elaborando un plan de ataques devastadores como “último recurso” para bloquear los esfuerzos de Teherán de desarrollar una bomba atómica, señalaba el británico Sunday Telegraph.

Según el diario británico, que citaba a fuentes del Comando Central y Estratégico del Pentágono, EE.UU. está identificando blancos de ataque, en su mayoría plantas nucleares en el país persa, “para determinar cuáles serán bombardeados en una eventual operación”.

Otro diario británico, el The Times en distintos informes, viene advirtiendo que el mando estadounidense “considera activamente el uso de la fuerza militar” para acabar con las actividades atómicas de Irán, pese a que sus autoridades aseguran realizar con fines civiles.

Expertos citados por The Times consideraron que Estados Unidos tiene la capacidad de destruir una docena de instalaciones en Irán, calificadas de sitios nucleares, incluso con la utilización de armamento táctico nuclear en los ataques.

Toda esta masa de información proveniente de expertos militares, divulgada desde hace cuatro años por la prensa europea y estadounidense, coincidió con la movida de demócratas y republicanos en el Congreso de EE.UU. señalando al “terrorismo nuclear” como nueva hipótesis de conflicto.

De ahí, a señalar a Irán como blanco del próximo ataque nuclear preventivo, hay un solo paso.

Este proceso, de cuatro años, desembocó finalmente en la cumbre nuclear convocada esta semana por Obama en Washington, que prepara el terreno y la justificación de operaciones militares contra Irán argumentadas bajo la amenaza del “terrorismo nuclear”.

Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | autor: | Dejar un comentario

La Cumbre del BRIC, centrada en temas económicos-financieros

Agenpress, martes 13 de abril de 2010
La II Cumbre de naciones BRIC (Brasil, Rusia, India y China), a realizarse en Brasilia el viernes 16 de abril, concentrará su agenda en temas económico-financieros, con el acento en la necesidad de cambios en organismos como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

El encuentro contará con la presencia, además del anfitrión, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, de los presidentes de China, Hu Jintao, de Rusia, Dmitry Medvedev, y del primer ministro de India, Mahmohan Singh.

En rueda de prensa en el Palacio de Itamaraty, la cancillería brasileña, el embajador Roberto Jaguaribe, subsecretario de Asuntos Políticos II y coordinador de la Cumbre, recordó que los BRIC tienen su origen en una evaluación del mercado financiero sobre la importancia de esos países para la economía mundial en los próximos años.

“De acuerdo con el FMI, los BRIC fueron responsables de 46,3 por ciento del crecimiento mundial, y en 2008 y 2009 debe haber sido un porcentaje aún mayor. A diferencia del pasado, la riqueza que se aporta al mundo viene cada vez más de los países en desarrollo. Entre 2008 y 2014, los BRIC deben ser responsables por 61,3 por ciento del crecimiento mundial”, enfatizó.

Con el reconocimiento mediático y académico ganado por los cuatro países, que se convirtieron en un instrumento de análisis de la economía y el comercio internacionales, los países comenzaron a integrarse, recordó el diplomático, con un mayor dinamismo a nivel de ministros de Economía y presidentes de los Bancos Centrales.

Según él, los BRIC son un “propugnador de grandes cambios en el contexto internacional”, al mismo tiempo trabaja por una ampliación de las relaciones entre los países miembros.

En la cumbre de la semana próxima, el análisis de los problemas que llevaron a la crisis financiera, la reforma de los organismos internacionales de crédito y de las medidas necesarias para garantizar la recuperación económica global serán el foco de las conversaciones.

“Ello deriva primero de la necesidad de instancias más representativas y por lo tanto más legítimas y eficaces. Y en segundo lugar, del reconocimiento e identificación de ausencia de regulación adecuada de los mercados financieros”, señaló.

Con relación a la discusión sobre una posible nueva moneda internacional de referencia, tema que generó mucha expectativa en la anterior Cumbre de Ekaterimburgo (Rusia), el año pasado, Jaguaribe dijo que se trata de una preocupación de todos los países, pero todos los países tienen interés en un equilibrio de la cuestión financiera.

Subrayó que se trata de evitar “jugadas que van a crear olas, especulaciones excesivas, como cuestionamientos del dólar, o la creación de una canasta de monedas”, pero anticipó que habrá en Brasilia una reunión de carácter técnico sobre el asunto.

“Los presidentes de los bancos centrales (del BRIC) discuten el tema en encuentros regulares, pero con mucha cautela”, explicó.

Según él, la necesidad de modificar el padrón de gobernanza internacional impulsada por los BRIC ya cosechó resultados importantes.

“En el área comercial el G20 comercial mudó el perfil de las negociaciones internacionales. En el área financiera, cambio del G7 para el G20 representa un progreso altamente significativo. Aunque no hay un cambio equivalente en el plano estratégico político”, consideró.

Además de los asuntos económicos de la agenda, los presidentes podrán tratar en sus conversaciones otros temas de la realidad política internacional, como el combate al cambio climático y la cuestión de programa nuclear iraní.

Entre los eventos complementarios a la Cumbre, será realizado un primer seminario empresarial BRIC y un encuentro de bancos de fomento en Rio de Janeiro, un seminario de “think tanks” en Brasilia, y una reunión de bancos comerciales en Sao Paulo y Brasilia.

Paralelamente a la Cumbre BRIC, el presidente chino Hu Jintao, realizará una visita oficial, mientras que el primer ministro de India Singh, tendrá una reunión de trabajo con Lula da Silva, y el presidente ruso Medvedev, será recibido en una audiencia con el mandatario brasileño.

La Cumbre del BRIC está prevista para el viernes 16, un día después de la reunión del foro IBAS (India, Brasil, Sudáfrica), a realizarse también en Brasilia.

Jaguaribe adelantó que la reunión de presidentes será el viernes por la mañana, comenzando con una reunión privada, para luego ir a una plenaria con las intervenciones oficiales, y terminará con una rueda de prensa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Publicado por ARGENPRESS en 13:35:00

También publicado en Capitalismo y crisis financiera | autor: | Dejar un comentario

¿Qué pasó con la Unasur?

Agenpress, lunes 12 de abril de 2010
Durante el último semestre del 2009, Suramérica estaba escandalizada por el acuerdo militar entre Colombia y Estados Unidos, que permitió la ocupación de siete bases militares colombianas por parte de Washington y abrió la puerta a la expansión militarista imperial más grande de toda la historia en ésta región. La entidad que más alzó su voz y convocó reunión tras reunión para aclarar los términos del acuerdo entre Washington y Bogotá, y también para protestar contra su realización, fue la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur.

No obstante, la Unasur nunca logró aclarar el acuerdo entre Colombia y Washington y tampoco concretó una protesta colectiva y contundente en su contra. Luego de las presiones de la administración Obama, varios países de la región bajaron su tono y retiraron sus comentarios.

Dos de ellos son Brasil y Perú, países a punto de firmar acuerdos de cooperación militar durante esta próxima semana. El propio Secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, visitará a Colombia, Perú y Brasil esta semana, para concretar y consolidar la cooperación militar con Washington.

La Cancillería de Brasil ha declarado que su acuerdo no tiene nada que ver con el de Colombia, no obstante, significa una presencia y un acceso militar de Washington en su país. El acuerdo con Perú también implica el uso del Pentágono de instalaciones militares y civiles ya existentes en el país andino.

La actual estrategia de Washington no esta fundamentada en el establecimiento de nuevas bases militares en el mundo, sino el uso de las instalaciones ya presentes en países con alguna importancia geoestratégica y una ubicación que permita el alcance de amplio espectro de las fuerzas militares estadounidenses por toda la región.

¿Y, dónde está la Unasur frente a estas nuevas revelaciones sobre acuerdos militares con Brasil y Perú ?. Si la Unasur no reaccione de igual manera como fue con el caso de Colombia, cesaría de ser una entidad con credibilidad regional y se convertiría en simplemente una pieza más de Washington en la región.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Publicado por ARGENPRESS en 13:22:00

También publicado en Militarismo y gastos improductivos | autor: | Dejar un comentario

ORGANIZACIONES SOCIALES COLOMBIANAS LANZAN COALICIÓN CONTRA LAS BASES DE EE.UU.

COALICIÓN COLOMBIA NO BASESww.colombianobases.org
olombianobases@gmail.com
Bogotá, 26 de marzo de 2010

ORGANIZACIONES SOCIALES COLOMBIANAS LANZAN
COALICIÓN CONTRA LAS BASES DE EE.UU.
Más de 150 organizaciones colombianas, entre ellas el Comando Nacional Unitario (CUT, CGT, CTC, CPC), la Gran Coalición Democrática, Fecode, Recalca, e importantes personalidades democráticas del país, han firmado una declaración rechazando la presencia militar estadounidense en Colombia en –por lo menos– siete bases militares.
El documento con todas sus adhesiones será presentado el próximo 8 de abril en un evento público que tiene como objetivo oficializar la conformación de la Coalición Colombia No Bases. Este es un espacio democrático, pacífico y pluralista que tiene como objetivo coordinar las acciones para enfrentar la cesión de la soberanía colombiana que hizo el gobierno de Uribe Vélez a Estados Unidos, a través del Acuerdo firmado el 30 de octubre de 2009.
La presentación de la Coalición se realizará en la Universidad Autónoma de Colombia el jueves 8 de abril de 2010, a las 6:30 p.m., (Calle 13 No. 4-31, Bogotá) con la participación de destacados dirigentes políticos, de los movimientos sociales e invitados internacionales.
El evento es convocado por el comité impulsor de la Coalición Colombia No Bases y por la Gran Coalición Democrática.
Más información:
Enrique Daza, por la Coalición Colombia No Bases (Teléfono: 3128716, 2488989)
Tarsicio Rivera, por la Gran Coalición Democrática (Teléfono: 3237550, 3237950)
Más información sobre la programación: ww.colombianobases.org o a través del correo: colombianobases@gmail.com
Gran Coalición Democrática
Por Democracia y Contra el Referendo Reeleccionista

También publicado en América Latina y la crisis del Capitalismo | autor: | Dejar un comentario

América Latina: Como tendencia, la región se eleva hacia nichos positivos, pero los riesgos persisten

ARGENPRESS.info, martes 30 de marzo de 2010

La realidad hemisférica demanda valoraciones lo más objetivas posibles. Ni las victorias de la izquierda deben estimular percepciones triunfalistas, ni los pasos de la derecha pueden exacerbar derrotismos. Y es que la historia, resulta sabido, no se mueve en flecha.

Así, las altas y las bajas son propias del devenir humano, problemática dentro de la cual la permanente batalla por el cambio positivo, por su materialización y desarrollo adecuados, ha resultado y resulta un elemento de suma importancia y elevada trascendencia.

En el caso latinoamericano, la inclinación de la balanza a favor de los grupos que logren más apoyo electoral en sus respectivas sociedades ha constituido en los últimos tiempos, como tendencia, el factor que suele establecer el derrotero de una nación por un tiempo determinado, aunque es conocido que no pocas veces la imposición por la fuerza y por las presiones externas puede trastocar lo que debería ser regla.

El golpe de estado en Honduras, en junio del pasado año, contra un gobierno votado en las urnas por el pueblo es el más reciente ejemplo de que esa inclinación a dirimir la política nacional a escala de las urnas no es aún una vía consolidada, sobre todo cuando los resultados no son del agrado de las fuerzas más reaccionarias de la potencia que se estima dueña del destino global.

De hecho, oficialmente Washington nunca puso serias objeciones a quienes derrocaron, secuestraron y remitieron por la fuerza al exterior al presidente constitucional Manuel Zelaya, ni levantó la voz contra la feroz represión ejercida por los golpistas hondureños y la reiterada insolencia del cancerbero Roberto Micheletti.

La Casa Blanca fue además promotora de una “solución” basada en comicios ilegales, y ahora, con toda desfachatez, acaba de anunciar el reinicio de su ayuda financiera al régimen surgido de tamaña burla política.

Oscilaciones regionales

Consecuentemente, en la América Latina de nuestros días el movimiento histórico en espiral es claramente perceptible.

De manera que, en un contexto donde en los últimos años sectores progresistas y revolucionarios han logrado alcanzar las casas de Gobierno mediante los clásicos mecanismos electorales usados la mar de veces por las clases poderosas para establecer sus códigos, retoñan sin embargo determinadas administraciones de derecha, como en Panamá y más recientemente en Chile.

Los factores que marcan este proceso son varios. Uno de los más dañinos e intensos es el trabajo de zapa que desde Washington se despliega hacia el sur de la frontera norteamericana, y que se caracteriza por una permanente hostilidad y boicot a las administraciones progresistas de una región que la Casa Blanca considera su inviolable traspatio natural.

Otra arista se refiere al apoyo y financiamiento a las fuerzas locales que asumen una alianza tácita con el imperio, bien a la hora de tomar parte en la pugna política, o para erigirse en quinta columna contra los poderes populares constituidos.

A ello debe sumarse que no todas las autoridades oficiales latinoamericanas resultan lo suficientemente radicales como para soltar las amarras con respecto a la potencia hemisférica, y que incluso segmentos progresistas, en el momento de ejercer el Gobierno, tampoco se desmarcan lo suficiente de los viejos moldes vigentes, e incluso no llegan a fijar siquiera diferencias sustanciales con relación a los programas que enarbolan las entidades conservadoras.

Por otro lado, las realidades nacionales, regionales y mundiales en las que se deben mover las fuerzas revolucionarias y populares desde el Gobierno no son precisamente un trayecto cubierto de pétalos de rosa.

Hay una herencia maldita de atraso, hambre, angustia, incultura y carencia de oportunidades para las mayorías que no es factible vencer en días, y que marca con su peso, de modo muy fuerte, la realidad cotidiana.

Los países y la región no escapan tampoco de los negativos influjos de un orden internacional injusto, desequilibrado, marcado por sucesivas crisis de todo tipo que, desde el Gobierno, los revolucionarios deben enfrentar como legítimas autoridades, y que en ocasiones se erigen en muy severos obstáculos por vencer, y en verdaderos abrasivos que marcan desgastes a veces irrecuperables.

De manera que la convergencia de todos estos factores adversos se proyecta seriamente en los cambios sociales, políticos y económicos que vive la América Latina de nuestros días, y en especial en cada uno de sus pueblos, con la resultante del alza o la baja en los niveles de efectividad de la lucha popular.

Ello entonces reclama de los segmentos progresistas un importante ejercicio de voluntad de cambio, de concientización social, de explicación y persuasión, de efectividad de gestión y de logros tangibles en la obra destinada a consolidar las vías necesarias en la larga y complicada lucha hacia el futuro.

Escalón trascendente

Y en este escenario, la reciente concreción en México de la idea de fomentar una Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, cuyo establecimiento oficial tendría lugar el próximo año en Caracas, no puede menos que entusiasmar a todos aquellos que en estas tierras abogan por la intendencia y la autodeterminación.

Bajo esa égida, el mecanismo convocó a las naciones integrantes del Grupo de Río y el CARICOM, decidió trabajar al margen de los Estados Unidos y Canadá, y soslayó la presencia del régimen hondureño surgido de elecciones ligadas al golpe de estado fascista.

Tales elementos por sí mismos indican un buen inicio, desligado esencialmente de un centro de poder nocivo como el norteamericano, y del reconocimiento y admisión de regímenes nacidos de la violación de los derechos legales y de la voluntad popular.

Fue también altamente positiva la unidad regional en el apoyo a Argentina ante la nueva violación de sus derechos sobre las Malvinas por las autoridades de Gran Bretaña, y el impulso que brindará la zona a la solidaridad con el pueblo haitiano, víctima de un terremoto que agravó en extremo la situación de pobreza y subdesarrollo impuesta a esa nación del Caribe por siglos de explotación colonial e imperialista.

Pero, con todo, no es precisamente un remanso el cauce en que empieza a correr este nuevo organismo regional.

Si la potencia del Norte no está directamente presente en su seno, no faltan ni posiblemente faltarán alabarderos regionales que intentarán que las políticas del Imperio se hagan oír en los debates, y que tendrán en sus respectivas agendas, dictadas desde Washington, no pocas encomiendas destinadas a mediatizar y convertir en mera formalidad los pasos más progresistas del grupo.

No puede pasarse por alto que dentro de la futura Comunidad habrá Gobiernos y personeros que facilitan a los Estados Unidos su agresiva presencia militar ampliada en el sur del hemisferio, que insisten en la valía de los programas económicos sustentados en la dependencia con respecto al Norte, y que son ajenos al interés de luchar a brazo partido por la progreso y la dignidad real de sus pueblos.
{
_ENTER_}
De modo que, al tiempo que la Comunidad de Naciones Latinoamericana y Caribeña concreta un viejo sueño de concertación y convergencia, esta no deja de ser otro terreno de lucha regional entre los que en el Sur aspiran a romper cadenas y los que se empecinan en asirse a las amarras Made in USA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Publicado por ARGENPRESS en 16:07:00
Etiquetas: América Latina, Néstor Núñez, opinión

También publicado en América Latina y la crisis del Capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Brasil se coloca entre Israel e Irán

Rebelion 19 de marzo 2010
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Luiz Inacio Lula da Silva es el primer presidente de Brasil que visita oficialmente Israel. Elogiado por su carisma, ímpetu y formidables capacidades de negociación –el presidente de EE.UU. Barack Obama se refiere a él como “el hombre”– Lula no se imaginó que para atraer a sus anfitriones de esta semana tendría que entrar en competencia con el profeta Abraham, ni más ni menos.
Finalmente se mantuvo firme. No hizo concesiones. Y a diferencia del vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden, la semana pasada, incluso se las arregló para no ser hunillado públicamente por sus anfitriones.

Los ambientes difíciles no son nada nuevo para Lula. El ex “gorila” de clubes nocturnos convertido en político de la línea dura, Avigdor Lieberman, ministro de Exteriores de Israel, boicoteó el discurso de Lula en la Knéset (parlamento israelí) así como la reunión de Lula con el primer ministro Benjamin Netanyahu. El motivo: Lula no visitó la tumba del fundador del sionismo Theodor Herzl. Pero tampoco lo hicieron el presidente de Francia Nicolas Sarkozy o el primer ministro italiano Silvio Berlusconi cuando visitaron Israel.

Brasilia –igual que París y Roma– sabe perfectamente que no es obligatoria una visita a la tumba en los viajes presidenciales. Sin embargo un coro del Likud y de colonos de la facción sionista dura en Israel se quejó de que este hecho afectaría fatalmente el impulso del gobierno brasileño de llegar a ser un mediador en el conflicto israelí-palestino.

Después de que lo interrogasen en la Knéset –incluido Netanyahu– por su política de no confrontación y diálogo con Irán, Lula se mantuvo firme. Condenó el Holocausto y el terrorismo; recordó a sus anfitriones la posición de Brasil y de Latinoamérica contra las armas nucleares; subrayó el “diálogo” y la “compasión” para resolver el conflicto de Oriente Próximo; defendió la solución de dos Estados viables para Israel y Palestina; pero tampoco dejó de criticar la creciente colonización de Jerusalén Este. Recibió una ovación de pie y, según algunos miembros del parlamento, “más aplausos que [el ex presidente de EE.UU.] George W Bush.”

El profeta tropical

Ni siquiera con su mejor actitud abrahámica hubiera podido Lula apaciguar a sionistas y partidarios de la línea de todos los tipos. En todo caso, Lula dijo al periódico israelí Ha’aretz lo que todo protagonista serio en Oriente Próximo ya sabe: el “proceso de paz” no va a ninguna parte, y la introducción de nuevos mediadores como Brasil es el único camino.

Y lo mismo se aplica al expediente iraní: “Los dirigentes [del mundo] con los que hablé creen que debemos actuar rápido, de otra manera Israel atacará a Irán.” Lula está convencido de que más sanciones contra Irán en relación con su programa nuclear son contraproducentes. Y esta cita va a resonar en todo el globo: “No podemos permitir que suceda en Irán lo que sucedió en Iraq. Antes de cualquier sanción, debemos emprender todos los esfuerzos posibles para tratar de construir la paz en Oriente Próximo.”

La posición oficial del gobierno brasileño –de la que se hace eco gran parte de la comunidad internacional (es decir, no el club exclusivo de Washington y los sospechosos habituales europeos)– es que todo está todavía por negociarse con Irán respecto a su expediente nuclear. Lula insiste: Irán tiene derecho a desarrollar un programa nuclear pacífico en términos del Tratado de No Proliferación nuclear, del cual es signatario.

Actualmente Brasil es miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Igual que China no apoyará nuevas sanciones impulsadas por EE.UU. contra Irán –no importa que el secretario de Defensa de EE.UU., Robert Gates, invente que EE.UU. tiene suficiente respaldo para introducir un cuarto ciclo más duro de sanciones, para las que Arabia Saudí termine de persuadir a China. China nunca votará contra su propio interés nacional de seguridad– e Irán es un asunto de seguridad nacional para China. Lula estará en Teherán en mayo y se reunirá –de nuevo– con el presidente Mahmud Ahmadineyad. Los sionistas de la línea dura están que echan humo –como era de esperar.

Lula sabe perfectamente que las llamadas “sanciones inteligentes” que se aplicarían sobre todo al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC) –a cargo de la mayor parte del poder económico y político en Irán– también afectarían a millones de civiles conectados a empresas controladas por IRGC, y por lo tanto a la población en general, que ya está pagando el precio de las actuales sanciones. El IRGC controla por lo menos 60 puertos en el Golfo Pérsico. El intento de impedir que Asia realice negocios con Irán implicaría un bloqueo naval –y eso es una declaración de guerra.

Cómo no presionar a Irán

Lula ha llegado a Oriente Próximo en una coyuntura crucial –precisamente cuando el gobierno de Netanyahu ha decidido construir más asentamientos en Jerusalén Este y Cisjordania, incluso en detrimento del crucial apoyo de EE.UU. en el frente iraní.

Irónicamente Brasil logra seducir al establishment israelí en el frente económico más que en el geopolítico. Israel firmó un acuerdo de libre comercio (ALC) con el Mercosur, el quinto bloque por su tamaño en términos de producto interno bruto en el mundo –para gran disgusto de los palestinos, quienes identifican el ALC como un poderoso impulso para el complejo militar-industrial israelí.

Y esto, cuando es evidente que Brasil está estrictamente a favor de un Estado palestino viable dentro de las fronteras de 1967. Este ALC incluye una provisión estratégica crucial –permite la transferencia de tecnología de armamentos a miembros del Mercosur. Por lo tanto, armas responsables por la represión en Gaza estarán pronto disponibles en Suramérica.

En un frente paralelo, reforzando el papel de Brasil como mediador, el presidente israelí Shimon Peres sugirió personalmente a Lula que Brasil podría hacer que dos visitas –la del presidente sirio Bashar al-Assad y de Netanyahu– coincidan en suelo brasileño. Assad va a Brasil este año y esta semana Netanyahu también aceptó una invitación. Una cumbre tropical, informal, siria-israelí podría ser ideal para romper el hielo. Lula y Netanyahu han adoptado un sistema bilateral de reuniones entre jefes de Estado y ministros importantes cada dos años.
¿Y dónde queda EE.UU. en todo esto? Ahora existe un acuerdo estratégico oficial entre EE.UU. y Brasil, que implica dos reuniones al año al nivel de ministros de Exteriores, una en EE.UU., la otra en Brasil. El ministro de Exteriores brasileño, Celso Amorim, tiene una relación muy estrecha con la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton. En su reciente visita a Brasil, Clinton presionó a Lula y Amorim para que apoyen sanciones más duras contra Irán. La negativa fue cortés pero firme.

Clinton sólo pudo quejarse en una conferencia de prensa de que Irán está “utilizando” a Brasil, Turquía y China para evadir sanciones. Por su parte, a Amorim siempre le gusta recordar el desastre iraquí: “Yo era embajador en la ONU durante los momentos críticos de decidir sobre Iraq. Y lo que vimos fue un gran error.”

Lula no pudo ser más específico: “No es inteligente poner a Irán contra la pared. Quiero para Irán lo que quiero para Brasil: el uso de energía nuclear para fines pacíficos. Si Irán va má
s allá, entonces no estaremos de acuerdo.” Básicamente, es la misma posición que la de China.

Parecía que Lula y Obama estaban sincronizados respecto a Irán, a partir de su encuentro al margen de una reunión del Grupo de Ocho más cinco en L\’Aquila, Italia, hace nueve meses. Entonces Obama animó a realizar el diálogo Brasilia-Teherán, mientras Brasil presionara a Irán para que se comprometa a un programa nuclear estrictamente civil. Es exactamente lo que Lula dijo a Ahmadineyad cuando se reunieron en Brasil. Lo que se ha endurecido sustancialmente es la posición del gobierno de Obama.

Diplomáticos brasileños insisten en que Ahmadineyad nunca cerró la puerta a negociaciones. En discretas conversaciones diplomáticas bilaterales, funcionarios de EE.UU. incluso admiten ante sus homólogos brasileños que el propio Ahmadineyad no es inflexible, y tampoco el Líder Supremo Ayatolá Ali Jamenei. En un discurso del 19 de febrero al bautizar un destructor iraní, Jamenei volvió a desmentir que Irán quisiera armas nucleares y subrayó que son ilegales según la ley islámica porque matan a grandes cantidades de civiles inocentes.

El problema ha sido amplificado por muchas exageraciones en los medios estadounidenses y europeos. Calmando las exigencias de sanciones, incluso Clinton en un momento de franqueza durante su viaje suramericano, se vio obligada a admitir que la adopción de sanciones podría tardar “varios meses,” si llega a tener lugar.

Incluso antes de la visita de Clinton, el ministro de exteriores de Irán, Manouchehr Mottaki, ya había admitido oficialmente ante los medios brasileños que Brasil podría ser un “puente” entre Irán y el frente de EE.UU. y la Unión Europea, debido a su posición “realista.” Mottaki no ve a Brasil como “mediador” –sino más bien “actuando para facilitar consultas,” ya que Teherán no cree que otro país deba hablar por sus propios intereses (de Teherán).

Brasilia tampoco pidió explícitamente el papel de mediador. Mottaki ha revelado que está desarrollando una sustancial “diplomacia telefónica” con Amorim. Teherán ve obviamente los beneficios de establecer un canal de diálogo hacia Occidente industrializado a través de un importante país en desarrollo.

El BRIC como la nueva superpotencia

La estrategia de Lula de tratar de posicionarse como un “puente” sería especialmente bienvenida cuando el expediente iraní llega a una etapa crucial en la que facciones de la línea dura dentro de EE.UU./UE/Israel hacen todo lo posible por descartar toda inteligencia que dude de que Irán esté construyendo una bomba nuclear; ha habido intentos sistemáticos de “amañar” inteligencia para sugerir que lo está haciendo (¿ecos de Iraq?)

La entrada a la arena de Lula también representa otro ejemplo de la actuación del BRIC (Brasil, Rusia, India, China) como una nueva superpotencia rival de un EE.UU. “de dominación de espectro completo” cada vez más desorientado. Ninguno de los mencionados en el BRIC está a favor de un aislamiento de, para no mencionar un ataque contra, Irán. Así será mientras crean que Irán, según toda la evidencia disponible, no se acerca en nada a un arma nuclear, y un ataque inevitablemente aceleraría la proliferación nuclear en el Golfo Pérsico.

Los estados del BRIC también saben que EE.UU. e Irán pueden colaborar en problemas peliagudos –como respecto a Afganistán.

Eso deja la agenda estratégica del proverbial elefante en la habitación –Israel. De modo que es hora de que los Etados del BRIC pongan en entredicho a Israel.

Si el gobierno Netanyahu en Israel puede humillar a Obama y a Biden respecto a la expansión de los asentamientos en Jerusalén Este y Cisjordania, se puede suponer con razón que podría ignorar los alegatos del jefe del estado mayor conjunto de EE.UU., Mike Mullen, quien ha advertido que un ataque contra Irán sería “un problema grande, grande, grande para todos nosotros.”

Puede ser que Israel (así como Washington) simplemente quiera un cambio de régimen en Irán por cualquier medio necesario. Israel puede escoger el camino nuclear –usar bombas atómicas tácticas revienta-búnkeres para destruir instalaciones nucleares iraníes. Israel puede estar dispuesto a lanzar una guerra preventiva – un elemento básico de la política israelí plenamente adoptado por el gobierno de George W Bush. E Israel ciertamente cuenta con EE.UU. para el apoyo logístico y político.

Lula no ha ido tan lejos. Pero su posición contiene el embrión de todos esos espinosos problemas con los cuales los estados del BRIC deberían enfrentar a Israel. Entonces todo el mundo sabrá quién es en realidad el que impone su política.
…………

Pepe Escobar es autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007) y Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge. Su nuevo libro, que acaba de aparecer es Obama does Globalistan (Nimble Books, 2009).

Para contactos: pepeasia@yahoo.com.

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | autor: | Dejar un comentario

La jugada del Caribe – La nueva ofensiva imperialista en América Latina

Rebelión

El 12 de enero de 2010 fue un día de mucha incertidumbre, pero también de muchas confirmaciones. Puerto Príncipe, lo más cercano a un centro urbano moderno en el país más pobre del hemisferio occidental, amaneció con un terremoto de 7 grados de intensidad que dejó al pueblo, al Presidente y al propio Dios sin casa, al derrumbarse incluso el Palacio Presidencial y la Catedral.

Ese pequeño pedazo de La Española, pionero en la sublevación independentista, se debate hoy entre una catástrofe económica que lo ha sumido en la pobreza y le ha cancelado la autosuficiencia alimentaria1, una catástrofe natural comparable a un bombardeo nuclear aunque sin efectos radioactivos, y una nueva ocupación que refuerza su condición de colonia.

La inmediata respuesta solidaria de la comunidad mundial enviando alimentos, medicinas y cobijas, se combinó con la presencia de médicos cubanos que desde hace 11 años trabajan apoyando al pueblo de Haití y que en estos momentos jugaron un papel central en la atención a las víctimas. Las difíciles condiciones del país, no obstante, no facilitaron la distribución rápida de la ayuda humanitaria, y los medios de comunicación, en cierta medida lidereados por la CNN, fueron colocando como sentido común la idea de una situación de creciente caos e ingobernabilidad, que justificaba la presencia militar no sólo de los integrantes de la MINUSTAH2, sobre terreno desde 2004, sino de nuevos contingentes de ¡tropas de asalto!

Si bien al inicio se había autorizado a la MINUSTAH colocar hasta 6.700 efectivos militares en Haití, ese tope fue incrementándose hasta alcanzar el 30 de noviembre de 2009 una cifra de 9.065 efectivos uniformados, incluidos 7.031 soldados3 y 2.034 policías4, apoyados por 488 funcionarios internacionales, 1.212 funcionarios nacionales y 214 voluntarios de la ONU. Esta Misión, con un presupuesto anual promedio de 600 millones de dólares, ha sido denunciada por la organización inglesa Save the Children (No one to turn on to, 2008) por las sistemáticas violaciones sexuales, maltrato o incitación a la prostitución de niñas y niños haitianos, además de ser denunciada por organizaciones de derechos humanos y misiones de observación de la sociedad civil por los atropellos que con toda impunidad se cometen en nombre del restablecimiento de la paz.

Fuerza supuestamente de paz compuesta por uniformados de muchos países, notoriamente latinoamericanos, la MINUSTAH ha sido repudiada desde un inicio por la población haitiana por tratarse de una imposición que conculca las facultades de autodeterminación y el ejercicio de una democracia plena en Haití, además de estar autorizada para reprimir a los haitianos hasta en caso de sospecha.5

Hoy, en una jugada muy audaz, es directamente el Comando Conjunto de Estados Unidos, a través del Comando Sur, quien se erige como autoridad suprema controlando movimientos aéreos, marinos y terrestres. La MINUSTAH y sus efectivos quedan bajo las órdenes de las divisiones del Comando Sur en virtud de la atención al desastre.

Nadie objeta estos movimientos del ajedrez del poder hegemónico que en muy pocas horas transformaron la geopolítica continental. La comunidad internacional parece haberse hecho cargo de Haití como si fuera un desierto sin capacidad de organización propia desde 2004, y mucho más ahora después del terremoto. La comunidad internacional parece aceptar que las disposiciones de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos son universales y que las tropas son necesarias para apaciguar a ese pueblo indómito.

Descartando la hipótesis de que el propio Estados Unidos haya provocado el terremoto,6 lo cierto es que unas horas después del desastre ya estaba en suelo haitiano la dramáticamente célebre 82 División Aerotransportada del ejército de Estados Unidos, responsable de las invasiones a Dominicana (1965), Granada (1983) y Panamá (1989), y, para el 26 de enero, el número de soldados que e movió hacia Haití, sumando los que hay en tierra y mar, asciende a 12,500.7 Nadie sabe a ciencia cierta qué función puedan estar cumpliendo los integrantes de una brigada netamente ofensiva, equipada con armamento sofisticado que incluye misiles, y con capacidad de neutralización y aniquilamiento de fuerzas vivas y la toma de territorios en muy breve plazo. Es decir, una fuerza de asalto de respuesta rápida. Habría sólo que recordar que en Granada y Panamá se trataba de operativos de invasión y ahora de uno, en principio, humanitario.

Dadas las circunstancias podría en verdad hablarse de una invasión limpia, al no necesitar despliegue de fuerza aérea y artillería para el bombardeo previo. El terremoto hizo el trabajo sucio, sin bajas para el invasor.

No hay mejor teatro de operaciones.

Estados Unidos desplegó eficientemente todo un operativo de guerra y se ha ocupado mucho más de controlar que de apoyar. Se hizo cargo de las comunicaciones controlando no sólo el aeropuerto sino todos los movimientos en las costas, al punto que el Vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, sostiene que Estados Unidos “…está aprovechando una desgracia terrible de un pueblo hermano para asentar presencia militar permanente, en una estrategia de militarización, de control en el continente”8, y el presidente Evo Morales está llamando a una reunión de las Naciones Unidas para detener la escalada. Pero ni la ONU está en condiciones de interpelar las decisiones interventoras de Estados Unidos, ni los halcones están en disposición de soltar la presa. El imperio ha tomado muy en serio la pérdida estratégica que han significado los procesos revolucionarios recientes en Latinoamérica.

Además del buque hospital USNS Comfort, con cerca de mil elementos de personal médico que curiosamente atienden sólo alrededor de 100 pacientes diarios, se colocó en las costas de Haití, que por la cercanía (74 km.) son también las costas de Cuba, un portaviones nuclear (USS Carl Vinson) y dos buques de asalto anfibio (USS Bataan, USS Nassau). Todas estas naves, en realidad, son bases militares itinerantes que complementan las posiciones en tierra y que otorgan una mayor versatilidad y flexibilidad a las redes de control militarizado.

De acuerdo con información oficial, se han creado oportunamente dos nuevas Fuerzas de Tarea:

El Comando Sur de Estados Unidos ha establecido la Fuerza de Tarea Conjunta- Haití (JTF-H) para observar los esfuerzos de ayuda de los militares de Estados Unidos en Haití y ha nombrado al Teniente General del Ejército de Estados Unidos Ken Keen9 como su comandante. Más de 20,000 militares norteamericanos, 23 navíos y más de 120 aviones están apoyando las operaciones para proveer ayuda y cuidado a más de tres millones de haitianos afectados por el terremoto del 12 de enero.10

La otra Fuerza de Tarea, la 48, tiene sede ni más ni menos que en Cuba, en la base de Guantánamo, y por ahora se ocupa de coordinar “…los activos de tierra y aire para entregar oportunamente la ayuda humanitaria a Haití” según Patricia Wolfe, comandante de la Fuerza, quien recuerda que:

El suministro oportuno de esta ayuda es sólo posible por la estrecha proximidad de la Base Naval de la Bahía de Guantánamo (GTMO) con el área afectada. GTMO es obviamente una posición clave para atender los requerimientos estratégicos en esta región. (http://www.navy.mil/searc
h/display.asp?story_id=50733)

De manera que si esto no es una ofensiva de guerra contra Haití tal vez sí lo sea para sus vecinos. Las nuevas posiciones ocupadas no sólo rodean el Caribe sino que cortan el paso entre Cuba y Venezuela y, mediante triangulaciones con las bases de la zona crean condiciones de aislamiento para cada una de las islas caribeñas.

Cuba, por lo pronto, queda cubierta por todos los flancos.

Con estas dos nuevas Fuerzas de Tarea a partir del desastre, una con sede en Haití y otra ubicada en Guantánamo, se puede pensar que estamos en el inicio de una reorganización completa de la estrategia militar en esta región o, por lo menos, de una reorganización operativa con miras más ambiciosas que en el pasado, y preparando condiciones de intervención inmediata en cualquier situación y lugar que así lo requiera, desde su perspectiva, en el área.

Con las viejas y nuevas bases en Colombia, las potenciales bases en Panamá, Palmerola, Guantánamo, Aruba y Curaçao, Estados Unidos tiene una situación de total control de movimientos en la región caribeña, o amazónico-caribeña. México queda cercado en el Golfo y sometido por la Inciativa Mérida, y en coordinación con Colombia como parte del corredor de contención que Estados Unidos ha ido propiciando para detener los procesos de transformación en el continente.

Buena jugada! Haití queda ocupado, Cuba rodeada, la IV flota ondeando sus banderas en todo el Caribe y Venezuela acosada.

Pero en el Caribe no hay guerra. El Caribe es una zona de paz… y catástrofes.

NOTAS
 ;
[1] Hasta los años 70 del siglo XX Haití fue autosuficiente en arroz, que es la base de la alimentación. A partir de entonces y como producto de una combinación de políticas neoliberales, se perdió la suficiencia al punto que hoy se importa más del 80 % del arroz que se consume. Pero en general de una dieta alimenticia que se producía en un 90 % dentro del país, hoy se importa el 55 % (Rodríguez, José Luis, citado en Sánchez, José Tomás, ¿Qué hacemos en Haití? , www.ea.com.py).
[2] Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití.
[3] Los países que aportan personal militar, con Brasil a la cabeza, son: Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Ecuador, Estados Unidos, Filipinas, Francia, Guatemala, Jordania, Nepal, Paraguay, Perú, República de Corea, Sri Lanka y Uruguay.
[4] Países que aportan personal policiaco: Argentina, Benin, Bangladesh, Brasil, Burkina Faso, Camerún, Canadá, Chad, Chile, China, Colombia, Côte d’Ivoire, Croacia, Egipto, El Salvador, España, Estados Unidos, Federación de Rusia, Filipinas, Francia, Guinea, Jordania, India, Jamaica, Madagascar, Malí, Nepal, Níger, Nigeria, Pakistán, República Centroafricana, Rwanda, Rumanía, Senegal, Serbia, Sri Lanka, Suiza, Togo, Turquía, Uruguay y Yemen.
[5] La sospecha se ha ido instalando como elemento de justificación para acciones punitivas de parte de las fuerzas públicas, negando así las atribuciones de las instancias de justicia. En el caso de las misiones humanitarias o de paz, cuyo propósito debería ser restablecer y/o garantizar las condiciones para un funcionamiento regular de las instituciones democráticas, no debería permitirse tal grado de impunidad a las tropas que están autorizadas a disparar si creen que alguien parece sospechoso.
[6] Lo mismo ocurrió con el ataque a las torres gemelas. Algunos investigadores y periodistas han sostenido que se trató de un autoatentado para justificar los cambios drásticos de política militar que le sucedieron. Y en este caso ya circulan escritos basados en informaciones sobre el Proyecto HAARP con base en Alaska, sosteniendo la hipótesis de la capacidad de generar cambios climáticos y catástrofes como el terremoto en Haití.
[7] http://www.abn.info.ve/noticia.php?articulo=217451&lee=16
[8] “Bolivia teme que Haití se convierta en otra base militar estadounidense”. En DiarioCoLatino.com, San Salvador, enero 28, 2010. http://www.diariocolatino.com/
[9] Ken Keen es el Military Deputy Commander (Comandante suplente o adjunto) del Comando Sur y tiene amplia experiencia en la región, además de haber comandado la Fuerza de Tarea Ranger en la Operación Tormenta en el Desierto y de haber formado parte del Comando Conjunto del EUCOM en 2007-2009. Se trata de un militar de la más alta categoría y experiencia en zonas de guerra y conflicto, en plenas funciones, con trabajo reciente en áreas de alto riesgo estratégico. En América Latina fungió como Oficial de las Fuerzas Especiales en Panamá (1977-1980); Oficial del Grupo de Entrenamiento Militar en Honduras (1980); Comandante del Grupo Militar de Estados Unidos en Colombia (2001-2003); Comandante del Ejército del Sur de Estados Unidos (2005-2007) y estudiante en el Comando Brasileño y el Colegio del Comando General en Brasil (Brazilian Command and General Staff College) (1987-1988). ( http://www.southcom. ). No hay que descuidar este último dato y los vínculos que implica, sobre todo teniendo en cuenta el papel de las Fuerzas Armadas brasileñas como comandantes de la MINUSTAH.
[10] Consultado en la página de internet del Comando Sur el día viernes 29 de enero de 2009 http://www.southcom.mil/AppsSC/factFiles.php?id=138

Fuente:
ttp://www.rebelion.org/noticia.php?id=99818

También publicado en América Latina y la crisis del Capitalismo | Autores: , , , | Dejar un comentario

Décimo Foro Social Mundial: síntomas de decadencia

Rebelion
Una década es tiempo suficiente –en el terreno políticosocial- para el crecimiento, madurez y, tal vez, decadencia de un “movimiento de movimientos” que se propuso cambiar el mundo. Aunque su declinación es un dato de la realidad, sus mentores pueden contentarse con que su oponente, el Foro Económico de Davos, atraviesa dificultades aún mayores.

Los síntomas son bien conocidos: debatir hasta el cansancio si lo que se está haciendo tiene sentido, si debe continuarse el mismo camino o torcer el rumbo en alguna dirección que permita encontrar soluciones a los males y malestares que se perciben. En efecto, tanto el seminario “10 años después” realizado en Porto Alegre, como el Foro Temático, con sede en Salvador, dedicaron buena parte de su tiempo a constatar la pérdida de vitalidad de un movimiento que pretendió ser la alternativa a la globalización neoliberal.

Este año, el Foro Social Mundial no contó con un evento central sino que realizó actividades en una veintena de ciudades de diferentes partes del mundo, entre ellas las dos capitales estatales brasileñas. La opción por la descentralización es un indicador de que los grandes eventos de decenas de miles de personas jugaron un papel importante en su momento, a comienzos de la década, pero en esta etapa no tendría sentido repetirlos ya que, según se pudo constatar en las últimas ediciones, el formato se fue desgastando.

El evento de Porto Alegre, a partir del 25 de enero, consistió en un conjunto de debates entre intelectuales y miembros de ONG, con escasa participación de los movimientos sociales que son, en los hechos, la razón de ser del Foro. Por cierto, no era la intención de los organizadores apostar por la masividad que arrastró a más de 150 mil personas en las ediciones anteriores, pero los debates atrajeron ahora a menos del diez por ciento del anterior pico de participación.

En Salvador, por el contrario, en el Foro Temático realizado entre el 29 y el 31 de enero, la presencia de los movimientos era esperada con cierta expectativa. La opción por descentralizar el evento, con mesas de debates en hoteles de la ciudad y las actividades de los movimientos relegadas al recinto de la Universidad Católica, tuvo un efecto negativo para la participación social. A diferencia de lo que sucedía en Porto Alegre años atrás, cuando la ciudad giraba por unos días en torno al Foro, en la capital de Bahía la gente no se enteró del evento altermundialista.

Buscando nuevos rumbos

El viraje en la situación política mundial y en América Latina, parece estar en la base de un cierto desconcierto que se plasma en la aparición de propuestas notoriamente divergentes. En las primeras ediciones de los Foros, se registraba un fuerte ascenso del conservadurismo comandado por George W Bush, a caballo de las invasiones a Irak y Afganistán. En este continente, se estaban estrenando los gobiernos del cambio y se registraba aún una oleada de movilización social que desembarcó con sus múltiples colores en los eventos multitudinarios de Porto Alegre.

La crisis mundial, el ascenso de Barack Obama a la Casa Blanca, el otoño de los gobiernos progresistas y de izquierda de la región y la creciente desmovilización social, pautan una coyuntura bien distinta. El tono de la Carta de Bahía, documento final aprobado por una asamblea de movimientos, delata el nuevo clima. La declaración enfatiza en el rechazo a “la presencia de bases extranjeras en el continente sudamericano”, la defensa de la soberanía y de los grandes yacimientos de petróleo descubiertos en el litoral brasileño.

La Carta hace una defensa cerrada del gobierno de Lula. “En Brasil, muchos avances fueron conquistados por el pueblo durante los siete años del gobierno Lula”. Menciona que aún falta realizar reformas estructurales, pero llama a apoyar a los diversos oficialismos “en este período de embate político que se aproxima”, en clara alusión a los procesos electorales venideros.

En este punto, aparecen fuertes divergencias. El Movimiento Sin Tierra, muy crítico con Lula por no haber hecho la reforma agraria prometida, no movilizó sus bases hacia el Foro como en ocasiones anteriores. En Salvador, el movimiento más potente es el de los Sin Techo, que en diferentes talleres mostró claras distancias tanto con el gobierno federal como con el estatal, comandado por el petista Jacques Wagner.

La distancia, social antes que política, entre movimientos y gobiernos fue una de las características del Foro de Salvador. Uno de los “intercambios” con los movimientos se realizó en un hotel de cinco estrellas, con la participación del gobernador Wagner, el ministro de Desarrollo Social Patrus Ananias y el Secretario Especial para Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Samuel Pinheiro. No era ese el mejor ambiente para movimientos de base que, como los de Salvador, están integrados en su inmensa mayoría por negros pobres que viven en favelas, que son sistemáticamente rechazados en esos espacios.

En la visita que realizamos a tres ocupaciones urbanas de los Sin Techo, pudimos comprobar que las bases de esos movimientos no tenían la menor idea de lo que sucedía en el centro de la ciudad, ni mostraban intención de asistir cuando se les informaba que debían registrarse en otro hotel, también de cinco estrellas, ubicado en el corazón elitista de la ciudad racista. Si alguna vez los foros fueron un genuino encuentro de movimientos sociales, en los hechos se convirtieron en encuentros de elites, intelectuales, miembros de ONG y representantes de organizaciones sociales.

En palabras de Eric Toussaint, miembro del Consejo Internacional del FSM, un dato central es que el encuentro “fue patrocinado por Petrobrás, Caixa, Banco do Brasil, Itaipú Binacional y con fuerte presencia de gobiernos”. O sea, grandes multinacionales que están también en el encuentro empresarial de Davos, donde Lula fue proclamado “estadista global”. En su opinión, el núcleo histórico de fundadores del Foro, donde tienen especial presencia brasileños vinculados al gobierno, son los más reacios a buscar otros formatos, que “se apoyen en fuerzas militantes voluntarias y se alojen en casas de activistas”.

Cuestión de Estado

En cuanto al formato, las propuestas son muy variadas. El portugués Boaventura de Sousa Santos, cree que el Foro fracasó en Europa, Asia y África al no haber conseguido “conquistar la imaginación de los movimientos sociales y los líderes políticos” como sucedió en América Latina. Cree que el FSM debería haber acudido con una posición propia a la cumbre de Copenhague y que el próximo encuentro, a realizarse en Dakar (Senegal), deberá “promover algunas acciones colectivas” en la dirección de buscar “una nueva articulación entre partidos y movimientos”.

Toussaint va más lejos y aspira a que los movimientos recojan la propuesta lanzada por Hugo Chávez de crear una Quinta Internacional, que sería un “instrumento de convergencia para la acción y para la elaboración de un modelo alternativo”. En el otro extremo, el sociólogo brasileño Emir Sader cree que el Foro ya fracasó porque al no estrechar vínculos con los gobiernos progresistas, “quedó girando en el vacío”.

Dos temas siguen estando en el centro de los debates, como estas posturas manifiestan: la rel
ación entre gobiernos y movimientos y el grado de centralización y de organización que debe dotarse el Foro. Hay quienes, como Toussaint, defienden un modelo tradicional, que se resume en “un frente permanente de partidos, movimientos sociales y redes internacionales”, porque es la mejor forma de impulsar la movilización. Cree, por añadidura, que el golpe de Estado en Honduras se consolidó porque la movilización “fue totalmente insuficiente”.

De Sousa Santos echa más leña al fuego al abordar el otro tema en debate. Sostiene que “ahora existe un novísimo movimiento social que es el propio Estado”. Defiende su tesis señalando que si al Estado se lo deja librado a su lógica, “es capturado por la burocracia y por los intereses económicos dominantes”. Pero si los movimientos, que siempre han trabajado por fuera de los estados, lo toman en cuenta como “un recurso importante”, ese Estado “puede ser apropiado por las clases populares como está ocurriendo en el continente latinoamericano”.

En su comunicación al seminario “10 años después”, Immanuel Wallerstein presentó una perspectiva que incluye una variante más, estirando las diferencias entre los militantes. Sostuvo que los impactos mayores de la crisis vendrán en los próximos cinco años, con un posible default de la deuda de los Estados Unidos, la caída del dólar y la aparición de regímenes autoritarios, incluyendo algunos países de América Latina, y la creciente demonización de Obama en Estados Unidos. Cree que se están formando varios bloques geopolíticos que excluyen a Washington: Europa Occidental-Rusia; China-Japón-Corea del Sur; Sudamérica liderada por Brasil.

En ese escenario, opina que en las dos próximas décadas la izquierda social y la política irán percibiendo que “la cuestión central no es poner fin al capitalismo, sino organizar un sistema que lo suceda”. En ese lapso, la confrontación entre derechas e izquierdas, cuyas fuerzas se han expandido a todo el mundo, será inevitable, pero no será una batalla entre estados sino “entre las fuerzas sociales mundiales”. Y cree, además, que a las izquierdas y a los movimientos “les falta una visión estratégica de medio plazo”. Esto último se ha mostrado enteramente cierto, por lo menos en el último Foro Social Mundial.

Raúl Zibechi, periodista uruguayo, es docente e investigador en la Multiversidad Franciscana de América Latina, y asesor de varios colectivos sociales.

También publicado en Alternativas, Crisis global y crisis de la civilización | autor: | Dejar un comentario

¿Llegó la hora de poner fin a la globalización?

www.rebelion.org
El actual desplome global, el peor desde la Gran Depresión de hace 70 años, vino a remachar el último clavo en el ataúd de la globalización. Ya asediada por unos hechos que mostraban el incremento de la pobreza y de la desigualdad cuando los países más pobres experimentaron poco o ningún crecimiento económico, la globalización se ha visto terminalmente desacreditada en los dos últimos años, cuando el proceso, anunciado a bombo y platillo, de la interdependencia financiera y comercial invirtió su marcha para convertirse en correa de transmisión, no de prosperidad, sino de crisis y colapso económicos.

Fin de una era

En sus respuestas a la actual crisis económica, los gobiernos hablan con la boca pequeña de coordinación global, pero impulsan programas separados de estímulo económico para revitalizar sus mercados nacionales. Al hacerlo, los gobiernos pospusieron el crecimiento orientado a la exportación, motor principal de tantas economías, aun rindiendo el tributo de rigor a la promoción de la liberalización comercial como medio de contrarrestar el desplome global concluyendo la Ronda Doha de negociaciones comerciales bajo los auspicios de la Organización Mundial de Comercio.

Se reconoce cada vez más que no hay posibilidad de regresar a un mundo centralmente dependiente del gasto ilimitado de los consumidores norteamericanos, puesto que éstos se hallan en la bancarrota y nadie se apresta a ocupar su lugar.

Además, ya sea mediante acuerdos internacionales o unilateralmente ejecutadas por gobiernos nacionales, es lo más seguro que se imponga un rimero de restricciones al capital financiero, la desembridad movilidad del cual ha sido el percutor de la presente crisis.

Sin embargo, el discurso intelectual todavía no ha mostrado demasiados signos de ruptura con la ortodoxia. El neoliberalismo, con su énfasis en el libre comercio, la primacía de la empresa privada y un papel minimalista del Estado, sigue siendo la lengua franca de los fabricantes de políticas.

Los críticos del fundamentalismo de mercado que pertenecen al establishment, incluidas luminarias como los Premios Nobel Joseph Stigitz y Paul Krugman, se han enmarañado en interminables debates sobre el grado de duración que deben tener los programas de estímulos y sobre si el Estado debería mantener su presencia intervencionista en la industria automotriz y en el sector financiero, o, si, una vez lograda la estabilización, debería devolver las compañías y los bancos al sector privado. Además, algunos, como el propio Stiglitz, siguen creyendo en lo que lo que ellos perciben como beneficios económicos de la globalización, a condición de mitigar sus costes sociales.

Pero las tendencias en curso están desbordando a toda velocidad tanto a los ideólogos de la globalización neoliberal como a muchos de sus críticos, y desarrollos impensables hace unos pocos años van cobrando vida. “La integración de la economía mundial se halla en práctico retroceso por doquiera”, escribe The Economist. Aunque la revista observa que las corporaciones empresariales siguen creyendo en la eficacia de las cadenas de oferta global, “como cualquier cadena, éstas son tan fuertes como su eslabón más débil. El momento peligroso llegará cuando las empresas decidan que este modo de organizar la producción ha llegado a su fin”.

La “desglobalización”, un término que The Economist me atribuye, es un desarrollo que la revista, el primer bastión mundial de la ideología del libre mercado, contempla como negativo. Sin embargo, yo creo que la desglobalización es una oportunidad. En efecto, mis colegas de Focus on the Global South y yo fuimos los primeros en proponer la desglobalización como un paradigma general para reemplazar a la globalización neoliberal. Y lo hicimos hace una década, cuando las tensiones, las presiones y las contradicciones que ésta ha traído consigo se hicieron dolorosamente evidentes.

Elaborado como una alternativa sobre todo para los países en desarrollo, el paradigma de la desglobalización no deja de ser pertinente para las economías capitalistas centrales.

Los 11 pilares de la alternativa

El paradigma de la desglobalización tiene 11 puntos clave:
1 La producción para el mercado interior tiene que volver a ser el centro de gravedad de la economía, antes que la producción para los mercados de exportación.
2 El principio de subsidiariedad debería respetarse como un tesoro en la vida económica promoviendo la producción de bienes a escala comunitaria y a escala nacional, si ello puede hacerse a coste razonable, a fin de preservar la comunidad.
3 La política comercial –es decir, cupos y aranceles— tiene que servir para proteger a la economía local de la destrucción inducida por mercancías subsidiadas por grandes las corporaciones con precios artificialmente bajos.
4 La política industrial –incluidos subsidios, aranceles y comercio— tendría que servir para revitalizar y robustecer al sector manufacturero.
5 Unas medidas, inveteradamente pospuestas, de redistribución equitativa del ingreso y de redistribución de la tierra (incluida una reforma del suelo urbano) podrían crear un mercado interno vigoroso que serviría de ancla de la economía y generaría los recursos financieros locales para la inversión.
6 Restar importancia al crecimiento, dar importancia a la mejora de la calidad de vida y maximizar la equidad reducirá el desequilibrio medioambiental.
7 Hay que propiciar el desarrollo y la difusión de tecnología que se compadezca bien con el medio ambiente, tanto en la agricultura como en la industria.
8 Las decisiones económicas estratégicas no pueden abandonarse ni al mercado ni a los tecnócratas. En cambio, hay que aumentar el radio de alcance de la toma democrática de decisiones en la vida económica, hasta que todas las cuestiones vitales (como qué industrias desarrollar o condenar, qué proporción del presupuesto público hay que dedicar a la agricultura, etc.) estén sujetas a la discusión y a la elección democráticas.
9 La sociedad civil tiene que controlar y supervisar constantemente al sector privado y al Estado, un proceso que debería institucionalizarse.
10 El complejo institucional de la propiedad debería transformarse en una “economía mixta” que incluyera cooperativas comunitarias, empresas privadas y empresas estatales y excluyera a las corporaciones transnacionales.
11 Las instituciones globales centralizadas, como el FMI y el Banco Mundial, deberían ser substituidas por instituciones regionales fundadas, no en el libre comercio y la libre movilidad de capitales, sino en principios de cooperación que, para usar las palabras de Hugo Chávez en su descripción de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), “transcienda la lógica del capitalismo”.

Del culto a la eficiencia a la economía eficaz

El propósito del paradigma de la desglobalización es superar la economía de la eficiencia estrecha, cuyo único criterio clave es la reducción del coste por unidad, por no hablar de la desestabilización social y ecológica que el proceso inducido por el respecto supersticioso de ese criterio trtae consigo. Es superar un sistema de cálculo económico que, por decirlo con palabras de John Maynard Keynes, “convierte todo el comportamiento vital … en una suerte de parad
ójica pesadilla de contables”. Una economía eficaz, en cambio, robustece la solidaridad social subordinando las operaciones del mercado a los valores de equidad, justicia y comunidad y ensanchando la esfera del proceso de toma democrática de decisiones. Para servirnos del lenguaje del gran pensador húngaro Karl Polanyi en su libro La gran transformación, la desglobalización monta tanto como “reincrustar” la economía en la sociedad, en vez de dejar a la sociedad abandonada al control de la economía.

El paradigma de la desglobalización sostiene también que un modelo extremistamente unidimensional, como el neoliberalismo o como el socialismo burocrático centralizado, es disfuncional y desestabilizador. En cambio, habría que esperar e incentivar la diversidad, como en la naturaleza. La teoría económica alternativa tiene principios compartidos, y esos principios han aparecido ya substancialmente en la lucha contra y en la reflexión crítica sobre el fracaso del capitalismo y del socialismo centralizados.

Sin embargo, la articulación concreta de esos principios –los más importantes de los cuales acaban de ser mencionados— dependerá de los valores, de los ritmos y de las elecciones estratégicas de cada sociedad.

El pedigrí de la desglobalización

Aunque pueda sonar radical, lo cierto es que la desglobalización no es ninguna novedad. Su pedigrí incluye los escritos del eminente economista británico Keynes, quien, en el momento culminante de la Gran Depresión, se avilantó a dejar esto dicho: “No deseamos… estar a merced de fuerzas mundiales que generan, o tratan de generar, algún equilibrio uniforme, de acuerdo con principios de capitalismo de laissez faire”. En efecto, proseguía, para “un abanico crecientemente extendido de productos industriales, y tal vez también agrícolas, se me ha hecho dudoso que el coste económico de la autosuficiencia sea lo bastante grande como para contrarrestar las otras ventajas dimanantes de reunir gradualmente al productor y al consumidor en el ámbito de la misma organización nacional, económica y financiera. Se acumula la experiencia probatoria de que el grueso de los procesos de la moderna producción en masa pueden ejecutarse en la mayoría de los países y en la mayoría de los climas con una eficiencia prácticamente idéntica”.

Y con palabras que suenan muy contemporáneas, concluía Keynes: “Yo simpatizo… más con quienes querrían minimizar que con quienes querrían maximizar la urdimbre de imbricación económica entre las naciones. Las ideas, el saber, el arte, la hospitalidad, los viajes; todas esas cosas deberían, por su propia naturaleza, ser internacionales. Pero dejemos que los bienes se hagan en casa cuando ello sea razonable y convenientemente posible; y sobre todo, dejemos que las finanzas sean prioritariamente nacionales.”

Walden Bello, profesor de ciencias políticas y sociales en la Universidad de Filipinas (Manila), es miembro del Transnational Institute de Amsterdam y presidente de Freedom from Debt Coalition, así como analista sénior en Focus on the Global South.

Fuente original: http://opinion.inquirer.net/viewpoints/columns/view/20090906-223796/The-Virtues-of-Deglobalization

Traducción para www.sinpermiso.info: Ricardo Timón

También publicado en Capitalismo y crisis financiera | autor: | Dejar un comentario

La Unasur acosada

http://www.jornada.unam.mx/2009/08/28/
Una de las peores consecuencias de la ofensiva de Estados Unidos en la región sudamericana es que la desvía de los objetivos que se había trazado: integración y creciente autonomía a través de un banco, una moneda y un consejo de defensa regionales. La ampliación de la presencia militar del Comando Sur en Colombia mediante un acuerdo que permite al Pentágono utilizar siete bases, dos de ellas navales, puede suponer un giro tan decisivo en el balance militar de la región, que los demás países no pueden sino colocar el asunto en lugar destacado de sus agendas, como sucede estos días en la cumbre de Unasur en Bariloche, Argentina.

Hacía años que la diplomacia de Brasil no hablaba tan claro. Por lo menos desde que encabezó la resistencia al ALCA, en la cumbre de Mar del Plata de noviembre de 2005. Ahora el canciller Celso Amorim levantó la voz para pedir explicaciones sobre las bases en Colombia, y el presidente Lula pidió “garantías formales, jurídicamente válidas, de que los equipos y el personal no serán utilizados fuera del estricto propósito del combate a las FARC”. Brasil sostiene que los aviones que utilizarán la base de Palanquero, en el centro de Colombia, tendrán un radio de acción muy superior al necesario para combatir el narctoráfico.

Días atrás se difundió un cruce telefónico entre Lula y Barack Obama que refleja el clima imperante. El presidente de Brasil, quien se empeñó en convocar la reunión de Bariloche que no estaba agendada, pidió al inquilino de la Casa Blanca que acudiera a la cumbre de Unasur a dar garantías sobre las bases en suelo colombiano. Con esa jugada pretendió colocar a la unión regional como interlocutora directa de la administración estadunidense. Obama rechazó el convite, ya que en su estrategia no figura dar carta de ciudadanía a un proyecto de integración que no ve con buenos ojos, ya que se está construyendo sobre los vacíos dejados por Estados Unidos en su ex patio trasero.

Aunque Obama reafirmó el deseo de su país de trabajar en conjunto con Brasilia, los desacuerdos no pueden ser mayores. Si una de las partes está pidiendo garantías juríricas es porque no tiene la menor confianza en la otra. Pero hay hechos más elocuentes aún: estos días se habla de una carrera armamentista en la región que casi todos los medios atribuyen a Venezuela. Sin embargo, la carrera de militarización fue lanzada por Colombia con la excusa del combate a las FARC.

Según el Balance militar 2008, publicado por el Instituto Nueva Mayoría de Argentina, los mayores ejércitos de tierra de la región son los de Brasil y Colombia, ambos con 217 mil efectivos. Sin embargo, Brasil tiene que cubrir un territorio de 8.5 millones de kilómetros cuadrados y 17 mil kilómetros de fronteras; Colombia tiene una superficie ocho veces menor, cuenta con 44 millones de habitantes frente a los 190 millones de Brasil. También existe un agudo desbalance con sus vecinos: Ecuador tiene 47 mil efectivos en el ejército y Venezuela 63 mil, lo que hace que Colombia duplique la fuerza de tierra de sus dos vecinos juntos.

Las fuerzas armadas colombianas son, en términos relativos, las mayores y mejor equipadas de la región. Mientras Brasil dedica 1.5 por ciento de su PIB a defensa y Argentina 1.1 por ciento, oficialmente Colombia da 3.8 por ciento, aunque estimaciones independientes elevan la cifra a 6.5 por ciento, muy superior a los gastos de defensa de Estados Unidos. Es también el país que más rubros destina a equipamiento (25 por ciento del presupuesto de defensa) por encima de Chile, país que más ha modernizado su equipamiento militar, y de Brasil, y es casi 10 veces mayor que Venezuela (2.3 por ciento del presupuesto de defensa), aunque según los grandes medios sería el que más armamento está comprando.

Sin embargo, lo que más llama la atención es la progresión del ejército colombiano. La tropa pasó de 86 mil efectivos en 1986 a 120 mil en 1994, pero se duplicó en sólo 15 años con la implementación del Plan Colombia, llegando a los 217 mil soldados actuales. No obstante, si se suman los efectivos totales de defensa, seguridad y policía se llega a 460 mil efectivos. En suma, Colombia cuenta con el ejército más numeroso y mejor entrenado (de hecho combate las 24 horas), con el mayor presupuesto y tiene el apoyo logístico directo de la mayor potencia militar del planeta que desde el año 2000 le ha traspasado en ayuda militar más de 6 mil millones de dólares.

Semejante intensificación de la potencia militar colombiana ha provocado un agudo desbalance en la región. Ése fue siempre el objetivo no declarado del Plan Colombia: introducir una cuña que al modificar la relación de fuerzas impida el desarrollo autónomo del subcontinente, la diversificación de alianzas extrarregionales, muy en particular entre Brasil y China, y corte en seco las crecientes tendencias a una integración que ponga distancias de las potencias del norte. De esta manera Washington impone una agenda que no estaba en el orden del día de los países de la región, y lo hace en el terreno militar, el único en el que se siente fuerte.

Hasta el primero de marzo de 2008, cuando el ataque a Ecuador por el ejército colombiano, se discutía sobre la implementación del Banco del Sur como primer paso para establecer la autonomía financiera que, en algún momento no muy lejano, debía desembocar en la creación de una moneda común. Ahora todo ha cambiado. Las prioridades son, por un lado, evitar una mayor división en la región que beneficia al imperio. De ahí que varios países, con Brasil y Argentina a la cabeza, se empeñen en evitar una condena al presidente Álvaro Uribe.

Pero los buenos modos diplomáticos también tienen sus límites: dejar pasar la masiva utilización del territorio colombiano por el Comando Sur sería tanto como aceptar la política militarista de Washinton que fragmentará la región. Brasil aún no ha jugado todas sus cartas, entre las que cuentan sus estratégicas alianzas con Rusia y China.

También publicado en América Latina y la crisis del Capitalismo | autor: | Dejar un comentario

La agenda de Bariloche: Repercusiones de la Cumbre de UNASUR

1. La cumbre hizo evidente la preocupación de todos los gobiernos que integran Unasur sobre los alcances del convenio de cooperación militar entre Estados Unidos y Colombia, en términos de estabilidad política, seguridad, integridad territorial, soberanía, armamentismo y paz. En este sentido se explica la convocatoria a una reunión del Consejo Sudamericano de Seguridad, la intención de monitoreo y verificación del convenio entre Estados Unidos y Colombia y la implementación de un mecanismo de transparencia, que garantice que no habrán bases militares extranjeras en territorios de los países de América del Sur. Pese a su molestia, el gobierno colombiano cedió en este punto, aun cuando reafirmó que el acuerdo ya está finiquitado y no es sujeto de modificación alguna. Fue clave la intervención del presidente Hugo Chávez para identificar los peligros del convenió de cooperación en términos estratégicos de seguridad del gobierno de Estados Unidos. El presidente Correa de Ecuador demostró que no se necesitan esos acuerdos para combatir el narcotráfico y puso en evidencia el compromiso de su gobierno en la frontera con Colombia. 2. El armamentismo fue tema obligado en la cumbre, así como otros tratados y convenios militares que van a ser objeto de monitoreo por el Consejo Sudamericano de Defensa. El presidente Chávez se adelantó a ofrecer toda la información sobre el convenio militar suscrito por Venezuela con Rusia y con Irán. 3. Es la primera vez en Sudamérica que un tema de cooperación militar se discute en un espacio multilateral, antes los tratados militares se imponían sin ninguna posibilidad de discusión. Hay un nuevo escenario político en la región y se reafirma el rol de Unasur, que sale fortalecida de la reunión de Bariloche. La presidenta Bachelete hizo énfasis en la agenda tradicional y la nueva agenda de seguridad en la región y reafirmó la transparencia en el tema de armas y recursos de seguridad y en la cooperación multilateral. 4. Quedó clara la necesidad de un diálogo político entre Unasur y el gobierno de los Estados Unidos en torno a los temas de seguridad regional y lucha contra las drogas. La propuesta del presidente Lula tuvo acogida entre los mandatarios que integran la Unasur, aun cuando es significativa la oposición del presidente de Colombia. Si se mantiene el espíritu de “alianza entre iguales” expresado por el presidente Obama en Trinidad y Tobago, este diálogo es posible. 5. Avanza una propuesta cooperación regional y multilateral en la lucha contra el narcotráfico, previa evaluación de la eficacia de la militarización y la estrategia implementada mediante el Plan Colombia. El rol principal estará a cargo del Consejo Sudamericano de lucha contra el narcotráfico. Este será un nuevo escenario de debate público que demanda una decidida participación de la sociedad civil. 6. A pesar de las preocupaciones expresadas por el presidente Lula, la transmisión en directo por televisión contribuyó a moderar el lenguaje de los mandatarios y, al final, a las espontáneas manifestaciones de aprecio y respeto entre los presidentes de Colombia y Ecuador, como antesala de un eventual diálogo entre los dos gobiernos. 7. Fue muy importante la contribución de la presidenta Cristina Fernández para moderar la reunión en momentos críticos y asegurar un resultado positivo de la cumbre. Este pedido de la presidenta de Argentina, así como las gestiones previas del presidente Lula, ayudaron en esta dirección. 8. El presidente Uribe logró incluir a la OEA en los mecanismos que adopte el Consejo Sudamericano de Defensa, así como un consenso en torno a la necesidad de combatir el terrorismo y a los grupos ilegales, que no tuvo objeción en la cumbre. En cambio no fue bien recibida la propuesta de Uribe de declarar terroristas a los grupos guerrilleros colombianos y penalizar el consumo de drogas en los países sudamericanos. 9. Cada vez más se posesiona la interlocución de Unasur con la sociedad civil, en virtud del artículo 18 del organismo que asegura la participación ciudadana en las deliberaciones y decisiones. La Asamblea Permanente de la Sociedad Civil por la Paz de Colombia logró hacer saber de todos los mandatarios y ministro de relaciones exteriores sus propuestas y reflexiones en torno a la crisis diplomática entre Colombia, Venezuela y Ecuador, la ampliación del convenio de cooperación militar entre Colombia y Estados Unidos y la urgencia de avanzar hacia una solución no militar del conflicto armado en Colombia. 10. Justamente el tema de la paz en Colombia, premisa necesaria para asegurar la integración, evitar la regionalización del conflicto y evitar más roces diplomáticos, fue planteado al final por el presidente Hugo Chávez y abre la posibilidad de que Unasur asuma un liderazgo en esta dirección. Jorge RojasAsamblea Permanente de la Sociedad Civil por la PazDiplomacia Ciudadana por la PazSan Carlos de Bariloche, 28 de agosto de 2009

También publicado en Militarismo y gastos improductivos | autor: | Dejar un comentario

Estrategia militar-mediática estadounidense derrumba el Proyecto Bolivariano

Con el ataque militar a Ecuador, activación de la IV Flota, golpe militar en Honduras e iraquización de Colombia (bases militares), Washington reimplantó por la fuerza la Doctrina Monroe en América Latina.

1. El avance imperialista

Con el ataque militar a Ecuador, la activación de la IV Flota, el golpe militar en Honduras y la iraquización de Colombia (bases militares), Washington ha reimplantado por la fuerza la Doctrina Monroe en América Latina. El reciente rechazo del Senado paraguayo a la adhesión venezolana al MERCOSUR coronó esos esfuerzos de la bota militar yanqui mediante un importante triunfo político. Tales éxitos de la dupla imperial Bush-Obama, logrados en poco más de un año, no hubieran sido posibles sin la notable falta de inteligencia y capacidad operativa estratégica de los gobiernos “bolivarianos”.

2. Reacciones tácticas, carencia de estrategia

Para lograr sus éxitos Washington diseñó un paradigma militar-mediático que le concedió la iniciativa estratégica en ambos campos. Ejecutaba sus jugadas sincronizadas en el tablero de poder latinoamericano, sin que los gobiernos de centroizquierda lograsen descifrar ni la sofisticación ni la dimensión de la amenaza. Fueron tomados recurrentemente por sorpresa y colocados a la defensiva, simplemente reaccionando y reaccionando de manera individual, sin capacidad de previsión y, mucho menos, de prevención de las ofensivas enemigas.

3. Los campos de batalla: lo militar y lo mediático

El imperio, apoyado por sus cómplices europeos, instrumentó su ofensiva en los dos campos de poder donde no puede ser vencido: el militar y el mediático. Geopolíticamente, avanzó vía el Bloque Monroeista del Pacífico (BMP), conformado por países centroamericanos, Colombia, Perú y, en parte, Chile. Ante este paradigma de intervención la única defensa bolivariana posible hubiera sido una contraofensiva colectiva del Bloque Bolivariano que enfrentara políticamente el centro de la agresión, Washington—arriesgando la ruptura abierta— y que castigara económicamente a su avanzada militar, el gobierno de Uribe-Santos. Al no actuar de esa forma, omisión, cuya grave responsabilidad histórica recae principalmente sobre el gobierno brasileño, el monroeismo ha avanzado como un cáncer letal que proyecta matar al Bolivarianismo dentro de dos años (2011), liquidando a su centrum gravitatis, la presidencia de Hugo Chávez.

4. Ecuador: la Caja de Pandora

El momento crucial para enfrentar la ofensiva general de Washington se dio con el ataque militar a Ecuador. Las ventajas mediáticas, jurídicas y políticas, que esa fragante violación de la soberanía ecuatoriana proporcionaba al Bloque Bolivariano eran inmejorables. Por ejemplo, al violentar el gobierno colombiano la escena del crimen, removiendo y modificando la evidencia forense, hecho reconocido por la propia policía colombiana, el Bloque Bolivariano debía haber invocado la doctrina judicial universal de la inadmisibilidad de evidencia contaminada (tainted evidence) en una corte de ley.

Frente a los aparatos policíacos internacionales, la aplicación de este principio forense hubiera significado la negación de cualquier colaboración respectiva, advirtiéndose inclusive la posible ruptura en bloque con esas estructuras policíacas internacionales, controladas por Washington y Bruselas, ante presiones indebidas. Al no activar ese axioma jurídico y advertir sobre la prospectiva ruptura, los gobiernos de Quito y Caracas se convirtieron ad infinitum en rehenes pasivos de las campañas mediáticas chantajistas que Washington desata cuando le conviene.

5. Santo Domingo: el appeasement ante Hitler

El grave error de no enfrentar de manera jurídica-ofensiva la agresión militar de Washington-Bogotá a Ecuador, se repitió en lo político-económico. Presionado por dos cercanos aliados, Hugo Chávez tuvo que jugar al mediador y levantar las sanciones económicas contra Bogotá, dejando aislada la digna posición de no-reconciliación de Rafael Correa y, también, de Daniel Ortega. La resolución de Santo Domingo, a su vez, consagró la impunidad, absolviendo a los dos perpetradores principales de la agresión (Bush y Uribe), sin cobrarles costo político ni económico alguno. Con este triunfo de la política del appeasement (oportunismo), que la historia no absolverá, la puerta al regreso de James Monroe quedaba plenamente abierta. No tardó mucho el Uncle Sam (Tío Sam) en pasar por ella. Le tocó el turno a Honduras.

6. El appeasement se repite ante Honduras y Colombia

El mismo patrón de miedo e irresolución política de la nueva clase política desarrollista latinoamericana, practicado en Santo Domingo, se repite ante el golpe de Estado en Honduras y la conversión de Colombia en un protectorado militar del Comando Sur. Mientras el pueblo hondureño enfrenta heroicamente a los gorilas locales de Washington en la calle, los gobiernos latinoamericanos de centroizquierda hacen, esencialmente… nada. No solo se mostraron incapaces de detectar el golpe a tiempo, ahora se muestran sin voluntad real para cortar el nudo gordiano del problema.

7. Enfrentar a Obama o perder la guerra

La solución al problema de la dictadura militar se encuentra en Washington, en la presión pública y colectiva de los gobiernos latinoamericanos sobre el gobierno de Obama, para obligarle a definirse ya. Si los gobiernos latinoamericanos no se atreven a cobrarle un alto costo político al “Presidente del cambio y de la esperanza” por su de facto complicidad con el coup d´etat, congelando las relaciones con su gobierno, el monroeismo ganará la guerra. Y la misma disyuntiva debe plantearse ante Uribe, explicitándole a él y a la sociedad civil colombiana los costos políticos y económicos de la sumisión santanderista ante el imperio.

8. El circo

Pedirle explicaciones sobre las bases militares estadounidenses en Colombia en una futura reunión de la UNASUR, es ridículo; de hecho, tan ridículo y cínico como el circo de la OEA instrumentado por la Casa Blanca con el procónsul imperial Oscar Arias. No es más que una finta seudo-diplomática de los gobiernos desarrollistas que oculta la verdadera gravedad de la situación ante las masas latinoamericanas y engaña sobre el avance del cáncer monroeista. Es la mentira de poder parar el cáncer con operaciones cosméticas locales, en lugar de enfrentarlo en una operación de vida o muerte contra su centro de proliferación.

9. La lección de Ayacucho

Es la hora de la Batalla de Ayacucho, donde el virrey español La Serna, con el doble de tropas del Gran Mariscal de Campo Antonio José de Sucre y una abrumadora superioridad de artillería, aplicó la Guerra de Desgaste al Ejército Libertador del Sur; obligándolo a constantes movilizaciones reactivas en una guerra de movimientos. El Mariscal Sucre, resuelto a no caer en el juego del enemigo, decidió recobrar la iniciativa. Rompió la estrategia de los realistas con la de la batalla decisiva, es decir, la batalla que decide la guerra. En las áridas colinas de la pampa de Junín, el 8 de diciembre de 1824, forzó a los monroeistas europeos a presentar batalla y los venció. Fue el fin del colonialismo español.

10. ¿Cómo salvar el Proyecto Bolivariano?

Estamos, de nuevo,
ante el escenario de una Guerra de Desgaste de fuerzas imperiales-oligárquicas muy superiores. Pero, esta vez, en calidad de huérfanos, sin el Gran Mariscal Antonio José de Sucre, sin el General Simón Bolívar y sin el General San Martín. Es decir, sin liderazgo ni vanguardia latinoamericana.

¿Qué hacer ante tal situación? Al igual que en el momento culminante del golpe imperial separatista en la media luna boliviana habrá que activar la sabiduría del Comandante Fidel Castro para diseñar y consensuar un plan de contención y contraofensiva bolivariana hemisférica frente a Obama-Uribe. Pero, no basta reactivar las tareas de conducción de la Segunda Emancipación en manos de los gobiernos porque son precisamente ellos los que han perdido la iniciativa y el rumbo estratégico.

Por lo mismo es necesario que se reactiven en forma autónoma los grandes movimientos sociales, como el MST en Brasil, y los intelectuales de Estado, como la red “En Defensa de la Humanidad”, para que se autoasuman como sujetos estratégicos del cambio, abandonando su papel subordinado ante los gobiernos de centroizquierda, de cuya simbiosis se benefician con sus agendas particulares.

Crear la vanguardia unificada latinoamericana entre todas las fuerzas anti-imperiales; mantener la máxima unidad posible y la alianza estratégica entre Estados y movimientos de masas, sin dominación de los Estados; recuperar la iniciativa y el rumbo estratégico y enfrentar a Washington con la estrategia de la batalla decisiva. Esas son las tareas apremiantes generadas por la Guerra de Desgaste imperialista.

Es el momento de Ayacucho. Es el momento de la grandeza y audacia de los Libertadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Publicado por ARGENPRESS en 17:49:00

También publicado en América Latina y la crisis del Capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Uribe impulsa política de guerra contra Venezuela, cuando el gobierno de Barack Obama pierde liderazgo político y militar en su país

La política de represión interna y de guerra o conflicto internacional entre Colombia y Venezuela es la última audacia política del presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez, quien en medio de fuertes derrotas políticas dentro de la propia alianza derechista que antes lo ha apoyado, ha dado un cambio radical a sus relaciones con el gobierno de Estados Unidos, que fue de completa sumisión a la política de guerra del presidente George W. Bush y que ahora se apoya en la derecha de los partidos demócratas y republicanos, que conducen el señor y la señora Clinton.

El columnista norteamericano James Petras, acaba de denunciar el contenido de la política militarista de la Secretaria de Estado y la de Clinton, para empujar al gobierno de Obama hacia el apoyo a las acciones de los sectores sionistas más derechistas.

Así se afirma en el reportaje de James Petras, publicado en la edición del 22 de julio en Argenpress. Yo mismo tuve la oportunidad de señalar la presión de los Clinton y de la derecha demócrata norteamericana, unida a los grupos también de ultraderecha del partido republicano.

Es un viraje total el que ha llevado el presidente Obama, como demostración de su cambio de posición política a favor de las viejas formas de acción del imperialismo norteamericano contra los países de Centro América y América del Sur. Cuando se produjo el golpe militar de Honduras, el presidente Obama protestó enérgicamente y anunció un repudio total a esa acción imperialista. Sin embargo, a las pocas horas, se habían movido y unificado todas las tendencias de la ultraderecha norteamericana para bloquear la acción del presidente Obama en el repudio al golpe militar de Honduras, cuando, simultáneamente las naciones latinoamericanas y del Caribe se pronunciaron rápida y unánimemente contra ese golpe militar. Pero no hay duda que el presidente Obama ha cambiado de posición y cada vez esta más sometido a la ultraderecha demócrata y republicana. La invasión de Honduras fue un acto de violencia política y militar que repudió el continente Americano y del Caribe con energía y vigor. El único presidente que se mantuvo medio callado en ese momento crítico fue el presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, quien mientras tanto preparó un escándalo sobre supuestas ventas de armas de Suecia a Venezuela hace varios años que según las palabras agresivas y venenosas de Uribe Vélez tenían por objeto un ataque militar venezolano a Colombia. La capacidad de cinismo bélico de Uribe quedó de cuerpo entero. Es de confiar en que nuestros pueblos seguirán levantando la frente y el coraje para continuar emprendiendo las acciones unitarias para rescatar su autonomía política y económica, parando en seco la política norteamericana que se podría llamar la alianza de la ultraderecha republicana, con la ultraderecha del partido demócrata y sectores militaristas que buscan desatar un conflicto armado de gran vigor en nuestra América. En ese rumbo político el Presidente colombiano Uribe Vélez se convertiría en la oscura estrella antidemocrática, y pro norteamericana del siglo XXI. Creo que ya los pueblos latinoamericanos y del Caribe han logrado un grado de confianza política que nos permitirá en la batalla que se podría llamar de la segunda y último impulso para la liberación y soberanía de la América latina y del Caribe.

También publicado en América Latina y la crisis del Capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Miguel d’Escoto abre la Conferencia sobre Crisis y Desarrollo en la ONU: ";Salvaguardar el Bien Común de la Tierra y la Humanidad";

ALAI AMLATINA, 24/06/2009.- El presidente de la Asamblea de las Naciones Unidas, Miguel d’Escoto Brockmann, inauguró hoy, 24 de junio, en Nueva York, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Crisis Financiera y Económica Mundial y su Impacto Sobre el Desarrollo, con un discurso sobre “La actual crisis financiera y económica mundial a la luz del bien común de la tierra y de la humanidad”.

El evento, llamado también el “G192”, reúne a altos representantes de los gobiernos del mundo para explorar soluciones, no solo a la crisis económica y financiera, sino al conjunto de crisis que amenazan a la humanidad y al planeta, ya que, como afirmó d\’Escoto, “los retos de las diferentes crisis están todos interconectados y nos obligan a nosotros, representantes de los pueblos de la Tierra, a proclamar nuestra responsabilidad unos hacia los otros y a que juntos, con gran esperanza, busquemos soluciones incluyentes.”

El ex canciller nicaragüense advirtió que: “No es humano ni responsable construir una Arca de Noé que salve solamente al sistema económico imperante dejando a la gran mayoría de la humanidad a su propia suerte, sufriendo las nefastas consecuencias de un sistema impuesto por una irresponsable, aunque poderosa minoría.”

Al prevenir que “hemos llegado a la última frontera”, d\’Escoto subrayó la necesidad de buscar un modelo sostenible de vivir. “El egoísmo y la codicia no se pueden remendar. Tienen que ser sustituidos por la solidaridad y eso, obviamente, implica un cambio radical. Si realmente lo que queremos es una paz estable y duradera, debemos estar absolutamente claros que debemos ir más allá de controles y correcciones del modelo existente y crear algo que apunte hacia un nuevo paradigma de convivencia social. (…) Hemos construido una economía globalizada. Ahora es el momento de crear una política y una ética globalizadas a partir de las muchas experiencias y tradiciones culturales de los diferentes pueblos”, afirmó.

Este reto, según el Presidente de la Asamblea, implica incorporar la óptica que viene de las ciencias de la Tierra, según las cuales la Tierra está insertada dentro de un vasto y complejo cosmos en evolución. “Esta concepción contemporánea se compagina con la ancestral visión de la Humanidad y de los pueblos originarios para los cuales la Tierra siempre fue y es venerada como Madre”, subrayó, añadiendo que “Lamentablemente, a raíz de nuestro excesivo consumo y despilfarro, la Tierra ha ultrapasado ya en 40% su capacidad de reposición de los bienes y servicios que generosamente nos ofrece”.

De esta óptica debe nacer una nueva ética planetaria del bien común, cuya primera afirmación, según d\’Escoto, consiste en proclamar y salvaguardar el Bien Común de la Tierra y de la Humanidad; se trata de bienes que no pueden ser apropiados privadamente por nadie y deben servir a la vida de todos, de las presentes y de las futuras generaciones y de la comunidad de los demás seres vivientes, señaló.

Estos bienes fundamentales serían: la propia Tierra, la biósfera de la Tierra -especialmente el agua, los océanos y los bosques-, los climas de la Tierra y la propia Humanidad como un todo. Respecto a esta última, d\’Escoto plantea como indispensable la abolición de las armas nucleares por completo, no simplemente reducción o no proliferación.
Estrategias frente a las crisis

A la luz de estos principios éticos, el Presidente de la Asamblea puso a consideración cinco estrategias de salida a las actuales crisis, con miras a dar las bases para lo que llama una biocivilización:
“Primero: la utilización sostenible y responsable de los escasos recursos naturales. Esto implica superar la lógica de la explotación de la naturaleza y fortalecer la relación de respeto y de sinergia.

“Segundo: devolver a la economía su debido lugar en el conjunto de la sociedad, superando la visión reduccionista que la hizo el gran eje estructurador de la convivencia humana. La economía debe ser respetuosa de valores y no fuente de valores; debe ser vista como la actividad destinada a crear, dentro del respeto de las normas sociales y ecológicas, las bases de la vida física, cultural y espiritual de todos los seres humanos sobre el planeta.

“Tercero: generalizar la democracia a todas las relaciones sociales y a todas las instituciones. No solamente aplicarla y profundizarla en el campo político, con una nueva definición del Estado y de los organismos internacionales, sino también ampliarla al área de la economía, de la cultura y de la relación entre hombres y mujeres para que sea un
valor universal y verdaderamente una democracia sin fin.

“Cuarto: forjar un ethos mínimo desde el intercambio multicultural y desde las tradiciones filosóficas y religiosas de los pueblos, a fin de que puedan participar en la definición del Bien Común de la Humanidad y de la Tierra y en la elaboración de nuevos valores.

“Quinto: potenciar una visión espiritual del mundo que haga justicia a las búsquedas humanas por un sentido trascendente de la vida, de la labor creativa de los humanos y de nuestro corto tránsito por este pequeño planeta”.

Asimismo, d\’Escoto nombró cinco principios éticos para mantener viva la realidad dinámica y en construcción del Bien Común de la Humanidad y de la Tierra: el respecto, el cuidado, la compasión, la responsabilidad universal y la cooperación.

Para concluir, expresó la profunda convicción de que el escenario actual no es de tragedia sino de crisis. “La tragedia termina mal con una Tierra desvastada pero que puede continuar sin nosotros.
El actual dolor no es el estertor de un moribundo, sino el dolor de un nuevo parto”, declaró. Y recordó a los representantes de los gobiernos que “para poder aprovechar las oportunidades que la actual crisis nos presenta, tendremos que deponer actitudes egoístas. Estas, en verdad, sólo buscan preservar un sistema que, supuestamente, beneficia a una minoría y claramente tiene nefastas consecuencias para la inmensa mayoría de los habitantes del planeta”.

* Ver el texto completo del discurso de Miguel d\’Escoto: http://alainet.org/active/31207

También publicado en Capitalismo y medio ambiente, Crisis global y crisis de la civilización, Perspectivas del capitalismo, poscapitalismo y sujeto histórico | autor: | Dejar un comentario

El discurso de Obama en El Cairo fue una vitrina nueva para exhibir mercancía vieja

El discurso del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pronunciado en El Cairo demostró una vez más que el nuevo mandatario estadounidense en un auténtico rey del espectáculo.

Como los animadores duchos en el arte de la improvisación, Obama pudo “vender” con mucho éxito sus ideas al público, a pesar de que sus tesis no plantearon absolutamente nada nuevo.

Pronunciado para miles de millones de teleespectadores en los países musulmanes, el discurso de Obama, en esencia, no expuso ningún planteamiento que pudiera significar la existencia de cambios importantes en la política de Estados Unidos con respecto a Oriente Medio y Afganistán.

Pero la prestigiosa Universidad de El Cairo utilizada por Obama como vitrina para presentar su mercancía un poco rancia, fue sin lugar a dudas, un éxito rotundo de mercadotecnia.

Con dedo severo, el presidente estadounidense amenazó a Israel por continuar las obras de construcción en los territorios ocupados en Cisjordania, pero esa misma postura la tuvieron las administraciones anteriores comenzando por la de Bill Clinton.

Obama también prometió el retiro las tropas estadounidenses de Iraq para el año 2012 y las unidades de combate, en agosto de 2010. Pero las administraciones anteriores nunca hablaron de que convertirían a Iraq en una de sus colonias, simplemente, los presidentes anteriores siempre eludieron hablar de fechas concretas sobre el retiro de sus tropas.

Y las palabras de que “EEUU no pretende tener bases en el territorio de Iraq o que no aspira a su tierra o a sus recursos”, ni en Iraq ni en ningún país musulmán podrán tener algún crédito.

Porque a vista de todos emergen las actuales bases estadounidenses en Kosovo, Arabia Saudita, Afganistán, y en las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central.

Todos esos ejemplos mejor que cualquier otra cosa ilustran el conocido principio de que en el mundo no hay nada más permanente que las bases supuestamente temporales que emplazan los gobernantes estadounidenses.

Y no obstante, Obama debe poseer un don especial, porque muchos quieren tener fe en sus palabras. Durante el discurso de Obama las calles de El Cairo con sus veinte millones de habitantes permanecieron desiertas.

En relación al mensaje del presidente estadounidense, el público árabe fue escéptico y, al mismo tiempo, demostró un profundo interés.

Al describir los estados anímicos en la sociedad islámica, algunos periodistas occidentales que viajaron a El Cairo en ocasión del discurso de Obama subrayaron: aquí todavía no impera la esperanza, pero si la posibilidad de que ella pueda existir.
“Él (Obama) puede pronunciar frases muy bonitas, puede decirles a los musulmanes que entre ellos y EE.UU. hubo un mal entendido y que ahora, nosotros entramos en una nueva era de respeto y amor mutuo, pero todo esto será interpretado por la gente como retórica huera. Si sus intenciones son serias, el sentido auténtico de sus palabras serán sus propuestas para solucionar el problema palestino”, dijo la víspera el presidente de del Consejo de Política Exterior de Egipto, Andel Rauf al-Ridi.

Sobre la problemática palestina, Obama habló de su forma característica. Dijo muchas frases bonitas y brillantes, incluida la misma palabra “Palestina”, pues hasta ahora, los presidentes estadounidenses prefirieron hablar de la “Autoridad Palestina” o del “futuro Estado palestino”.

Por el momento, no se sabe hasta adónde está dispuesto a llegar Obama para contener los planes de los “halcones” en el gobierno israelí, y también cuál será su estrategia para entablar contactos con los líderes palestinos que realmente controlan el sector de Gaza.

Como es sabido, el poder real en Gaza está en manos de los líderes del movimiento radical islámico Hamas, y las autoridades israelíes mediante el bloqueo y los bombardeos intentan que los palestinos se arrepientan de la opción que hicieron en los comicios democráticos celebrados en 2007, en los que Hamas obtuvo la mayoría de los votos.

Para Egipto, el sector de Gaza no es un problema abstracto. Precisamente desde allí rompiendo barreras fronterizas o cavando túneles clandestinos, a Egipto llegan refugiados, guerrilleros y proveedores de armas para Hamas.

Por ahora, Obama se ha limitado a declaraciones simbólicas sobre la necesidad de reprender con sermones a los radicales de ambos bandos, y llamamientos para que Hamas “renuncie a la violencia, reconozca los acuerdos y el derecho de Israel a existir como Estado”.

Es evidente que bajo el cumplimiento de estas condiciones, EE.UU. podrá reconocer a Hamas, que como admitió Obama, “goza de determinado apoyo entre ciertos sectores palestinos”.

Pero la desgracia es que Hamas fue creado como un movimiento en base a la idea de la lucha armada, la renuncia a los acuerdos de paz suscritos en 1993 en Oslo, y el rechazo categórico a un reconocimiento de Israel.

Renunciar a estos tres pilares ideológicos para Hamas sería como si a los bolcheviques de los años 20 se les pidiera renunciar al sueño sobre el comunismo.

Además, la única zanahoria que Obama puede ofrecer a los palestinos de suspender las obras en los asentamientos israelíes en Cisjordania tampoco tiene garantías de que se pueda cumplir.

En comentarios bastante negativos al discurso de Obama, expertos israelíes subrayan que la prohibición en los asentamientos supone una violación a ciertas promesas dadas por EE.UU.

Y en realidad, ¿cómo podrá EE.UU. obligar a Israel a suspender las obras, cuando el mismo ministro de Asuntos Exteriores israelí Avigdor Lieberman vive en uno de esos asentamientos?

Mucho dependerá, a fin de cuentas, de cuál será la reacción que desate el discurso de Obama en EE.UU. e Israel.

Por el momento, Obama ha logrado conservar a su favor la mayor parte de la opinión pública en EE.UU. cansada por las dos guerras desatadas por la administración Bush en Iraq y Afganistán.

Pero en EE.UU. cada vez son más fuertes las críticas. Sectores cristianos fundamentalistas que apoyan a Israel y la comunidad judía conservadora critican a Obama su debilidad y comparan las fronteras de Israel sin los asentamientos con las alambradas que rodearon el campo de exterminio de Auschwitz.

Para sofocar estas voces, ahora Obama más que nunca necesita al menos algún resultado que mejore la situación en Iraq o en Afganistán y ciertos avances en los problemas relacionados con el programa nuclear iraní.

Una de las llaves clave para solucionar estos problemas se encuentra en Rusia, que cuenta con una gran experiencia con las situaciones que afrontan los Estados islámicos. Así que en el próximo discurso de Obama al mundo musulmán, es muy posible que el presidente estadounidense haga alguna referencia a nuestro país.

Tomado de: http://www.argenpress.info/2009/06/el-discurso-de-obama-en-el-cairo-fue.html

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Verano Boreal de 2009: Se confirma la ruptura del sistema monetario internacional

La próxima etapa de la crisis será determinada por un sueño chino. Atrapado, según Washington, en la « trampa Dólar » de sus 1.400 mil millones en activos nominados en USD, ¿en qué puede soñar Pekín? (1) Según los dirigentes estadounidenses y su séquito de expertos mediáticos, en permanecer prisioneros e incluso en reforzar aún más esta prisión comprando más Bonos del Tesoro y USD (2).

Pero, ¿todos sabemos en lo que realmente sueña un preso? Por supuesto en escapar de la cárcel. Por ello, el LEAP/E2020, no tiene dudas de que Pekín ahora está tratando (3) de deshacerse cuanto antes de esta montaña de los activos « tóxicos » en que se convirtieron los Bonos del Tesoro estadounidenses y la divisa monetaria en la que la riqueza de 1.300 millones chinos (4) está prisionera. En este GEAB N° 34, por lo tanto, nuestro equipo detalla los « túneles y pasajes » que Pekín, discretamente, cavó durante varios meses en el sistema económico y financiero global, a fin de evadirse de aquí a fines del verano boreal de 2009 de la « trampa del dólar ». En el marco de la cesación de pagos de Estados Unidos se abrirá el período del « sálvese quien pueda » que devendrá en regla del juego internacional, en consonancia con el G20 en Londres, cuyo texto del comunicado final se lee como la crónica de una « desarticulación geopolítica anunciada » que el LEAP/E2020 analiza en esta edición del Global Europe Anticipation Bulletin.

Evolución trimestral del aumento de las reservas de divisas chinas – Fuente: Banco Central de China / New York Times, 04/2009

Detrás del « juego de tontos » londinense, donde se supone que todos creen que la colaboración « histórica » (5) internacional está funcionando, existe una profunda división del G20: los estadounidenses y británicos (seguido por un dócil Japón) están tratando desesperadamente de preservar su control sobre sistema financiero mundial, bloqueando o diluyendo cualquier reforma significativa que pueda dar mayor autoridad a otros actores del sistema, ya que no tienen el suficiente poder para imponer sus objetivos. Los chinos, rusos, hindúes, brasileños,… tratan de reequilibrar el sistema monetario y financiero internacional a su favor, pero no pueden (o tal vez, no quieren verdaderamente (6)) imponer dicha reforma. Los europeos (y cuando se utiliza este término, significa cada vez más la UE sin el Reino Unido), por su parte, son incapaces de decidir entre las dos únicas opciones que tienen a su disposición: o hundirse con Estados Unidos y el Reino Unido copiando sus políticas, o encausar el sistema monetario y financiero mundial actual en colaboración con los chinos, rusos, hindúes y brasileños. No lograrán apartarse de Washington y Londres en su reproducción de las antiguas políticas que ya han fracasado totalmente (7), sino no se atreven a prepararse para el futuro.

El colapso del comercio internacional no tiene ningún precedente – Evolución anual a partir de las tasas Inter-trimestrales (curva en línea continua: evolución en curso / curva en pequeños Punteado: previsión después de la correlación histórica
Los europeos también tienen una gran responsabilidad al no implementar, durante la breve ventana temporal que todavía existe (menos de seis meses), alguna acción importante para evitar la larga y trágica crisis que durará más de una década (8). Tanto que poseen el know how para ayudar a establecer una exitosa moneda internacional basada en una cesta de las principales divisas y un método político que permita la gestión de los intereses estratégicos diversos de un conjunto de países, como aquellos cuya moneda estaría detrás de la nueva divisa internacional de referencia. Pero, ya es evidente el fracaso de los líderes de la UE (incluyendo la Eurozona) en asumir estas responsabilidades, como si prefirieran finalmente ver al sistema occidental hacerse pedazos (mientras proclaman lo contrario), y no luchar para hacer de puente hacia un nuevo sistema mundial: o se trata de una decisión (LEAP/E2020 no lo cree) o es el resultado de la pusilanimidad de los dirigentes europeos elegidos por su docilidad (con Washington y las grandes operadores económicos y financieros europeos), en cualquier caso, la neutralidad es muy peligrosa para el planeta, ya que impide la puesta en marcha de un proceso eficaz para evitar una larga y trágica crisis (9).

En este GEAB, nuestros investigadores desarrollan aún más sus anticipaciones sobre las posibles formas que adoptará la cesación de pagos de EEUU a fines del verano boreal de 2009 y que el mes de abril en curso (principal mes de los ingresos del impuesto a la renta en Estados Unidos) hará que sea imposible de ocultar (10). Su insolvencia de Estados Unidos durante el verano boreal de 2009 es, en efecto, una realidad cada vez más caliente con un déficit ahora totalmente fuera de control, una explosión del gasto (+ 41%) y una caída de los ingresos fiscales (-28%), como preveía el LEAP/E2020 hace ya más de un año: el mes pasado, el déficit federal ascendía a casi USD 200 mil millones (muy por encima de la las previsiones más pesimistas). Es decir, apenas un poco menos de la mitad del déficit, no obstante récord, del año 2008 (11), el mismo fenómeno se repite en todos los niveles de la estructura gubernamental del país: Estado federal, estados federados (12), municipios, ciudades (13), los ingresos fiscales de cada sector… desaparecen causando en todo el país un acelerado espiral de déficit que nadie (sobre todo Washington) ya domina.

Evolución de los ingresos fiscales de las empresas de Estados Unidos (1930 – 2009) – Fuentes: US Department of Commerce / Reserva Federal de San Luis (estimación 2° y 3° trimestres 2009 por EconomicEdge)

En este GEAB, nos abocamos al « misterio del precio del oro ». Para el metal amarillo, nuestros investigadores (no de oro, sino de información) han identificado algunas pistas muy interesantes para comprender porque (14), cuando los compradores de oro son legiones y en muchos países hay informes de falta de existencia de monedas o lingotes de oro, el precio de este metal oscila alrededor del mismo punto durante meses.

Por último, nuestro equipo presenta sus recomendaciones para prepararse para los próximos meses de la crisis, se centra este mes, principalmente en los ahorros en general y los seguros de vida en particular.

Nota pública de GEAB N°34 (17 de avril de 2009)

Notas
(1) Si el conjunto de las reservas chinas se evalúa en cerca de 2.000 mil millones USD, la parte de activos nominados en USD es como máximo sólo del 70 %, lo que da cerca de 1.400 mil millones USD. El resto esencialmente consiste en activos nominados en Euros.
(2) No olvidemos que estos son en general los mismos « expertos » que predecían estos últimos años que la economía mundial se beneficiaría con la desregulación de los bancos, que la economía de Internet abría la vía a un crecimiento infinito, que los déficit estadounidenses eran un signo de fuerza, que los precios de los bienes inmuebles estadounidenses no dejarían de subir y por fin que endeudarse sin restricciones era la forma moderna del enriq
uecimiento duradero.
(3) El mensaje sobre el cambio necesario de divisa internacional de referencia que Pekín envió al mundo entero, y a las autoridades estadounidenses en particular, en vísperas de la cumbre del G20 de Londres no era para nada un « globo de ensayo » o una tentativa sin esperanza de éxito. Los dirigentes chinos no se hacían ninguna ilusión sobre la probabilidad que la misma fuera discutida en el curso de este G20. Quisieron imponer este debate en los pasillos de la Cumbre con el fin de pasarles un mensaje, una advertencia oficiosa a todos los actores del sistema monetario internacional: para Pekín, el sistema USD, esta terminado. Si nadie quiere preparar un sistema alternativo en común, entonces, esto se hará de otro modo. Y sus actos, analizados en este número del GEAB, corroboran esta intención. Por otra parte, la casualidad en la agenda política es raro en Pekín, en el mismo período saca un libro, titulado « China Descontenta », que demanda una acción más voluntariosa de sus líderes chinos a fin de imponer sus decisiones en la escena internacional. Fuente: ChinaDailyBBS, 27/03/2009
(4) Un vínculo original para seguir esta cifra en tiempo real: ChineInformation
(5) Ángela Merkel dio prueba de una gran clarividencia encontrando la palabra justa sobre la naturaleza de la Cumbre del G20 en Londres. Dijo que era una reunión « casi histórica »; es la palabra « casi » resume lo que pasó en Londres. Los dirigentes de G20 « casi » abordaron las cuestiones esenciales; « casi » definieron un programa de acción común; « casi » consiguieron lanzar nuevos estímulos económicos y una nueva regulación financiera mundial; « casi » prohibieron los paraísos fiscales; y « casi » convencieron a la opinión pública mundial. « Casi » pero, por desgracia, no realmente. Y esto hace una hermosa diferencia para la continuidad de la crisis.
(6) Este es, en efecto, el dilema del « juego internacional » desarrollado en el GEAB N°33. En cierto momento, el interés de los protagonistas que adquiere poder es dejar al antiguo juego pura y simplemente destruirse para reconstruir uno que les convenga en lugar de pelearse para transformar el antiguo juego mediante una transición larga e incierta.
(7) Especialmente el endeudamiento público a ultranza, que es llamado por Washington y Londres « estímulo económico ».
(8) El G20 de Londres directamente se inscribe en dirección a esta crisis de larga duración.
(9) A propósito de la UE, el equipo del LEAP/E2020 desea subrayar la vacuidad del « análisis » económico-político, surgidos esencialmente de los eminentes economistas y expertos próximos al Partido Demócrata estadounidense, que relevan actualmente los principales medios de comunicación internacionales, y que se limitan a reprocharles a los europeos… por no hacer como Washington. Paul Krugman encabeza estos « grandes amigos » de Europa, que la aman tanto que piensan saber mejor que los europeos lo que deben hacer (y también lo que deben ser propugnando también su extensión a Turquía, e incluso a Israel y Asia Central ), harían mejor en ocuparse de asesorar eficazmente a su propio partido y a su nuevo presidente para evitar el colapso de su país, porque es eso de lo que ahora se trata. En fin, no salimos de nuestro asombro, incluso sorprende de que todo un conjunto de expertos que durante años alabó tanto los méritos de un sistema que hoy se hunde ante los ojos de todos, todavía se atreva a dar lecciones al resto del mundo. La decencia más elemental le impondría, a nivel internacional, una sola vía respetable posible: el silencio. En todo caso, en Europa, este discurso, que tiene desde siempre adeptos académicos y periodísticos, no va más porque se refiere directamente a una época pasada. Como el hecho, por otra parte regularmente señalado por el LEAP/E2020, que es evidente necesario y legítimo tener un punto de vista sumamente crítico de la UE, sus dirigentes y sus políticas; pero hacerlo con el único criterio de la conformidad o no a las orientaciones de Washington (o Londres) es inaceptable.

Visiblemente, así como los financieros no han comprendido aún no que se volteó la página en lo que concierne a sus opción de compra de acciones y sus « paracaídas dorados », muchos intelectuales y políticos no han comprendido que sus referencias, sus valores y sus análisis ya pertenecen al pasado. Deben pensar en las elites del bloque soviético para comprender cómo y con que rapidez un sistema de pensamiento puede volverse obsoleto.
(10) Además de la disminución de los ingresos fiscales, presenciaremos en Estados Unidos un gran movimiento de rebelión contra la utilización de los impuestos para salvar a Wall Street y contra la magnitud de los déficit previstos, que pone en tela de juicio al conjunto de la clase dirigente estadounidense. Fuentes: USAToday, 13/04/2009; MarketWatch, 16/04/2009
(11) Fuentes: USAToday, 11/04/2009; MarketWatch, 10/04/2009
(12) Así en California, los primeros días de abril los hacen temer ingresos muy inferiores a las peores previsiones, provocando un déficit presupuestario multiplicado por dos respecto de las previsiones de hace sólo unos meses. A nivel federal, un proceso del mismo tipo está en curso, haciendo posible según LEAP/E2020, un déficit federal de cerca de 3,5 billones de USD, o más del 20% del PNB de los Estados Unidos. Fuente: CaliforniaCapitol, 08/04/2009
(13) El ejemplo de ciudades que como Auburn en la región de Seattle debieron prohibir el transito de camiones de grandes ejes debido a la falta de medios para mantenerlas, es elocuente. Fuente: SeattleBusinessJournal, 10/04/2009
(14) Y permitir así anticipar las tendencias de los meses próximos.

También publicado en Capitalismo y crisis financiera | Dejar un comentario

En la ruta de la decadencia. Hacia una crisis prolongada de la civilización burguesa

La crisis mundial apareció primero bajo la forma de una turbulencia financiera empujada por el desinfle de la burbuja inmobiliaria norteamericana, incluso inicialmente no faltaron opiniones de expertos (muy difundidas por los medios de comunicación) asegurando que la tormenta duraría poco dada la fortaleza general de los Estados Unidos y cuando los problemas aumentaron sin… ( Leia mais » )

También publicado en Crisis global y crisis de la civilización | autor: | Dejar un comentario

Crisis económica global. ¿Hasta cuándo?, ¿hasta dónde?

A partir del verano del 2008 la crisis económica capitalista ha avanzado con rapidez desde una crisis sectorial de valores inmobiliarios en Estados Unidos, que devino poco después crisis financiera en ese país, para extenderse de inmediato a todo el mercado financiero globalizado y por último, revelarse como la crisis económica global que hoy envuelve a la economía real y hace sentir sus efectos a escala mundial.

En ese turbulento período inferior a un año fueron derrumbándose varias falacias que habían adquirido valor de supuesta ciencia en los largos años de esplendor del Consenso de Washington, la desregulación y el estado considerado el villano de la economía siempre que interviniera en ella. No pocos neoliberales doctrinarios de ayer, son hoy críticos de la desregulación y se han pasado a las filas de los keynesianos, partidarios de la regulación estatal. La retórica del mercado “libre” ha sido sustituida por la retórica del mercado regulado, pero poco o nada se ha regulado.

La crisis es ya la más profunda desde la ocurrida en los años treinta y probablemente pueda hablarse ya de una depresión en curso, que sería la etapa más cruda de ella y estaría caracterizada no solo por el desplome de valores financieros, sino por la paralización del crédito, la caída del comercio mundial, el descenso de la producción industrial, la merma en las ventas y el aumento alarmante del desempleo, que en Estados Unidos está devorando más de 600 000 puestos de trabajo cada mes. Y se dibuja en el horizonte la tendencia que podría marcar su máxima intensidad: la deflación.

Hasta ahora, la crisis ha alcanzado una intensidad tal que arrasó las versiones tranquilizadoras emitidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) cuando aseguraba que ella sería breve y de escasa intensidad. Descenso del 6,3% en el PIB de Estados Unidos, del 4% en Europa, y del 10% en Japón en el primer trimestre del 2009, disminución del comercio mundial, acelerado aumento del desempleo que alcanza 8,5% en Estados Unidos y hasta 15% en España, caída en la producción industrial que tiene como símbolo la postración de General Motors, Ford, Chrysler, son algunos de los indicadores que ilustran su gravedad y su carácter global.

Dos preguntas centrales se plantean gobiernos, empresarios, sindicatos y personas de cualquier país ante ese proceso que va abarcando y golpeando a todos: ¿cuánto durará la crisis? Y ¿hasta dónde llegará su intensidad?

La primera pregunta ha recibido variadas respuestas, algunas de valor nulo por su evidente intención de tranquilizar, en un remedo de la orquesta del Titanic lanzando alegres notas mientras bajaban los escasos botes de salvamento. Un ejemplo es la opinión de Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, al decir que la crisis se resolverá en el 2009 y el año próximo todo volverá a marchar igual.

El FMI, esa calamidad global que el G-20 pretende erigir en baluarte y salvadora de la economía mundial, ha hecho piruetas con sus pronósticos. A principios del 2008 decía que no habría crisis y que la economía mundial, actuando como casino de juego global, continuaría con buena salud. En noviembre del 2008, con la crisis ya en curso, pronosticó un crecimiento mundial del 2,2% en el 2009. En enero del 2009 lo redujo al 0,5% y en marzo admitió que sería negativo, en un alarde de consistencia y exactitud.

La realidad es que el FMI, el Banco Mundial, y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ni fueron capaces de pronosticar la crisis que era ya inminente y evidente, ni saben ahora cuánto podrá durar y hasta dónde podrá llegar su intensidad.

No lo pueden saber por tres razones esenciales: no entienden la etiología de la crisis y al no tener la comprensión de sus causas profundas es imposible aplicar la terapia adecuada, pero además esta crisis no es otra igual a las anteriores, sino mucho más compleja, y por último, la desregulación neoliberal creó un monstruo especulativo tan gigantesco en su tamaño como experto en ocultarse, que hoy nadie es capaz de cuantificar con exactitud el monto de valores “tóxicos” que circulan por los entresijos del mercado financiero globalizado.

LOS PLANES DE RESCATE

Los diversos planes de rescate norteamericanos, europeos y japoneses, puestos en práctica unos tras otros durante el último medio año han movilizado cifras en apariencia enormes (no menos de 8 billones de dólares), pero sus resultados han sido nulos como freno para la crisis y en cambio, han revelado al desnudo la inmensa hipocresía de negar cifras ínfimas para la ayuda al desarrollo —como la solicitud de la FAO por 30 000 millones de dólares para resolver los problemas de la agricultura en el Tercer Mundo— y destinar sumas enormes para salvar la estructura financiera que se ha desplomado.

Esos planes de rescate en apariencia formidables, pero inefectivos hasta el momento, lo son debido a su insuficiencia cuantitativa y aun más por su vicio de origen dado por el compromiso con los oligarcas financieros quebrados, más que con los desempleados, los amenazados de desalojo de sus hogares, la gente común que sufre la crisis.

El keynesianismo, al cual ahora todos se adhieren de palabra, tiene una fórmula para situaciones como esta: aumentar el gasto público en actividades que generan o conservan empleos, para suplir la caída del sector privado y así estimular la demanda solvente para sacar a la economía del colapso. Pero, el grueso del gasto público destinado a los planes de rescate no ha ido a estos fines, sino a salvar a las instituciones y los personajes que protagonizaron la debacle especulativa.

Las cifras comprometidas en los planes de rescate son pequeñas en relación con el tamaño gigantesco que alcanzó la masa de productos financieros moviéndose por el mercado financiero globalizado. Según algunos autores esa masa alcanza los 600 billones y otros la estiman en hasta 1 000 billones y la pregunta sin respuesta es cuánto de esas fabulosas cifras representan valores “tóxicos”, carentes de respaldo real, incobrables. Y la capacidad de los gobiernos de Estados Unidos, Europa y Japón para continuar expandiendo el gasto en nuevos planes de rescate ni es infinita, ni es inofensiva para esos países.

Los planes de rescate planteados antes de la Cumbre del G-20 en Londres se caracterizaron por inyectar liquidez a los bancos e instituciones financieras golpeadas por la crisis, para restablecer el crédito, pero en la práctica, aquellos lo que hicieron fue utilizar el dinero público para mejorar sus estados financieros, para repartir escandalosas regalías a ejecutivos en pago por su fracaso o en comprar y absorber otros bancos en situación más precaria aun, pero el crédito no se restableció.

En Europa se ha aplicado alguna nacionalización parcial de bancos en crisis, pero en Estados Unidos ni George W. Bush ni tampoco Barack Obama aceptaron siquiera alguna forma de nacionalización parcial, alegando Obama que tal acción era rechazada por la cultura política estadounidense. El resultado hasta ahora ha sido la entrega sin control a la oligarquía financiera privada de grandes montos de dinero, sin lograr que el crédito fluya de nuevo.

Ese compromiso esencial con los intereses oligárquicos se refleja en el más reciente plan de rescate de Obama. En él se asume que los acti
vos “tóxicos” o incobrables reflejados en los estados financieros, valen mucho más de lo que el mercado está dispuesto a pagar por ellos ahora, y que si pudieran alcanzar su verdadero valor, los bancos no tendrían problemas y todo volvería a la normalidad de precrisis. Entonces, el plan es utilizar el gasto público para empujar al alza el precio de los activos incobrables hasta que alcancen su “verdadero valor”. En época de Bush el gobierno debía comprar directamente los activos. En época de Obama el procedimiento se hace más complejo, aunque igualmente encaminado a favorecer a los especuladores fracasados, mediante la acción del gobierno prestando dinero a inversionistas privados para que a su vez compren dichos activos y de ese modo, utilizar el dictamen infalible del mercado para hacer justicia al valor de los activos depreciados.

Pero, este aparente recurso a la experiencia del mercado no es más que un subterfugio para hacer que los afortunados inversionistas no solo reciban el préstamo, sino que siempre ganen, pues el plan establece que si el valor de los activos aumenta, aquellos se benefician, pero si no lo hacen, el gobierno asume la pérdida, por lo que no se trata de otra cosa más que subsidiar la compra de activos incobrables, asegurándole a los voraces tiburones financieros una ganancia financiada con el dinero de los contribuyentes.

Muchos millones de personas afectadas por la crisis económica en cualquier lugar del planeta, se preguntan de dónde sale el dinero para nutrir estos planes de rescate y si ellos pueden continuar aumentando en una danza de billones y billones de dólares en tanto crecen el desempleo, la pobreza, el hambre.

Estados Unidos, el país donde detonó la crisis y el de mayor responsabilidad en los desequilibrios y las políticas que contribuyeron a desatarla, se vale de tres vías para lanzar dinero en los planes de rescate. Una de ellas es la impresión de mayor cantidad de dólares, aprovechando el privilegio de que su moneda nacional sea también moneda de reserva internacional. Es lanzar papeles a la circulación para atender el corto plazo, sin pensar mucho en los efectos que a mediano y largo plazos esto tendrá.

Desde marzo del 2006 la Reserva Federal de Estados Unidos no publica la cifra de dólares que circulan en forma de billetes, monedas y depósitos a la vista, lo cual pretende esconder el crecimiento acelerado de la masa de dólares en circulación. Según informaciones del Fondo Monetario Internacional, solo en los tres últimos meses del 2008 la Reserva Federal ordenó imprimir 600 000 millones de dólares nuevos. Esto no es un elástico que se pueda alargar sin límites. La emisión alegre de dólares mientras la economía norteamericana cae, los planes de rescate que comprometen sumas que en buena parte no retornarán al Tesoro, el crecimiento desmesurado del déficit presupuestal que se estima alcanzará 1,7 billones de dólares en el 2008-2009 (12,3% del PIB), minan la escasa confianza todavía existente respecto al dólar. No es necesario ser experto en finanzas para comprender que emitir billetes sin respaldo en crecimiento productivo, conduce a la depreciación de cualquier moneda.

La Reserva Federal de Estados Unidos no crea más valor imprimiendo billetes sin respaldo como fortaleza efectiva de su economía, sino que reduce el valor real de ellos, de la misma forma en que no es posible multiplicar los panes sin pasar por la panadería.

Otra vía para echar dinero en planes de rescate es el mayor endeudamiento externo de Estados Unidos mediante la colocación de bonos y otros títulos de deuda, que a la postre debilitan y hacen más dependiente a esa economía.

Una tercera vía es el cobro de impuestos a los ciudadanos norteamericanos o la renuncia a gastos públicos que significan ingresos para la población como la salud, la educación y las pensiones.

Los planes de rescate no han sido efectivos en su objetivo principal de frenar la crisis y tampoco son inocuos para el capitalismo en crisis, además del desgaste de credibilidad que implica el anuncio solemne de sucesivos planes salvadores que fracasan uno tras otro.

MISIÓN IMPOSIBLE: EL FMI COMO SALVADOR DE LA CRISIS

La Cumbre del G-20 en Londres agregó otra pieza de convicción para entender cómo la desorientación guía las decisiones de los principales gobiernos que proclaman enfrentar la crisis y aseguran poder vencerla. De esa Cumbre sobresalen dos resultados: la resurrección del FMI y el planteo de una nueva retórica “regulacionista” que contrasta con la anterior retórica del “libre mercado” y convierte en keynesianos reales o aparentes incluso a los ayer neoliberales. Hasta ahora esa nueva retórica no ha aportado ninguna regulación coherente más allá del proteccionismo comercial y financiero expresado en comprar sólo a empresas nacionales y darles crédito solo a ellas.

El papel central concedido al Fondo Monetario Internacional es el intento de revivir un cadáver y no cualquier cadáver, sino al peor de ellos. Es insensato triplicar los recursos manejados por el FMI y convertir a esta desprestigiada institución en centro ejecutor de un supuesto plan concertado entre los grandes de la globalización, para sacar a la economía mundial de la crisis.

Esa institución es el símbolo mayor de la política de ajuste neoliberal, de la ortodoxia monetarista más estrecha y de la rigidez doctrinal ante el desarrollo de los países pobres y el manejo de crisis económicas.

En América Latina su nombre se asocia a la “década perdida” de los años ochenta, a la crisis de la deuda externa y la imposición del ajuste neoliberal para sacrificar el desarrollo al pago de la deuda y establecer el neoliberalismo como triste lastre en casi toda la región.

En los años de la crisis asiática (1997-1998) el FMI desempeñó un destacado papel en agravarla al eliminar las restricciones a los movimientos de capitales especulativos, colocar erróneamente a la inflación como el problema a resolver, recortar el gasto público necesario para compensar la caída y entregar miles de millones de dólares no al rescate de las economías en crisis, sino a tapar las pérdidas de empresas financieras de países desarrollados.

Nada ha cambiado en esencia en el FMI, bien conocido por sus gruesos errores de política y su reaccionaria ideología. Los acuerdos con el FMI siguen teniendo como base la contracción del gasto público, el aumento de la tasa de interés y la reducción salarial; recetas todas venenosas en un contexto de crisis global.

Hasta la absurda decisión revitalizadora del G-20, el FMI se encontraba agonizando, bajo la influencia de una triple crisis: institucional, de financiamiento y de pensamiento.

La crisis institucional era evidente en la renuncia el pasado año del español Rodrigo Rato como director gerente, en una acción entendida como el abandono de un barco que se hunde.

La crisis de financiamiento era grave y se basaba en que varios países —hastiados de la condicionalidad y rigidez del FMI— decidieron liquidar sus deudas con esa institución y no aceptar nuevos préstamos de ella. Venezuela, Argentina, Brasil, Tailandia, Indonesia lo hicieron, y otros países prefirieron no contraer nuevas deudas con el Fondo.

Esto provocó una crisis financiera a la institución, pues sus ingresos dependen del cobro del servicio de sus préstamos y debe sostener una abultada nómina de miles de bien pagados empleados, comenzando por su d
irector gerente que gana medio millón de dólares libres de impuestos al año.

La crisis de pensamiento es la crisis del neoliberalismo, que en el FMI adquiere la forma extrema de ortodoxia monetarista.

Es a esta institución fallida, absolutamente antidemocrática, donde Estados Unidos tiene poder de veto en las decisiones, donde dos terceras partes de los puestos del Directorio permanecen invariables en manos de norteamericanos y europeos, a la que el G-20 asigna el papel central en el plan para dejar atrás la crs económica global.

Alguna prensa y algunos pocos economistas exaltados han presentado a la reunión del G-20 en Londres como un “nuevo Bretton Woods”, pero hay grandes distancias entre aquella reunión que en julio de 1944 intentó diseñar con cierta seriedad el funcionamiento de la economía mundial de posguerra y la apresurada e insustancial reunión en Londres.

En Bretton Woods, aún en plena guerra mundial, se reunieron 44 países, que no eran pocos, teniendo en cuenta que la cantidad de países soberanos era entonces muy inferior porque no había ocurrido la descolonización de las décadas siguientes. Allí los representantes de gobiernos sesionaron durante 21 días de complejos debates que llevaron al surgimiento de nuevas instituciones multilaterales y reglas para el funcionamiento del mundo de posguerra.

En Londres se reunieron 20 países que pretenden tomar decisiones cerradas sobre asuntos que afectan a los 192 gobiernos representados en la Asamblea General de Naciones Unidas, y apenas sesionaron unas pocas horas sin otro resultado que darle respiración artificial a una anquilosada institución como el FMI.

Mientras tanto, la crisis continúa su curso destructor. A fines de marzo Obama creyó encontrar “ligeros signos de mejoría” al disminuir levemente los pedidos de subsidio por desempleo, pero los datos dados a conocer en la primera semana de abril sobre la disminución de las ventas minoristas en la economía de Estados Unidos, altamente dependiente del consumo, borraron la pequeña luz de esperanza y trajeron de nuevo la dura realidad de una crisis que no revela hasta cuándo podrá durar y hasta dónde alcanzará su intensidad.

Comienza a perfilarse en la realidad económica de Estados Unidos una peligrosa combinación de factores que podrían marcar una fase más aguda aún: es la combinación de la paralización del crédito, y la disminución de la demanda solvente que puede abrir paso a la deflación, esto es, al descenso generalizado de todos los precios en una espiral depresiva que en la crisis de los años treinta significó la mayor intensidad y crudeza de ella.

En ese país se está acumulando una gran masa de dinero por vía de la emisión y el crecimiento de un enorme déficit fiscal, en tanto que el crédito continúa paralizado. Los bancos no dan crédito y ciertas empresas todavía no en quiebra tampoco quieren pedirlo, porque ante la desaparición de la ganancia y el recorte de la demanda solvente, no se sienten estimuladas a producir y prefieren atesorar o congelar el capital en forma de dinero, en una actitud de espera. Algo similar ocurre a nivel individual, pues los consumidores que aún conservan sus ingresos, no quieren endeudarse para nuevas compras, prefieren ahorrar lo que antes gastaban con creces y el resultado es una caída generalizada de la demanda y la deflación consiguiente.

Esa deflación no significaría ventajas para los trabajadores por la reducción de los precios de sus medios de vida, porque el descenso incluye sus salarios, los que generalmente caen con mayor velocidad.

La crisis de 1929-1933 duró cuatro años, aunque en rigor, diez años después, en 1939, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, no se habían recuperado del todo los niveles de actividad económica de 1928. Solo la destrucción ocasionada por la guerra y la posterior reconstrucción, fueron capaces de dejar atrás la crisis. La actual recesión no tiene que seguir el mismo patrón de duración, pero la historia sirve para refutar a los que siguen sosteniendo que en unos meses todo volverá a ser como antes.

Es mucho más complicado pronosticar el curso de una gran crisis económica capitalista, que el curso de un huracán tropical. No existen radares, barómetros o modelos matemáticos que abarquen la enorme complejidad de este fenómeno en el cual convergen y estallan las contradicciones de fondo del capitalismo, las políticas económicas que las agravan, la suicida agresión que el lucro del capital le hace al medio ambiente global, en el vórtice de una crisis que no es una más, sino la más grave de todas.

Ella es destructora, pero también puede ser creadora, si los humanos la aprovechan, no simplemente para salir de ella, sino para salir del capitalismo que las engendra.
Granma
* Presidente de la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba

También publicado en Capitalismo y crisis financiera, Crisis global y crisis de la civilización | autor: | Dejar un comentario

El ALBA pondrá en funcionamiento el SUCRE antes de finales de 2009 Un adoquín en el estanque del G20 y el FMI…

Entre la cumbre del G20 y la de los siete miembros (1) del ALBA (Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) (2), la disposición, obviamente, no es la misma, ni mucho menos. Sin embargo, es inevitable comparar los resultados de esos dos encuentros celebrados con quince días de diferencia: el primero, el 2 de abril en Londres, el otro en Cumaná los días 16 y 17 de abril, en el estado venezolano de Sucre, la víspera de la Cumbre de las Américas de Trinidad y Tobago. Lo que salta a la vista es el carácter totalmente opuesto de las conclusiones de ambos.

A la sombra de la City, el planteamiento era la salvación de un modelo capitalista neoliberal que se hunde, pero sin renunciar, a pesar de todo, a sus dogmas fundamentales –que son el origen de la crisis sistémica actual- y que actúan en nombre de la libertad de circulación del capital y del libre comercio. Unos dogmas que, de paso hay que recordarlo, tienen el estatuto de «libertades fundamentales» de la Unión Europea, como lo recalca el Tratado de Lisboa. Más allá de una serie de declaraciones de intención dirigidas tímidamente a volver a regular la locura financiera y algunos de sus «agujeros negros» -los paraísos fiscales-, la principal medida concreta de la Cumbre de Londres consiste en reforzar la capacidad intervencionista del FMI triplicando los fondos que tiene a su disposición, pero sin cambiar sus «condicionamientos». Su director general, el «socialista» Dominique Strauss-Kahn –a quien su amigo Nicolas Sarkozy contempló como un primer ministro potencial-, se encargará de la operación de salvamento.

En Cumaná, el tono de las intervenciones y la declaración final han sido muy diferentes. Para seguir en el terreno económico (3), el ALBA rechaza categóricamente al G20 como instancia representativa mundial y propone otra institución en su lugar: sencillamente la ONU. Así, los dirigentes de los Estados miembros del ALBA responden afirmativamente a la invitación del Padre Miguel d’Escoto, presidente (nicaragüense) en ejercicio de la Asamblea General de las Naciones Unidas, para participar en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la crisis financiera mundial y sus efectos sobre el desarrollo, que se celebrará en Nueva York del 1 al 3 de junio de 2009. Es exclusivamente la ONU, y no el G8 o el G20, quien debe tomar las decisiones que afectan a sus 192 miembros.

De la misma forma, el ALBA rechaza las políticas e incluso existencia del FMI, el Banco Mundial y la OMC. Sobre todo, se tomó una decisión principal: la de establecer, antes de finales del presente año 2009, las estructura del Sistema Único de Compensación Regional (SUCRE) (4), cuyas líneas maestras se adoptaron en la Cumbre anterior del ALBA, en noviembre de 2008. Con la presencia, como invitado, de Fernando Lugo, el presidente de Paraguay, los siete Estados miembros del ALBA, así como Ecuador, firmaron un acuerdo marco para la creación de las cuatro estructuras del SUCRE: Un Consejo monetario regional; una unidad monetaria común que funcionará como una moneda virtual, con la perspectiva de convertirse en moneda física; una Cámara Central de Compensación y un Fondo de Reserva y Compensación Regional.

Esta iniciativa de integración monetaria no tiene precedentes en el mundo, aparte –ciertamente con un espíritu muy distinto- de la creación en Europa del ECU y después el euro (5). Dicha integración monetaria tiene como objetivo, gracias un fondo de reserva bien dotado, la protección de los ocho estados participantes contra los riesgos de una crisis económica desestabilizadora, en un proceso de solidaridad regional, y los transforma en «territorios libres del FMI». También permitirá, por la solidaridad y la complementariedad, y no por la competitividad, un fuerte desarrollo de los intercambios en el ámbito de la zona, liberados de la dictadura del dólar. Finalmente, la iniciativa sigue abierta a los demás Estados que el presidente Chávez denomina suramericanos, es decir, América Latina y las islas del Caribe.

Hay que señalar que el banco del ALBA (entidad distinta del SUCRE) ha desbloqueado los créditos, entre otros, para los proyectos de alfabetización y desarrollo agrícola en Haití (con un apartado para alfabetización en este país), así como en Honduras, Surinam, Guyana, Jamaica, San Vicente y las Granadinas, Nicaragua y Belice. También hay que señalar que cinco de estos países no son, o no todavía, miembros del ALBA.

ALBA y SUCRE, dos estructuras regionales, pero con un eco internacional emblemático, que deberían estar en el centro de todos los debates sobre las alternativas concretas al neoliberalismo. Ciertamente hay que denunciar al G20, el FMI, etcétera. Pero en definitiva se les dejará campo libre si no se estudian, difunden y apoyan las iniciativas de los gobiernos de pequeños países que, manos a la obra, se esfuerzan para llevar a cabo otras rupturas distintas de las retóricas.

Notas
(1) La Cumbre de Cumaná ratificó la adhesión al ALBA de un nuevo miembro, San Vicente y las Granadinas, un Estado anglófono de 120.000 habitantes, de las Pequeñas Antillas. Los otros seis miembros son Bolivia, Cuba, Dominica, Honduras, Nicaragua y Venezuela.
(2) La denominación oficial es ALBA/TCP, estas tres últimas iniciales en referencia al «Tratado de Comercio entre los Pueblos».
(3) La declaración final de la Cumbre del ALBA da una gran importancia a la solidaridad con Cuba y, en víspera de la Cumbre de las Américas, exigía el fin inmediato y unilateral del bloqueo estadounidense.
(4) Cumaná no se eligió al azar para acoger la Cumbre: En esta ciudad nació José Antonio de Sucre «el gran mariscal de Ayacucho» hermano de armas de Simón Bolívar.
(5) Aunque las modalidades del cálculo del importe de cada moneda nacional de las que componen la «cesta» que será el SUCRE como moneda virtual y después, eventualmente, como moneda única, están en vías de definición, nadie se imagina que esa decisión se pueda confiar a una autoridad «independiente» de los gobiernos. Y dicha moneda se pondrá al servicio de un proyecto político y social de solidaridad regional. Es decir, lo contrario que las misiones y reglas de funcionamiento del Banco Central Europeo.

Rebelión

Traducido para Rebelión por Caty R.

Texto original en francés: http://www.medelu.org/spip.php?article211

Bernard Cassen es miembro de «Attac France» y de la asociación «Mémoire des Luttes». Ha escrito, en colaboración con Christophe Ventura, el libro: En finir avec l’eurolibéralisme, Editions des 1001 Nuits, París, 2008.

También publicado en América Latina y la crisis del Capitalismo, Perspectivas del capitalismo, poscapitalismo y sujeto histórico | autor: | Dejar un comentario

Los Estados Unidos en África. De las intervenciones puntuales de la Guerra Fría a la expansión económica y militar.

Cuando Bill Clinton afirmó en 1995: “necesitamos unaolítica africana”, puso de manifiesto la ausencia de una políticastadounidense hacia África claramente definida. Hoy, África es una piezaentral en la política exterior de Estados Unidos, cuya presencia en elontinente viene justificada por la lucha global contra el terrorismo y lamportancia cobrada por el Golfo de Guinea, que representa en la actualidad elinco por ciento de la producción mundial de petróleo y el 54 por ciento de laroducción africana (2003). El presente análisis recorre las distintasctuaciones estadounidenses en África durante la bipolaridad Este/Oeste, en eleríodo de la posguerra fría, para enfatizar el período actual o del post 11 deeptiembre, poniendo de manifiesto los acontecimientos internacionales que hannfluido en su reorientación en uno u otro sentido.

Durante la Guerra Fría, África se convirtió en un terreno denfrentamiento de las superpotencias, junto a la tradicional rivalidad entre
Francia y Gran Bretaña, que no renunciaron a su influencia en sus antiguasolonias. Por lo tanto, Estados Unidos, que confió el papel de gendarme en elontinente a sus aliados de la OTAN, se limitó a actuaciones puntuales en
África para contrarrestar la influencia de la Unión Soviética: la planificación por la CIA del asesinato del primer ministro congoleño,
Patricio Lumumba, considerado como un aliado de Moscú; el apoyo a la UNITA de Jonas Savimbi en Angola contra el gobierno marxista-leninista del MPLA y el cuerpoxpedicionario soviéticocubano, e incluso la colaboración con la Sudáfrica del apartheid en la lucha contra la “amenaza comunista” en África austral.

En aquella época, en la que el continente se dividió entre
“progresistas” prosoviéticos y “moderados” prooccidentales, se procedió aleparto de tareas entre el “imperialismo global”, asegurado por EE UU
(encargado del suministro de la logística), el “imperialismo secundario”,sumido por Francia (a la que se confió el “papel de gendarme de África” paralevar a cabo las intervenciones directas, por sus derechos históricos yulturales en este continente), y el “imperialismo de relevo”, confiado a uno utro país africano aliado, dotado con una cierta capacidad militar parancargarse del mantenimiento del orden prooccidental en una región determinadael continente (Marruecos, Zaire y Sudáfrica). De este modo, durante la Guerra Fría, EE UU apoyó las dictaduras africanas de derechas en nombre del anticomunismo,obre todo tras la instalación soviética en Angola y en Etiopía.

Es preciso subrayar el inciso de la política africanaorteamericana durante la Administración Carter, reticente a las actividades militares estadounidenses en el exterior. Inspirado en las experienciasesastrosas y humillantes de las intervenciones externas en Vietnam, Irán y
Afganistán, el mandatario estadounidense fundamentó sus actuaciones en Áfrican tres principios: la preservación de la independencia de los Estadosfricanos, el no traslado a este continente del conflicto Este/Oeste, y laromoción del desarrollo así como de los Derechos Humanos, dejando a Francia laesponsabilidad del África francófona.

El resultado fue la toma de distancia hacia las dictadurasfricanas como la de Mobutu, que se mantuvieron gracias al apoyo de Francia ye Israel. Estas dos potencias decidieron enfrentarse a la hegemonía comunistan África ante la retirada de la Administración Carter. La Administración Reagan, que le sucedió en noviembre de 1980, adoptóna actitud totalmente ofensiva y opuesta a la de su predecesor: lasntervenciones militares directas para apoyar y asegurar sus aliados africanos,a detención del comunismo en África y la presión hacia las potenciasccidentales para asegurar la defensa común en este continente. El resultado desta política de retorno en África fue el apoyo incondicional a los regímenesorruptos y represivos como el de Mobutu y el suministro a la UNITA de Savimbi de los temibles mísiles Stinger para luchar contra la presenciaoviético-cubana en Angola.

El interés geopolítico y neoeconómico de la posguerraría

La operación Restore Hope en Somalia en 1993 por parte de la Administración Bush senior, en el intento de detener al señor de la guerra somalí, Aidid
Mohamed, se convirtió en una intervención militar-humanitaria desastrosa yumillante para los EE UU. noreste y en el África central; Kenia y Etiopía en
África oriental y el cuerno de África, Nigeria en el Golfo de Guinea, y
Sudáfrica en el África austral. Esta política explica por qué Uganda y Ruandaan violado la integridad territorial de la RDC, sometida a saqueos, como ponen de manifiesto los cinco informes sucesivos de los expertos de las NN UU, sinuscitar ninguna protesta de la Administración norteamericana ante estas graves violaciones de la legalidad internacional.

El post 11 de septiembre

En la misma línea que los planteamientos anteriores, y a partire los atentados del 11-S (2001), surge la “doctrina Bush” de la “guerrareventiva”. África entra en la estrategia global de la política exteriororteamericana y se convierte en el terreno privilegiado de las actividadesntiterroristas, máxime cuando los EE UU sufrieron los atentados contra susmbajadas en Nairobi y Dar es Salaam en agosto de 1998.

Estas estrategias militares tuvieron un lado económico, con la adopciónel AGOA, consistente en conceder algunas ventajas aduaneras a los paísesfricanos respetuosos de los principios de democracia liberal a laorteamericana y de la economía de mercado, y sobre todo a los que seomprometen a no atentar contra sus intereses y a ayudarles en la luchantiterrorista. El AGOA, adoptado por la Administración Clinton en 1998, fue recuperado y profundizado por la Administración de George W. Bush, que introduce la condicionalidad política (buen gobierno,conomía de mercado y lucha contra la pobreza) en la ayuda norteamericana a
África.

Se adoptó también el African Crisis Response Initiative (ACRI),onvertido en 2002 en ACOTA (African Contingency Operations Training
Asistance), destinado a fortalecer la presencia militar estadounidense en elontinente. El objetivo declarado es la ayuda a los ejércitos africanos paraacer frente a las crisis. La realidad es que EE UU, al igual que los demásmportadores de petróleo, ha ofrecido la ayuda financiera y militar a losobiernos de los países productores de petróleo, para conseguir la estabilidadue le facilite la explotación del petróleo, cerrando los ojos ante laiolación de Derechos Humanos por dichos gobiernos generalmententidemocráticos. Es lo que se viene llamando la “maldición del petróleo” paraas poblaciones africanas (conflictos nacidos de las rivalidades entre lasotencias extraafricanas, inestabilidad política, corrupción de las clasesobernantes, mal gobierno).

Para conseguir todos estos objetivos, EE UU destaca porniciativas de presencia física en la zona: la instalación de una base militarn Yibuti y la creación del task force en junio de 2002, que agrupa a 9 paísese la región (Yibuti, Etiopía, Eritrea, Kenya, Uganda, Sudán -recuperado-,
Tanzania, Somalia y Yemen), para controlar el Cuerno de África, el Mar Rojo y
Yemen; el PAN-Sahel, creado a finales de 2002 y que agrupa a 8 países ribereñosel Sahel (Argel
ia, Malí, Marruecos, Mauritania, Níger, Senegal, Chad y Túnez),ara impedir que la franja sahelo-sudanesa se convierta en zona de nadie, de laue puedan aprovecharse los terroristas para atentar contra los interesesstadounidenses y de sus aliados. En fin, EE UU proyecta la creación de unaran base permanente en el Golfo de Guinea con un sistema de vigilancia radarn el espacio marítimo de Santo Tomé y Príncipe, para asegurar su provisión deetróleo en la costa occidental del continente y controlar el África central.
De hecho, las importaciones norteamericanas de petróleo procedentes del Golfo de
Guinea representan del 12 al 20 por ciento de su aprovisionamiento total yodrían alcanzar el 35 por ciento en 2020.

Poniendo de manifiesto su voluntad de controlar económica yilitarmente África, EE UU crea el Mando Militar Unificado para África (Africom),nunciado por George W. Bush en febrero de 2007 y que entró en funcionamientol 1 de octubre de 2007.

La instalación del cuartel general de Africom en África estárevista en octubre de 2008. El mando de este centro ha sido confiado aleneral afroamericano William E. Ward. Tiene como principal tarea coordinar yacionalizar todas las actividades militares y de seguridad en la zona, desde
Argel hasta Pretoria. Actividades todas ellas disfrazadas de aspectos civiles yumanitarios. Existe una reticencia por parte de los países africanos paracoger dicha sede, ya que además del temor de atraer en el continente a loserroristas en su lucha global contra los intereses norteamericanos, consideranl Africom como el instrumento comercial de Estados Unidos para conseguirarios objetivos: contrarrestar en el continente la influencia de Francia y
Gran Bretaña, contener la ofensiva comercial china, disuadir a los paísesmergentes que proyectan instalarse en este continente como India o Brasil,uchar contra Al Qaida fortaleciendo la iniciativa PAN-Sahel y la lucha contraos Tribunales Islámicos en Somalia a partir del territorio etíope, y asegurara explotación del petróleo africano con el fin de reducir su dependencia de
Oriente Medio.

Los estrategas norteamericanos, poderosos hombres de negocios conmportantes intereses petroleros y allegados a las ideas de Samuel Huntington
(la “teoría del choque de las civilizaciones”) y Francis Fukuyama (la “teoríael fin de la Historia”), consideran que el petróleo africano forma parte de lastrategia de seguridad nacional estadounidense, para preservar su estatus denica potencia mundial mediante la eliminación de todos los rivales por todosos medios, en particular a través de las acciones militares preventivas onilaterales. George W. Bush se dio este objetivo desde su llegada a la Casa Blanca en 2001, inspirándose en la “doctrina Wolfowitz”, uno de los neoconservadores delntorno de Bush y uno de los artífices de la guerra de Irak con la políticaundial de control de la oferta energética.

La política africana de Estados Unidos, a manos de Barack Obama o
Hillary Clinton o de John McCain, es una incógnita. La “revolución democráticael mundo” de George W. Bush conocerá un claro retroceso, más con Hillary
Clinton o Barack Obama, sensibles a una cierta dosis de ultilateralismo y deultipolaridad, menos con McCain, partidario del unilateralismo político,conómico y militar. En ambos casos la conquista económica de África seguiráás su curso más allá de su conquista militar.

—————

Mbuyi Kabunda es profesor en el Instituto Internacional de
Derechos Humanos de Estrasburgo. Este artículo ha sido publicado originalmenten el Especial de Verano “África Subsahariana”, Julio de 2008.

Publicado en Implicaciones geopolíticas de la crisis capitalismo | autor: | Dejar un comentario