Categoría: Golpe Militar en Honduras

Dos años de Resistencia antigolpista en Honduras

Se está transitando el arduo camino hacia la creación de un movimiento político-social como herramienta de lucha al servicio del pueblo hondureño. Dos años de sacrificios, masacres, asesinatos, torturas y exilio padecidos por un pueblo heroico que no se doblegó sino que avanzó con la valentía que caracteriza al pueblo de Francisco Morazán. Dos años… ( Leia mais » )

También publicado en América Latina y la crisis del Capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Regreso de Mel y Acuerdo de Cartagena

Con respecto al acuerdo de Cartagena y sus resultados, millones de personas celebramos el regreso de Mel Zelaya a Honduras, que valoramos como un triunfo indudable del pueblo hondureño en resistencia, y que representa una culminación de 700 días, 22 meses de constante lucha, con hitos como la continuidad de 100 días en las calles, record Guiness,… ( Leia mais » )

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Los Movimientos de Resistencia de Honduras en la Encrucijada

En los últimos años hemos escuchado mucho hablar sobre el “giro a la izquierda” de América Latina. Se ha hecho referencia sobre todo a Venezuela, Ecuador y Bolivia, pero también a Argentina, Brasil, Uruguay, y Paraguay como países que experimentan profundos cambios sociales, económicos, y culturales de corte izquierdista. Honduras no había logrado incluirse en… ( Leia mais » )

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras sublevada contra el régimen / Violenta represión en todo el país no detiene el Paro Cívico Nacional

La violenta represión desatada la mañana de hoy (30 de marzo) por el régimen opresor de Porfirio Lobo, no ha detenido la gran movilización popular que se ha extendido en todo el país, en el marco del Paro Cívico Nacional decretado por el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP). Pero ha dejado como saldo el… ( Leia mais » )

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Cinco huelgas de hambre en Honduras confirma un pueblo en lucha contra un modelo que solo trae miseria y violencia

ARGENPRESS, 31 de mayo 2010

El estado de ingobernabilidad aumenta al mismo tiempo que el aislamiento internacional y económico refuerza la ilegitimad del régimen, la continuación del golpe de estado militar el 28 de junio 2009.

Cinco huelgas de hambre sacuden al país centroamericano en estos momentos. Desde campesinos a jueces, desde el poder judicial, educativo hasta los padres de familia ponen sus vidas en peligro contra lo que ellos llaman un sistema totalmente injusto y arbitrario.
No hay ningún congresista que puede ignorar o cerrarse los ojos ante la movilización popular en Honduras. El campamento de carpas que se ha armado a penas diez metros al lado el Congreso Nacional marca que algo huele mal en la tierra de Morazán.
Y la gente no se queda sumisa o conforme lo que dicen los “honorables diputados” de cuello blanco sino sale a manifestarse y lo hacen ahora en múltiples formas. Y una de esas formas de lucha es la huelga de hambre.
En Bolivia cayeron dos regimenes corruptos y asesinos (2003 y 2005) por las huelgas de hambre que contó, como en Honduras, con el apoyo de las masas bolivianas. Cada día crece además el apoyo que viene de sectores que no son netamente organizados en el Frente Nacional de Resistencia Popular sino sectores demócratas que ven que, como el ejemplo de la Universidad Autónoma de Honduras, que a la rectora Julieta Castellanos no le importa que los trabajadores que han dado hasta 30 años de sus vidas a la UNAH, mueran en la huelga de hambre que están realizando desde 35 días en el recinto universitario.

Los campesinos de Muca en huelga de hambre por la tierra
En la Plaza de la Resistencia, que es el nuevo nombre de la antigua ‘Plaza Merced’, topamos con un grupo de siete campesinos encabezados por Julián Fernández y Felipe Mejías. Son voceros de los campesinos en cuatro cooperativas en el Valle del Bajo Agúan, situadas en la costa norte del Caribe en el departamento de Colon. El pleito sobre los titulares de sus tierras estaba en el Juzgado de la ciudad de Trujillo (capital del departamento) cuando las otras 24 cooperativas de MUCA suscribieron un acuerdo hace un mes con el señor Porfirio Lobo. Ahí se estipuló que cada familia, de las 3500 que se encuentran afiliadas a MUCA, tendría 4,5 hectáreas.
Pero los campesinos de las cuatro cooperativas fueron desalojados por el ejército y los militarizados en el Comando Especial de los Cobras antes que la Corte de Trujillo había tomado una resolución o fallo sobre el caso de las tierras de las cuatro cooperativas. El desalojamiento es considerado por los campesinos en Honduras como una bofetada por Miguel Facussé al acuerdo entre MUCA y Pepe Lobo.
– Nos han desalojado violentamente los militares y la guardia de seguridad de los empresarios (los terratenientes Miguel Facussé, René Morales y Reinaldo Canales) y decimos a Pepe Lobo que respete a nuestros derechos!
Dicen que no son invasores de esas tierras por las tierras pertenecen a ellos legalmente.
Video: http://www.vimeo.com/12144445
Audio: http://www.box.net/shared/8eyysznctt

Los padres de familia que están con sus hijos y los profesores
Mario Medrano viene de Puerto Cortéz, una ciudad fronteriza con Guatemala y que cuenta con el puerto más importante de Honduras. Es representante de los Padres de Familia y ha llegado a Tegucigalpa con nueve padres más para mostrar ante el pueblo de Honduras, que son los verdaderos padres de familia y no aquellas mujeres en la llamada “Asociación Volvamos a las Clases” que única tarea que es que la Corte Suprema de Justicia revoca los Estatutos de Docente.
Durante diez días fueron protegidas por el ejército y la policía bajo el Congreso Nacional. Cuenta Mario Medrano que cuando viajó la representante de “Volvamos a las Clases”, Mercedes Saravia, a Puerto Cortéz fue albergada en la Brigada Militar 105 de Puerto Cortéz.
Dice que el ánimo lo tiene “arriba” y llevan cuatro días de huelga de hambre en la Plaza de Resistencia.
También subraya que es casi clave que los padres de familia trabajan a la par al magisterio en la defensa de la educación pública. Son momentos cruciales en donde el poder legislativo quiere imponer una “Ley General de Educación” que son los primeros pasos a una privatización de la educación pública. También rechazan los intentos del régimen de Pepe Lobo de “politizar” la educación a través de reemplazar diez directores departamentales de educación miembros activos del partido de la derecha hondureña, Partido Nacional o cualquier maestro.
Video: http://www.vimeo.com/12135570
Audio: http://www.box.net/shared/q1dephdg14

Huelga de hambre de los profesores en defensa a la educación pública
Se ve un poco agotada cuando nos sentamos al lado Esmeralda Flores, directora de la educación pública en el departamento de Cortéz. También lleva cuatro días de huelga de hambre que son los duros antes de que el organismo del cuerpo se acostumbre de vivir solo con agua y miel.
En la mañana en el programa “Frente a Frente”, dirigido por el periodista Renato Álvarez en el canal de Televicentro, ha estado el ministro de educación Alejandro Venturas y la señora y la activista del Partido Nacional, Mercedes Saravia de la asociación “Volvamos a las Clases”. Como el canal es considerado por la Resistencia de “golpista”, no sorprende el tema; “Los Estatutos del Docente”.
La Sra. Saravia solo tiene un deseo y es revocar los estatutos por que “no deja a sus hijos a estudiar”. El ministro, que ha sido presidente del colegio de profesores de la primaria básica, advierte a sus viejos compañeros de lucha que si no cumplan los 200 de trabajo serán tomados bajo revisión los Estatutos del Docente. No se habla nada la responsabilidad que le toca a cumplir el estado, sino solo la responsabilidad de los maestros que no vacilan de salir a las calles a defender su estabilidad laboral y otros derechos conquistados durante décadas en Honduras.
El ministro lanza también un “Zapatazo” al magisterio, explicando la decisión de despedir a diez directores departamentales solo por el hecho que “ellos no reconocieron el gobierno anterior”, por lo cual, el ministro y su gobierno despidió a Esmeralda Flores, directora de la educación pública con 25 años de experiencia y otros nueve directores más.
Pero ¿cual era el “gobierno anterior”? Pues el régimen golpista bajo la cabeza de Roberto Micheletti y el general Romeo Vázquez que ejecutó un golpe de estado militar que fue condenado, no solamente por los diez directores y todo el magisterio en Honduras, sino un mundo entero encabezado por la ONU, la OEA, Unasur, etcétera.
– El señor en todas las declaraciones que ha dado va cayendo en un error tras otro. El despedido que nos hizo es meramente político. La notificación que nos entregaron a cada uno a nosotros el día 28 de abril cuando nos despidieron solamente argumenta que el concurso mediante el cual nosotros optamos a la plaza fue extemporáneo. Eso es lo único que dice la notificación. No hay un argumento legal de peso. A nosotros en ningún momento nos han llevado acabo un proceso investigativo, no nos han llamado a la atención bajo un memorando, ¡nada!
Video: http://www.vimeo.com/12139911
Audio: http://www.box.net/shared/6pcctmxu60
110 Días de huelga de hambre de los jueces despedidos por oponerse el golpe militar

Pasamos a la carpa de los Jueces por la Democracia cuyo presidente Guillermo López, se ríe pero se sumamente afectado por los once días de hu
elga de hambre. López fue llevado al hospital en el 8º Día de la huelga de hambre pero está otra vez incorporado en la huelga. Dice no va a abandonarla hasta que sean reintegrados otra vez como jueces y que la Independencia Judicial sea un hecho real en Honduras.
Su compañero en la Plaza de la Resistencia, Luis Chevez de San Pedro Sula, juez despido esta este día acompañado por Sergio Castellanos. Es presidente de la bancada de la UD, Unificación Democrática, en el Congreso Nacional. Castellanos se adherido a la huelga de hambre en solidaridad a los cuatro jueces y la magistrada Tirsa Flores.
La huelga de hambre ha recibido, como todas las otras también, un impresionante respaldo y solidaridad, no solamente en Honduras sino al nivel internacional. Y ante esa presión, la Corte Suprema de Justicia a través de su presidente, Jorge Alberto Rivera Avilés, expresó la semana pasada que los jueces en realidad no son despedidos y que deberían regresar a sus respectivas oficinas. Suspendió el pleno semanal del miércoles pasado de la Corte para ganar tiempo, dicen sus críticos.
– Lo que él quería decir era que no se había entregado las notificaciones de despido por que la decisión (del despido) estaba tomado el 5 de mayo. Nosotros pedimos en un escrito el 7 de mayo que nos entregaran la notificación del despido para poder impugnar, que sigue después. Pero hasta la fecha de hoy, la Corte no nos ha entregado.
Es conocido que todos estos conflictos surgidos como resultado de la ingobernabilidad, la falta de legitimidad del régimen de Pepe Lobo y el aislamiento internacional, el señor Lobo tiene un espacio de maniobra cada día más limitada. El Frente Nacional de Resistencia Popular esta creciendo en forma descomunal al mismo tiempo que la crisis económica, política y moral del modelo esta dejando al régimen en un callejón sin salida.
Es ilustrativo que en solo una plaza de la Nación haya cuatro huelgas de hambre (la 5ª esta en la UNAH) que exigen verdaderos derechos humanos, laborales y una vida digna para la gran mayoría del pueblo hondureño. Pepe Lobo declara que no esta en contra el regreso del derrocado Manuel Zelaya y que él mismo esta dispuesto para ir a la Republica Dominicana para acompañarlo de vuelta a Honduras. Pero acá le espera escuadrones de la muerte que la semana pasada asesinó tres personas en dos días en la casa de la exministra de movimientos sociales, una acción clásica para marcar al derrocado presidente y sus seguidores que les espera si hace realidad su regreso al país.
Y ayer se publicó una clara advertencia a la Corte Suprema de Justicia y los que respaldan un reintegro a los jueces despedidos y el regreso de Zelaya y varios de sus ministros en exilio.
“Tenemos conocimiento que se ha convocado para el próximo día lunes 31 de mayo al Pleno de la Corte Suprema de Justicia para tratar temas de la mayor importancia (…) Estos temas son, el reintegro de los Jueces que fueron destituidos conforme el proceso establecido en nuestras leyes y el tratamiento que se le dará al ciudadano Manuel Zelaya en caso de que decida regresar al país.”
El firmante es la Unión Cívica Democrática, UCD, el organismo de la logia hondureña, constituido por los máximos representantes de la alta sociedad hondureña como generales, jueces, empresarios, lideres de las diferentes iglesias, fiscales, cúpulas de los dos partidos liberal-nacional, es decir, lo que en la década de 80 era APROH, Asociación para el Progreso de Honduras. Hoy se encuentra los mismos personajes de esa década en el poder en Honduras.
La Unión Cívica Democrática hacía un intenso trabajo sistemático 5-6 meses antes el golpe de estado militar para impedir la Consulta Popular el 28 de junio. Cumpliendo su meta bajó el perfil hasta ahora, cuando ellos sospechan que la Corte Suprema de Justicia, ante la presión internacional y la tremenda presión den ‘Frente Interno’, va a ceder e incorporar a los jueces y permitir el regreso de Zelaya a Honduras.
“Como Sociedad Civil, conocemos y rechazamos las presiones internas y externas que se ejercen sobre el Poder Judicial a fin de que revierta la decisión de despido de los jueces. (…) Rechazamos la intención de cambiar el día de la reunión del Pleno, aprovechando la ausencia de Magistrados Propietarios que se oponen a la restitución de estos jueces. Exigimos que decisiones de este tipo en que se busca revocar la destitución de los jueces por sus malas actuaciones, sean adoptadas exclusivamente por los Magistrados Propietarios y no por Magistrados Suplentes, por el bien de la institucionalidad, la paz y tranquilidad de nuestra sociedad”, dice la Unión Cívica Democrática en su comunicado ayer, sábado.
Video: http://www.vimeo.com/12142232
Audio: http://www.box.net/shared/ix80zyzr4x

Un mes de huelga de hambre los trabajadores universitarios de SITRAUNAH
Ya llevan 35 días en huelga de hambre, trabajadores activos y despedidos por la rectora Julieta Castellanos. El sindicato Sitraunah ha sido demandado cuatro veces por la Sra. Castellanos en los recientes dos años para desarmar al sindicato y ha perdido todas. El sindicato en vano ha hecho gestiones para llegar a un acuerdo del 15º contrato colectivo desde el mes de julio 2009. También en vano.
La rectora ha respondido con despedir, contra todas las normas y acuerdos internacionales de la OIT firmado por el estado de Honduras y las mismas legislaciones hondureñas, a más de 180 trabajadores, principalmente en áreas de mantenimiento y de vigilancia con el propósito de “tercerizar” que no es otra palabra por privatizar esos dos sectores de la Universidad Autónoma de Honduras, UNAH. Sitraunah y los trabajadores en huelga de hambre tienen un apoyó total de todo el movimiento sindical y popular en sus reclamos contra una rectora que ha dicho que no le interesa la suerte de aquellos trabajadores cuyo estado físico esta en peligro.
Video: http://www.vimeo.com/11514754
Audio: http://www.box.net/shared/rij7401q21

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.
Publicado por ARGENPRESS en 17:15:00
Etiquetas: Dick Emanuelsson, golpe de estado, Honduras, opinión

Publicado en Golpe Militar en Honduras | Autores: , | Dejar un comentario

Gigantesca marcha en Honduras el 1º de Mayo en respuesta a política de terror y miseria

ARGENPRESS, 3 de mayo de 2010

Es posible que solamente la marcha en la Habana, Cuba, fue más grande en América Latina y el Caribe. Porque la marcha el 1º de Mayo en la capital hondureña sobrepasó tosas las expectativas y debe interpretarse para el régimen de Pepe Lobo como una clara advertencia que ¡”No intenta a jugar con el pueblo trabajador organizado por que la respuesta será contundente”!
Entre 500.000-700.000 personas se calcula que marchaban en la capital hondureña y en uno de los puentes en el Boulevard de Fuerzas Armadas se pudo ver una grañidísima manta con el texto: “Con la Unidad Popular a la Victoria Final”.
Unidad contra política de hambre y terror
Y la unidad fue lo que caracterizaba este primero de mayo en Honduras. Las tres centrales obreras, organizaciones campesinas, estudiantiles, juveniles, mujeres, organizaciones de las colonias y barrios encabezados por el Frente Nacional de Resistencia Popular marcaron la unidad popular como un solo puño. Es más, las tres centrales obreras están en serias discusiones de unir sus fuerzas en una sola central.
La marcha de ayer es considerada por los organizadores como quizás el más importante acontecimiento después la gran huelga general durante dos meses en 1954 dirigidos por trabajadores bananeros en contra la explotación de las empresas de Standard Fruit Co u otros que trajo consigo una de la legislaciones laborales más avanzadas en Centroamérica de esa época.

“Estamos militarizados con la bota militar al cuello”

Entre los manifestantes conversamos con Adriana Guevara, que desde su silla de rueda expresaba su opinión en la marcha, exigiendo libertad y justicia social para el pueblo hondureño.

– Me duele la pobreza en mi país Honduras. Si estoy en la calle es por que he tomado conciencia plena de la realidad que se vive en nuestro país. No es posible que hasta la fecha estemos militarizados en Honduras con la bota militar al cuello, decía la compañera que refleja los anhelos de todo un pueblo.

Cuando la punta de la marcha había llegado a la “Plaza Isis Obed Murillo” todavía no había salido los últimos manifestantes de la Universidad Pedagógica, varios kilómetros de la parte sur del aeropuerto internacional Toncontin. Ahí fue asesinado Isis Obed Murillo por francotiradores del ejercito el 5 de julio de 2009, una semana después el golpe de estado militar y en momentos en que el derrocado presidente Manuel Zelaya Rosales intentaba de aterrizar, hecho que fue obstaculizado por cuatro camiones militares que fueron ubicados en la pista de aterrizaje.

Masiva participación en todo el país

– Esta es una tremenda demostración de fuerza de la Resistencia y los sindicatos de Tegucigalpa. Y así como ha sido Tegucigalpa ha sido todo el país; masiva la participación del pueblo hondureño que ha despertado después del 28 de junio de 2009 en que hubo un golpe de estado que continua con unas autoridades en el poder y que el pueblo hondureño esta peleando es la consigna de una Constituyente, dice Guillermo Ponce, vicepresidente del combativo sindicato clasista Stibys, que organiza los trabajadores en las cervecerías en el país.

Las reivindicaciones en el Día Internacional de la Clase Obrera no pueden faltar. Ponce advierte por el hecho de que los patronos tratan con todos los medios de tercerizar la organización del trabajo en cada empresa, y así desarmar la organización de defensa de los trabajadores, el sindicato, y convertir cada trabajador en una presa fácil. También podemos observar una penosa postergación de las negociaciones por el salario mínimo de 2010 por parte del régimen de derecha de Pepe Lobo que, con su ministro de trabajo, Felícito Ávila, ex secretario general de la central obrera CGT, ofrece a los trabajadores hondureños migajas en la mesa de los patrones, sostiene Ponce:

El sindicalista que cambió la camiseta

– Es la estrategia de los empresarios que han financiados el golpe de estado. Tienen la autoridad de alargar y alargar. Segundo; Están tercerizando las funciones. Es decir, están pasando funciones permanentes a temporales y con eso elimina la contratación colectiva que elimina a los sindicatos y eso es una violación flagrante.

– El ministro de Trabajo, Felícito Ávila, participó en el proceso electoral el 29 de noviembre de 2009 que constituye un apoyo al golpe de estado. Ese hombre habría podido estar acá hoy pero él no tiene ningún sentido de obrero, es una realidad. Legitimaron el golpe de estado a través de las elecciones.

Ofensiva de firmas para una nueva Constituyente
El Frente Nacional de Resistencia Popular esta en plena campaña de recaudar más de dos millones de firmas para poder realizar el plebiscito sobre una nueva Constituyente el 27 de junio. Tomamos el pulso del líder sindical como va la campaña.

– Hemos avanzado muchísimo. Hoy, con toda la seguridad, vamos a juntar más de un millón de firmas. La segunda tarea que tiene el Frente es trabajar para que el presidente Zelaya regrese al país, que es su país.

Trabajadores universitarios en huelga de hambre
Osman Ávila es fiscal del sindicato de los trabajadores de la Universidad Autónoma de Honduras, SITRAUNAH. Cuenta en la entrevista que la universidad vive un conflicto que data desde el año pasado por la intransigencia y la obsesión de la rectora Julieta Castellanos de no firmar el 15º contrato colectivo con Sitraunah.

Al contrario, Castellanos ha despedido 186 trabajadores, una acción totalmente contraria todas las normas y convenios de la OIT. El sindicato ha respondido de iniciar una huelga de hambre que llevan 11 trabajadores. La rectora Castellano ha declarado que le importa un “pepino” si alguien en la huelga de hambre muere.

– Se ha dado la tarea la rectora de publicar ante el mundo, y eso es lo penoso, que no le importa la vida de nadie. Que su posición a nivel de rectora es una posición de un capataz pero un capataz mucho más allá de lo que podría ser una persona normal. Entendemos que esa actitud de ella obedece a posiciones súpermarcada adentro de la oligarquía. La posición de la rectora es mostrar una especie de nepotismo, de un patrón que realmente no interesa verificar el trabajo que nuestros compañeros están haciendo.

– Y mucho más terrible es que estamos al frente a una socióloga, una estudiosa de las sociedades que sabe que sus manifestaciones son ilegales.

Lo incomprensible y contradictorio en ese sentido es: ¿Como van a interpretar los estudiantes de la facultad de derecho las leyes hondureñas y convenios internacionales que regulan los conflictos en el mercado laboral si la rectora de su universidad las viola flagrantemente?

La juventud presente

El 1º de Mayo en Tegucigalpa fue una gran fiesta del pueblo-pueblo con una impresionante participación de juventud que ven que el panorama económico-político muy oscura. Las oportunidades en un mercado laboral en donde los patronos tienen todas las facultades de explotar la clase obrera son óptimas.

¿Como canalizar el capital político que han dado el medio millón de hondureños solo en la capital de Honduras a la dirigencia del Frente Nacional de Resistencia Popular y los lideres del movimiento sindical? Pues las tareas son múltiples y el pueblo en las calles de Honduras mostró ante los uniformados que no les tiene miedo.

Foto 1: Honduras – Se calcula que 500.000-700.000 personas marcha
ban en la capital hondureña en el 1º de Mayo 2010. / Autor: Mirian Hueso Emanuelsson

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.
Publicado por ARGENPRESS en 17:00:00
Etiquetas: Dick Emanuelsson, golpe de estado, Honduras, opinión, resistencia
Entrada más reciente Entradas antiguas Página principal ARGENPRESS CULTURAL

HUMOR por SERGIO LANGER

AUTO SEGURO
Proyecto Censurado

Archivo del blog
▼; 2010 (3508)
▼; mayo (42)
▼; 03 (41)
Las tres dimensiones de la crisis (Introduccióny P…
La utopía del desarme nuclear y los equilibrios de…
Gigantesca marcha en Honduras el 1º de Mayo en res…
Noam Chomsky: “El centro no puede gobernar, o el p…
Radowitzky: el ejercicio social de la memoria
Un Bicentenario con pocas palabras…
Los que mandan sólo exigen un periodismo obediente…
El precio de la inestabilidad
Empresas petroleras: ¿provinciales, mixtas o nacio…
Derecho a la igualdad: Advierten que el 75 por cie…
Argentina, Tucumán. Batalla campal: La policía int…
Bolivia: Nacionalizan empresas de electricidad
Cuba: Celebran 60 años de “La Bodeguita del Medio”…
El Salvador: El FMLN se compromete a reivindicar a…
El Salvador: Los rostros del trabajo diario reflej…
Estados Unidos: Se manifestaron neoyorquinos en fa…
UGT y CCOO: “España llegaría perfectamente a los c…
Francia: Actividades a favor de víctimas Agente Na…
Gran Bretaña: Los británicos trabajan más horas qu…
Irán declara que apoyará a Siria por todos los med…
Afganistán: Ocho civiles murieron y 14 resultaron …
Pakistán: Más de 50 guerrilleros abatidos en los ú…
China: Pide el primer ministro Wen Jiabao la recon…
Meteorito destruye una casa en la capital de Indon…
Guatemala: Ley contra el Femicidio. 2 años después…
México: Asesinan a 17 jóvenes tras la ola de viole…
Panorama económico de Rusia
Panorama económico de China
Panorama económico de Vietnam
Está “femenizado” el desempleo en Bolivia
Hoy, como un 30 de abril
Un fresco del primero de mayo 2010 en Santiago de …
La segunda vuelta electoral en Colombia
Perú: A propósito del 1 de mayo. Trabajadores y po…
Cuba – Estados Unidos: ¿Habrá otro camino?
México: Crónica de mi sobrevivencia ante una embos…
México: ¡Qué día de la libertad de prensa!
El partido miserable y el otro
Pavimentos más seguros cuando el agua drena
Flor conocida como “Aliento de Niño” produce una r…
La liquidación del derrame de petróleo en el golfo…
►; 01 (1)
En relación al Día Internacional de los Trabajador…
►; abril (933)
►; 30 (47)
START II, Cumbre Nuclear, TNP y Ataque Global Inme…
Los “Hermanos Piñera” y el Robo del Cobre a Chile
Izquierda y Derecha en la coyuntura colombiana
Noriega, un preso incómodo
1º de mayo del 2010: Día Internacional de los Trab…
El trabajo sexual no es una contravención: Santa F…
Argentina, Santa Fe: Despenalizan la prostitución
Talleres Guzmán – Parque Sarmiento: La construcció…
►; 29 (41)
►; 28 (39)
►; 27 (50)
►; 26 (48)
►; 24 (1)
►; 23 (42)
►; 22 (44)
►; 21 (46)
►; 20 (42)
►; 19 (50)
►; 18 (1)
►; 17 (1)
►; 16 (51)
►; 15 (50)
►; 14 (44)
►; 13 (49)
►; 12 (53)
►; 09 (52)
►; 08 (39)
►; 07 (47)
►; 06 (47)
►; 05 (48)
►; 01 (1)
►; marzo (1041)
►; 31 (43)
►; 30 (51)
►; 29 (48)
►; 26 (52)
►; 25 (50)
►; 24 (1)
►; 23 (50)
►; 22 (48)
►; 19 (52)
►; 18 (48)
►; 17 (45)
►; 16 (48)
►; 15 (48)
►; 12 (45)
►; 11 (34)
►; 10 (37)
►; 09 (43)
►; 08 (52)
►; 05 (38)
►; 04 (45)
►; 03 (57)
►; 02 (58)
►; 01 (48)
►; febrero (658)
►; 28 (1)
►; 26 (50)
►; 25 (49)
►; 24 (49)
►; 23 (43)
►; 22 (48)
►; 19 (49)
►; 18 (39)
►; 17 (34)
►; 16 (35)
►; 15 (43)
►; 12 (29)
►; 11 (27)
►; 10 (24)
►; 09 (22)
►; 08 (24)
►; 05 (18)
►; 04 (17)
►; 03 (19)
►; 02 (18)
►; 01 (20)
►; enero (834)
►; 29 (44)
►; 28 (36)
►; 26 (44)
►; 25 (48)
►; 22 (46)
►; 21 (49)
►; 20 (52)
►; 19 (47)
►; 18 (55)
►; 15 (45)
►; 14 (49)
►; 13 (51)
►; 11 (43)
►; 08 (48)
►; 07 (42)
►; 06 (40)
►; 05 (47)
►; 04 (48)
►; 2009 (12290)
►; diciembre (981)
►; 30 (58)
►; 29 (55)
►; 28 (53)
►; 23 (43)
►; 22 (48)
►; 21 (45)
►; 18 (51)
►; 17 (50)
►; 16 (51)
►; 15 (59)
►; 14 (52)
►; 11 (50)
►; 10 (53)
►; 09 (62)
►; 07 (52)
►; 04 (49)
►; 03 (48)
►; 02 (53)
►; 01 (49)
►; noviembre (1105)
►; 30 (57)
►; 27 (52)
►; 26 (51)
►; 25 (42)
►; 24 (53)
►; 23 (49)
►; 20 (49)
►; 19 (54)
►; 18 (51)
►; 17 (44)
►; 16 (55)
►; 13 (55)
►; 12 (51)
►; 11 (42)
►; 10 (55)
►; 09 (61)
►; 06 (57)
►; 04 (53)
►; 03 (65)
►; 02 (56)
►; 01 (53)
►; octubre (1123)
►; 29 (53)
►; 28 (50)
►; 27 (52)
►; 26 (51)
►; 25 (52)
►; 22 (51)
►; 21 (64)
►; 20 (49)
►; 19 (58)
►; 18 (51)
►; 16 (45)
►; 15 (57)
►; 14 (58)
►; 13 (61)
►; 09 (47)
►; 08 (55)
►; 07 (57)
►; 06 (55)
►; 05 (58)
►; 02 (52)
►; 01 (47)
►; septiembre (1177)
►; 30 (43)
►; 29 (57)
►; 28 (61)
►; 25 (53)
►; 24 (48)
►; 23 (47)
►; 22 (60)
►; 21 (59)
►; 18 (56)
►; 17 (46)
►; 16 (50)
►; 15 (60)
►; 14 (54)
►; 11 (56)
►; 10 (49)
►; 09 (54)
►; 08 (56)
►; 07 (51)
►; 04 (55)
►; 03 (50)
►; 02 (56)
►{_P
V_} 01 (56)
►; agosto (1099)
►; 31 (54)
►; 28 (56)
►; 27 (64)
►; 26 (56)
►; 25 (62)
►; 24 (54)
►; 21 (61)
►; 20 (67)
►; 19 (50)
►; 18 (52)
►; 14 (51)
►; 13 (47)
►; 12 (54)
►; 11 (59)
►; 10 (53)
►; 07 (50)
►; 06 (49)
►; 05 (54)
►; 04 (50)
►; 03 (56)
►; julio (1101)
►; 31 (56)
►; 30 (51)
►; 29 (48)
►; 28 (46)
►; 27 (58)
►; 24 (50)
►; 23 (49)
►; 22 (52)
►; 21 (50)
►; 20 (55)
►; 17 (51)
►; 16 (49)
►; 15 (45)
►; 14 (44)
►; 13 (50)
►; 10 (49)
►; 08 (56)
►; 07 (55)
►; 06 (44)
►; 03 (42)
►; 02 (55)
►; 01 (46)
►; junio (1066)
►; 30 (46)
►; 29 (28)
►; 26 (53)
►; 25 (46)
►; 24 (51)
►; 23 (47)
►; 22 (53)
►; 19 (53)
►V_} 18 (52)
►; 17 (61)
►; 16 (59)
►; 12 (42)
►; 11 (50)
►; 10 (45)
►; 09 (49)
►; 08 (60)
►; 05 (51)
►; 04 (49)
►; 03 (59)
►; 02 (51)
►; 01 (61)
►; mayo (1014)
►; 29 (56)
►; 28 (52)
►; 27 (48)
►; 26 (60)
►; 25 (2)
►; 22 (50)
►; 21 (56)
►; 20 (51)
►; 19 (56)
►; 18 (47)
►; 15 (58)
►; 14 (52)
►; 13 (54)
►; 12 (53)
►; 11 (50)
►; 08 (57)
►; 07 (50)
►; 06 (52)
►; 05 (54)
►; 04 (54)
►; 01 (2)
►; abril (925)
►; 30 (55)
►; 29 (49)
►; 28 (45)
►; 27 (50)
►; 24 (63)
►; 23 (49)
►; 22 (52)
►; 21 (50)
►; 17 (45)
►; 16 (46)
►; 15 (52)
►; 14 (46)
►; 13 (54)
►; 08 (51)
►; 07 (53)
►; 06 (57)
►; 03 (57)
►; 01 (51)
►; marzo (999)
►; 31 (49)
►; 30 (44)
►; 27 (51)
►; 26 (43)
►; 25 (40)
►; 24 (58)
►; 20 (47)
►; 19 (45)
►; 18 (54)
►; 17 (45)
►; 16 (48)
►; 13 (44)
►; 12 (41)
►; 11 (46)
►; 10 (46)
►; 09 (50)
►; 06 (52)
►; 05 (52)
►; 04 (46)
►; 03 (52)
►; 02 (46)
►; febrero (922)
►; 27 (46)
►; 26 (51)
►; 25 (49)
►; 23 (48)
►; 20 (53)
►; 19 (49)
►; 18 (46)
►; 17 (49)
►; 16 (53)
►; 13 (50)
►; 12 (50)
►; 11 (46)
►; 10 (41)
►; 09 (51)
►; 06 (57)
►; 05 (46)
►; 04 (47)
►; 03 (46)
►; 02 (44)
►; enero (778)
►; 30 (37)
►; 29 (37)
►; 28 (36)
►; 27 (35)
►; 26 (34)
►; 23 (36)
►; 22 (34)
►; 21 (36)
►; 20 (43)
►; 16 (52)
►; 15 (43)
►; 14 (39)
►; 13 (45)
►; 12 (44)
►; 09 (48)
►; 08 (35)
►; 07 (46)
►; 06 (49)
►; 05 (49)
►; 2008 (3357)
►; diciembre (815)
►; 30 (58)
►; 29 (37)
►; 23 (40)
►; 22 (49)
►; 19 (59)
►; 17 (45)
►; 16 (54)
►; 15 (47)
►; 13 (2)
►; 11 (46)
►; 10 (51)
►; 09 (47)
►; 08 (44)
►; 05 (49)
►; 04 (46)
►; 03 (44)
►; 02 (49)
►; 01 (48)
►; noviembre (904)
►; 28 (45)
►; 27 (45)
►; 26 (45)
►; 25 (48)
►; 24 (48)
►; 21 (41)
►; 20 (46)
►; 19 (48)
►; 18 (44)
►; 17 (49)
►; 14 (57)
►; 13 (50)
►; 11 (51)
►; 10 (51)
►; 07 (44)
►; 06 (45)
►; 05 (46)
►; 04 (49)
►; 03 (52)
►; octubre (920)
►; 31 (46)
►; 30 (47)
►; 29 (44)
►; 28 (46)
►; 27 (46)
►; 24 (40)
►; 23 (44)
►; 22 (45)
►; 21 (43)
►; 20 (41)
►; 16 (39)
►; 15 (41)
►; 14 (42)
►; 13 (43)
►; 09 (48)
►; 08 (32)
►; 07 (44)
►; 06 (45)
►; 05 (38)
►; 03 (36)
►; 02 (33)
►; 01 (37)
►; septiembre (702)
►; 30 (38)
►; 29 (41)
►; 26 (41)
►; 25 (34)
►; 24 (37)
►; 23 (33)
►; 22 (35)
►; 19 (37)
►; 18 (34)
►; 17 (36)
►; 16 (31)
►; 15 (35)
►; 12 (36)
►; 11 (28)
►; 10 (26)
►; 09 (35)
►; 08 (33)
►; 05 (30)
►; 04 (24)
►; 03 (24)
►; 02 (21)
►; 01 (13)
►; agosto (16)
►; 29 (2)
►; 28 (2)
►; 27 (2)
►; 26 (1)
►; 23 (1)
►; 22 (1)
►; 21 (2)
►; 20 (1)
►; 19 (1)
►; 15 (1)
►; 14 (1)
►; 13 (1)
►; 2002 (1)
►; junio (1)
►; 24 (1)
ARGENPRESS
ARGENPRESS
Prensa argentina para todo el mundo
Ver todo mi perfil

Publicado en Golpe Militar en Honduras | Autores: , | Dejar un comentario

Honduras. La Resistencia inició consulta popular para convocar a una Asamblea Constituyente

Fuente: REL-UITA, 25 de abril de 2010
Miles de hondureños se movilizaron en todo el país para iniciar el proceso de recolección de firmas, que concluirá el próximo 28 de junio, primer aniversario del golpe de Estado. El objetivo es demostrar al actual gobierno y a los poderes fácticos que protagonizaron el golpe, que el pueblo exige la refundación de Honduras a través de una nueva Constitución. Tras la movilización, se denunció el secuestro de un conocido activista de la resistencia.

Han transcurrido diez meses desde el día en que al pueblo hondureño le fueron cercenadas sus aspiraciones a decidir su propio destino.

En la mañana del 28 de junio de 2009, la gente había despertado temprano y se preparaba para salir a votar en la Consulta Popular. Iba a decidir la presencia de una cuarta urna en el proceso electoral de noviembre, en la que votaría para que se instalara una Asamblea Constituyente.

Los poderes fácticos que controlan la política y la economía del país, coludidos con las fuerzas represoras del Estado y sus aliados internacionales, reprimieron con violencia y desterraron al Presidente legítimo de Honduras.

Lo que no previeron fue la reacción de la población y los efectos que el golpe generó entre las diversas organizaciones populares y la gente en general. Un “efecto bumerán” que consolidó una lucha de resistencia que lleva ya 298 días.

Ahora, el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) llama nuevamente el pueblo hondureño a exigir una refundación del país, a través de una Constituyente popular y democrática.

Ante ese nuevo reto, el FNRP llamó a una nueva movilización que involucró a decenas de miles de hondureños en todo el país.
“Hoy, 20 de abril, iniciamos la campaña para la Consulta Popular, en la cual vamos a recolectar firmas a favor de la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente –dijo a Sirel el miembro de la coordinación nacional del FNRP, Juan Barahona–.

Asimismo, estamos pidiendo el retorno sin condiciones del padre Andrés Tamayo y del ex presidente Manuel Zelaya al país”.

Barahona explicó que la recolección de firmas concluirá el próximo 28 de junio, primer aniversario del golpe de Estado, y que el FNRP tiene como objetivo mínimo recoger más de un millón de firmas.
“La Constituyente es una necesidad impostergable, y el pueblo hondureño la exige. Las diferentes coordinaciones departamentales, municipales y locales del FNRP –continuó Barahona– se encargarán de impulsar el levantamiento de las firmas en todo el país, en coordinación con la estructura nacional”.

Durante la nutrida marcha que se realizó en Tegucigalpa, miles de personas firmaron la Declaración Soberana por la Constituyente y por más de tres horas se tomaron la carretera que va hacia el Sur, bloqueando el tráfico nacional e internacional.
“Lo que arranca hoy es un proceso que nos va a permitir refundar nuestra nación –explicó a Sirel el líder de los liberales en resistencia, Rasel Tomé–.

Quisieron dar un golpe de Estado para detener el proceso de cambio que estaba en camino, pero se equivocaron. El pueblo hondureño ha continuado su resistencia pacífica y se ha unido, conformando el FNRP, quizás la plataforma social y política más importante que tuvo nuestro país”, dijo Tomé.

Finalizando la movilización y ante la llegada de los cuerpos especiales de la Policía, los manifestantes optaron por marchar hacia el aeropuerto nacional, donde concluyeron su actividad.
“En los días pasados, el ex presidente Rafael Callejas dijo que nunca vamos a lograr una Constituyente, porque no tenemos el respaldo de la población.

Vamos a demostrarle –dijo Juan Barahona al concluir la actividad– que somos la mayoría de los hondureños los que luchamos para alcanzar este objetivo.

Les vamos a mostrar a esos oligarcas, que lo que hicieron el 28 de junio de 2009 no fue más que posponer de algunos meses el camino hacia la Constituyente.

Nuestra lucha no se detiene, y vamos a seguir en la estructuración, capacitación y movilización del FNRP”, concluyó Barahona.

Al momento de redactar esta nota, circuló la información de que el miembro de la Resistencia, Oscar Flores, había desaparecido inmediatamente después de la movilización.

Según la información que Sirel logró recoger, y que tendrá que ser confirmada en las próximas horas, Flores hizo una última llamada desde su celular, denunciando que había sido secuestrado por la Policía. La llamada fue abruptamente interrumpida y fue imposible comunicarse nuevamente con él.

Las organizaciones de derechos humanos iniciaron de inmediato una búsqueda en todas las estaciones de la Policía, sin mayores resultados.

Oscar Flores ha participado en todas las movilizaciones organizadas por el FNRP, llevando una pancarta en la que va sumando los días de resistencia. Pocos días antes de las elecciones del pasado noviembre sufrió un intento de secuestro por parte de militares, del cual logró escapar.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras:Oposición política en el país del "purpurado"

ALAI, América Latina en Movimiento
2010-03-24

La política es entre otras cosas una actividad ordenadora, esto es, que en los órdenes sociales que el hombre ha creado desde que Aristóteles habló por primera vez de la politika (tiranías, monarquías, democracias, regímenes autoritarios, totalitarios etc.) se ha desarrollado la dicotomía poder-oposición o más modernamente, gobierno-oposición.

Cuando aparecen los partidos políticos – que son una creación del mundo moderno – también nacen los sistemas políticos, y con ello, se desarrollan una serie de teorías, categorías, conceptos etc. que pasan a formar parte del objeto de estudio de la Ciencia Política y de otras ciencias sociales. Expresiones como “oposición”, “conducta” o “comportamiento” político, “reglas democráticas”, “tolerancia”, “pluralismo” “alternancia” en fin, son lo sustantivo de la llamada “democracia liberal” (burguesa en cierta literatura política) sin olvidar por supuesto, “sufragio”.

Una vez que los sistemas políticos se volvieron más sofisticados, la cultura política dio paso al entendimiento de una serie de fenómenos propios de la política relacionados con el poder, uno de ellos, es la oposición. Es una expresión que alude a las controversias que suceden en el proceso de adopción de decisiones políticas que afectan a una sociedad o grupo determinado, la oposición aparece y se desarrolla en sociedades más o menos pluralistas y tolerantes como expresión de ideas e intereses contrapuestos.

También oposición se refiere al ejercicio de libertades y derechos (de expresión, reunión, asociación, participación, sufragio y de resistencia) como rasgos esenciales de sistemas políticos ubicados en las denominadas democracias occidentales. La oposición puede adquirir diversas formas, pero en el sentido estricto es decir, como parte del conflicto y la tensión que supone la política, se presenta como una aspiración contrapuesta de dos fuerzas: una que detenta el poder y otra que “aspira” al menos, al gobierno; esta aspiración puede verse realizada a través de la alternancia en el poder siempre y cuando éste verdaderamente se ponga en juego, y que al final, es decidida por un apoyo electoral mayoritario lo que quiere decir que la alternancia quien la decide es la gente.

El conflicto que en el fondo es la oposición, en el ámbito de la democracia liberal, se resuelve como se ha mencionado aquí, con la alternancia en el “poder” pero en la política-práctica adquiere modalidades según el sistema político en que tenga lugar. En aquellos sistemas parlamentarios por ejemplo, la oposición mediante un mecanismo de competencia interna selecciona al líder que asumirá dicha función, sobre todo, después de una elección que ha perdido, incluso el candidato perdedor puede mantenerse como líder en el congreso y en otras ocasiones, surgen liderazgos nuevos tal es el caso de Inglaterra en la actualidad donde la oposición es ejercida por un líder de alta figuración política como David Cameron, también está el caso de España con Mariano Rajoy como cabeza del Partido Popular y de la oposición, ambos representan al partido conservador de cada país.

En cambio en sistemas presidencialistas, la oposición se hace desde el Congreso tal es el caso de Estados Unidos que por lo menos a nivel oficial, la oposición está en la Cámara de Representantes a través de un minority speaker o portavoz de la minoría. Aquí también es escogido mediante un mecanismo de votación entre sus pares legislativos del partido, y se convierte en una figura política importante incluso para el ejecutivo por cuanto la aprobación de políticas internas y externas, pasan primero por la cámara y allí se decide si se colabora o se obstruye, según los intereses y el juego político.

Por su parte, en América Latina la oposición adopta formas diversas y a menudo depende de la fuerza política que tenga, fuerza que se ve expresada por el número de cargos de elección popular con que cuente; diputados, senadores, alcaldes o intendentes según el caso. Además, en aquellos sistemas con un presidencialismo fuerte, el papel de la oposición es más bien débil por su limitada capacidad de influir en la agenda del poder Ejecutivo por lo que sus actuaciones varían entre el apoyo y el conflicto, y casi siempre su conducta está determinada por intereses de corto alcance como los electorales por lo que en la mayoría de la veces, se trata de una oposición obstruccionista en la falsa creencia que si le va mal al gobierno, me va bien a mí.

Ahora bien, la oposición actúa y se desarrolla en un contexto social determinado en el que interactúan una serie de intereses variados y complejos dependiendo de la estructura social de cada caso, se sabe que las crecientes demandas sociales cuentan con una limitada respuesta y que los canales por los que tradicionalmente discurren dichas demandas, han perdido en una proporción preocupante, su capacidad de canalizarlas; me refiero a los partido políticos que dicho sea de paso, también perdieron el monopolio de la representatividad ciudadana en éste ámbito, hace mucho rato. Este aspecto resulta crucial para articular una oposición que pueda ser percibida como “una opción de gobierno”, existen varios casos en Latinoamérica de partidos fuertes, pero que tenían serias dificultades para acceder al poder por quedarse en la denuncia social.

En el caso de Honduras y para no retrotraernos a la época de la independencia donde aparecieron los “gacistas” o bacos o sea los conservadores; “cacos” o liberales, moderados, serviles y aristócratas los conservadores, fiebres, anarquistas y descamisados los liberales o “timbucos” y “calandracas”, la oposición ha girado más bien alrededor de las personalidades que han representado grupos o facciones de cada partido tradicional desde su fundación: “pirata de agua dulce”, “revolucionario profesional”, “conspirador incorregible”, “el más caro de los políticos profesionales” tal son algunos de los adjetivos que la “oposición” le daba al fundador del Partido Liberal, Policarpo Bonilla.

En un sistema bipartidista (en la práctica) como el nuestro (según la teoría política es multipardista) en el que el teóricamente el poder lo disputan los dos partidos tradicionales, la idea de oposición tal como se entiende modernamente, es decir, como forma de disconformidad política, como disentimiento, como límite, como alternativa, como contrapeso, como balance, como contraste etc. en una perspectiva democrática, no existe.

Para que exista la oposición política deben darse al menos tres condiciones: una, que quienes se consideran opositores sean distintos, es decir, tener una visión del mundo y de la sociedad contrapuesta, un modo distinto de ver el Estado, el mercado, tener valores políticos diferentes incluso, una cultura diferente y en consecuencia actuar distinto. Dos, aceptación y por lo tanto, tolerancia del disenso o sea aceptar y respetar la libertad y el derecho a disentir, a no estar de acuerdo y reconocer la vigencia de la tolerancia, y tres, que exista institucionalización de la misma como un principio democrático de la vigencia del régimen de libertades. Se podría agregar una cuarta condición, reconocer y aceptar que la oposición puede llegar a ser opci
ón de gobierno, razón por la que el trato hacia la oposición es de mucho respeto sobre todo, si cuenta con un apoyo político importante.

En términos de política-práctica democrática, la oposición es esencial para el funcionamiento del sistema político, así sucede en aquellos países que cuentan con una democracia sólida, estable y madura. Como bien dice un editorial de Diario Tiempo, “la oposición es en cierto modo un gobierno a la inversa…que regula las acciones gubernamentales, a manera de freno…” y más adelante continúa, “probablemente la causa principal del colapso del sistema bipartidista hondureño ha sido, precisamente, su renuncia al funcionamiento de la oposición, la cual tiende a ser, en la práctica, una función constitucional”.

A la pregunta ¿quién hará la función de oposición en las condiciones actuales de continuidad del golpe militar? creo que la respuesta no resulta difícil encontrarla, pero antes deseo hacer un alcance. Cuando “incubaron” el Partido Unificación Democrática (UD) se abrieron unas expectativas esperanzadoras relacionadas con la posibilidad de que un referente político nuevo, “oxigenara” un poco el atrofiado y desfasado bipartidismo por lo menos, en términos de oposición; con el andar del tiempo y en la medida que la UD fue alcanzando cierto poder electoral sobre todo en el Congreso, hizo de la denuncia ciudadana no sólo su táctica de lucha política, sino también, una forma de oposición y como bien dice el mismo editorial aquí citado, al haber renunciado a la oposición, la clase política oligárquica (el subrayado es mío) se abalanzó sobre la disidencia representada en los diputados “udeistas”, en una muestra más de intolerancia y de total irrespeto a las condiciones mínimas del funcionamiento de la oposición.

Las humillaciones, insultos y groserías de que han sido objeto esos diputados, asfixian cualquier espíritu democrático. Sin embargo, podría objetarse y con razón, que la función de oposición ya no la puede ejercer la UD dado la decisión de integrar la junta directiva del Congreso y el nuevo gobierno. Sobre lo primero, soy de la opinión que es un acto que corresponde a la política misma ya que pertenecen a un poder eminentemente político como es el Congreso, ocurre en cualquier parlamento de cualquier democracia que se precie de ser moderna y democrática, lo segundo, eso sí me parece que invalida política y éticamente el derecho de hacer oposición, lejos de ayudar a la supuesta “unidad nacional”, se parece más a un acto de oportunismo políticamente impresentable.

Si se responde la pregunta planteada líneas arriba sobre quien debería ejercer oposición post golpe militar, en un sistema donde la oposición tiene un nivel importante de institucionalización debería hacerla un partido político pero ante esa ausencia, seguramente le corresponderá a una fuerza social que en el momento actual, está aglutinada en EL FRENTE NACIONAL DE RESISTENCIA POPULAR. La teoría política postula que las fuerzas sociales expresadas en movimientos y otras formas de organización, no tienen la función de hacer oposición política pues sus intereses se dirigen a conseguir determinados objetivos específicos.

Hace ya mucho tiempo, que se ha instalado en el ambiente político y en parte del imaginario colectivo que los partidos políticos tradicionales son como “dos hermanos que cada vez se parecen más”, y últimamente, se ha acuñado la frase “el partido púrpura” para significar con ello, el desaparecimiento de las “diferencias” entre ambos y la unificación total de la élites que en ellos están representadas tal como se demostró durante el golpe militar. La actual dirigencia del Partido Liberal casi en su totalidad, estuvo comprometida en la conspiración institucional contra el ex presidente Zelaya por lo que es fácil deducir, que tampoco puede hacer oposición, queda por ver, si el grupo del partido que se opuso al golpe está en capacidad de ejercerla.

Pero más importante que interrogarse sobre quién asumirá la oposición, es cómo se hace oposición y cómo debería ser. Claramente no es fácil abordar el tema sobre todo en una situación excepcional como la que vive Honduras, donde persisten hechos que caracterizaron al régimen de facto instaurado por la fuerza el 28 de junio como ser, la violación de los Derechos Humanos, la violencia contra miembros y familiares de personas y dirigentes del Frente de Resistencia, la presencia en las instituciones del Estado de quienes dirigieron el golpe militar, los medios de comunicación en su mayoría continúan empecinados en mantener el status quo y transmitir falsamente, la sensación de normalidad frente a hechos gravísimos como los mencionados.

No existe una receta pero sí algunos criterios que puede servir para orientar la creación de oposición : a. debe ser hecha por un liderazgo con credibilidad e importante figuración política, b. ser lo suficientemente inteligente para encontrar el equilibrio entre discrepar, destruir y proponer sobre todo si se tiene en consideración el objetivo de constituirse en opción de gobierno, c. debe ser capaz de mostrar las diferencias con el gobierno porque le hace mal a la democracia que los ciudadanos no perciban esas diferencias, d. debe ser capaz también, de hacer ver a la opinión pública que la oposición es un elemento esencial en el debate político y e. no ser percibida como una amenaza.

Por último, cuando la oposición política no existe, hay que crearla dice un lugar común porque sin ella, cualquier arbitrariedad puede ocurrir; abusos de poder, violación de la leyes, violación a la libertades y derechos etc. lo que da lugar sin duda, al surgimiento de la resistencia como un derecho y con ello aparece la desobediencia civil. La resistencia es la última opción que queda cuando se le niega a la oposición, el derecho de existir; presupone el rechazo y la ilegitimización del orden establecido por parte de amplios sectores de la sociedad. Hace poco le pregunté a un dirigente social en una comunidad de Comayagua, sobre lo “positivo” del golpe de Estado y en una muestra más de la toma de conciencia social y política de amplios sectores de la sociedad, sobre todo los más excluidos por el sistema, respondió con una seguridad que asombra: el golpe mismo!. Si quienes han vivido en la exclusión por años (cuasi analfabetos por demás) tienen esa claridad, ¿existirán otros (supuestamente letrados) con la capacidad para crear la oposición política en el país del partido “púrpura”? la respuesta, en un momento más.
ttp://alainet.org/active/36944

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras: El retorno de los brujos

Agenpress
El Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoce al Gobierno de Honduras y desbloquea 160 millones de dólares.
“Honduras se normaliza”, declara el Banco Mundial (BM) y suelta 120 millones dólares.
“El aislamiento ha terminado”, dice Estados Unidos y anuncia el reinicio de su ayuda. Aunque en realidad la mayor parte de la ayuda de EEUU a Honduras proviene de Millennium Challenge Corporation (MCC), una agencia del gobierno, y esa ayuda nunca fue suspendida.
Pero no sólo retornaron ellos. También sus políticas, sus hombres y sus armas.
Un general golpista (Romeo Vásquez)es nombrado gerente de la empresa de telefonía estatal Hondutel; y Óscar Álvarez, de larga y cuestionada trayectoria en materia de “combate a la delincuencia”,es el secretario de Seguridad en el gobierno de Porfirio Lobo.
Las calles de Honduras vuelven a teñirse de sangre.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos informó de los asesinatos de tres miembros activos de la resistencia al golpe de Estado registrados en febrero
Los secuestros, detenciones arbitrarias, violaciones sexuales y allanamientos ilegales perpetrados contra miembros del Frente Nacional de Resistencia Popular mantienen un patrón similar a los realizados en años anteriores.
Óscar Álvarez, arquitecto de la política de súper mano dura contra las “maras” que llevó al resurgimiento de los escuadrones de la muerte cuando ocupó el mismo cargo que tiene ahora durante la presidencia de Ricardo Maduro (2002-2006); podría ser uno de los artífices del miedo y el terror con que se busca sofocar la resistencia y el movimiento social en esa nación, según Radio Progreso.
Su ‘curriculum’lo avala. Ha recibido cursos de seguridad en la Army Ranger Association, las Fuerzas Especiales y el cuerpo de cadetes de la Texas A & M University.
En el sector de la minería es donde se deja sentir con más fuerza el retorno de las compañías mineras extranjeras, de dominio canadiense; al exigirle al gobierno de Lobo se les otorgue nuevas concesiones mineras. ¡Por ser de justicia!, les faltó decir. Y no hubieran exagerado, pues, como señaló el activista minero, Carlos Danilo Amador, tanto la Asociación Minera de Honduras, como el Consejo Comercial Nacional de Honduras, del cual son miembros los mineros canadienses: “fueron importantes pilares del golpe”.
Ocurre lo mismo en el campo laboral, donde las empresas transnacionales radicadas en Honduras aprovecharon el golpe de Estado y su complicidad con las ‘nuevas’ autoridades, para implementar estrategias que van a afectar la estabilidad laboral de sus trabajadores.
Es el caso de la “Cervecería Hondureña (SABMiller), distribuidora de Coca Cola,y de la embotelladora La Reyna, propiedad de CAB Corp(Pepsi Cola Company), donde quieren instalar, por la vía casi de la fuerza, un Sistema Médico-Empresa, sin contar con el aval del Sindicato.
El Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Similares (STIBYS), denunció también la perdida de varios juicios laborales, como el caso del despido injustificado del líder sindical Carlos Martínez, quien perdió el juicio de reintegro en el juzgado local de San Pedro Sula. “En un evidente intento de acabar con un dirigente muy beligerante en la defensa de los derechos laborales y sindicales”.
Como suele pasar en estos casos, señala el periodista Santiago O’Donnell, la represión persigue fines tanto políticos como económicos, ya que los líderes de la resistencia son también, en muchos casos, líderes comunales y sindicales, especialmente del gremio docente, el más activo de la resistencia.
El Frente está integrado por la totalidad de los sindicatos de trabajadores hondureños, movimientos sociales tales como el campesino, índigena, feminista y universitario, además de numerosos artistas e intelecuales
Un detalle más. La resistencia se hizo ‘letal’ para el gobierno desde el momento que el Frente nacional de resistencia popular (Fnrp) se comprometió a “refundar el país y hacer que el Fnrp sea un frente político para la toma del poder”.
Entonces arreciaron las persecuciones y las campañas por dividirlo.
Alberto Ampuero es periodista radicado en Riverside, California, Estados Unidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Publicado por ARGENPRESS en 18:04:00
Etiquetas: Alberto Ampuero, Honduras, opinión
Entrada más reciente Entradas antiguas Página principal ARGENPRESS CULTURAL

HUMOR por SERGIO LANGER

AFGANISTAN – MISION CUMPLIDA
Proyecto Censurado

Archivo del blog
▼; 2010 (2138)
▼; marzo (646)
►; 18 (48)
El “estado de excepción”
Renovado ciclo de despojo de petróleo y gas. Expan…
Soberanía energética: El petróleo, nuestro recurso…
“El Gobierno utiliza a los DDHH, nosotras los defe…
Tiziano y Las Flores
Argentina, Córdoba: ¿Lobby o Periodismo?
Argentina: La ONU pidió que se detenga la expulsió…
Argentina: Isla del Puerto, Concepción del Uruguay…
Argentina, Entre Ríos, Federal: Dan clases en cond…
Argentina: Memorial del pueblo: Nuevo recordatorio…
Argentina-México: Solidaridad de clase
Brasil: Sube al 75% la evaluación positiva del gob…
Chile: Los comunistas en el parlamento están dispu…
Uruguay: El presidente José Mujica descarta un “pu…
Colombia: El recuento de votos es aplazado y provo…
El Salvador: Regulación de empresas de seguridad p…
El Salvador: “Pacto fiscal debe obligar al sector …
Estados Unidos: Según Gallup el presidente Obama r…
Alemania: Defiende Angela Merkel el manejo de la e…
Rumania afirma que su decisión sobre DAM fue libre…
Ucrania: Víctor Yanukóvich destituye al comandante…
Israel califica de “infundada” y “discriminatoria”…
Un grupo a favor de Al Qaeda reivindica la respons…
Afganistán: La guerra causó la muerte de 2.412 civ…
China vuelve a apelar a la vía diplomática para re…
México: Rechaza congreso de Michoacán iniciativa q…
Haití necesita 800 millones de dólares para rescat…
Kazajstán planea exportar 5 millones de toneladas …
Panorama económico de Rusia
Panorama económico de China
Panorama económico de Vietnam
Vietnam: Inauguran portal digital sobre Thang Long…
Chile: Se necesitan millares de Rosas. Homenaje en…
Terremoto terrorista
Los parapolíticos: No son mayoría. Pero son decisi…
Colombia: “\’Cobra\’ tomó a la niña del cabello y le…
La liberación postergada II
Contraofensiva en defensa de Cuba
Honduras: SITRAUNAH en la Corte como ACUSADOR. ¿Y …
México: Alianzas y no alianzas electorales entre p…
México: La batalla está en el tema laboral
México: Injerencistas
Al rescate de la OEA, un gangster de Union City
Estados Unidos y la noria atómica
Arte y política
Tan lejos de las culturas
Argentina: Menos cáncer de mama en Có
rdoba
China: La muerte de tigres suscita una propuesta d…
▼; 17 (45)
La sombra de los derechos humanos en Estados Unido…
Colombia padece dramático enredo electoral. La vie…
Costa Rica: El proyecto progresista en síntesis
La “Doctrina del Shock” y “Crecimiento empobrecedo…
Pascual Pichún: comunicador mapuche preso en Traig…
Olga
Apenas un bocado
Citan a declarar a ex trabajadores de Mafissa
Argentina, Corrientes: Buscan desaparecidos en los…
Argentina, Entre Ríos, San Salvador: una docente s…
Argentina, Salta: Comisión Ad-Hoc de la UNsa que r…
Argentina, Santa Fe: Reclaman un reajuste salarial…
Argentina: Libertad y democracia sindical. Se real…
Argentina, Tucumán: Empeoró la salud de Bussi y el…
Argentina, Tucumán: La APT realiza las primeras pr…
Bolivia: El dictador Luis García Meza vivía en la …
Chile estima que los muertos por el sismo llegaría…
Venezuela: Preocupa la situación con España
Guatemala: Avanzan negociaciones entre el Estado y…
Israel: Benjamín Netanyahu propone a los palestino…
Irán: Admite un canje simultáneo de uranio en terr…
Irán es capaz de garantizar combustible necesario …
Afganistán: Afirman que el presidente Hamid Karzai…
Afganistán: El comandante David Petraeus dice que …
Pakistán: Al menos 7 guerrilleros muertos en ataqu…
Países postsoviéticos aumentan los gastos militare…
Rusia: La mayoría de los rusos aún siente rechazo …
El presidente Dmitri Medvédev califica de inadmisi…
Militares revelan que Rusia arrendará submarino nu…
Estados Unidos: Senadores aumentan la presión sobr…
Gran Bretaña: Se redujo el índice de desempleo
Egipto: Alejandría será la capital turística del m…
Panorama económico de Rusia
Panorama económico de China
Panorama económico de Vietnam
Chile: Financiamiento y reconstrucción. ¿Cuál pued…
Perú: El enfermo imaginario
Honduras: El retorno de los brujos
México: Vivir (mucho) mejor
México: Rezago letal
Comentarios de atalaya (XIII): Crisis y empleo
Confesiones de sádicos
Almodóvar, el mediocre
Georgia como espejo del síndrome del trauma de las…
Brasil: Cemento óseo brasileño puede tratar defect…
►; 16 (48)
►; 15 (48)
►; 12 (45)
►; 11 (34)
►; 10 (37)
►; 09 (43)
►; 08 (52)
►; 05 (38)
►; 04 (45)
►; 03 (57)
►; 02 (58)
►; 01 (48)
►; febrero (658)
►; 28 (1)
►; 26 (50)
►; 25 (49)
►; 24 (49)
►; 23 (43)
►; 22 (48)
►; 19 (49)
►; 18 (39)
►; 17 (34)
►; 16 (35)
►; 15 (43)
►; 12 (29)
►; 11 (27)
►; 10 (24)
►; 09 (22)
►; 08 (24)
►; 05 (18)
►; 04 (17)
►; 03 (19)
►; 02 (18)
►; 01 (20)
►; enero (834)
►; 29 (44)
►; 28 (36)
►; 26 (44)
►; 25 (48)
►; 22 (46)
►; 21 (49)
►; 20 (52)
►; 19 (47)
►; 18 (55)
►; 15 (45)
►; 14 (49)
►; 13 (51)
►; 11 (43)
►; 08 (48)
►; 07 (42)
►; 06 (40)
►; 05 (47)
►; 04 (48)
►; 2009 (12290)
►; diciembre (981)
►; 30 (58)
►; 29 (55)
►; 28 (53)
►; 23 (43)
►; 22 (48)
►; 21 (45)
►; 18 (51)
►; 17 (50)
►; 16 (51)
►; 15 (59)
►; 14 (52)
►; 11 (50)
►; 10 (53)
►; 09 (62)
►; 07 (52)
►; 04 (49)
►; 03 (48)
►; 02 (53)
►; 01 (49)
►; noviembre (1105)
►; 30 (57)
►; 27 (52)
►; 26 (51)
►; 25 (42)
►; 24 (53)
►; 23 (49)
►; 20 (49)
►; 19 (54)
►; 18 (51)
►; 17 (44)
►; 16 (55)
►; 13 (55)
►; 12 (51)
►; 11 (42)
►; 10 (55)
►; 09 (61)
►; 06 (57)
►; 04 (53)
►; 03 (65)
►; 02 (56)
►; 01 (53)
►; octubre (1123)
►; 29 (53)
►; 28 (50)
►; 27 (52)
►; 26 (51)
►; 25 (52)
►; 22 (51)
►; 21 (64)
►; 20 (49)
►; 19 (58)
►; 18 (51)
►; 16 (45)
►; 15 (57)
►; 14 (58)
►; 13 (61)
►; 09 (47)
►; 08 (55)
►; 07 (57)
►; 06 (55)
►; 05 (58)
►; 02 (52)
►; 01 (47)
►; septiembre (1177)
►; 30 (43)
►; 29 (57)
►; 28 (61)
►; 25 (53)
►; 24 (48)
►; 23 (47)
►; 22 (60)
►; 21 (59)
►; 18 (56)
►; 17 (46)
►; 16 (50)
►; 15 (60)
►; 14 (54)
►; 11 (56)
►; 10 (49)
►; 09 (54)
►; 08 (56)
►; 07 (51)
►; 04 (55)
►; 03 (50)
►; 02 (56)
►; 01 (56)
►; agosto (1099)
►; 31 (54)
►; 28 (56)
►; 27 (64)
►; 26 (56)
►; 25 (62)
►; 24 (54)
►; 21 (61)
►; 20 (67)
►; 19 (50)
►; 18 (52)
►; 14 (51)
►; 13 (47)
►; 12 (54)
►; 11 (59)
►; 10 (53)
►; 07 (50)
►; 06 (49)
►; 05 (54)
►; 04 (50)
►; 03 (56)
►; julio (1101)
►; 31 (56)
►; 30 (51)
►; 29 (48)
►; 28 (46)
►; 27 (58)
►; 24 (50)
►; 23 (49)
►; 22 (52)
►; 21 (50)
►; 20 (55)
►; 17 (51)
►; 16 (49)
►; 15 (45)
►; 14 (44)
►; 13 (50)
►; 10 (49)
►; 08 (56)
►; 07 (55)
►; 06 (44)
►; 03 (42)
►; 02 (55)
►; 01 (46)
►; junio (1066)
►; 30 (46)
►; 29 (28)
►; 26 (53)
►; 25 (46)
►; 24 (51)
►; 23 (47)
►; 22 (53)
►; 19 (53)
►; 18 (52)
►; 17 (61)
►; 16 (59)
►; 12 (42)
►; 11 (50)
►; 10 (45)
►; 09 (49)
►; 08 (60)
►; 05 (51)
►; 04 (49)
►; 03 (59)
►; 02 (51)
►; 01 (61)
►; mayo (1014)
►; 29 (56)
►; 28 (52)
►; 27 (48)
►; 26 (60)
►; 25 (2)
►; 22 (50)
►; 21 (56)
►; 20 (51)
►; 19 (56)
►; 18 (47)

También publicado en América Latina y la crisis del Capitalismo | autor: | Dejar un comentario

Honduras, Impacto político del golpe de estado militar

ALAI, América Latina en Movimiento
Hemos vivido momentos de trascendental importancia para el futuro de nuestro país, frente a los cuales ningún hondureño ha sido neutral. Niños, jóvenes, adultos, ancianos, cualesquiera que fuese su género, su situación social y oficio o profesión, han asumido posiciones inequívocas, sin vacilaciones ni ambiguas manifestaciones, que, ciertamente, serán pasadas por el juicio severo de la historia.

La crisis que nos envolvió no es simplemente política. Es, además, económica y social. Por eso repudiamos la posición de aquellos que pretenden hacernos creer que todo ha pasado porque se consumaron al fin las elecciones generales para elegir Presidente, Designados, Diputados, Alcaldes y Regidores.

Esta afirmación es falsa porque falsa es la premisa la premisa de la que parten los promotores de esta idea. Para ellos, democracia es sinónimo de elecciones. Depositar el voto en las urnas electorales y contar cada voto en las mesas electorales, confirmándolo en los niveles departamentales electorales, para declarar quién resultó electo en las mismas, es la esencia misma de la democracia.

El Estado es antiguo, la democracia no. Ésta es una forma, entre otras, que ofrece la posibilidad de gobernar sostenidamente. La diferencia con las demás es que permite la participación del pueblo en los procesos de decisión.

La democracia se afirma cuando se reconoce que el ser humano y su dignidad es la razón de ser del Estado mismo; cuando se acepta que cada individuo es titular de derechos que el Poder Político simplemente reconoce porque son de la esencia del ser humano.

Era imposible la democracia ahí donde el ser humano era un simple instrumento del Poder Político. Fue posible solamente cuando el Poder Político se convierte en un medio o instrumento para asegurar al ser humano el disfrute pleno de esos derechos.

Las columnas de la democracia son los derechos del ser humano. Atentar contra éstos se traduce en un atentado contra la democracia. No hay democracia cuando el Estado desconoce los derechos de que es titular el individuo.

La democracia postula que el poder real, la soberanía, reside en el pueblo, quien la ejerce directamente, por representación o mediante mecanismos de participación efectiva.

Directamente es imposible actualmente que se pueda ejercer la soberanía por el pueblo. La representación y la participación, pues, son los medios modernos de ejercicio del Poder Público.

En este contexto, las elecciones son una parte de la democracia pero no lo es todo. La democracia va más allá.

La creencia de que las elecciones lo son todo dentro de la democracia, explica por qué durante casi treinta años de gobiernos constitucionales, Honduras no ha avanzado significativamente en el cumplimiento del postulado fundamental que nuestro sistema constitucional manda ejecutarse, derivado de la razón de ser del Estado mismo y de la sociedad.

La persona humana es el fin supremo de la sociedad y del Estado, dispone nuestra Constitución, y tiene como deber fundamental respetar y proteger su dignidad, asegurándole el goce de la justicia, la libertad, la cultura y el bienestar económico y social.

La más de media docena de gobiernos constitucionales en estos casi treinta años desde el advenimiento del régimen constitucional, muy poco han hecho en cumplimiento de este mandato constitucional, que orienta, sin duda alguna, por el camino correcto hacia la plena democracia.

La educación, la salud, la economía, la seguridad jurídica, entre otros, son temas irresolutos en nuestro sistema. 120 días de clase al año en el sistema educativo formal de nivel primario y secundario; el déficit de hospitales, de medicinas y de médicos comprometidos con la salud del pueblo hondureño; la tradicional, ineficiente y no competitiva producción de bienes y servicios, sumada a la exclusión de la mayoría de la población en el proceso productivo del país; la falta de credibilidad y confianza en las instituciones llamadas a respetar y proteger los derechos de las personas, son causas suficientes para afirmar que nuestra clase política ha fallado estrepitosamente, demostrando que ni siquiera hemos despegado en nuestro intento de establecer un sistema democrático aceptable.

La crisis política, económica y social generada por el Golpe de Estado tornó más virulentos los efectos de la crisis global financiera y económica que fustiga a todos los países del mundo.

La crisis la generó la clase política dominante, es cierto, pero su desarrollo estuvo impulsado por las contradicciones e injusticias de nuestro sistema económico y social, y la debilidad de nuestro sistema democrático y constitucional, a pesar de sus casi tres décadas de vigencia. En poco tiempo, su potencial destructivo se incrementó tanto que estuvo a punto de desbordar la capacidad de control de la clase política y económica dominante, amenazando seriamente nuestras instituciones.

Durante siglos se ha venido construyendo un sistema caracterizado por la intransigencia e intolerancia política, la corrupción generalizada y la exclusión social y económica, condenando al pueblo hondureño al hambre, al analfabetismo, a la pobreza y al marginamiento del proceso político y productivo; hoy, ese pueblo se lanzó a las calles y no las ha abandonado, demostrando que el pertinente estímulo fácilmente las convoca en dimensiones multitudinarias. No es un simple desbordamiento de pasiones que lo guía. Son objetivos precisos los que sirven de impulso y son ellos los que le imprimen su carácter orgánico.

Concientes de sus carencias, limitaciones y sufrimientos, reclaman en las calles lo que los políticos les hemos negado durante esos veintiocho años que decimos vivir en democracia; una democracia que se puede definir como “voto y escrutinio”. Esa parte de la democracia que es a la que los políticos dedicamos nuestro interés, porque nos catapulta hacia posiciones de poder y, una vez en ellas, miramos con indiferencia o simplemente no miramos, la miseria económica y social que angustia a aquellos que votaron y contaron votos.

La crisis amenaza con aniquilar nuestras estructuras, nuestras canteras de raciocinio, nuestra tolerancia y nuestra capacidad de diálogo, de perdonar y de olvidar.

No permitamos que las pasiones nos arrebaten el mando y se conviertan en nuestro timonel. Debemos comprometernos a adoptar las decisiones que nos permitan tomar el camino correcto hacia las soluciones efectivas y eficaces, dejando a un lado nuestras diferencias personales y partidarias.

Lo que está en juego es el futuro de nuestro sistema político, democrático y constitucional. Nos corresponde a cada hondureño participar en la construcción de ese futuro, porque nadie es ajeno a las consecuencias de la crisis. Especialmente, cuando nos enfrentamos ante la posibilidad de encontrarnos ante la amenaza de un daño profundo e irreversible del régimen de los derechos humanos y nuestro sistema político.

La crisis exhibió la estructura real de la sociedad hondureña. Por una parte, un sector empecinado en mantener el statu quo a cualquier costo; el otro, exigiendo cambios sustanciales, en los que ocupa una
posición privilegiada la participación del pueblo en las decisiones políticas y su ejecución.

Se conoció con nitidez que los sectores que detentan el poder económico también tienen bajo su control el sistema estatal, cuyos titulares siguieron el protocolo establecido por aquellos, escrupulosamente; “obedecer y callar es el deber del vasallo”, según la máxima que legara el marqués Croix.

La falta de confianza y credibilidad en las instituciones hoy es más patente que en cualquier momento de nuestra historia. La justicia, el respeto a los derechos humanos, la tolerancia y demás, no tienen albergue en nuestra institucionalidad.

También se expuso la ausencia de compromiso y responsabilidad de la clase política dirigente frente al pueblo hondureño. La imprudencia y la ambición caracterizaron la conducta de nuestros políticos. No les importó las consecuencias a las que estaban condenando al pueblo hondureño, se aferraron a sus posiciones e impulsaron lo que sus pasiones les dictaron.

Por otro lado, el pueblo demostró que no piensa abandonar su bipartidismo, porque no favoreció a los partidos pequeños cuya agenda política es variada y, en un caso, se desplaza hacia lo que los golpistas decían evitar, el socialismo.

Pero también patentizó su voluntad de ser escuchado en una forma diferente a la que tradicionalmente le han permitido. No quiere ser más el convidado de piedra, cuando, después de cada elección, el electo se aleja de él y toma las decisiones que más favorecen a su persona y a los sectores que lo seducen, pero siempre a espaldas del pueblo y normalmente en su perjuicio. Por eso, anda en las calles exigiendo la constituyente, en donde aspira a consagrar el nuevo contrato social al que se adherirá todo el pueblo y marcará las relaciones entre éste y sus representantes.

La juventud, cuya indiferencia por la política era notoria, asumió posiciones. Ningún joven se quedó sin expresar su pensamiento, ya sea en su hogar, en su escuela, colegio, universidad, centros de entretenimiento, etc. Quedó marcada nuestra juventud por estos hechos, pero les permitió militar activamente por sus ideas, sin que sea importante por cual de los bandos se decidió.

La sociedad ha quedado partida. Y esta partición estimula actitudes de odio frente a los demás. Particularmente entre ricos y pobres, como nunca en la historia nacional.

Finalmente, el sistema internacional e interamericano mostraron sus debilidades frente a casos como el de Honduras. Después del “Golpe de Estado estilo Honduras” inexorablemente se revisará el sistema a fondo para hacer frente a los nuevos retos y desafíos de la defensa de la democracia.

Todo esto planteado en un ambiente de crisis severísima, en donde la ausencia de recursos y de acompañamiento de la comunidad internacional, en este último caso por la crisis global y por la desgracia de Haití, serán el peor acicate de las nuevas autoridades.

El país está en escombros, pero no porque un fenómeno natural lo abatió o una guerra fratricida lo devastó. En escombros quedó nuestra confianza en las instituciones que estimulan nuestra voluntad para impulsar nuestro desarrollo personal y colectivo. La devastación no fue física, fue moral. Pero sirvió, a su vez, para hacernos reflexionar sobre lo que realmente teníamos y sobre lo que realmente debemos tener.

Hoy nadie es tan ingenuo para asegurar que el sistema en que vivimos es efectivamente democrático, es decir, que ofrece posibilidades reales para desarrollarse plenamente, individual o colectivamente. Y todos estamos convencidos que solamente comprometiéndonos en la construcción de nuestro futuro éste nos comprenderá a todos.

La democracia hondureña se comenzó a construir el año pasado. Las metas y objetivos del pueblo hondureño apenas se están perfilando en este encuadramiento que resulta de la nueva visión que debe prevalecer en nuestras relaciones sociales y económicas.

La incertidumbre es la regla general porque nadie se atreve a apostar que lo que existe seguirá existiendo tal como se nos presenta hoy. Nuevas y apremiantes exigencias están a la base de esta nueva dinámica dentro de la sociedad hondureña. Hasta donde llegaremos, ese es el gran interrogante.

Por mientras, la primera prioridad de la familia hondureña es la reconciliación y la unidad. Si no lo logramos nada será posible y estaremos condenados a repetir nuestros errores, con la diferencia que las consecuencias producirán daños más profundos e imposibles de revertir.

– Ponencia presentada en el Foro Nacional Ecuménico sobre Derechos Humanos organizado por el Observatorio Ecuménico para los Derechos Humanos en Honduras, del Consejo Latinoamericano de Iglesias CLAI.

Tegucigalpa, Honduras 01 de febrero de 2010.
ttp://alainet.org/active/35948

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Un mar humano de hondureños en marcha por el ALBA y en contra la amnistía para generales y el aparato represivo del régimen de facto

(Texto y entrevistas) – Mirian Huezo Emanuelsson (Cámara) (especial para ARGENPRESS.info)

La primera marcha del Frente Nacional de la Resistencia Popular (FNRP) sobrepasó todas las expectativas en donde decenas de miles de capitalinos marchaban desde la Universidad Pedagógica hacia el Congreso Nacional.

El principal motivo por la convocatoria de la marcha de hoy fue a defender el tratado con el ALBA, rechazar la propuesta de una amnistía a los autores del golpe de estado y exigir un aumento del salario mínimo al nivel al costo de la canasta básica.

Si los ejecutores del golpe de estado del 28 de junio de 2009 y sus patronos estadounidenses calcularon que el Pueblo en Marcha por la restitución del orden constitucional y la ofensiva iniciada el 2010 por una Constituyente se habría gastado sus esfuerzos, pues ese calculo entonces cayó muy mal. El espíritu combativo estaba presente en las calles de Tegucigalpa el jueves en donde pasaban mujeres en resistencia, obreros, estudiantes, campesinos, amas de casas de las colonias populares y el pueblo trabajador en general.

En cambio, la gran pregunta fue que si los uniformados si se habían gastado o estaban agotados por que solo dos camionetas aparecieron en las calles durante el largo camino hacia el Congreso Nacional.

Durante esa trayectoria entrevistamos con varios representantes populares, entrevistas que se pueden ver en los enlaces abajo y que tienen un hilo común: El pueblo de Morazán no se rinde, comienza una nueva fase de la lucha para construir una Nueva Honduras.

* * *

Luis Sosa: A defender la afiliación de Honduras al ALBA

Luis Sosa, dirigente del Frente Nacional de la Resistencia Popular (FNRP), defiende la afiliación al ALBA y rechaza los intentos del régimen de facto de derogar el tratado.
ttp://www.youtube.com/watch?v=iSQelZ1Zvms

“El ALBA es el proyecto de aquellos que salieron a dar su vida por un sueño”

Hernán López y Ana Rosa Murillo, una familia hondureña pobre y típica hablan en nombres de los pobres que defienden el tratado de Honduras con el ALBA. Por que ALBA significa apoyo al campo, a la educación, erradicando el analfabetismo y el hambre en el tercer país más pobre del continente americano. Pero también significa que los jóvenes de las colonias, barrios y el campo de pobreza puedan, en el marco del ALBA, ir a estudiar en Cuba y Venezuela para realizar el sueño de ser médico. Estos derechos humanos y derechos de los pueblos quieren derogar los golpistas hondureños. En Honduras más de 150.000 analfabetos de una totalidad de 300.000 habían sido “alfabetizados” por maestros cubanos que fueron expulsados después el golpe de estado el 28 de junio de 2009. ¿Cuál es el miedo que los más humildes y oprimidos hondureños sepan leer y escribir? ¿Es entender las circunstancias que las rodean y los mantiene en la extrema pobreza?
ttp://www.youtube.com/watch?v=76eNkYM-l_w

Gladys Lanza: “¡El Golpe de Estado ha sido fatal para las mujeres”!

Gladys Lanza, directora de Visitación Padilla y muchas de las compañeras en Resistencia marchaban el día de hoy en rechazo al golpe de estado que ha sido desastroso en la protección a la mujer hondureña. “Por que han sido anuladas todas las estructura de derechos que protegían las mujeres. Antes el golpe habían logrado crear mecanismos en los cuales se podía resolver los conflictos de violencia, agresiones y se podía castigar a los agresores de mujeres”, sostiene la veterana luchadora feminista Gladys Lanza en la siguiente entrevista.
ttp://www.youtube.com/watch?v=pXbc531hN9Y

Andrés Pavón: “Los golpistas quieren curarse en salud”!

“Lo que pretende el Ministerio Público es quieren curarse en salud”. Quieren evitar la responsabilidad que esta institución tiene este plan de construcción de miedo, de esta agresión directa a los derechos humanos. Es una forma de querer demostrar de que ellos están haciendo algo”, dice Pavón al respecto a la acción que tomó el fiscal general de Honduras, Luis Rubí de enjuiciar a la cúpula militar por la agresión y expulsión del presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya Rosales el día del golpe de estado el 28 de junio de 2009.
ttp://www.youtube.com/watch?v=waeg3BxZT-w

Marvin Ponce: “Seguimos en la Resistencia”

El diputado de la Unificación Democrática (UD) en el Congreso Nacional, Marvin Ponce dice en la siguiente entrevista que su partido sigue en la Resistencia a pesar algunas “incomodidades” que sucedieron unas semanas antes de las elecciones el 29 de noviembre del 2009 y que la meta es utilizar los cuatro diputados de la UD en el congreso como una plataforma de lucha, no solamente en el congreso sino también en la calle “como hemos hecho durante 30 años”.

El diputado de la izquierda hondureña fue brutalmente golpeado por comandos de los Cobras cuando participaba en unas manifestaciones de la Resistencia en agosto de 2009. Su brazo derecho fue fracturado en dos partes por los policías militarizados pero se dejó de intimidar sino seguía en las calles junto a sus compatriotas para lucha contra los autores del golpe de estado del 28 de junio.

Parte 1: http://www.youtube.com/watch?v=oVnrXhbxkKI
Parte 2: http://www.youtube.com/watch?v=iq1P9hlHz8U

Fiscal Harry Dickson: “Yo creo que es una farsa lo que están haciendo”

“Ya que están hablando de una amnistía, lo que quieren hacer es tener una base para que, una vez que la amnistía esta probada, se acogen la amnistía y ahí termina toda la historia de la participación delictiva de la cúpula militar. Yo creo que es una farsa lo que están haciendo”.

El fiscal Harry Dickson fue suspendido en su cargo el 30 de noviembre del 2009 por sus jefes en el Ministerio Público. Era el día después de las elecciones organizadas por el régimen de facto y bajo la custodia de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional de Honduras. Desde el 28 de junio, es decir, desde el mismo día del golpe de estado militar en Honduras, el fiscal Dickson ha sido un duro critico contra aquellos que dirigía y ejecutaba el golpe de estado ese fatal día para la nación hondureña y las consecuencias las paga ahora el valiente jurista. Ha sostenido con argumentos jurídicos y con la misma constitución que ella en ningún articulo justifica lo que los golpistas sostiene, es decir, que el golpe de estado fue una acción en defensa a la constitución y que el presidente Manuel Zelaya había violada la mencionada constitución.

En la siguiente entrevista el fiscal Dickson aclara que el requerimiento por parte del fiscal general de la nación hondureña no es nada más que un desvío jurídico para salvar a la cúpula militar de ser enjuiciado por la Corte Internacional Penal y que la iniciativa del Congreso Nacional de crear una “amnistía” para los golpistas tiene que verse en ese ámbito.

Parte 1: http://www.youtube.com/watch?v=LfV_f9SA7ik
Parte 2: http://www.youtube.com/watch?v=ieIs0FNOAEk

Foto 1: Honduras, Golpe de Estado – La familia de Hernán López y Ana Rosa Murillo en la marcha para defender el ALBA. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson
Foto 2: Honduras, Golpe de Estado – El pueblo de Honduras considera que la propuesta de una amnistía es una trampa para evitar que los golpistas terminen en la Corte Internacional Penal de Roma. / Autora: Mirian Huezo Emanuelsson

Haga click aqu

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Triunfa el pueblo, gana la Resistencia

Rebelion
Sea cual sea el resultado final que dé a conocer el Tribunal Supremo Electoral (TSE) durante los próximos días, no lo crean. En las “elecciones farsa” del 29 de noviembre no importaba quién ganara, sino aparentar un desarrollo democrático de la jornada electoral y una participación masiva de la gente, para tratar de convencer a la comunidad internacional de que ya es tiempo de olvidarse del pasado y mirar hacia el futuro. Un “borrón y cuenta nueva” hábilmente orquestado por los grupos fácticos hondureños y el Ejército, asesorados por el gobierno estadounidense, que violenta la memoria de las víctimas de estos cinco meses de golpe de Estado.

Con casi el 62 por ciento de los votos escrutados en el conteo rápido realizado a través del envío de los datos por celular, método que despertó muchas dudas y suspicacias, el ganador de estas elecciones en Honduras será el candidato del derechista Partido Nacional, Porfirio “Pepe” Lobo Sosa, con el 55 por ciento de los votos válidos.

Muy distante quedó su contrincante Elvin Santos, candidato del Partido Liberal, con el 38 por ciento, quien paga la profunda división del partido a raíz del golpe de Estado, fragmentado entre quienes apoyaron la ruptura del orden constitucional y los que se mantuvieron fieles a su líder, el presidente legítimo de Honduras, Manuel Zelaya Rosales.

No obstante, en esta fecha poco importa quiénes hayan ganado estas elecciones que el Frente Nacional Contra el Golpe de Estado ha clasificado de “circo político”, porque el verdadero triunfador ante la nación y el mundo ha sido el pueblo hondureño, que en su mayoría ha acatado el llamado de la Resistencia a boicotear el proceso electoral que perseguía el objetivo de legitimar el golpe y sus inspiradores y ejecutores.

Pese a lo que quiera dar a creer el TSE, quienes han pasado la jornada de ayer, 29 de noviembre, visitando y observando los centros de votación, saben perfectamente que la concurrencia a las urnas ha sido insignificante, que la presencia del Ejército y la policía ha sido asfixiante y atemorizante en todo el país y que se han registrado un sinnúmero de episodios de represión y violación a los derechos humanos de los hondureños.

También ha sido inexistente la presencia de observadores electorales calificados, ya que los pocos que eran acarreados de un centro de votación al otro, además de pertenecer a organizaciones sociales o políticas de la derecha nacional e internacional que avalaban el golpe de Estado, preferían pasar su tiempo tomándose fotos en lugar de tratar por lo menos de fingir cumplir con la tarea por la que fueron desesperadamente llamados por el gobierno de facto y los magistrados electorales.

La Resistencia denuncia represión y fuerte abstencionismo

Durante una rueda de prensa que se desarrolló en la sede del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Honduras (COFADEH), el Frente Nacional Contra el Golpe de Estado y la Plataforma de organizaciones de derechos humanos dieron a conocer un documento en el que informaron haber constatado “el fracaso de la farsa electoral debido a la escasa afluencia de votantes a las mesas receptoras, pese a las amenazas a la población en general y a los trabajadores y trabajadoras de parte del gobierno de facto y la empresa privada, en caso de no participar al voto.

Esta realidad –continúa el documento– desautoriza al Tribunal Supremo Electoral a dar a conocer resultados exagerados con el fin de dar credibilidad a su farsa electoral”.

También se denunció que las fuerzas represivas continuaron con su campaña de terror contra la población en resistencia. A ese propósito, el COFADEH dio a conocer un primer informe sobre las violaciones cometidas los días 28 y 29 de noviembre contra el pueblo hondureño, a través de numerosas detenciones y cateos ilegales de viviendas, constantes amenazas de parte del Ejército y la Policía en todo el país y la continua violación de la Ley Electoral, que prohíbe a los militares acercarse a menos de 100 metros de los centros de votación.

En San Pedro Sula, en el norte del país, la marcha de la Resistencia fue salvajemente reprimida por la policía, y hay decenas de heridos y detenidos, entre ellos un periodista de la agencia Reuters quien fue hospitalizado por una profunda herida en la cabeza.

En Santa Bárbara y Zacate Grande varias comunidades fueron rodeadas por militares y los activistas de la Resistencia amenazados. 20 jóvenes tuvieron que escapar para evitar la represión y hasta el momento se desconoce su paradero.

En Tegucigalpa, la sede del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Similares (STIBYS), afiliado a la UITA, fue objeto de severas amenazas por parte del Ejército, cuyos efectivos permanecieron largas horas apuntando con una ametralladora hasta disparar ráfagas durante la madrugada del día 29 de noviembre.
“Viendo lo que ha sucedido en estos dos días, podemos anunciar que existen todos los elementos para decir que no ha sido posible desarrollar este acto público, porque no las consideramos elecciones, convocado por los golpistas en un ambiente de terror para legalizar el golpe de Estado. Son todos elementos –dijo Bertha Oliva, coordinadora del COFADEH– que nos van a servir para impulsar una acción legal en los próximos días contra este proceso”.

Prueba de fuego para la comunidad internacional

Pocos minutos antes de que “Pepe” Lobo se declarara ganador, lo magistrados del TSE anunciaron que el porcentaje de participación al voto fue del 61 por ciento, dejando atónitos los periodistas locales e internacionales que a lo largo de todo el día pudieron comprobar la escasa afluencia a las urnas.

Como único elemento de comparación para poder justificar ese dato tan absurdo, el TSE dio a conocer el tercer informe de Hagamos Democracia, organización conocida a nivel internacional por ser la punta de lanza del Departamento de Estado norteamericano para penetrar los procesos electorales en aquellos países que conradicen la política estadounidense hacia América Latina, y que está financiada por agencias como la NED, el IRI y la USAID.

A pesar de eso, Hagamos Democracia reconoció una participación del 47 por ciento. Una incongruencia que deja al descubierto la burda maniobra del TSE.
Según el conteo a boca de urna del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras, CODEH, con un margen de error del 4,5 por ciento, los votantes no superarían el 22 por ciento. Por el contrario, para el presidente legítimo de Honduras, Manuel Zelaya, y la Resistencia, el abstencionismo alcanzaría el 65 por ciento, casi el doble del que hubo en las últimas elecciones del 2004.

Independientemente de cuáles serán los resultados finales, el verdadero ganador de estas elecciones ilegítimas será el pueblo hondureño. Un pueblo en resistencia que de esa manera ha castigado al mundo político, expresión de los grupos fácticos, que ha avalado el golpe de Estado y ha se ha callado ante los muertos, los heridos y la represión generalizada desatada en estos cinco meses de ruptura constitucional.

Ahora es el turno de la comunidad internacional que deberá tomar una decisión final: al lado de la gente que resiste y que dice “No” a la dictadura, o volviéndose cómplice de un proceso involutivo que pone en riesgo el futuro de la región centro y sudamerican
a.

Fuente: http://www.rel-uita.org/internacional/honduras/triunfa_el_pueblo.htm

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras, Elecciones en Macondo: "Se arruinó la maquinita"

Lo que ha ocurrido en Honduras es una vergüenza, un hecho bochornoso, como lo que ha ocurrido con (Barack) Obama y las expectativas que había despertado y que ya han sido defraudadas, pero no me sorprende porque Estados Unidos es un país entrenado para fabricar dictaduras militares. —Eduardo Galeano, autor de Las venas abiertas de América latina.

La tormenta fraudulenta no es novedad, se veía venir, o más bien –o mas mal—siempre lo fue por realizarse elecciones en condiciones tan arbitrarias como bajo la bota de un golpe de Estado-Militar. El espectáculo era otro, ver y constatar cómo se haría. La maquinaria de la prensa conocida como ‘prensa golpista’ en Honduras no durmió noche y día gritando a voz en cuello, casi un lamento de S.O.S. : Hondureños todos y todas a votar. Ese grito no encontró eco en los oídos deliberadamente sordos.

El TSE (el Tribunal Supremo de Elecciones) presumió e incluso hizo pruebas con unos tales celulares desde donde dirían un número de votantes que rebotaría en la cabina central del Tribunal y allí dijeron que ni los mismísimos estadounidenses tendrían una tecnología electoral tan precisa, inmaculada y “tramparente” balbuceó un ñajo en nombre del Tribunal. Y que después de dos horas de cerradas las votaciones el mundo entero, con extraterrestres incluidos, sabrían los resultados de las elecciones más claras de la historia de la humanidad. No obstante, tardaron más de cinco horas para cuadrar números, a todo esto los visitaban militares constantemente, entre ellos tres coroneles, al lugar donde su supone que solo deberían estar los TSE.

El escenario visto por la prensa nacional e internacional en las calles y lugares de votación era inevitablemente verde, pero no ecológico. Verde olivo, militar: tanquetas, ametralladoras de alto calibre, militares y policías desplazándose de un sitio a otro y superando en gran número a los votantes.

Aun cuando el gobierno de facto encabezado por Micheletti y Vásquez Velásquez en Honduras obligaron a los empleados que trabajan para la Administración Pública a salir a votar, no era suficiente para los astronómicos resultados. Al mediodía monitoreos desde toda Honduras anunciaban la escasa participación. En mi monitoreo personal desde Tegucigalpa, San pedro Sula, La Ceiba, Santa Bárbara, Olancho, Choluteca y de tantos lugares más, tuve información fidedigna de la ausencia de votantes en las mesas electorales.

De esa misma forma constatamos que los votantes en Nueva York llegaron a 500, en Los Ángeles, Miami, y otras de las ciudades en donde habitan hondureños hubo mínima o ninguna votación. De allí que no se pueden sumar al fraude un millón y fracción de hondureños que habitan en los Estados Unidos.

Las fotos y videos que recibíamos nos transmitían de inmediato a la Comala, de Pedro Páramo, del mexicano Juan Rulfo: pueblos desolados, fantasmales. Sería bueno exigirle al TSE y a la ‘prensa golpista’ esas tomas multitudinarias (que no sean montaje) pues al parecer los votantes fueron extraídos de la ficción por su invisibilidad.

Aun con todo me sorprendió una casi sonriente Patricia Janiot de CNN anunciando, a temprana hora, a cuan ancha tiene la boca, que en Honduras había salido a votar un 70 por ciento de la población en santa paz, pero a la vez yo escuchaba la transmisión en vivo desde San Pedro Sula (segunda ciudad hondureña en importancia) transmitiendo la tremenda represión a una multitudinaria marcha: tanquetas, fusiles, gases lacrimógenos, toletazos… todo transmitido por el mismo director de Radio Uno, Arnulfo Aguilar, quien mientras cumplía con su deber periodístico corría junto a la gente a resguardarse. Mucha gente me ha llamado y escrito quejándose de esta actitud de Janiot, pero les explico que ella no tiene la culpa, es solo una empleada y su deber es cumplir con el guión que le asignen. Por tanto no hay que juzgarla ni esperar nada de ella y otras y otros que son “leedores” de cadenas. Así es ese trabajo sino es ella es otra y si no cumple la expulsan del Palacio.

Cuando se cerraron las urnas y supuestamente el Tribunal Supremo de Elecciones recibía los datos vía celular, se dio tremendo apagón en Olancho, el departamento de Honduras. Y a través de las emisoras Uno, Globo, Progreso, la gente denunció que era parte del fraude.

Después hubo que esperar y como diría Joaquín Sabina: “y nos dieron las ocho y las nueve y las diez y las once…”.

Y finalmente aparecieron los del TSE y la excusa, sin precedentes, que dio el presidente de este Tribunal :”Tuvimos un problema técnico, es que se arruinó un link”. Y acto seguido le pasó la palabra a un técnico para que explicara el por qué de las elecciones, por qué la demora y por qué no se habían podido digitar los resultados (juro que no es invento de novelista, allí están las grabaciones).

Pero, por si fuera poco, Saúl Escobar, presidente del TSE, dijo que era un problema técnico, horas antes el embajador Hugo Llorens había dicho cosa parecida, abordado por un periodista de Radio Globo en un centro de votación dijo que no andaba observando sino acompañando a gente de su seguridad que le tocaba votar allí (qué magnánimo el embajador). Ante una pregunta del periodista, respondió: “las elecciones son un tema técnico y los resultados estadísticos lo dirán.” ¿Coincidencia o es que así de técnicamente natural es la vida en Macondo, digo, Honduras?

Otras de las tantas rarezas de estas elecciones es que el Tribunal Supremo de Elecciones contrató a la firma Hagamos Democracia para el conteo de votos, y contratista y contratado entraron en contradicción. Mientras la firma dijo que era un 47 por ciento de participación, el TSE hablaba de un 61 por ciento.

También a boca de urna se sabía que el candidato del partido nacional, Porfirio Lobo Sosa, arrasaba por encima de un 30 por ciento con su principal contendiente; ya sacadas las cuentas, la diferencia fue mucho menor. En un análisis Radio Globo arguye que se trató de un pacto entre Lobo y los derrotados, exigido por los Estados Unidos para que se mantuviera el bipartidismo.

Sin duda, por lo que consta, se vio, escuchó, por ejemplo, que se acabó la tinta pero no se acabaron los votos.

De todas maneras los hondureños hemos sido obligados a hablar de este tema, pues realmente el que nos concierne es el que se pretende dejar en el olvido ya sea con un triunfo de la selección o de una elección, de que aun estamos bajo el golpe de Estado-Militar, que seguimos sumergidos en una dictadura, que los represores están allí acechando al pueblo y que en realidad las elecciones nunca debieron darse sin antes haber revertido el golpe de Estado-Militar y restituido al actual presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya Rosales. Único escenario propicio para conversar sobre una auténtica conciliación nacional.

Mr. Obama: bienvenido a América Latina. Presidentes latinoamericanos, de quedar esto así se reafirma sin la menor duda de que retornan los golpes de Estado-Militar con efecto dominó reiniciados ya en la macondiana tierra catracha.

El pueblo hondureño ya había derrotado la dictadura por nocau, pero vino Washington a darle oxígeno durante el conteo en boca de Thomas Shannon y desde entonces comenzó a cumplirse la profecía de Barack Obama
en Trinidad y Tobago: “una nueva era de relaciones con América Latina”.
* Roberto Quesada es escritor y diplomático hondureño.
ww.hondurasusaresistencia.com

Rebelión ha publicado este artículo a petición expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Elecciones en Honduras: La participación fue del 21,5%

www.rebelion.org
El Frente Nacional de Resistencia Popular, la mayor organización político y social de Honduras, difundió unos datos en los que se confirma la raquítica participación en los comiciones hondureños, un escasísimo 21,5%. Este dato se evidencia en los medios del fascismo hondureño, los cuales no nuestran ninguna imagen de gente votando, sólo algunas fotos del candidato ganador y otras donde algo más de una decena de personas festejan el resultado de las elecciones.

La violencia desatada ha dejado 83 detenidos ilegalmente y un muerto, producidos en allanamientos sin base legal a casas donde viven miembros del Frente y por la represión a una pacífica marcha en San Pedro Sula. Además ha sido detenido el Secretario General del Servicio de Paz y Justicia para America Latina, Gustavo Enrique Cabrera, ya queestaba observando las elecciones sin seguir las directrices de la dictadura, por lo que podría poner en peligro el fraude.
“Militares y policías allanan sedes de organizaciones. Una intensa cacería de brujas se echó a andar desde este sábado contra organizaciones y miembros de la resistencia, desde el gobierno de facto, a través el ejército y la Policía Nacional Preventiva”, denunció la organización de derechos humanos COFADEH.

Zelaya ha dicho que han llevado un monitorio por más de 1400 colegios electorales y ha situado la abstención en un 75%, por ello llama a la anulación de las elecciones y pide a los Estados Unidos de América a rectificar su posición y no reconocer los resultados de las elecciones.

Además de la mayoría de países de Latinoamérica que no reconocen estas elecciones España anunció ayer que tampoco va a reconocer el resultado de estas elecciones.

Fuente: http://tercerainformacion.es/spip.php?article11472

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Entrevista al legítimo presidente de Honduras, Manuel Zelaya ";El diálogo está in articulo mortis";

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, insistió en entrevista con BBC Mundo en que es el Congreso Nacional de su país, y no la Corte Suprema, el que debe decidir sobre su eventual regreso al poder. Zelaya -quien aseguró que el diálogo entre sus representantes y los del presidente interino Roberto Micheletti se encuentra in articulo mortis (a punto de morir)- cree que el que debe pronunciarse es el órgano legislativo, ya que fue la instancia que lo destituyó mediante un decreto tras su expulsión del país el pasado 28 de junio.

El mandatario confirmó que han dado de plazo hasta el lunes al gobierno de Micheletti para que estudie y acepte la última propuesta presentada por su delegación en las negociaciones que se desarrollan en Tegucigalpa desde principios de octubre, a instancia de la Organización de Estados Americanos (OEA). Zelaya también insistió desde la embajada de Brasil en la capital hondureña, donde permane ce encerrado desde el 21 de septiembre pasado tras volver por sorpresa al país, en que, de no alcanzarse un acuerdo, desconocerán el proceso electoral del 29 de noviembre.
¿En qué punto se encuentran las negociaciones después de que se ampliara el plazo hasta el próximo lunes?

Los plazos terminaron el viernes como se había dicho públicamente. Lo que pasa es que a última hora salió la vicecanciller del gobierno golpista diciendo que se habían roto las negociaciones, sin contar con la opinión de la comisión negociadora.

Eso produjo una tribulación muy grande en el momento en el que estábamos presentando una nueva propuesta a la comisión negociadora.

Después, el régimen de facto pidió que no atendiéramos a esas declaraciones de la vicecanciller.

Dijeron que querían más tiempo -sábado y domingo- para analizar la propuesta que nosotros habíamos presentado y ahora estamos esperando a que se pronuncien.

Dijeron que el lunes se van a pr onunciar sobre lo que nosotros habíamos planteado en la comisión, que es que el dictamen de este diálogo fuera al Congreso Nacional (y no a la Corte Suprema) para que allí sea corregido el problema del golpe de Estado.
¿Entonces, ahora el punto de desacuerdo sería sobre quién debe evaluar ese dictamen?

El punto de desacuerdo sigue siendo el reconocimiento de parte del gobierno de facto del hecho fundamental que ha traído esta crisis y que ha sido que ha habido un golpe de Estado.

Mientras no haya reconocimiento por su parte de que hubo un golpe de Estado no hay manera de enmendarlo, porque es un hecho político que tiene consecuencias jurídicas y que rompe el orden constitucional de un país.

El hecho del no reconocimiento del golpe de Estado hace que no reconozcan mi restitución. Mi restitución se basa en el derecho que tengo de ejercer un mandato que me dio el pueblo de Honduras.

Por eso cuando ellos están buscando una salida en base al o rdenamiento jurídico actual no encuentran ninguna respuesta.

Como dice el Plan Arias, hay que retrotraerse al orden anterior al 28 de junio, reconstruir los poderes del Estado para encontrar el camino jurídico que vuelva a crear el estado de derecho en Honduras.
¿Plantean entonces que se lleve el tema de su restitución al Congreso y no a la Corte Suprema, con el reconocimiento de que su salida del país fue un golpe de Estado?

La corte de justicia –justicia entre paréntesis- fue juez y parte del golpe de Estado. Se pronunció 48 o 72 horas después de mi salida diciendo que había un juicio, que tenia un expediente, pero eso fue después de que me hubieran desterrado del país. Ellos formaron parte de la conspiración.

El mismo día de mi expulsión fue el Congreso el que sesionó, me destituyó mediante un decreto y juramentó a otro presidente, el mismo presidente del Congreso que se autoproclamó presidente.

Entonces, ¿cómo buscar el camino para resolver el problema?

Hay que ir al Congreso y derogar el decreto, ya que no es facultad del Congreso quitar a un presidente de la república. El congreso entonces tendrá la posibilidad, si lo desea, de escuchar opinión de la Corte o de la Fiscalía.
¿Se están reuniendo en estos momentos las comisiones negociadoras?

En estos momentos los señores del gobierno de facto están en cabildeos. Acuérdense que aquí hay gente de la OEA, del Departamento de Estado de EE.UU., empresarios, círculos políticos… que se están reuniendo en diferentes escenarios para buscar una solución a la crisis.
¿Tienen pensado sus representantes reunirse con los de Micheletti antes del lunes?

No. Nosotros estaríamos dispuestos a asistir a una nueva sesión en caso de que ellos dijeran que tienen algo por lo cual valiera la pena regresar a la mesa.

El diálogo está en un letargo, en un suspenso, in articulo mortis, que es lo que sucede cuando se ent ra en esta situación.
¿Qué sucederá si llega el lunes y los representantes de Micheletti no aceptan las condiciones que sus representantes han presentado?

Insisto en que el país sigue en una crisis profunda porque el pueblo no ha aceptado el golpe de Estado. La comunidad internacional sigue desconociendo el proceso electoral. Se planifica un fraude electoral.

Las fuerzas políticas opuestas al régimen ya han manifestado públicamente que tienen un desconocimiento para el proceso viciado de ilegalidad y fraude que no supone ninguna garantía para unas elecciones transparentes.
¿Quiere decir que llevarán a la práctica el desconocimiento del proceso electoral del 29 de noviembre?

Eso ya está. Todas las naciones del mundo se han posicionado. En Honduras no queremos elecciones como en Irán o Afganistán, bajo sangre y fuego.
¿Si la situación tuviera un desenlace positivo en los próximos días, estarían usted dispuesto a reconocer l os resultados de las elecciones?

Yo apoyo el proceso electoral. Soy un demócrata y creo que las elecciones sólo pueden darse en un país cuando todos pueden participar en igualdad de condiciones.

Cuando existe persecución política, se persigue a los opositores, se cancelan los medios opositores, ¿cómo puede haber elecciones libres?

Lo único que garantiza que haya elecciones libres es que exista un consenso de las fuerzas políticas, sociales y económicas para que todo el mundo pueda participar en igualdad de condiciones.

En este momento la mitad del pueblo no acepta participar en un proceso donde un régimen de facto está reprimiendo a la mitad de la población.

Lo único que garantiza que haya elecciones es este servidor. Yo no soy un problema, soy la solución al problema. Le legalizo las elecciones, garantizo la transparencia en el proceso electoral y retorna la paz al país.
¿Qué tiene que decir sobre las declaraciones del presidente d e Nicaragua, Daniel Ortega, quien advirtió que hay preocupación en Centroamérica porque la resistencia hondureña busca armas y centros de entrenamiento en su país, Guatemala y El Salvador?

Yo practico la no violencia. No creo en el militarismo ni en la fuerza como método para resolver problemas a los que se les puede buscar una salida pacífica.

En el momento en el que la resistencia empiece a usar armas y el sabotaje, legitimaría la violencia radical y grosera que están utilizando los golpistas en contra del pueblo.

Hago un llamado a la resistencia hon
dureña, y les digo que la violencia lo único que hará es legitimar el régimen represivo que ya está en Honduras.

No debemos usar nada más que la resistencia pacifica, la desobediencia civil, las manifestaciones pacificas para vencer esta dictadura. Este va a ser el logro de Honduras.

Vamos a legar a nuestros hijos cómo se vence una dictadura armada pacíficamente, sin disparar un tiro, con el ap oyo de la comunidad internacional.
¿Cuál es su estado de ánimo cuando se va a cumplir un mes desde que se encerró a la embajada?

Estoy padeciendo tal vez de alguna tensión porque ahora han empezado nuevas tácticas psicológicas para desestabilizarnos. Nos desvelan toda la noche, ponen luces fortísimas que rodean la embajada para que perezca de día.

A partir de las 10 u 11 de la noche empiezan a sonar pitoretas, sonidos, gritos estridentes y empiezan a meternos temor al decirle a la gente que van a entrar.

Vivimos sometidos a esa presión, a través de mensajes en los celulares, amenazándonos, insultándonos.
¿Le está pasando factura a su salud el encierro?

No es el encierro, es el hostigamiento permanente. Mantienen un estado de tensión.

Pero el espíritu nuestro es fuerte. Vengo del campo y estoy acostumbrado a la lucha. Al regresar a Honduras he venido a demostrar mi inocencia y a arriesgar mi vida, porque es realme nte lo único que le puedo dar el pueblo hondureño.

Estoy firme y no tengo ningún temor con lo que está pasando.

Fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/america_latina/2009/10/091017_0133_zelaya_dialogo_jg.shtml

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

La batalla por Honduras

ARGENPRESS.info)

Lo que trasciende en Honduras será decisivo para el futuro de toda América Latina. En juego está la oportunidad de derrotar el proyecto continental de la extrema derecha que consiste en negar a las mayorías empobrecidas de América Latina una verdadera participación política y las condiciones para una vida digna.

Sea en el gobierno – como en Estados Unidos, Canadá, Colombia, México, Perú o Panamá – o sea en una oposición recalcitrante atrincherada como en otras partes de las Américas. Las élites de extrema derecha de la región están decididas a usar Honduras como un laboratorio para su proyecto continental.

Bajo la cobertura de la crisis económica creada por ellos mismos, la élite plutócrata de los Estados Unidos ya ha ingeniado un traslado masivo de la riqueza a favor de ellos. Adicionalmente han consolidado el sector financiero de su país de tal manera que han garantizado, para el futuro previsible, que los contribuyentes pagarán el costo de los rescates requeridos por motivo de las especulaciones caprichosas de los más ricos – la apoteosis de la anti- democracia. Esta es la aplicación a la propia población de los Estados Unidos de la salvaje dominación neocolonial practicado por tantos años contra los países empobrecidos del mundo mayoritario por medio de la injusta deuda externa.

Por ello el gobierno estadounidense ve con horror la amenaza de una democracia genuina en Honduras, y en América Latina en general. Por ese motivo Hillary Clinton sigue tratando como si fueran iguales al régimen criminal golpista y al gobierno legítimo del Presidente Manuel Zelaya Rosales. Esta posición esta clara en las palabras de Clinton durante una conferencia de prensa después de su reunión del lunes 21 de septiembre con su oligarca compinche Presidente Oscar Arias de Costa Rica.

Se le había preguntado si ella hubiera advertido a los golpistas en Honduras de no hacerle daño al Presidente Zelaya. Clinton respondió, “Bueno, definitivamente hemos comunicado de una manera muy directa nuestra expectativa que habrá orden sin provocación de ninguno de los dos lados. Este no es una solicitud por solo un lado. Los dos lados tienen simpatizantes que tienen que controlarse y estar muy cuidadosos en lo que hacen en los días que vienen.” (1)

La cruel hipocresía de Hillary Clinton es irrelevante. El cinismo deliberado de ella y del Presidente Obama a favor del régimen golpista no va a impedir la expresión del rechazo aplastante popular contra el régimen de facto ilegitimo en Honduras. Poco antes de que hablara Clinton el lunes, los golpistas habían atacado salvajemente unos 4000 manifestantes pacíficos afuera de la embajada de Brasil dónde estuvo refugiado el Presidente Manuel Zelaya. Ahora tanto las espurias elecciones programadas para el fin de noviembre y los Acuerdos de San José propuestos por Presidente Oscar Arias son casi completamente descartados.

A pesar del asalto brutal contra la protesta no violenta en la embajada brasileña y a pesar del despliegue masivo de las fuerzas de seguridad, el miércoles 23 de septiembre la resistencia en Honduras movilizó 150,000 personas contra el régimen de facto en el capital Tegucigalpa. A lo largo y ancho del país cientos de miles de personas se manifestaron en contra del régimen golpista y a favor de su Presidente legítimo Manuel Zelaya. Los intentos de la gente de converger sobre Tegucigalpa sólo fueron impedidos por una fuerte militarización de las principales carreteras hacia la capital.

La brutalidad despiadada de la violencia usada contra los manifestantes ha provocado cientos de heridos. Las organizaciones de derechos humanos no pueden reportar todos los casos porque estas organizaciones se ubican casi todas en Tegucigalpa. Lo más probable es que miles de personas hayan sido detenidas en todo el país. El Comité por la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras piensa que mucho más individuos han sido asesinados por las fuerzas de represión que los cuatro o cinco que se han reportado hasta ahora en esta última fase de la represión. Por todo, desde el 28 de junio, Andrés Pavón, el director de CODEH, calcula que se pueden atribuir más de 150 muertos a las fuerzas represoras del régimen de facto.

Bertha Cáceres, una dirigente del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), ha dicho del régimen de facto, ” Es una dictadura estilo siglo XXI, que mantiene algunas características de las dictaduras de los años 70 y 80, y presenta nuevas estrategias para aparentar ser democrática. Sin embargo, nadie puede dudar de que se trate de una dictadura que presenta una estructura económica, política y militar que controla todos los poderes del Estado, y que tiene el objetivo de golpear los procesos emancipadores de nuestro continente.” (1)

En una entrevista con Tortilla con Sal en Tegucigalpa, dos días antes del regreso de Manuel Zelaya a Honduras, otro dirigente de (COPINH), Salvador Zúñiga y, como Bertha Cáceres, también dirigente del Frente Nacional de Resistencia al golpe de Estado comentó, “Nosotros creemos que la restitución en el marco de los Acuerdos de San José es una posibilidad que cada vez se va cerrando más y se hace más mínima. Esto porque el grupo de los golpistas es tan intransigente. Y también porque estos golpistas están vinculados a la ultra-derecha de los Estados Unidos, a la ultra-derecha venezolana, a la ultra-derecha cubana-americana y a las oligarquías de América Latina y del mundo que están de acuerdo con esos esquemas autoritarios y con este golpe militar.

Los golpistas están determinados a no permitir la restitución del Presidente Zelaya. Su fortaleza son las armas que están utilizando contra el pueblo, las armas de guerra, la fuerza militar, de tal manera que ellos se van a imponer a pesar de algunas medidas de la comunidad internacional. En el caso de los Estados Unidos son medidas que no llegan a ser tibias, son medidas sumamente suaves.”

Cuando se le preguntó qué papel debe de jugar el Presidente Zelaya a su regreso a Honduras, Zúñiga argumentó, “Creo que el papel debe de ser concreto. Por una parte, anunciarle al país el fracaso de los Acuerdos de San José de manera categórica, segundo, que él llame al boicot de las elecciones generales en vista de que las mismas son una farsa electoral convocadas por las fascistas… y apoyar ya no la propuesta de la restitución, sino del cambio que puede haber en Honduras con una Asamblea Nacional Constituyente, que emite una nueva constitución, un proyecto emancipatorio, por allí debe de aportar y puede aportar mucho.”

Tanto Cáceres como Zúñiga argumentan que Honduras es una prueba decisiva por un cambio positivo en América Latina. Cáceres dijo del régimen golpista, “Lo que nos debe preocupar es que se trata de una nueva tendencia que se puede repetir en cualquier momento, en cualquier país del continente, y es por eso que se vuelve fundamental acabar con ella.”

Zúñiga elabora un poco más, “Todos los gobiernos progresistas y todos los pueblos deben de estar de manera solidaria con el pueblo hondureño directamente. Digo esto porque se avecina un incremento en la represión, se avecina una guerra de la ultra derecha golpista contra el pueblo hondureño. Ellos ya están contratando mercenarios de Colombia, de El Salvador, de Venezuela, cubanos de Estados Unidos, de otros países. Ellos están preparando un plan represivo a través de Billy Joya de los escuadrones de la muerte.

Pero es
tos golpistas tienen vinculación con otras oligarquías y otros grupos golpistas contra-revolucionarias de América Latina. Son parte de una estrategia de invasión y dominación de tal manera que los gobiernos progresistas deben de saber que después de este golpe vendrán otros golpes y este es el momento de hacer un solo nudo y detener aquí en Honduras esta escalada de la ultra derecha y eso se puede hacer apoyando los esfuerzos serios de emancipación que tienen que pasar por supuesto por la derrota de los golpistas.”

Los medios corporativos deliberadamente omiten reportar los aspectos más importantes de lo que está pasando en Honduras y jamás reportan las palabras de los dirigentes de la resistencia al régimen de facto como Juan Barahona, Carlos H. Reyes, Bertha Cáceres o Salvador Zúñiga. Aun un destacado intelectual progresista como Noam Chomsky ha dicho, después de casi tres meses de resistencia popular sin precedentes en Honduras, “Centroamérica está traumatizada por el terror reaganiano. No es mucho lo que sucede allí.”(3)

En general, la mayoría de los reportajes han enfocado sobre la figura del Presidente Manuel Zelaya en vez de destacar la lucha épica de resistencia por cientos de miles de hondureñas y hondureños. La mayoría de los análisis tiende a enfocar comentarios superficiales sobre las opciones disponibles, por ejemplo las elecciones ahora completamente irrelevantes, el Acuerdo-mortinato de San José o posibles sanciones adicionales en contra del régimen de facto. Pero desde el regreso del Presidente Manuel Zelaya el 21 de septiembre, lo que pasa afuera de Honduras ha sido marginado decisivamente por los acontecimientos en las calles.

La resistencia al régimen golpista ahora es más extensa, amplia, e intensa que nunca. Los dirigentes del Frente Nacional de Resistencia al golpe de Estado tienen dificultad para quedarse adelante de las respuestas populares a la represión implacable de los funcionarios fascistas del régimen de facto. Mientras una gran parte de la resistencia surge del anhelo de restituir al Presidente legítimamente elegido, la mayor parte ahora está comprometida profundamente a una Asamblea Nacional Constituyente.

Otra dirigente de la Frente de Resistencia Nacional al golpe de Estado, Margarita Murillo, confirma lo que dicen Bertha Cáceres y Salvador Zúñiga. El día que Presidente Manuel Zelaya regresó a su país, Murillo comentó, “Los golpistas nos obligaron a unirnos en un solo objetivo. Y ese obje tivo es estar en contra del golpe de Estado y luego ir a una Asamblea Nacional Constituyente.” (4)

De igual manera, Miriam Miranda, dirigente de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH) y también dirigente del Frente Nacional de Resistencia, dijo recientemente, “Ahora más que nunca el pueblo hondureño se está preparando para instalar una Asamblea Nacional Constituyente. Esa es la consigna. Ese es el objetivo. Y ese es el paso que tenemos que dar. Y yo creo de que lo hemos ganado como hondureños. El pueblo hondureño ha ganado el derecho a construir un nuevo proceso, un proceso de cambio, a generar un proceso de cambio diferente en este país.”(5)

El régimen golpista es intransigente porque está apoyado por las fuerzas más reaccionarias de las Américas que irán hasta el final para prevenir una Asamblea Nacional Constituyente en Honduras. Las precedentes en Venezuela, Bolivia y Ecuador han demostrado que una Asamblea Nacional Constituyente traerá cambios profundos que amenazarán el poder y los privilegios de las oligarquías de la región. Sin embargo, la resistencia popular no está dispuesta aceptar menos. Han estado exigiendo una Asamblea Nacional Constituyente desde antes del golpe del 28 de junio.

Mientras el país se acerca cada vez más a una insurrección general contra el régimen golpista y hacia la pesadilla de una guerra civil, el tema de la intervención externa figura más abiertamente y con más frecuencia en las discusiones de lo que podría resultar de la situación actual. El ejemplo de Haití no es alentador para los dirigentes de la resistencia popular. Allí, cinco años después del golpe de Estado que expulsó al Presidente Jean-Bertrand Aristide, tropas brasileñas y de otros países siguen agrediendo al pueblo. En efecto funcionan como una fuerza de ocupación imperialista al servicio de las élites locales, regionales e internacionales.

Mucha gente en la resistencia en Honduras teme que una posible estrategia del gobierno estadounidense es de no aplicar medidas eficaces contra el régimen golpista precisamente para así ir creando las condiciones de una intervención multilateral. Tal intervención – posiblemente en el marco del principio controvertido de “la Responsabilidad de Proteger” – probablemente servirá para imponer el Acuerdo de San José lo cual explícitamente descarta convocar a una Asamblea Nacional Constituyente. Quizás no es una exageración argumentar que el futuro de la democracia genuinamente participativa en América Latina ahora depende de la fortaleza del movimiento de resistencia popular en Honduras.

Notas:
1. http://www.state.gov/secretary/rm/2009a/09/129448.htm
2. http://www.rel-uita.org/internacional/honduras/con_bertha_caceres-3.htm
3. “Chomsky: América Latina es el lugar más estimulante del mundo”, David Brooks, Hermann Bellinghausen y Luis Hernández, Diario La Jornada, México. 22 septiembre del 2009
4. http://www.tortillaconsal.com/margarita21-9-09.html
5. http://www.tortillaconsal.com/miriam5-9-09.html

Foto: Honduras – Golpe de Estado. / Autora: Mirian Huezo de Emanuelsson

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Publicado por ARGENPRESS en 17:16:00

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Demanda completa ante la Corte Penal Internacional contra los golpistas

Publicado en Golpe Militar en Honduras | Autores: , | Dejar un comentario

La brutalidad de la dictadura estilo siglo XX

Después del desalojo violento de los manifestantes el 22 de septiembre, el ejército y la policía hondureños continuaron con la represión en los barrios y aldeas de la capital y en todo el país. Miles de personas que continuaron manifestándose espontáneamente contra el golpe de Estado fueron reprimidas y los hospitales se llenaron de heridos, de los cuales muchos tenían señales de tortura. Centenares de detenidos en todo el país, mientras en Tegucigalpa eran conducidos y amontonados en el estadio de béisbol “Chochi Sosa”, al mejor estilo de la noche oscura chilena.

Las organizaciones de derechos humanos siguen incesantemente su trabajo para la liberación de los detenidos, la asistencia a los heridos y la búsqueda de confirmación sobre los rumores de varios fallecidos.

El presidente Manuel Zelaya, encerrado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, denunció ante la comunidad internacional la brutalidad del régimen golpista y advirtió de un plan para “suicidarlo”. Los edificios cercanos a la embajada fueron desalojados y tomados por las fuerzas especiales de la policía y el ejército, mientras siguen las represalias contra las decenas de personas que permanecen al lado del presidente hondureño, con corte de agua potable, energía eléctrica y severas limitaciones al acceso de personas para la entrega de comida para los refugiados.
-Estamos siendo amenazados con que se van a tomar la embajada de Brasil. Tengo informaciones de que existe un plan para asesinarme y ya tienen listo un médico forense para que declare que mi muerte fue un suicidio –dijo Zelaya durante una entrevista con Radio Globo-. Si eso ocurriera tengan la plena seguridad de que no se trató de un suicidio, sino de una magnicidio, porque mi vocación es de resistir y luchar hasta el fin.

El presidente Manuel Zelaya Rosales rechazó también la propuesta de diálogo presentada unos minutos antes por el gobierno de facto, en la que se acepta abrir una mesa de negociaciones, pero con las condiciones de que Zelaya renuncie a su pretensión de ser restituido en el cargo de presidente, reconozca de inmediato la validez del proceso electoral y acepte enfrentarse a las demandas judiciales formuladas en su contra por la Fiscalía.

En estas últimas horas la tensión en Honduras ha alcanzado un grado nunca antes visto, y para tratar de analizar lo que está ocurriendo, Sirel conversó con Bertha Cáceres, directiva del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) y miembro de la conducción colegiada del Frente Nacional Contra el Golpe de Estado.
-En menos de 24 horas se pasó de la euforia por el regreso del presidente Zelaya a la dura represión del ejército y la policía. ¿Cuál es tu opinión sobre lo que ocurrió ayer, 22 de septiembre?
-Condenamos esta nueva violación de los derechos humanos del pueblo hondureño. Muchos compañeros y compañeras fueron detenidos ilegalmente, acusados de sedición y llevado a centro ilegales de detención. Es una muestra más de lo que son capaces estos fascistas y su estructura económico-militar, y están demostrando su firme intención de mantenerse en el poder a través de una verdadera dictadura.

En los barrios y comunidades marginales de Tegucigalpa la gente ha resistido de manera enérgica a la represión y al proyecto de muerte del gobierno de facto, y esta resistencia se va profundizando cada día más.
-El presidente Zelaya por fin está en el país como pedía la gente y el mismo Frente Nacional Contra el Golpe de Estado, sin embargo el gobierno de facto ha demostrado de no querer ceder siquiera un sólo centímetro de su poder, y hasta se burla de la comunidad internacional. ¿Qué es lo que va a hacer ahora la Resistencia?
-Debemos estar concientes que no podemos subestimar a este enemigo del pueblo hondureño, porque en cualquier momento es capaz de clavar sus garras sin importarle las condenas a nivel nacional e internacional. Debemos generar nuevas estrategias sin perder esta fuerza movilizadora de masa que nos ha caracterizado en estos 87 días de lucha.

La resistencia ha demandado la restitución del presidente en su cargo y no sólo su regreso, así que falta mucho por hacer. Pedimos también respuestas mucho más contundentes a la comunidad internacional, porque hasta el momento su acción ha sido muy lenta, lo cual les ha permitido a los golpistas y a la dictadura reacomodarse en el poder y dilatar la solución de esta situación.
-Se habla de la posibilidad de una detención del presidente Zelaya a través de una acción violenta en la embajada de Brasil. ¿Sería un error para el gobierno de facto o le ayudaría a consolidarse?
-Sería un gran error porque generaría más convulsión, profundizaría la crisis y desataría una gran reacción en el pueblo. Además, sabemos que esta gente es capaz de estar planeando un magnicidio y por eso hemos dicho que la vida del presidente Zelaya y de sus acompañantes corre peligro. Ésto elevaría más la insurrección popular.
-La resistencia ha clasificado este régimen de dictatorial, aunque el gobierno de facto trata constantemente de presentarse como legítimo y democrático. ¿A qué sujeto se está enfrentando de verdad la población en resistencia?
-Es una dictadura estilo siglo XXI, que mantiene algunas características de las dictaduras de los años 70 y 80, y presenta nuevas estrategias para aparentar ser democrática. Sin embargo, nadie puede dudar de que se trate de una dictadura que presenta una estructura económica, política y militar que controla todos los poderes del Estado, y que tiene el objetivo de golpear los procesos emancipadores de nuestro continente.

Lo que nos debe preocupar es que se trata de una nueva tendencia que se puede repetir en cualquier momento, en cualquier país del continente, y es por eso que se vuelve fundamental acabar con ella.
-Estamos en un momento muy complicado y convulsionado. ¿Cuáles son los elementos necesarios para lograr restaurar la democracia y volver a emprender el camino hacia la emancipación del pueblo hondureño?
-Tenemos que profundizar la insurrección popular y la organización del pueblo sin subestimar a nuestro enemigo, presionar para que la comunidad internacional sea más contundente y cortar las fuentes de financiamiento que siguen abasteciendo a los golpistas.

Fuente: http://www.rel-uita.org/internacional/honduras/con_bertha_caceres-3.htm

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras: la batalla que viene

La Jornada
Los gorilas hondureños ha sido colocados en un callejón sin salida por la inesperada llegada a Tegucigalpa del presidente constitucional Manuel Zelaya, quien honrando su palabra ha regresado al país luego de una accidentada travesía desde la frontera en la que debió burlar el férreo dispositivo de control del régimen de facto. El momento fue muy bien escogido pues su retorno desplaza cualquier otro asunto de la agenda política nacional y por consiguiente descarrila la farsa electoral con la que los gorilas y sus aliados internacionales pretendían distraer la atención pública e incluso tratar en su momento de presentar sus resultados como el fin del régimen de facto y el regreso al orden constitucional. De la misma manera, al coincidir el regreso de Zelaya con el inicio del periodo anual de sesiones en la Asamblea General de la ONU gana una enorme presencia en el debate, donde ya el presidente de Brasil Luis Inacio Lula da Silva ha hecho un fuerte llamado al inmediato restablecimiento de Zelaya y ha advertido de que si no existe voluntad política vamos a presenciar otros golpes como el que depuso al presidente de Honduras. En suma, es un contexto muy favorable para cerrar el cerco a los gorilas y reforzar la solidaridad con Honduras.

Zelaya, recibido con todos los atributos de su investidura en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, desde allí inició de inmediato las coordinaciones con las fuerzas populares y al parecer un intento de negociación con sectores del ejército. La brutal represión desatada por el régimen de facto en todo el territorio y, en particular, contra los partidarios de Zelaya aglomerados alrededor de la sede diplomática brasileña, demuestra su desesperación aunque también el peligro de que al saberse perdidos hagan correr la sangre aprovechando la fuerza efímera de las armas que conservan. Pero pase lo que pase la dictadura no podrá sobrevivir mucho tiempo y la razón principal es la heroica, ascendente y masiva lucha del Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado, unida al aislamiento y desprestigio internacional de los gorilas que se han convertido en un grave problema incluso para el gobierno de Obama y sus promesas incumplidas de edificar una nueva relación con América Latina.

De modo que si fructificara una acción combinada, como parece propiciar Lula, de América Latina, Europa y la Casa Blanca de Obama para acabar con el golpe podría ahorrar muchos sufrimientos al pueblo de Honduras y sentar un precedente muy positivo de cooperación internacional. Por lo pronto la resistencia, muy estimulada por la presencia de Zelaya, redobla sus esfuerzos y ha respondido a la represión concentrándose en los barrios para reorganizarse y concebir las nuevas formas de desobediencia y protesta pacífica, algo en lo que ha mostrado en cada coyuntura una creatividad y audacia que sorprende a sus propios líderes.

Éste es, por tanto, el momento propicio para que los mandos medios del ejército y la policía que conserven patriotismo o, cuando menos, sentido institucional, se alcen contra el alto mando y pongan fin al régimen gorila, restañando algo de la deteriorada imagen de los cuerpos armados.

Tengamos claro un hecho. La reinstalación de Manuel Zelaya en la presidencia no podría verse más que como una gran victoria del pueblo hondureño. Pero, ojo, sobran fuerzas reaccionarias en Estados Unidos y en América Latina –no se diga en Honduras- para tratar de restar sustancia al hecho y borrar la página al día siguiente de que aquel entregara su mandato. Llegado el caso, la resistencia deberá analizar en qué condiciones se daría aquella reinstalación y si va a aceptar la continuación del actual proceso electoral con candidatos golpistas, como son los cuatro actualmente en contienda, o se va a convocar a un nuevo proceso sobre bases más democráticas una vez que Zelaya sea restituido.

En todo caso, tras la eventual reinstalación de Zelaya inicia una lucha mucho más larga y difícil para la que no se puede contar con el concurso de muchos sectores que se han visto forzados a apoyar, aunque sea retóricamente, la reinstauración del orden constitucional. Es la batalla por lograr la convocatoria a una Asamblea Constituyente, algo que contará con una feroz oposición de la oligarquía hondureña, sus pares centroamericanos y, por supuesto, influyentes sectores en Estados Unidos que también se resistirán a una salida plebeya de esa envergadura.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2009/09/24/index.php?section=opinion&article=025a1mun

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Nueva ofensiva de Estados Unidos sobre los pueblos de América

Aunque parece ya lejano porque ocurrió en marzo de 2008, el presunto ataque colombiano a Ecuador en la provincia de Sucumbíos marcó el inicio de un nuevo ciclo dentro de la estrategia estadounidense de control de su espacio vital: el continente americano. No se trató de un hecho aislado, sino de una primera piedra de un camino que continúa abriéndose paso.

En aquel momento se desplegaban iniciativas de creación de plataformas regionales de ataque bajo el velo de la guerra preventiva contra el terrorismo. Pero si en Palestina y el Medio Oriente había ya costumbre de recibir las ofensivas del Pentágono desde Israel, y aderezadas con sus propósitos particulares, en América no había ocurrido un ataque unilateral de un Estado a otro “en defensa de su seguridad nacional”.

El ataque perfiló las primeras líneas de una política de Estado que no se modificó con el cambio de gobierno (de Bush a Obama) sino que se adecuó a los tiempos de la política continental que, en esa ocasión, dio lugar a un airoso reclamo de Ecuador, secundado por la mayoría de los presidentes de la región en la reunión de Santo Domingo.

Prudentemente se detuvo esta escalada militar para bajar las tensiones y dar paso al cambio de gobierno en Estados Unidos, pero la necesidad de detener el crecimiento del ALBA y la búsqueda de caminos seguros para intervenir en la región, sobre todo frente a Venezuela, Ecuador y Bolivia, llevó nuevamente a Estados Unidos a involucrarse en proyectos desestabilizadores o directamente militaristas.

Nuevas formas de viejos propósitos. La doctrina formulada por Monroe y reiterada por Kennedy con la Alianza para el Progreso (Alpro), tiene expresiones contemporáneas en el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), la Integración de la Infraestructura Regional de Sudamérica (IIRSA) y el Proyecto Mesoamericano (antes Plan Puebla Panamá), pero también en la creación de una retícula militar que envuelve la región en su conjunto.

La revolución cubana en 1959 generó una cuña de subversión social que puso en entredicho el dominio estadounidense en el continente. La victoria cubana en Playa Girón en 1961, la supervivencia del proceso cubano después de la “crisis de los misiles”, y su permanencia en medio del acoso y las dificultades se constituyeron en un dique simbólico que desde entonces aparece como bastión de esperanza y dignidad, y como posibilidad real frente a la dominación.

Por esta misma razón, Cuba ha sido cuidadosamente separada del resto del continente mediante políticas de “extensión de la democracia” y combate a las tiranías (Alpro) promovidas financieramente a través de la USAID, mediante su expulsión de la Organización de Estados Americanos y mediante la manipulación de los imaginarios hasta convertirla en caso único e irrepetible, con tal éxito que en muchos sentidos el proceso cubano no es incorporado a los análisis sino como experiencia aislada que es a la vez añorada y rechazada por las izquierdas del continente.

Después de Cuba y de las experiencias insurgentes en casi todos los países de América Latina, los procesos democráticos fueron violentamente interrumpidos por dictaduras militares financiadas por la USAID, tan activa nuevamente en nuestros días, y preparadas por la Escuela de las Américas. Se abrió una larga noche para el continente y América volvió a ser, en cierta medida, “para los americanos”.

Las dictaduras se transformaron en neoliberalismo, las riquezas de nuestros países dejaron de ser “patrimonio estratégico de la nación” para convertirse en atractivos de inversión. La ilusión hegemónica de una América unida defendiendo los intereses americanos se encaminó en los tratados de libre comercio.

Los levantamientos contra el neoliberalismo, los tratados regionales, el ALCA y, recientemente, contra los dos megaproyectos de reordenamiento territorial y creación de la infraestructura de la integración energética y el saqueo (Plan Puebla Panamá, crecido hasta el Putumayo incorporando a Colombia, y hoy transformado en Proyecto Mesoamericano, e Integración de la Infraestructura Regional de Sudamérica), obligaron a la inteligencia hegemónica a recolocarse estratégicamente en el continente.

La insuficiencia del mercado como disciplinador general es acompañada por la presencia creciente de las políticas y fuerzas militares en todo el continente. El ethos militar se impone como eje ordenador de la totalidad.

Como una vuelta de tuerca más, las movilizaciones antineoliberales dan lugar a cambios institucionales y experiencias de gobierno contrahegemónicas en Venezuela, Bolivia y Ecuador, y con esto se pone en riesgo, o por lo menos en dificultades, el dominio estadounidense. Con estas nuevas experiencias –que se agregan a la cubana y la reubican geopolíticamente-, no sólo se cuestionan las reglas del juego establecidas sino que grandes extensiones territoriales e inmensas fuentes de recursos empiezan a salir del control hegemónico.

La amenaza de esta confluencia y de su potencial ampliación, los triunfos democráticos, la constitución del ALBA, Petrocaribe y las señales de distanciamiento de las políticas de Washington –encaminadas en múltiples ocasiones por los organismos internacionales-, es asumida como un peligro mayor por los guardianes de la seguridad de Estados Unidos que, independientemente de quien ocupe la presidencia, mantiene una política de estado para defender como hinterland el continente americano y enfrentar desde esta plataforma el juego de competencias con el resto del mundo.

El golpe de Estado en Honduras -uno de los eslabones más frágiles del ALBA-, conducido por un militar hondureño formado en la Escuela de las Américas, tramado en vinculación con la base de Palmerola, consultado con el personal de la Embajada estadounidense y asumido por la oligarquía hondureña -que si existe es por el auspicio de los intereses de EEUU que requieren parapetarse en socios locales-, es el primer operativo de relanzamiento de la escalada iniciada en Sucumbíos.

Como parte de una ofensiva con múltiples variantes, que combina el juego de fuerzas constituidas internamente con intervenciones desde el exterior, que se presenta lo mismo con faceta militar que diplomática, económica o mediática, el golpe en Honduras abre un sendero diferente que pone en riesgo cualquier tipo de procedimiento democrático y deja sentado un precedente perverso. Cómo leer si no la deslegitimación de un gobernante constitucional y legítimo, derrocado por un golpe espurio que violenta la Constitución y las formas democráticas, y que, no obstante, mediante un extraño subterfugio termina siendo acusado de ser él el violador de la Constitución y, por ese mecanismo, es equiparado con el gobierno de los golpistas. Tan defensor como violador de la Constitución es uno como el otro en el esquema de diálogo que se impuso después del golpe y que, de no ser por la movilización popular exigiendo el restablecimiento de la constitucionalidad y rechazando tanto el golpe de Estado como la militarización, ya sería un dato más en la historia.

Honduras no es cualquier país. No solamente es integrante del ALBA y Petrocaribe sino que el gobierno de Zelaya empezaba a hablar de reforma agraria en las tierras que históricamente han sido parte del reino de la United Fruit Company, responsable de muchas masacres. Honduras fue el espacio desde donde se organizó la contrainsurgencia en los año
s de las luchas revolucionarias centroamericanas y es todavía el espacio de emplazamiento de la base militar estadounidense de Soto Cano o Palmerola, una de las mayores en la región latinoamericana que ha funcionado como cuartel general del Comando Sur desde su creación.

El depuesto gobierno de Zelaya, empujado por la movilización popular que desde hace un año cuestionó la existencia de Palmerola en el II Encuentro contra la Militarización, empezaba a hablar de la recuperación de las instalaciones de esa base. Esto, en un momento de ascenso de la presencia militar estadounidense, de ampliación, reactivación o modernización de sus posiciones en el continente, aceleró sin duda la intervención1 que, evidentemente, responde a intereses económicos y geopolíticos mucho más trascendentes que los de la oligarquía local.

No obstante, a pesar de su gravedad, el golpe en Honduras sólo anuncia lo que se vislumbra para los gobiernos que han osado desafiar al imperio y que no cesan de ser acosados. Honduras resultó atropellado en una búsqueda por alcanzar objetivos de mucha mayor importancia geoestratégica como Venezuela, Ecuador y Bolivia, y constituye ya, independientemente de su desenlace, uno de los soportes de la estrategia en curso.

Honduras constituyó el elemento desencadenador o, mejor, la cortina de humo que dio paso a la reactivación del proyecto interrumpido después del ataque a Sucumbíos: el establecimiento de una sede regional de la llamada guerra preventiva en América, justo al lado del Canal de Panamá y en la entrada misma de la cuenca amazónica pero, lo más importante en términos estratégicos coyunturales, en las fronteras de los procesos incómodos para los grandes poderes mundiales liderados por Estados Unidos.

Mientras la nebulosa levantada por Honduras desvió la mirada, se vuelven a desatar los montajes para acusar de cómplices de las FARC, único grupo reconocido como terrorista por el Pentágono en la región, a los presidentes de Venezuela y Ecuador, pero, sobre todo, se revive un viejo acuerdo entre Colombia y Estados Unidos que otorga inmunidad a las tropas estadounidenses en suelo colombiano y permite la instalación de 7 bases militares estadounidenses que se suman a las seis ya registradas por el Pentágono y por el Congreso en su Base structure report.

El plan de disciplinamiento continental pasa por quebrar geográfica y políticamente las alianzas progresistas y los procesos emancipatorios continentales. En Honduras se trata de introducir una cuña divisoria que debilite y quiebre los potenciales procesos democráticos en Centroamérica, y simultáneamente que se articule con el corredor de contención contrainsurgente conformado por México, Colombia y Perú, al que poco a poco se van sumando otros posibles aliados (ver mapa). La “israelización” de Colombia que se erige como punto nodal, articulada a este corredor, parece estar intentando tender una cortina de separación entre Venezuela, Ecuador y Bolivia, creándoles condiciones de aislamiento relativo, en el plano geográfico. Colombia como plataforma de operaciones enlazada a todo un entramado de posiciones y complicidades que rodean y aislan las experiencias contrahegemónicas y/o emancipatorias para irlas cercenando, disuadiendo o derrotando a medio plazo.2

Pero además de este corredor geopolítico, que además se entrelaza geográficamente con las zonas de mayor riqueza del continente, se puede ubicar otra línea de intervención más sutil que podría establecerse como el eje Miami-México-Bogotá3, en el cual se pretende agrupar una derecha supuestamente endógena, portadora de un pretendido modelo latinoamericano propio frente a las propuestas emancipatorias emergentes. La participación de los grupos anticastristas de Miami y de sus contrapartes en el Pentágono en el golpe de Honduras se hizo evidente tanto en las sorprendentes declaraciones anticomunistas de los protagonistas del golpe, que parecían como salidas de la prehistoria política, como en la aparición en escena de personajes como Otto Reich.

Este conjunto de hechos permite concluir que está en curso un proyecto de recolonización y disciplinamiento del continente completo. Con la anuencia y hasta entusiasmo de las oligarquías locales, con la coparticipación de los grupos de ultraderecha instalados en algunos gobiernos de la región, en América Latina se está conformando mucho más que un nuevo Israel, desde donde el radio de acción se debe medir con las distancias que los aviones de guerra y monitoreo alcanzan en un solo vuelo sin necesidad de cargar combustible; o con los tiempos de llegada a los objetivos circunstanciales, que son muy reducidos desde las posiciones colombianas; o con la capacidad de respuesta rápida ante contingencias en las principales ciudades de los alrededores: Quito, Caracas y La Paz; o con la seguridad económica que les da establecerse al lado de la franja petrolera del Orinoco, equivalente a los yacimientos de Arabia Saudí, y al lado del río Amazonas, principal caudal superficial de agua dulce del continente, al lado de los mayores yacimientos de biodiversidad del planeta, frente a Brasil y con posibilidades de aplicar la técnica del yunque y el martillo, contando con la cooperación de Perú, a cualquiera de los tres países que en Sudamérica han osado desafiar a la hegemonía.

Si bien Honduras muestra claramente los límites de la democracia dentro del capitalismo, el trasfondo de Honduras, con el proyecto de instalación de nuevas bases en Colombia y la inmunidad de las tropas estadounidenses en suelo colombiano, convertiría a ese país en su totalidad en una locación del ejército de Estados Unidos que pone en riesgo la capacidad soberana de autodeterminación de los pueblos y los países de la región. Una base militar estadounidense del tamaño de un país completo y en el corazón de la amazonia.

Todo hace pensar que las acciones desde este enclave militar en América del Sur se dirigirán a los Estados enemigos o a los Estados fallidos, que, de acuerdo con las nuevas normas impulsadas por Estados Unidos, pueden ser históricamente fallidos o devenir, casi instantáneamente, Estados fallidos “por colapso”. Cualquier contingencia puede convertir a un país en un Estado fallido súbito y, por ello, susceptible de ser intervenido. Y entre las contingencias están las relaciones de sus gobernantes con algún grupo calificado como terrorista (es ahí que se explica la insistencia por acusar a los presidentes Chávez y Correa de mantener vínculos de colaboración con las FARC), los conflictos transfronterizos o la penetración del narco.

Una vez decretado el Estado fallido, la intervención puede realizarse desde Colombia, que ya estará equipada para avanzar sobre sus vecinos.

Es de prever la búsqueda de otros emplazamientos militares en el futuro cercano (por lo pronto en Perú, que ya está estableciendo compromisos de operación amplia de tropas estadounidenses en su territorio desde 2006 y con posibilidades de uso de bases en Chiclayo y en la zona del VRAE) combinada con procesos de fortalecimiento de los aparatos de inteligencia y militares en general al interior de los países latinoamericanos. Asimismo, es de esperar que la construcción de los Estados fallidos pasará por estimular deserciones militares, inculpar o corromper altos funcionarios de gobiernos progresistas por vínculos con las actividades criminalizadas por la hegemonía o por la implantación del narcotráfico en barrios mar
ginales de ciudades como Caracas u otras, como herramienta para desatar conflictos y desestabilizar/controlar una región cada vez más rebelde.

A sólo unos meses del ascenso presidencial de Obama, ya resulta ingenuo pensar que existe un cambio en la política estadounidense hacia la región. El esquema de dominación está claro y delineado. Estados Unidos va, como decía Martí, “con esa fuerza más sobre nuestras tierras de América”. Deberá haber una respuesta múltiple{_V} regional, social, solidaria, en bloque. Una respuesta que se extienda desde el Río Bravo hasta la Patagonia y que reditúe a la independencia de nuestras naciones.
500 años de lucha nos han dotado a los pueblos de América Latina de suficiente experiencia para encarar las batallas presentes contra el saqueo, la colonización y las imposiciones de todo tipo. Hoy esa lucha pasa por detener y revertir la militarización y el asentamiento de las tropas de Estados Unidos en Colombia y en todos nuestros países para que los últimos 500 años en rebeldía no hayan sido en vano.

No hay consigna más sensata y oportuna en este momento que la renovada “Yankees, go home”.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | Autores: , | Dejar un comentario

Régimen de facto no podrá sostenerse hasta noviembre. Honduras: La oposición nacional al golpe de Estado se convierte en fuerza social

ALAI AMLATINA, 15/09/2009.-
Una destacada investigadora hondureña considera que los partidarios del golpe no serán capaces de sostener su apoyo al régimen de facto hasta las elecciones de noviembre. La Directora de Investigación Científica de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Leticia Salomón, sostiene que nadie previó la amplia oposición al derrocamiento del presidente Manuel Zelaya, producido el 28 de junio de 2009. Ahora, después de más de dos meses, el país está en gran medida aislado de la comunidad internacional y diversos sectores de la sociedad hondureña siguen protestando a diario en las calles. Como resultado de ello, Salomón estima que los costos para los conspiradores golpistas se han convertido en una carga demasiado pesada. La socióloga y economista, que trabaja en el Centro de Documentación de Honduras, se resiste a especular sobre cómo el régimen golpista podría caer, a la vez que expresa preocupaciones frente a la mayor participación de militares y sectores empresariales en los asuntos políticos; pero, dice: “Hay un hecho que es cierto, no se puede mantener este gobierno hasta noviembre, al día de las elecciones. Y no se va a mantener por varias razones. No solamente por la protesta social que está en las calles”, sino porque choca con los intereses de los empresarios y de los políticos”. En su opinión, el sector empresarial de Honduras jugó un papel clave en el golpe de Estado. Aquellos empresarios “que pensaban que un golpe de Estado era cuestión de miles de dólares y nada más, ya llevan miles y millones invertidos en esto. Y no solamente de dinero que han sacado de su bolsillo, sino del impacto económico de la toma de carreteras, de los paros, y de la huelga. Los mismos empresarios reconocen que eso ha sido terrible para ellos y por ello, un fuerte sector de empresarios ha empezado a presionar para que le encuentren una salida, porque ya han llegado al límite de lo aceptable del costo económico del golpe”. Pero más allá de haber estorbado los planes golpistas, Salomón añade que la amplia resistencia nacional al golpe de Estado está generando una nueva “fuerza social” en el país, con la que cualquier futuro gobierno tendrá que lidiar. Errores de cálculo Todo el mundo quedó sorprendido por la oposición que surgió el mismo día de la expulsión. Y nadie calculó los costos adicionales que la presión interna y externa para revertir el golpe de Estado tendría sobre los intereses económicos, políticos y militares, con el derrocamiento de Zelaya, indica Salomón; al punto que ella considera que los costos para los partidarios del golpe han aumentado más allá de lo tolerable; y no sólo financieramente. En cuanto a los militares, cuya legitimidad en los últimos años -dice- rivalizaba con la de la Iglesia, Salomón vislumbra que todo su futuro podría estar en peligro, sobre todo como consecuencia de su responsabilidad en graves violaciones de derechos humanos desde el golpe de Estado. Por un lado, la eventualidad de que EEUU reconozca que hubo un golpe amenaza las aspiraciones de los nuevos oficiales o los oficiales más jóvenes en la institución, cuyo sueño “es salir a los EEUU, participar en las actividades de la OEA o la ONU”. Ella considera que es principalmente la cúpula militar “que está empecinada” con el golpe, y “más por dignidad propia que por otra cosa”. Pero considerando las graves violaciones de los derechos humanos que los militares y la policía han contribuido a perpetrar contra la oposición al golpe, que califica de absolutamente “inadmisible”, ella anticipa que se buscará reducir seriamente su papel, pues: “si esto lo hacen públicamente cuando había gente filmando, a la vista de todo el mundo, entonces obliga a trasladar la mirada hacia el interior de la policía y los militares”. Le lleva a considerar si será necesario “pensar en su reducción al mínimo aceptable o a su eliminación”, como en Costa Rica. En el plano político, comenta, “Ya la legitimidad de los partidos políticos estaba por el suelo. Pero con esto, el rechazo a los dos partidos tradicionales ha crecido en una forma increíble en el país. Pueden hacer campaña, pero la campaña va dirigida más bien al ámbito urbano; en el ámbito rural no aceptan ninguna campaña. Te montan campañas, son expertos en montar campañas trayendo gente de otro lado, pero están los militares cuidándolos y protegiéndolos”. La oposición al golpe de Estado rechaza la realización de elecciones sin el regreso del Presidente Zelaya, argumentando que éstas “legitimarían efectivamente la violencia militar”. A ello se añade ahora el anuncio de EE.UU. de que no reconocerá los resultados de las elecciones en las condiciones actuales, por lo cual la presión sobre estos políticos sigue en aumento. Es más, según Salomón, la presión social no se acabará con las elecciones. Ella atribuye la fuerza de la oposición actual al golpe de Estado a su capacidad de encontrar un terreno común entre los diversos sectores a través de esta misma oposición, más que en la adhesión a un partido o ideología en particular, y cree que se prolongará más allá del período actual. Con un sentido de esperanza, declara, “No importa quién gane las elecciones de noviembre. El próximo gobierno tendrá que lidiar con una fuerza social de envergadura que está en este momento, si quiere mantener una mínima gobernabilidad en el país”. * Lea el artículo completo en: http://alainet.org/active/33047 – Jennifer Moore, periodista canadiense independiente, reportó desde Honduras para ALAI y FEDAEPS. Más información: http://alainet.orgRSS: http://alainet.org/rss.phtml ______________________________________Agencia Latinoamericana de Informacionemail: info@alainet.org

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Golpe de Estado en Honduras, Poder, ilusión y el último tabú de EEUU

Hace dos años, en la celebración de Socialismo 2.007, en Chicago, hablé acerca de un “gobierno invisible”, un término empleado por Edward Bernays, uno de los fundadores de la propaganda moderna. Fue Bernays el que, en la década de 1.920, inventó la expresión “relaciones públicas”, como un eufemismo para referirse a la propaganda. Desarrollando las ideas de su tío, Sigmund Freud, Bernays, contratado por la industria tabaquera, hizo campaña para que las mujeres americanas asumieran fumar como un acto de liberación feminista, llamó a los cigarros “antorchas de libertad.”
El gobierno invisible que Bernays tenía en mente aunaba el poder de todos los medios – las relaciones públicas, la prensa, la radiodifusión, la televisión y la publicidad. Era el poder de la forma: de la construcción de una imagen de marca, sobre la sustancia y la verdad – y quiero hablar hoy sobre el logro más reciente de este gobierno invisible: el ascenso de Barack Obama y el silenciamiento de la izquierda.

Primero, me gustaría volver atrás unos 40 años, a un bochornoso día en Vietnam.

Yo era un joven corresponsal de guerra que acababa de llegar a un pequeño pueblo llamado Tuylon. Mi misión era escribir acerca de una compañía de marines de EEUU, que habían sido enviados a este pueblo a ganarse los corazones y las mentes.
“Mis órdenes”, dijo el sargento de Marines, “son vender el Modo Americano de la Libertad, tal como se establece en el Manual de Pacificación. Este manual está diseñado para ganarse las mentes y los corazones de la gente, tal como se dice en la página 86.” La página 86 estaba encabezada por la expresión WHAM (ganarse las mentes y los corazones, por sus siglas en inglés). La unidad de Marines era una Compañía de Acción Combinada que, explicó el sargento, “quiere decir que atacamos a estos tipos los lunes y nos ganamos sus mentes y sus corazones los martes”. Estaba bromeando, pero no del todo.

El sargento, que no hablaba vietnamita, había llegado al pueblo, se había puesto de pie en un jeep y había dicho con la ayuda de un megáfono: “¡Venid todo el mundo, tenemos arroz y caramelos y cepillos de dientes para daros…!”

Sólo hubo silencio.
“Escuchad amarillos, ¡o salís o entraremos y os sacaremos nosotros!”

La gente de Tuylon finalmente salió, y formó una fila para recibir paquetes de arroz Uncle’s Ben Miracle, chocolatinas Hershey, globos de fiesta y varios cientos de cepillos de dientes. Tres urinarios portátiles amarillos, que funcionaban con baterías, fueron reservados hasta la llegada del coronel.

Y cuando esa tarde llegó el coronel, mandaron llamar al jefe del distrito, y los urinarios amarillos portátiles fueron enseñados. El coronel se aclaró la garganta y pronunció un discurso garabateado en un papel.
“Señor jefe de distrito y toda esta buena gente,” dijo, “lo que estos presentes representan es más que la suma de sus partes. Ellos llevan consigo el espíritu de América. Damas y caballeros, no hay lugar en el mundo como América. Es la tierra donde ocurren los milagros. Es una guía luminosa para mí, y para vosotros. En América nos sentimos realmente afortunados de tener la más grande de las democracias que el mundo ha conocido, y queremos que vuestra buena gente comparta nuestra buena suerte.

Thomas Jefferson, George Washington, incluso “la ciudad sobre una colina” de John Winthrop fueron mencionados. Lo que único que faltaba era el himno Star Spangled Banner sonando de fondo.

Por supuesto, los habitantes de pueblo no tenían ni idea de lo que el coronel estaba hablando. Cuando los marines aplaudían, ellos aplaudían. Cuando el coronel saludaba, los niños saludaban. Cuando se marchaban, el coronel estrechó la mano del sargento y le dijo: “Tiene usted un montón de mentes y de corazones aquí. ¡Siga así, sargento!”
“¡Sí, señor!”.

En Vietnam fui testigo de muchos espectáculos como éste. Yo había crecido en la lejana Australia, con una dieta continuada de películas de John Wayne, Randolph Scott, Walt Disney, los Tres Compadres y Ronald Reagan. El Estilo Americano de la Libertad que ellos retrataban podía haberse extraído del manual WHAM.

Aprendí que los EEUU habían ganado la II Guerra Mundial ellos solos, y que ahora lideraban “el mundo libre” como la “sociedad” elegida. Sólo mucho después, cuando leí Opinión Pública, de Walter Lippmann, comprendí algo del poder de las emociones atrapadas en las falsas ideas y la mala historia.

Los historiadores lo llaman “excepcionalismo” – la noción de que los EEUU tienen el derecho divino de llevar lo que ellos llaman la libertad al resto de la humanidad. Por supuesto, esto es un viejo estribillo; los franceses y los británicos crearon y celebraron sus “misiones civilizadoras” mientras que imponían regímenes coloniales que negaban libertades civiles básicas.

De todos modos, el poder del mensaje de EEUU es diferente. Mientras que los europeos eran orgullosos imperialistas, los estadounidenses han sido entrenados para negar su imperialismo. Cuando México era conquistado y los marines eran enviados para controlar Guatemala, los libros de texto se referían a ello como una “edad de la inocencia.” Los motivos de EEUU eran bien intencionados, morales, excepcionales, como el coronel decía en su discurso. No había ideología, decían; y esta es todavía la sabiduría heredada. De hecho, el Americanismo es una ideología que es única porque su elemento principal es la negación de que se trata de una ideología. Es a la vez conservadora y liberal, de derechas y de izquierdas. Y todo lo demás es herejía.

Barack Obama es la personificación de este “ismo”. Desde que Obama fue elegido, los líderes liberales han estado hablando del retorno de EEUU a su verdadero status como “nación de nobles ideales” – las palabras de Paul Krugman en el New York Times. En el San Francisco Chronicle, el columnista Mark Morford escribió que, “las personas con moral elevada consideran a Obama como un ‘portador de la luz’… que puede ayudar a marcar el comienzo de una nueva existencia en el planeta.”

Dile eso a un niño afgano, cuya familia haya volado por los aires por las bombas de Obama, o a un niño pakistaní cuya familia esté entre los 700 civiles asesinados por los aviones no tripulados de Obama. O díselo a un niño en la masacre de Gaza causada por las bombas inteligentes de EEUU, las cuales, según desveló Seymour Hersh, se reanudó su suministro a Israel para que las usaran en la matanza “sólo después de el equipo de Obama dejara saber que no habría ninguna objeción.” El hombre que guardó silencio en Gaza es el mismo que ahora condena a Irán.

El de Obama es el mito que constituye el último tabú de EEUU. Su tema principal nunca cambia; se trata del poder. Los EEUU, declaró, “lideran al mundo en su combate contra los males inminentes y promueven el bien definitivo…debemos liderarlo con la construcción de un ejército del siglo XXI para reforzar la seguridad de nuestro pueblo y promover la seguridad de todos los pueblos.” Y aquí tenemos esta significativa declaración:”En momentos de gran peligro en el siglo pasado, nuestro líderes se aseguraron que EEUU, por medio de los hechos y siendo un ejemplo a seguir, liderara e impulsara al mundo; que resistiéramos y lucháramo
s por la libertad buscada por miles de millones de personas más allá de sus fronteras.” En los Archivos Nacionales del 21 de Mayo, podemos encontrar la siguiente declaración:”Desde Europa al Pacífico, nosotros hemos sido la nación que ha derribado las cámaras de tortura y que ha reemplazado la tiranía por el imperio de la ley.”

Desde 1945, “por medio de los hechos y siendo un ejemplo a seguir”, los EEUU han derrocado cincuenta gobiernos, incluyendo democracias, y han aplastado alrededor de treinta movimientos de liberación, apoyando tiranías y estableciendo cámaras de tortura desde Egipto a Guatemala. Un número incalculable de hombres, mujeres y niños han muerto en los bombardeos. Los bombardeos son una receta que siempre funciona. Y ahora, aquí tenemos al cuadragésimo cuarto presidente de los EEUU, que ha llenado su gobierno de militaristas, defraudadores de las grandes corporaciones y directivos de empresas contaminantes de las eras de Bush y Clinton, burlándose de nosotros mientras que promete más de lo mismo.

Y tenemos al Congreso, controlado por los Demócratas de Obama, votando a favor de un presupuesto de 16.000 millones para tres guerras y un próximo presupuesto militar presidencial que, en 2009, excederá del total acumulado desde la II Guerra Mundial, incluyendo los picos de gasto en las guerras de Corea y Vietnam. Y tenemos un movimiento pacifista que, si no todo en gran parte, está preparado para ver el lado positivo y creer o esperar que Obama restaurará, como Paul Krugman escribió en el New York Times, “la nación de nobles ideales.”

No hace mucho tiempo, visité el Museo Americano de Historia, en el famoso Instituto Smithsoniano de Washington. Una de las exposiciones más populares se llamaba El Precio de la Libertad: EEUU en Guerra. Estábamos en vacaciones y colas de gente feliz, incluyendo muchos niños, se movían en lo que parecía una cueva de Santa Claus de guerras y conquistas, donde los mensajes sobre “la gran misión” de su país aparecían iluminados. Estos incluían, cito textualmente, “los estadounidenses excepcionales que salvaron un millón de vidas” en Vietnam donde estaban “decididos a parar la expansión del comunismo”. En Irak, otros valientes estadounidenses “emplearon ataques aéreos de una precisión sin precedentes.”

Lo que impactaba no era tanto el revisionismo de dos de los épicos crímenes de la era moderna, sino la extrema rutinaria escala de aquello que se omitía.

Como todos los presidentes de EEUU, Bush y Obama tienen mucho en común. Las guerras de ambos presidentes, y las guerras de Clinton y Reagan, Carter y Ford, Nixon y Kennedy, están justificadas por el perdurable mito de la excepcionalidad de EEUU – un mito que el Harold Pinter tardío describió como “un brillante, ingenioso, muy exitoso acto de hipnosis.”

El joven inteligente que acaba de llegar a la Casa Blanca es un hipnotizador muy hábil, en parte porque resulta extraordinario ver a un afroamericano en la cumbre del poder en la tierra de la esclavitud. Sin embargo, estamos en el siglo XXI, y la raza – junto al género e, incluso, la clase social – son herramientas de propaganda muy seductoras. Para lo importante, por encima de la raza y el género, está la clase a la que uno sirve.

El círculo íntimo de George Bush – desde el Departamento de Estado hasta la Corte Suprema – era quizás el más multirracial de la historia presidencial. Era políticamente correcto por excelencia. Pensad en Condoleezza Rice y Colin Powell. Era también el más reaccionario.

Para muchos, la mera presencia de Obama en la Casa Blanca reafirma los ideales de la nación. Es un sueño forjado por la publicidad. Como Calvin Klein o Benetton, él es una marca que promete algo especial – algo excitante, casi arriesgado, como si pudiera ser un radical, como si pudiera representar el cambio. Él hace que la gente se sienta bien. Se trata de un hombre postmoderno, sin bagaje político.

En su libro, Los sueños de mi padre, Obama se refiere al trabajo que tuvo después de graduarse en la Universidad de Columbia, en 1983. Obama describe a su empresa como “una consultora para corporaciones multinacionales”. Por alguna razón, no dice cuál era la empresa ni a qué se dedicaba él allí. La empresa era Business International Corporation, que tiene una larga historia proporcionando tapaderas para acciones encubiertas de la CIA, e infiltrándose en los sindicatos y en los grupos de izquierda. Sé esto porque era bastante activa en mi propio país, Australia.

Obama no dice que hacía en Business International; y no debería ser nada siniestro, pero parece que merece ser investigado y debatido, seguramente, como una pista para saber qué tipo de hombre es.

Durante su breve período en el Senado, Obama votó a favor de continuar las guerras de Irak y Afganistán. Votó a favor de la Ley Patriótica. Rehusó apoyar un proyecto de ley que promovía un seguro médico de cobertura universal. Apoyó la pena de muerte. Como candidato presidencial, recibió más apoyo financiero de las grandes corporaciones que John McCain. Prometió cerrar Guantánamo como una prioridad, y no lo ha hecho. En lugar de eso, ha exculpado a los que perpetraron las torturas, ha reinstaurado las famosas comisiones militares, mantenido el Gulag de Bush intacto y se ha opuesto al habeas corpus.

Daniel Ellsberg estaba en lo cierto cuando dijo que, bajo el mandato de Bush, un golpe militar había tenido lugar en EEUU, dando al Pentágono poderes sin precedentes. Estos poderes se han visto reforzados por la presencia de Robert Gates, un compinche de la familia Bush y Secretario de Defensa de George W. Bush, y la de todos los funcionarios y generales en el Pentágono durante la era Bush que han mantenido su cargo con Obama.

En Colombia, Obama está planeando gastar 46 millones de dólares en una nueva base militar que apoyará a un régimen respaldado por escuadrones de la muerte, yendo más lejos en la trágica historia de la intervención militar de Washington en América Latina.

En un pseudo evento en Praga, Obama prometió un mundo sin armas nucleares a una audiencia global, la mayoría ignorante de que EEUU está construyendo nuevas armas nucleares tácticas diseñadas para difuminar la diferencia entre guerra nuclear y convencional. Como George Bush, usó el absurdo de una Europa amenazada por Irán para justificar la construcción de un sistema de misiles que apuntan a Rusia y China.

En otro pseudo evento en la Academia Naval de Anápolis, lleno de banderas y uniformes, Obama mintió sobre la vuelta de las tropas a casa. El jefe del estado mayor del ejército, el General George Casey, afirma que EEUU permanecerá en Irak hasta una década; otros generales dicen que quince años. Unidades de combate se reasignan como de entrenamiento; mercenarios ocuparán su puesto. Así fue como la guerra de Vietnam perduró pasada la “retirada” estadounidense.

Chris Hedges, autor de Imperio de ilusiones lo expresa bien. “El Presidente Obama,” escribió, “hace una cosa y la Marca Obama te hace creer otra. Esta es la esencia de la publicidad que funciona. Compras o haces lo que el anunciante quiere por como te hacen sentir.” Y de esta manera se te mantiene en “un perpetuo estado de infantilismo.” Hedges lo llama “política basura.”

La tragedia es que la Marca Obama parece hab
er mutilado o absorbido el movimiento antiguerra, el movimiento por la paz. De los 256 Demócratas en el Congreso, treinta están dispuestos a enfrentarse al partido de la guerra de Obama y Nancy Pelosi. El 16 de junio, los Demócratas votaron a favor de conceder 106.000 millones de dólares para seguir sus guerras.

En Washington, el grupo político promotor del “Fuera de Irak” está inactivo. A sus miembros ni se les ocurre algún tipo de explicación de por qué permanecen en silencio. El 21 de marzo una manifestación frente al Pentágono del en su día poroso “Unidos por la Paz y la Justicia” (UPJ) atrajo solo a unos pocos miles. La presidenta saliente del UPJ, Leslie Cagan, dice que su gente no acude porque, “es suficiente para muchos de ellos que Obama tenga un plan para terminar la guerra y que las cosas se estén moviendo en la dirección adecuada.” ¿Y dónde se encuentra el poderoso MoveOn estos días? ¿Dónde está su campaña en contra de las guerras de Irak y Afganistán? ¿Y qué se discutió cuando, en febrero, el director ejecutivo de MoveOn, Jason Ruben, se reunió con el Presidente Obama?

Sí, mucha buena gente se movilizó por Obama. ¿Pero qué le exigieron – aparte del amorfo “cambio”? Eso no es activismo.

El activismo no se rinde. El activismo no se basa en políticas personalistas. El activismo no espera que le digan lo que tiene que hacer. El activismo no depende del opiáceo de la esperanza. Woody Allen dijo una vez, “me sentí mucho mejor cuando abandoné la esperanza.” El activismo real tiene poco tiempo para las políticas personalistas, una distracción que confunde y absorbe buena gente en todas partes.

Escribo para el periódico italiano Il Manifesto, o más bien solía escribir para él. En febrero, le envíe al editor de asuntos extranjeros un artículo que suscitaba cuestiones sobre Obama como una fuerza progresista. El artículo fue rechazado. ¿Por qué? Pregunté. “Por el momento”, escribió el editor, “preferimos mantener una aproximación más ‘positiva’ a la novedad representada por Obama…estamos dispuesto a discutir temas específicos…pero no nos gustaría decir que no supone ninguna diferencia.”

En otras palabras, el presidente estadounidense llamado a promover el sistema más rapaz en la historia es santificado y despolitizado por la izquierda. Lo que es llamativo ,sobre este estado de cosas, es que la llamada izquierda radical nunca ha sabido mejor, ha sido más consciente, de las injusticias del poder. El Movimiento Ecologista, por ejemplo, ha removido la consciencia de millones de personas, de forma que prácticamente cualquier niño sabe algo sobre el calentamiento global, y a pesar de ello hay resistencia en el movimiento ecologista a la noción del poder como un proyecto militar. Observaciones similares se pueden hacer sobre los movimientos gay y feminista; por lo que respecta el movimiento de los trabajadores, ¿respira todavía?

Una de mis citas favoritas es de Milan Kundera: “La lucha de la gente contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido.” No deberíamos olvidar nunca que uno de los objetivos primordiales del poder es distraer y limitar nuestro deseo natural de justicia social e igualdad y democracia real. Hace mucho, el gobierno invisible de propaganda de Bernays elevó a las grandes corporaciones de su estatus impopular, como una especie de mafia, al de una fuerza directriz patriótica. El Modo de Vida Americano empezó como un eslogan publicitario. La imagen moderna de Santa Claus fue una invención de Coca Cola.

Hoy, se nos presenta una oportunidad extraordinaria, gracias a la caída de Wall Street y la revelación, para la gente corriente, de que el libre mercado no tiene nada que ver con la libertad. La oportunidad es reconocer una agitación en EEUU que es algo nuevo para muchos en la izquierda, pero que está relacionada con un gran movimiento popular que crece por todo el mundo.

En América Latina, hace menos de 20 años, había la desesperación habitual, las divisiones habituales de pobreza y libertad, los matones habituales en uniforme dirigiendo regímenes atroces. Hay ahora un movimiento del pueblo basado en el resurgimiento de culturas e idiomas indígenas, y una historia de luchas revolucionarias y populares menos afectadas por distorsiones ideológicas que en ninguna otra parte.

Los increíbles logros recientes en Bolivia, Ecuador, Venezuela, El Salvador, Argentina, Brasil y Paraguay representan un lucha por los derechos políticos y comunitarios que es realmente histórica, con implicaciones para todos nosotros. Estos éxitos están expresados de forma perversa en el derrocamiento del gobierno de Honduras, pues mientras más pequeño es el país mayor es la amenaza de contagio de la emancipación que sigue.

A lo ancho del mundo, movimientos sociales y organizaciones de base han surgido para luchar contra el dogma del libre mercado. Han educado gobiernos en el sur sobre que producir alimentos para la exportación es un problema más que una solución a la pobreza global. Han politizado a gente corriente para que defienda sus derechos, como en Filipinas y Sudáfrica. Una auténtica globalización está creciendo como nunca antes, y esto es emocionante.

Considerad la extraordinaria campaña de boicot, desinversión y sanciones – BDS para acortar – dirigida a Israel, que se está extendiendo por el mundo. Barcos israelíes han sido rechazados en Sudáfrica y Australia occidental. Una compañía francesa ha sido obligada a abandonar sus planes de construir una vía férrea que conecte Jerusalén con asentamientos israelíes ilegales. Los selecciones deportivas israelíes se encuentran a sí mismas aisladas. Universidades han empezado a romper lazos con Israel, y los estudiantes están activos por primera vez en una generación. Gracias a ellos el momento sudafricano de Israel se aproxima, porque éste es el modo, en parte, como el apartheid fue derrotado.

En los 50, nunca esperamos que soplara el gran viento de los 60. Sentid la brisa ahora. En los últimos ocho meses millones de correos electrónicos airados, enviados por estadounidenses corrientes, han inundado Washington. Esto no ha pasado antes. La gente está indignada mientras sus vidas son atacadas; no tienen ningún parecido con las masas pasivas presentadas por los medios.

Fíjate en las encuestas sobre las que raramente se informa. Más de dos tercios de los estadounidenses dicen que el gobierno debería cuidar de los que no pueden cuidar se sí mismos; el 64 por ciento pagaría más impuestos para garantizar asistencia sanitaria para todo el mundo; el 59 por cierto son favorables a los sindicatos; el 70 por ciento quiere el desarme nuclear; el 72 por ciento quiere a EEUU completamente fuera de Irak; y todas van en el mismo sentido.

Durante demasiado tiempo, los estadounidenses corrientes han sido representados como estereotipos que son despectivos. Eso es por lo que raramente se informa de las actitudes progresistas de la gente corriente en los medios. No son ignorantes, son subversivos. Están informados. Y son “anti-americanos”.

Una vez le pregunté a una amiga, la gran corresponsal de guerra estadounidense y humanitaria Martha Gellhorn, que me explicara lo que significa “anti-americano”. “Te diré lo que es ‘anti-americano’,” dijo. “Es lo que los gobiernos y sus intereses creados llaman a aquellos que hacen honor a EEUU objetando a la guerra y al robo de recursos y creyendo en la humanidad. Hay mill
ones de estos anti-americanos en EEUU. Son gente corriente que no pertenecen a ninguna élite y que juzgan a sus gobiernos en términos morales, ellos lo llamarían ‘decencia común’. No son vanos. Son la gente con una consciencia despierta, lo mejor de los ciudadanos estadounidenses. Se puede contar con ellos. Estuvieron en el sur con el movimiento de Derechos Civiles, acabando con la esclavitud. Estuvieron en las calles, demandando el fin de las guerras de Asia. Por supuesto, desaparecen de la vista de vez en cuando, pero son como semillas bajo la nieve. Diría que son verdaderamente excepcionales.”

Un cierto populismo está de nuevo creciendo en EEUU, el cual tiene un orgulloso, aunque olvidado pasado. En el siglo XIX un auténtico americanismo de base se expresó en los logros del populismo: el sufragio para las mujeres, la campaña por una jornada laboral de ocho horas, impuestos graduales y propiedad pública de los ferrocarriles y comunicaciones, y resquebrajar el poder de los lobbys de las grandes corporaciones.

Los populistas estadounidenses estaban muy lejos de ser perfectos; a veces mantenían malas compañías, pero hablaron desde el terreno, no desde arriba. Fueron traicionados por líderes que los instaron a ceder y fusionarse con el Partido Demócrata. ¿Sueno esto familiar?

Lo que Obama y los banqueros y los generales, y el FMI y la CIA y la CNN temen es que la gente corriente se una y actúe junta. Es un temor tan viejo como la democracia: el temor de que de pronto la gente convierta su enfado en acción y sean guiados por la verdad. “En un tiempo de engaño universal,” escribió George Orwell, “decir la verdad es un acto revolucionario.”

Texto original en inglés
ttp://dissidentvoice.org/2009/09/power-illusion-and-america%E2%80%99s-last-taboo/

Traducido para agenda roja.org por Mariola y Jesús García Pedrajas (http://www.agendaroja.org/?p=187)

Notas
(1) El artículo es una trascripción del discurso de John Pilger en Socialismo 2.009, celebrado en San Francisco, California, el 4 de Julio

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

El Ejército de EEUU no reconoce autoridad de Obama

Las relaciones entre los militares golpistas hondureños y el Ejército de Estados Unidos tienen larga data.

Romeo Vázquez, el general que dirigió el golpe de Estado contra Manuel Zelaya, estudio en la Escuela de las Américas, y hasta el propio Jefe del Comando Sur del Ejército estadounidense, Douglas Fraser, admitió que la primera escala del derrocado Presidente fue la base de Soto Cano (Palmerola), que Estados Unidos administra en territorio hondureño desde que ese país se transformó en la principal plataforma contrarrevolucionaria centroamericana en la década del ’80 del siglo pasado.

El embajador de Estados Unidos en Honduras es heredado del gobierno de George W. Bush y un connotado cubano anticastrista, Hugo Llorens, quien tardó 48 horas en protestar ante los dichos del primer canciller golpista, Enrique Ortez, quien afirmó que Barack Obama era un “negrito que no conocía donde quedaba Tegucigalpa”.

Deducir que estos sectores estadounidenses apoyaron el golpe de Estado contra el aliado de Hugo Chávez en Honduras, es prácticamente un ejercicio matemático.

Pero la postura oficial de la administración de Obama en Washington es contraria a la descripta anteriormente. Tanto el mandatario estadounidense como el departamento de Estado liderado por Hillary Clinton condenaron el golpe, implementaron medidas contra los usurpadores y negaron reconocimiento al proceso electoral que organiza la dictadura.

Puede pensarse que estas son medidas insuficientes y que hay otras ayudas que no se recortaron, podemos analizar que las sanciones impuestas por Washington son una pantalla para distraer a la gran prensa y a la opinión pública, y que por debajo de la mesa sigue la colaboración.

Pero pese a que estas posibilidades son ciertas y es muy probable que se acerquen a la verdad, hay otra línea de análisis que también puede resultar cierta y cercana a la verdad.

La postura oficial y pública del gobierno de Obama es la no aceptación del gobierno de Romeo Vázquez y Micheletti.

Esto implica que en ningún plano oficial en las relaciones entre gobierno y gobierno puede aceptarse el reconocimiento de las autoridades golpistas.

Pues bien, eso no es lo que ocurre con el Ejército de los Estados Unidos. Ya vimos que la relación entre los militares de ambos países son muy estrechas, y todo parece indicar que los uniformados de las fuerzas armadas más poderosas del mundo no están dispuestos a suspender sus relaciones con sus amigos hondureños, pase lo que pase y cualesquiera sean los lineamientos provenientes del poder civil en Washington.

La información que Ud. leerá a continuación parece una confirmación de que algunos militares de EEUU no están dispuestos a obedecer a un negrito civil liberal y socialista (así piensan sobre Obama los neoconservadores de Washington) que de ninguna manera puede comprender las necesidades de la vida militar, entre las que por supuesto está –siempre que se pueda- desalojar por la fuerza y mediante un golpe de Estado a un presidente que lleva a su país hacia un destino ateo y comunista.

El miércoles pasado la agencia alemana DPA informó que en la lista de países participantes de los ejercicios Panamax que Estados Unidos organiza en el país propietario del Canal, Honduras era uno de los invitados.

El jueves, la mayoría de los diarios de circulación nacional en México dieron la noticia de que pese al golpe de Estado, el Comando Sur de EEUU había invitado a sus militares a los ejercicios. Horas más tarde, la agencia cubana Prensa Latina informaba (basada en medios hondureños) que el país centroamericano no participaría en los ejercicios Panamax.

Al día siguiente, en una declaración política, el Comando Sur informó que Honduras no participaría.
“Puede haber confusión según algunos comentarios, pero Honduras no va a participar en Panamax 2009”, dijo el brigadier general estadounidense Gerald W. Ketchum.
“Hace unas semanas recibimos una carta de parte de Honduras donde notificaban que no iban a participar. Nosotros entendemos que se debe a la situación actual” tras el golpe de Estado del 28 de junio, agregó Ketchum en la ceremonia de presentación de los ejercicios militares.

Aunque el militar del Comando Sur descarta la participación de los golpistas, realiza una revelación: los uniformados hondureños no irán porque decidieron no hacerlo, no porque no hayan sido invitados por los estadounidenses.

O sea que la invitación se mantuvo, lo que indica la contravención directa a la línea política trazada desde Washington.

Pero hay otro elemento que pone las cosas más difíciles para todos.

El embajador de Honduras en Panamá, Juan Alfaro (fiel a Zelaya), denuncia el mismo viernes que “hay una delegación (militar hondureña). Ellos están participando en estos ejercicios. Lo que a mí me extraña es que la ayuda militar fue cortada desde el inicio del golpe y esto demuestra que el Pentágono actúa por un lado y por otro lado Obama”.

Podemos decir que el embajador de Zelaya sostiene lo mismo que el título de esta nota.

Para agregar un poco más de leña al fuego, la Agencia Francesa de Prensa reproduce horas después una declaración de un oficial panameño, quien reveló que las fuerzas hondureñas estaban invitadas a las maniobras, pero no participaron por “razones mecánicas” de sus buques.
“Sí estaban invitados (pero) en el día de ayer (jueves) recibimos una llamada que por razones mecánicas de las mismas embarcaciones no iban a participar”, dijo el subcomisionado Osvaldo Ureña, del Servicio Aeronaval de Panamá, uno de los portavoces de Panamax 2009.

En definitiva, los hechos que se evidencian luego de analizar estas informaciones representan un escenario complejo dentro de las estructuras de poder en Washington.

Interesante resulta preguntarse quién manda realmente en la capital del imperio.

Sería pertinente una aclaración, no vaya a ser que debamos pensar que eso no es una democracia sino algo más parecido a una dictadura militar.
ttp://andressallari.blogspot.com/

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras: La solución no se define en Washington

El presidente Manuel Zelaya logró que, el gobierno norteamericano, comience a recortar la ayuda económica al régimen usurpador de Micheleti. Él respondió que impondría políticas de austeridad para continuar al mando del país, hasta que se realicen las elecciones de noviembre.

La pregunta real es, ¿quiénes sostienen la tozudez de los golpistas hondureños?, porque la cúpula militar, la mayoría parlamentaria y el poder judicial locales no tienen el peso suficiente para hacerlo. Es más: teniendo a todo el pueblo en contra o, al menos, la mayoría abrumadora, la ecuación social está en contra de ellos.

Zelaya fue llevado al gobierno por el mismo partido que hoy se alinea detrás de Micheleti. Pero, las cualidades personales de aquel, lo llevaron a entender que era urgente buscar soluciones a la extrema pobreza de los 8 millones de habitantes de Honduras. La vieja política de depender de los créditos y programas estadounidenses no resultaba a favor de los sectores marginados; era provechosa para los grupos de poder. Zelaya se atrevió a entrar en acuerdos con Venezuela y, luego, integrarse al ALBA. El paso siguiente era consecuente con esa política: la participación popular que sólo podría darse cambiando la Constitución Política del Estado, para lo que se requería convocar a una Asamblea Constituyente. El anuncio de que se haría una consulta previa para saber si la mayoría estaba o no de acuerdo en convocar a referendo con ese propósito colmó de indignación a los grupos de poder.

La reacción de los poderosos no podía esperar. Mintiendo descaradamente que Zelaya pretendía reelegirse, los mandos militares se amotinaron y los jueces se apresuraron en proteger al uniformado rebelde. A renglón seguido, violando su domicilio, lo sacaron con violencia y lo trasladaron a Costa Rica donde, en ropa de dormir, denunció las características del golpe de estado. Todo esto es historia conocida, pero vale la pena repetirlo, pues ahora parece que la legitimidad de los golpistas está reconocida por más de un gobierno. No otra cosa supone que se hagan conversaciones, diálogos y propuestas de solución que, por supuesto, son rechazadas por Micheleti y los suyos.

Zelaya es reconocido como jefe de gobierno en todos los países donde va en su ya largo peregrinar, buscando soluciones que no lleven al enfrentamiento. No parece tener resultados. Hay promesas, pero no hay acciones. ¿Se recortará toda la ayuda económica a ese gobierno? Incluso puede ocurrir que, ni siquiera esa medida sea efectiva. Habrá que recordar el caso Irán-contras que, pese a ser un escándalo internacional, permitió a los halcones del Pentágono actuar en contra de las disposiciones del gobierno y del Congreso. Cuando se juzgó al principal responsable de esa maniobra, los jueces lo liberaron de culpa. Puede ocurrir lo mismo ahora.

Una sola, ninguna otra, es la senda de solución: el pueblo hondureño debe decidir y, para asumir ese derecho, tendrá que conquistarlo con una movilización que, finalmente, arrincone a los golpistas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Publicado por ARGENPRESS en 18:14:00

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras: Golpistas en campaña electoral

ALAI AMLATINA, 31/08/2009.-
Arrancó la campaña electoral con el régimen de facto en problemas y los candidatos lanzando campañas desde lugares alejados del electorado: ¿y ahora que? El Tribunal Supremo Electoral hizo un inusual llamado a elecciones donde declara inaugurada la campaña electoral, en la que se prohíben insultos de un grupo a cualquier candidato; se obliga a justificar fondos para campaña de más de 120,000 dólares, y otra serie de limitaciones que llevan dedicatoria clara a la resistencia. El proceso en si no tiene muchas opciones de ser transparente, ya que es manejado en su totalidad por los golpistas. Ellos cuentan con que la maquinaria publicitaria bastará para llevar un número suficiente de electores para dar la impresión de legitimidad. Sin embargo, el candidato del partido nacional, Porfirio Lobo Sosa se cura en salud, y dice que “…con cien personas que voten se elige un presidente…”. Por otro lado, Elvin Santos Ordoñez, candidato del Partido Liberal, mas por la ausencia de liderazgo en el partido, que por sus méritos propios, lanzó su campaña este domingo desde un custodiado hotel capitalino rodeado de los candidatos que aun le acompañan y algunos seguidores de su candidato a la alcaldía municipal, Eliseo Castro Pavón. Mientras tanto, en las afueras del hotel enardecidos y frustrados miembros liberales de la resistencia, abucheaban y llenaban de huevos, tomates y otras legumbres a las personas que acudían al evento. Por si sus vínculos con el golpe no fueran suficientes, Santos Ordoñez debe responder por los proyectos que su compañía constructora, Santos y Cía., que suman valor por unos 300 millones de dólares, ha incumplido durante muchos años, algunos de los cuales le fueron adjudicados después del golpe sin licitación alguna por unos 20 millones de dólares. Los candidatos de los partidos tradicionales están directamente vinculados al golpe de estado, y, hasta la fecha, nunca pudieron adoptar una posición pública sobre los eventos del 28 de junio. Ambos insisten en mensajes huecos de ayuda a los pobres, incremento de la seguridad, y otros trillados discursos. Al tiempo que se lanzaba la campaña, un grupo liberal perteneciente al frente nacional de resistencia que incluía alcaldes, diputados, candidatos a diputados, ex candidatos presidenciales, y a misma primera dama, doña Xiomara Castro de Zelaya, lanzaba una proclama desconociendo el proceso electoral si no se restituye el sistema democrático, exigiendo la reposición del tiempo arrebatado a la presidencia de José Manuel Zelaya Rosales por el golpe (65 días que Zelaya debería cumplir mas allá del 27 de enero) y un compromiso firme con el llamado a una Asamblea Nacional Constituyente. Por otro lado la asamblea del frente de resistencia declaraba su firme rechazo al proceso electoral golpista, su disposición de continuar la lucha hasta conseguir la constituyente, y una asamblea obrera para definir la conveniencia de un llamado a huelga general. No se conoce la actividad del partido demócrata cristiana, que hoy día presenta de candidato a un ex dirigente obrero desclasado, que representa a un partido manejado como hacienda personal por el siniestro Arturo Corrales Álvarez, representante del régimen fascista en el dialogo de San José y dueño (con otros socios) de la empresa privada que factura la energía eléctrica en el país conocida como SEMEH. Complementando este sombrío ambiente electoral, el gobierno de Micheletti sigue en caída libre en su lucha por “estabilizar” el país. Ha comenzado un vertiginoso gasto de las reservas internacionales, ya que sus “programas” de desarrollo turístico, y readecuación financiera, no son solo idioteces sin ninguna planificación, sino que han fracasado por carecer del aspecto fundamental: el apoyo popular. Según Gabriela Núñez, ex candidata a vicepresidente de Micheletti, y actualmente a cargo de la Secretaria de Finanzas, ha dicho que se están perdiendo muchos millones de dólares al día, por lo que las reservas son la única salida. Reporta disminuciones drásticas en las exportaciones y en las importaciones. Sumado a esto se presenta la falta de efectividad en la recolección de impuestos. Después de dilapidar los fondos encontrados en el banco Central de Honduras (incluyendo fondos del ALBA y de Petrocaribe), ahora despilfarran las reservas internacionales a un promedio de 50 millones de dólares semanales. El pago de salarios de los empleados públicos este mes se ha producido de forma irregular y aun permanecen amplios sectores de este grupo sin recibir la cancelación de sus salarios. Según la empresa privada, se han perdido 50,000 empleos durante el mes de julio, y varios miles de empresas han presentado solicitudes para suspensión de actividades a la Secretaria de Trabajo y Previsión Social. El sector salud está contra la pared debido a la falta de medicamentos y la educación esta virtualmente parada, a pesar del esfuerzo que ha hecho el gobierno espurio por dividir al magisterio nacional. El sensible sector agrario esta completamente paralizado, ya que las instalaciones del instituto Nacional Agrario a nivel nacional están tomadas por campesinos desde el día del golpe. Estos compañeros reciben amenazas de desalojo a diario, pero su determinación ha evitado que la represión se desate contra ellos. El problema de tenencia de la tierra en Honduras ha sido históricamente un problema mayor, y hoy todos los expedientes de conflictos entre terratenientes y campesinos están bajo custodia de los compañeros de las centrales campesinas. Micheletti ha nombrado a un ministro que no ha podido ingresar a sus oficinas. La gran pregunta que surge es como mantienen el flujo de combustible, que durante la administración del presidente Zelaya siempre fue un problema, y la escasez era siempre un fantasma amenazando el funcionamiento productivo del país, aun después de la adhesión a Petrocaribe. Llama la atención el gran despliegue de las fuerzas militares y policiales durante todo el mes de julio (despliegue que se redujo considerablemente hacia finales de agosto). Las condiciones que rodean al régimen parecen indicar que el impacto recibido del movimiento de resistencia es mucho mayor del que admite, y está muy lejos de tener el nivel de consolidación que proclama tener, y que muchos le adjudican en el exterior. Hay algo muy claro, en Honduras el régimen actual no puede mantener la gobernabilidad que siempre dijeron seria imposible si Zelaya regresaba. Hace falta ver por cuanto tiempo la empresa privada seguirá apoyando el golpe, y perdiendo dinero en sus operaciones. Lo bueno, como dice un miembro de la resistencia, es que todos estos individuos tienen precio y por dinero traicionan a quien sea. Naturalmente falta valorar la actividad de los Estados Unidos en el soporte financiero al golpe, por ahora parecen estar tratando de revertir el monstruo que ello mismos crearon. Lo único cierto es que la lucha del pueblo hondureño sigue hacia delante, y no se detendrá hasta conseguir la redefinición del sistema político del país. No cabe duda que nuestro pueblo es parte de la gran patria latinoamericana, y cumple con el deber de defender lo que se nos quiere arrebatar por la fuerza de las armas, el cinismo del imperio, el pensamiento cavernario de la derecha y la complicidad malinchista de unos cuantos. – Ricardo Arturo SalgadoInvestigador Social

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

ENCUENTRO CENTROAMERICANO "FEMINISTAS EN RESISTENCIA"

También publicado en w. Otros artículos | Autores: , | Dejar un comentario

Altos mandos militares pueden ser los primeros sacrificados

La Jornada

México, DF, viernes 7 de agosto de 2009
Altos mandos militares pueden ser los primeros sacrificados: Meza

Se cocina en Washington una negociación al margen de Óscar Arias: inistro de Zelaya

Arturo Cano
Enviado
Tegucigalpa, 6 de agosto. Hay una negociación paralela, al margen de
Óscar Arias, dice Víctor Orlando Meza, ministro de Gobernación y Justicia el presidente en el exilio Manuel Zelaya. Esa negociación se cocina en
Washington y no precisamente en la sede de la Organización de Estados
Americanos. El tercer escenario es el Acuerdo de San José, que todavía puede funcionar.
Dos coroneles hondureños permanecieron 12 días en Washington, enviados or los generales, claro, aunque los cuatro integrantes del estado mayor onjunto de las fuerzas armadas hondureñas podrían ser los primeros acrificados en uno de los escenarios que prevé Meza como desenlace de larisis: Que sean los coroneles los que echen a sus superiores y traigan l presidente Zelaya de vuelta. Ese es el escenario ideal para Estados
Unidos, que no quería allá a los generales.

El segundo escenario es que los actuales jefes militares den un ontragolpe, retirando su respaldo al gobierno del presidente de facto
Roberto Micheletti y a la vuelta de Zelaya ellos se pongan bajo las rdenes del Tribunal Superior Electoral dada la proximidad de los omicios.

La salida internacional es el tercer escenario que dibuja Meza, un restigiado académico que no había tenido cargos públicos antes de ser lamado al gabinete a la mitad del mandato de Zelaya. Es el escenario del
Acuerdo de San José, que todavía puede funcionar. En este último, México odría desempeñar un papel crucial que tendría un momento cumbre este fin e semana, dado que Zelaya le pidió al presidente Felipe Calderón que olicitara a Barack Obama una declaración explícita contra el golpe de
Estado.

Para empujar la salida internacional, una delegación de alto nivel de la
OEA visitará Honduras la próxima semana. Según el ministro de Zelaya, odría estar integrada por los cancilleres de Costa Rica, Chile, Brasil y
Perú o Panamá. Espero que venga también la canciller mexicana, porque el eso de México es muy grande, en tanto puente con Centroamérica y dado su arácter de socio especial de Estados Unidos.

El gobierno de facto dice que la misión, por muy de alto nivel que sea, ólo podrá hacer sugerencias, al mismo tiempo que rechaza que los ancilleres de los países miembros de la Alternativa Bolivariana para las
Américas (Alba) formen parte del grupo visitante.

Meza, quien hace dos días fue anfitrión de una reunión de secretarios y ubsecretarios del gobierno constitucional de Zelaya, donde acordaron eclarar en sesión permanente, tampoco piensa que la intervención directa e la Venezuela de Hugo Chávez sea lo mejor para Zelaya: Un tanto para eutralizar esa influencia Meza pidió al mediador Óscar Arias invitar a
España a ejercer un papel más activo en la solución de la crisis. Meza ontrasta la actitud de Venezuela con la posición absolutamente moderada e Cuba, que ha desempeñado su papel sin estridencias.

Al margen de ese jaloneo en los terrenos de la diplomacia, los militares an intervenido en la negociación paralela: Los coroneles participaron en a redacción del comunicado en que las fuerzas armadas dan su respaldo al
Acuerdo de San José.

Entre los mandos militares, dice Meza, se impone la idea de que los olíticos y los empresarios los metieron en este lío y ahora no los compañan.

Meza se refiere a recientes declaraciones de empresarios que hablan de ue los militares que sacaron al país deben ser castigados. Uno de los egociadores de Micheletti en Costa Rica, Arturo Corrales, también ha segurado que echar a Zelaya del país fue ilegal.

Entre converso y pragmático
­¿Zelaya es un converso o simplemente un pragmático?
­Una combinación. Cuando toma el poder, cree que puede gobernar con los os partidos tradicionales. Dos años más tarde se convence de que para ambiar Honduras es necesario romper el bipartidismo tradicional. Su ambio de opinión tiene que ver, por un lado, con su contacto con la ente, que es intenso; y, por otro, con los obstáculos que las cúpulas artidistas y los intereses económicos ponen a las reformas que propone.
Convencido de que son imposibles las reformas, así sean mínimas, con los artidos tradicionales, le apuesta a crear otro partido.
­¿Hacia allá iba la famosa cuarta urna?

­Yo se lo pregunté una vez: Presidente, ¿la cuarta urna es el tercer artido? Y me respondió que sí. Entonces yo y otros le dijimos que rimero era preciso crear un movimiento político y social, sobre la base e las organizaciones de la sociedad civil que crecieron como hongos espués del huracán Mitch, que mostró la vulnerabilidad ambiental y ocial de Honduras, puso de relieve la pobreza (el país está, con
Nicaragua y Haití en el piso de la pobreza latinoamericana), y exhibió la ragilidad de las instituciones del Estado.

Cumplidos los dos años de Zelaya en el poder, ³esa sociedad organizada espués de Mitch, encuentra un espacio de sintonía con el presidente
Zelaya².

Ya para entonces, sigue Meza, Zelaya es un convencido de que si quiere ue su propia ruta prospere, necesita romper, abrir el sistema.

Zelaya comienza entonces a darle a su gobierno, para decirlo squemáticamente, un giro populista, de más contacto con la gente al argen de su militancia política, de si son liberales o nacionalistas. Y escubre que tiene una conexión natural.

Ese giro de Zelaya es anterior a su relación con Hugo Chávez, y coincide on el agravamiento de la oposición de los medios de comunicación, que se ornan cada día más hostiles.

Así que es falso, como dice el régimen de facto, que todo obedece a la nfluencia de Chávez, porque el conflicto había comenzado antes de la parición del venezolano en el escenario.

En el primer año del gobierno de Zelaya, Meza coordina, todavía desde la cademia, el libro Honduras, poderes fácticos y sistema político, una ugerente radiografía de las relaciones entre los grupos económicos y los olíticos tradicionales hondureños, que no pocas veces son los mismos.

Para ilustrar la guerra de las diez familias dueñas de Honduras, Meza elata las penurias económicas del gobierno de Zelaya y cuenta que a itad del mandato su ministra de Finanzas, Rebeca Santos, acude a
Washington a negociar posibles ayudas. Una de las opciones que baraja es a emisión de bonos gubernamentales por unos 50 millones de dólares para ortear las urgencias del gobierno.
³En el avión de Miami a Tegucigalpa se encuentra a un banquero poderoso ue le suelta: ŒDecíle a tu jefe que no le vamos a comprar ni un bono¹².

Entonces Zelaya acude a Chávez y Chávez le pone 100 millones de dólares.

En ese escenario, sigue Meza, el ingreso Honduras a la Alternativa
Bolivariana de las Américas fue casi natural.

Antes, el Congreso Nacional le había puesto un c
andado legal a Zelaya, bligándolo a crear fideicomisos para hacer transparente el manejo de los ecursos de Petrocaribe.

Al momento del golpe de Estado, dice Meza, había en el Banco Central 137 illones de dólares ahorrados y esta semana sacaron 44 millones para el
Congreso Nacional, lo que debe tener doblemente arrecho (enojado) a
Chávez.

Tras la firma de la Alba, el gobierno hondureño recibió 50 millones de ólares más para el financiamiento de diversos proyectos; 30 millones ara relanzar un programa de producción agropecuaria; 10 millones para un rograma dirigido a pequeñas empresas y dos millones para atender la mergencia de un huracán. En suma, 292 millones de dólares que están en as arcas del Banco Central, porque la misma burocracia había frenado la ransferencia.

A partir de la firma de Petrocaribe Zelaya se va radicalizando, y ndurece su lenguaje de condena contra los grupos económicos a los que cusa de egoístas. Es un lenguaje donde mezcla ese discurso con una isión clerical.

­Como Chávez.

­Pero más auténtico, porque Zelaya ha sido discípulo de los salesianos.
El caso es que sus referencias a la solidaridad de Chávez son cada vez ayores, por lo que ahora se magnifica esa supuesta resistencia de los rupos económicos a la intervención del venezolano en Honduras.

No quería continuar, sino volver
­¿Zelaya quería seguir en el poder, para eso era la cuarta urna?
­No, Zelaya quería volver. (Los golpistas) hablan de un supuesto decreto e disolución de los poderes y convocatoria de la Constituyente que staba listo, pero yo dirigía la gaceta oficial, donde debería haberse ublicado, y puedo decir que nunca existió.

Con la encuesta, que en realidad era una consulta popular, Zelaya retendía decir a los partidos tradicionales aquí está un millón de otos, aquí está el tercer partido, no pueden hacer caso omiso de esto y ienen que aprobar la cuarta urna.

Es decir, Zelaya pretendía que el gobierno que resultara electo el róximo
29 de noviembre estuviera obligado a convocar a una Asamblea Nacional
Constituyente para reformar la Constitución y abrir el paso a la eelección cuatro años después. Ese era el plan, aunque quién sabe si en a Constituyente hubiéramos tenido mayoría.

No es la primera vez que los políticos hondureños que ahora se desgarran as vestiduras en defensa de los intocables artículos pétreos de la
Constitución, han soñado con reformarla para permitir la reelección. En
1985, Roberto Micheletti, ahora presidente de facto, y otros diputados, ntentaron presentar una iniciativa para abrirle paso a un nuevo mandato e Roberto Suazo Córdova. Las pistolas que sacaron otros legisladores en a sesión del Congreso los pararon en seco.

El ex presidente Carlos Flores Facussé, también cabeza de un fuerte grupo conómico, ha soñado con reelegirse. El problema es que se le atravesó
Zelaya, con mucha más popularidad, así que Flores dijo: si no soy yo, no s nadie, dice Meza. Esa postura de Flores acelera el golpe. La otra es l orgullo herido de los militares, y no por las ofensas de Hugo Chávez, ino porque acompañado de algunos seguidores, Zelaya irrumpe en la sede e la Fuerza Aérea para sacar el material destinado a la consulta de la uarta urna.

Luego, anuncia la destitución del general Romeo Vásquez en un acto úblico, con sus huestes más radicales que corean su alegría.

El golpe de los empresarios
­¿Quién decide dar el golpe de Estado?
­El plan del golpe lo arrancan los empresarios, los financieros y los ediáticos, suman a los políticos a medio camino y al último a los ilitares.

Primero, el golpe iba a ser parlamentario, es decir, el Congreso iba a estituir al presidente, aunque no tenga facultades para ello.

Pero ese plan se cae por una disputa intrapartidista ramplona. Roberto
Micheletti quiere que su sucesor al frente del Legislativo sea José
Saavedra, mientras el ex presidente Carlos Flores Facussé promueve a su ija. Flores se lleva a sus 20 diputados y acaba con el quórum.

El viernes 26 de junio los militares se incorporan a una acción ya lanificada, aunque ninguno de los autores había calculado el aislamiento nternacional.

Dos días antes, por la noche, Víctor Meza había sacado sus papeles de su ficina de ministro.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

La crisis de Honduras en el marco del nuevo Sistema Interamericano de Defensa

Cuando la “Guerra Fría” llegó a su fin y apareció claramente el verdadero conflicto: Norte – Sur, EE UU comenzó a buscar nuevos enemigos como fundamento de su nueva Estrategia de Seguridad. Partió de la base de que sus objetivos estratégicos para mantener el predominio mundial, tan duramente alcanzados, era asegurarse el uso y control de los recursos naturales estratégicos que constituyen el fundamento de su funcionamiento como macro -potencia. Para ello llegó a la conclusión de que su enorme poder militar debía desplegarse en cualquier lugar del mundo donde se encontraran esos recursos, ya sea en explotación o en reserva, y para fundamentar un despliegue castrense de tal magnitud decidieron que los nuevos enemigos serían: el narcotráfico, el terrorismo, los poseedores de armas de destrucción masiva, las migraciones y los nacionalismos.En este rediseño del mundo EE UU creó para el Continente Americano, > llamado por ellos Hemisferio Occidental, el Sistema Interamericano de > Defensa (SIAD), con el objetivo de asegurarse el control de los recursos > estratégicos y acostumbrar a nuestros países al empleo combinado de > nuestras fuerzas militares para combatir a los que ellos consideraron > las amenazas a ese control. El Sistema se basó en tres pilares:> > 1) Político: Democracia representativa, jamás participativa. Fue > establecida en el “Compromiso de Santiago con la Democracia y la > Renovación del Sistema Interamericano” en la reunión realizada en > Santiago, Chile, en el año 1991 y en la “Resolución 1080” establecida > por la OEA el 5 de junio de 1991 que determinó que no será reconocido > ningún gobierno que surja de un golpe de estado contra un gobierno > constitucional.> > Pero con el tiempo se fue gestando la necesidad de eliminar gobiernos > que no se sometían dócilmente a las exigencias imperiales. Así se fue > dando origen a un nuevo golpismo, diferente formalmente del tradicional, > que es encabezado en forma abierta por civiles con la complicidad, a > veces encubierta, de los militares. Se viola la constitución empleando > una violencia aparentemente menor. Se simula proteger el orden > institucional manteniendo en funcionamiento los Poderes Legislativo y > Judicial eliminando al Ejecutivo, origen de la discordia, y que no > siempre involucra en forma abierta al Imperio, gestor de la asonada y > tiene como objetivo solucionar un problema puntual en lugar de un cambio > hacia un nuevo orden. Caben mencionar como ejemplos de lo antes > expresado, los golpes de estado realizados en Ecuador contra los > presidentes Abdala Bucaram y Jamil Mahuad en los años 1997 y 2000, > respectivamente. Esta metodología, si bien con algunas protestas, fue > tolerada en el resto del continente; no existieron reacciones > desproporcionadas y como la siguieron soluciones aparentemente legales, > se creó la ilusión del mantenimiento del régimen institucional > democrático y, en consecuencia, tolerados por el resto de los países > regionales. Las organizaciones regionales, como la OEA y el Grupo de > Río, ni siquiera opinaron.> > Ante el “éxito” logrado, en el año 2002 se intentó “repetir el > ejercicio” para derrocar al molesto Presidente Chávez en Venezuela. > Pero, de manera contraria a lo esperado, los principales líderes > regionales reaccionaron de inmediato calificando lo ocurrido como un > Golpe de Estado. Por el contrario, los EEUU y algunos colaboradores > regionales lo consideraron como necesario y aún España y el FMI > intentaron justificarlo dando la bienvenida a un Golpe de Estado afín > con sus intereses. La coalición cívico-militar venezolana reaccionaria > había consumado un golpe tradicional y autoritario que fracasó. El líder > popular Hugo Chávez retomó su cargo repuesto por su pueblo.> > Pese a este fracaso los EE UU intentaron repetir la metodología con un > gobierno caribeño que había iniciado un acercamiento “peligroso” con el > gobierno cubano que le ofrecía ayuda para combatir las enfermedades y el > analfabetismo de su paupérrima población. En el año 2004 Jean-Bertrand > Aristide, Presidente legalmente elegido de Haití, fue depuesto por un > Golpe de Estado realizado por el embajador de los EE UU y tropas > norteamericanas (en Haití no hay fuerzas armadas pues fueron disueltas > por Aristide), que acompañaron a pequeños sectores policiales de ese > país. Los elementos golpistas no repitieron un error cometido en > Venezuela; en lugar de encarcelar al presidente Aristide en su país, lo > trasladaron en un avión a la República CentroAfricana, previniéndose de > algún intento de sus partidarios para reponerlo en su legítimo sitial. > Aunque parezca mentira, el pilar político había sido ratificado, con la > excepción de Venezuela, en la Carta Democrática Interamericana > establecida en Lima, Perú, el 11 de septiembre del año 2001, en el 28º > Período Extraordinario de la OEA.> > En los días que corren, nos encontramos con un nuevo Golpe de Estado en > el Continente, Honduras, donde se intentó repetir el “sistema” empleado > para Haití pero en forma tan burda que ha desatado una serie de > reacciones desfavorables no sólo en la región sino también en el ámbito > mundial. Nadie puede entender cómo se puede defender la democracia > terminando con la democracia. Lo que ocurrió es que -para no avanzar > hacia formas más avanzadas de la convivencia humana- se intentó > reinstalar el demoliberalismo capitalista preexistente, con soluciones > que se basan en la simulación y la falsedad, sin darse cuenta de que > nada estable ni duradero se puede fundamentar en la mentira. Si se > desean evitar males mayores será preciso que los golpistas comprendan > que Honduras está viviendo horas de cambios decisivas y que de las > soluciones que surjan dependerá un futuro que puede ser venturoso, si > son capaces de proceder con grandeza o luctuoso, si no son capaces de > resignar algunos de sus privilegios a fin de continuar con el proceso de > redistribución del ingreso en forma algo equitativa. En última > instancia, si creen tener razón ¿porqué no recurrir a un plebiscito > popular y preguntar quién quiere el pueblo que gobierne? Es claro que > mientras deban obedecer órdenes foráneas y servir a intereses ajenos a > Honduras, es muy dudoso que ello ocurra. Habrá que considerar que en > esas regiones está terminando el reinado de la burguesía y ha comenzado > el gobierno de los pueblos. El final es, por ahora, (agosto de 2009) > poco predecible ya que la situación se agrava rápidamente. Convendrá > recordar que el Imperio -gestor del conflicto- cambia sus estrategias, > pero no sus objetivos.> > 2. Pilar económico: Consistió en poner en funcionamiento un sistema > económico neoliberal globalizado: “Asociación de Libre Comercio para las > Américas” (ALCA). Nació bajo el gobierno de Bush padre en 1991 con el > nombre de “Iniciativa de Libre Comercio para las Américas” y fue lanzado > en la Primera Cumbre de las Américas en el año 1994. Fue rechazado > definitivamente en la Cumbre de Mar del Plata, Argentina en 2005. Pero > de alguna manera se ha impuesto a través de los Tratados de Libre > Comercio de América del Norte (NAFTA), de América Central, más República > Dominicana (CAFTA); Plan Puebla Panamá, y los tratados bilaterales > (TLC). Pero como expresamos anteriormente habrá que estar muy atentos > puesto que el Imperio puede cambiar sus estrategias pero no sus > objetivos ya que el sistema económico globalizado que intenta instaurar > les permitirá detectar , tal cual lo expresan, en la “Estrategia de > Seguridad para las Américas” todo “signo de inestabilidad” en la región. > Prueba de ell
o es el relanzamiento del ALCA, el 24 de septiembre de > 2008, bajo el nombre de “Iniciativa de Caminos Hacia la Prosperidad “.> > 3. Pilar militar: Consistió en la actualización de sus previsiones > militares para mantener un sistema de seguridad colectivo que garantice > la libre disponibilidad, para EE UU, de los recursos naturales con valor > estratégico de la región.> > Este sistema debía diferenciarse del anterior (Doctrina de la Seguridad > Nacional) a través de tres elementos constitutivos:> > 1. Un primer nivel de conducción política de las futuras operaciones > militares encarnado en las llamadas “Reuniones de los Ministros de > Defensa de las Americas” a las que se las dotaría de un nuevo órgano de > trabajo conocido con el nombre de “Comisión de Seguridad Hemisférica” y > de una entidad de preparación de civiles en los problemas de la defensa > denominada “Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa”. Ambos con sede > en EE UU y bajo la supervisión del Departamento de Defensa > norteamericano O sea, reemplazar las dictaduras militares – de > procedimientos sangrientos y autoritarios- por gobiernos de democracias > “de baja intensidad”.> > 2. Un segundo nivel, de ejecución militar de lo planificado, conformado > por la conducción política antes citada y compuesto por las ya > existentes “Reuniones de Comandantes en Jefe de las Américas”, (en estos > días, agosto de 2009, se está efectuando una en Bogotá, más vale no > imaginarse los temas que se están tratando), y que mantienen, como > órgano de trabajo, a la Junta Interamericana de Defensa (a la que se > dio, en 2007, carácter institucional en el marco de la OEA) y > trasladando la macabra “Escuela Militar de las Américas” de Panamá a > territorio estadounidense (Fort Benning). Todo ello regulado por el > increíblemente sobreviviente TIAR el mismo que patentizó la traición en > la guerra del Atlántico Sur.> > 3. Una aceptación de enemigos comunes : el narcotráfico, el terrorismo, > la posesión de armas de destrucción masiva, el tráfico de armas, las > corrientes migratorias, los desastres naturales y los desbordes > religiosos o nacionalistas.> > Conjugados todos estos factores, en 1995, EE UU dio a conocer los > documentos “STRATEGIC ASSESSMENT 1995 – US CHANGES IN TRANSITION” y “US > STRATEGY SECURITY FOR THE AMERICAS” que condensan esos aspectos .> > Fue así como el 25 y 26 de julio de 1995 se realizó en Williamsburg, EE > UU, la primera Reunión de los Ministros de Defensa de las Américas para > iniciar el planeamiento del sistema común de defensa que, determinaría > la forma de enfrentar a los enemigos comunes. Estas Reuniones se han > continuado cada dos años en distintos países. La última se desarrolló en > 2008 en Banff (Canadá) y la próxima se efectuará en 2010 en Bolivia.> > Se comenzó el entrenamiento de las fuerzas militares del área mediante > la realización de ejercitaciones combinadas a fin de “afianzar la > seguridad en forma colectiva”. Se establecieron bases militares de > manera que los efectivos pudieran controlar , sin grandes > desplazamientos, las zonas con disponibilidad de recursos naturales > estratégicos (agua potable, biodiversidad, hidrocarburos, minerales). > Como dato aleccionador el 31% del territorio de Honduras está en manos > de transnacionales mineras, especialmente canadienses, que son las > mismas que operan en Argentina. A las bases de Guantánamo en Cuba; > Roosevelt Roads y Fort Buchanan en Puerto Rico; Soto Cano en Honduras; > Comalapa en El Salvador; Curazao y Aruba, se agregaron, con la > implementación del “Plan Colombia”, complementado durante 2008 con la > “Iniciativa de Mérida”, y la “Iniciativa Regional Andina”( hoy dejada de > lado), la gigantesca base de Manta en Ecuador; la del Valle de Huallaga > en Perú; donde el presidente Alan García permitió la entrada a su > territorio – en el año 2008 – a 1.000 efectivos del ejército de los EE > UU en la zona de Ayacucho y firmó un convenio para que la IV Flota del > Comando Sur utilice libremente sus puertos sobre el Pacífico y donde, en > la frontera de 1.400 kilómetros en la zona amazónica compartida con > Colombia, realizan continuos “ejercicios combinados” las de Tres > Esquinas, Puerto Leguizamo, Villavicencio, y la de Hacienda Larandia > (donde el Comando Sur efectúa la “inteligencia técnica) en Colombia; la > ya reclamada y devuelta al Brasil de San Pedro Alcántara, próxima a > Manaos… Además se ha elaborado un plan para instalar “presuntas > estaciones de detección de explosiones subterráneas atómicas ilegales”, > ocho de ellas en territorio argentino.> > Con el advenimiento del gobierno popular del Presidente Correa, en > Ecuador se> determinó -como obligación constitucional- el desalojo de la base de > Manta, que se inició durante el mes de julio de 2009. Pero el Sistema > reaccionó rápidamente y Manta, que era un eslabón clave del sistema > instituido, fue reemplazada por la ocupación, en forma conjunta, de > efectivos militares de EE UU y Colombia, de otras bases colombianas. El > reemplazo de Manta será la base de Palanquero, complementada, al norte, > por la de Malambo, y al suroeste por la de Apiai., además, y como > agregado, se ampliarán las instalaciones de Tolemanda en la zona central > y Larandia en el sureste del país. El presidente de Colombia – Uribe – > anda en estos días de gira por los países del UNASUR para explicar lo > inexplicable> > Hasta la fecha se han realizado múltiples ejercicios militares > combinados. Basta mencionar además de los célebres UNITAS, CABAÑAS, y > AGUILA, otros no tan populares como: Fuerzas Unidas, Cruz del Sur, > Ceibo, Fraterno, Fluvial, Tamba, Sar, Araex, Apoyo Humanitario, y tantos > otros. Tómese nota de que ellos ocurrieron siempre en nuestros > territorios y próximos a los lugares con recursos naturales > estratégicos, nunca en territorio de EE UU. Su verdadera finalidad la > expresó el ex – Presidente argentino De La Rua, cuando, al pedir > autorización al Congreso para la entrada de tropas extranjeras, > puntualizó en su Proyecto de Ley: “preparar los efectivos para la lucha > en un campo de batalla compuesto por civiles, organizaciones no > gubernamentales y agresores potenciales”(SIC). ¿Dónde quedaron el > terrorismo, el narcotráfico, las migraciones, etc.?> > Para monitorear y conducir todo este sistema organizado por el SIAD se > instaló el Comando Sur con sede primero en Panamá y ahora en Miami. Este > Comando, con jurisdicción en toda América Latina y el Caribe (menos > Méjico), tiene la misión de: conducir las operaciones militares y > promover la cooperación de seguridad para alcanzar los objetivos > estratégicos de los EE UU. Forma parte de los comandos unificados > estadounidenses desplegados por todo el orbe, con áreas geográficas de > responsabilidad y que operan como verdaderos virreyes imperiales, > reportando directamente al Presidente a través del Secretario de Defensa > sin dependencia de los embajadores en los distintos países donde se > emplazan. Su Comandante, en conjunción con los “Comandantes de las FF AA > de los países de la región, constituyen una verdadera “diplomacia > paralela” con poder de decisión, como lo ha demostrado lo ocurrido en > Honduras. Los otros Comandos son: el Norte, el Central, el Europeo y el > del Pacífico. Recientemente ha sido creado el Africano. Los otros medios > son los llamados Comandos Funcionales: Fuerzas Especiales, Transporte, > Operaciones Especiales y el Estratégico .> > El Com
ando Sur tiene la siguiente orgánica general:> > 1. Componente Terrestre (USARSO), Houston (Texas) y en Fort Buchanan en > Puerto Rico.> > 2. Componente Aéreo (AFSOUTH), Davis Montan (Arizona) 12º Fuerza Aérea.> > 3. Componente Naval: Comando Meridiona/> de las Fuerzas Navales > (USNAVSO), Mayport (Florida). Es el agente ejecutivo para las > operaciones navales en la base de Comalapa (El Salvador). A sus > efectivos se ha agregado recientemente la IV FLOTA reorganizada.> > 4. Componente de Infantería de Marina (USMARFORSOUTH), Miami.> > 5. Comando de Operaciones Especiales del Sur, Miami (Florida). Controla > todas las “operaciones especiales” de la región.> > 6. Tres Grupos de Trabajo Comunes (JTF)> > a) Grupo Bravo Común. Localizado en la base aérea de SOTO CANO > (Honduras). Organiza ejercicios multilaterales en la región.> > b) Grupo de Trabajo Común. Guantánamo (Cuba). Conduce las operaciones > contra el terrorismo. Se encarga de la detención e interrogatorio de > detenidos.> > c) Fuerza Sur Común. Key West Florida. A cargo de las operaciones > antidrogas.> > 7. Ubicaciones para operaciones adelantadas en Manta, ( ahora pasará a > Palanquero y a las Antillas Handesas (Aruba y Curaçao).> > Hasta aquí hemos intentado presentar un panorama de los fines, y > organización del llamado SIAD (Sistema Interamericano de Defensa) > instalado por los EE UU para asegurar la libre disposición de los > recursos naturales que le permitan continuar siendo la superpotencia > dominante. Lo descrito no involucra todos los medios y sistemas que > hemos denominado “militarización” pues nuestros elementos de información > son escasos y este sistema es dinámico, se transforma y renace con > distintas denominaciones utiliza la cooperación de múltiples medios > regionales, ya sea por ignorancia o – lo que es más común – por > corrupción. Nadie en su sano juicio podrá creer que semejante estructura > militar desplegada para la región sirve para combatir el narcotráfico, > ya que si así fuere , esa lacra ya no existiría y en cambio hoy tiene un > espectacular desarrollo -incluso en los EE UU – y hay sectores que > aseguran que la CIA lo monitorea destinando las “ganancias” para > financiar sus operativos.> > Nadie puede pensar que realmente se combate el terrorismo, cuando éste > cada día se muestra más activo y amenaza lugares que antes eran refugios > inalcanzables parra ellos.> > Quién puede creer que las migraciones son uno de nuestros enemigos > comunes, cuando la potencia dominante y sus aliados son los que originan > las condiciones ideales para que ellas se produzcan y estos responsables > son los únicos que hoy se sienten amenazados por ese fenómeno. ¿Algún > habitante de la región pude asegurar que los migrantes desesperados > amenazan las fronteras de nuestros países?> > Sí es cierto que los nacionalismos pueden ser opositores del sistema > imperial, pues ellos tratan de proteger los recursos autóctonos para que > estén disponibles para nosotros.> > Si es cierto que algunas religiones – no todas – pueden oponerse > pacíficamente al injusto sistema de distribución de las riquezas, pues > han tomado la opción por los pobres.> > Todo lo expuesto explica lo ocurrido actualmente en Honduras. Un > gobierno totalmente afín con la potencia dominante, descubre que en la > región algunos países ensayan la cooperación en reemplazo de la > confrontación salvaje, que están dispuestos a paliar las necesidades de > los más pobres en forma desinteresada, que les ofrecen ayuda para > terminar con las lacras de las enfermedades y con el analfabetismo, y > planes para venderles elementos básicos para su desarrollo industrial a > precios muy inferiores a los del “mercado” y que esta conducta no tiene > ningún punto de contacto con la desarrollada por la superpotencia para > la que “todo es mercadería” y como tal hay que aceptar el precio que nos > impone a través de las empresas transnacionales y las “leyes del > mercado” y que históricamente ha rapiñado los escasos recursos > disponibles para su propio consumo o para generarse divisas, y que trata > de mejorar su imagen con “planes de ayuda” que sólo reintegran una > ínfima parte de lo que se han robado. Con ese panorama el gobierno > hondureño decidió modificar sus relaciones políticas y comerciales y esa > actitud ha constituido un peligro supremo para el Imperio que advierte > que, de propagarse esta conducta, los recursos de la región podrían no > quedar “disponibles” como lo han estado hasta la fecha. Así se puso en > marcha la nueva metodología para los golpes de estado que explicamos y > que puede servir para que otros gobiernos queden advertidos y no sigan > sus pasos> > Recordemos, una vez más, que el Imperio cambia sus estrategias pero no > sus objetivos y permanezcamos atentos para enfrentar en forma conjunta, > las nuevas amenazas que se pueden desplegar para “escarmentarnos” como > hoy les ocurre a Venezuela y Ecuador, en cuyas fronteras se está > instalando el poder militar más importante de la región; al igual que > Bolivia con lo que ocurre en sus fronteras occidentales.> > – El Cnl (r) Jose Luis Garcia y la profesora Elsa M. Bruzzone son > integrantes del CEMIDA – Centro de Militares para la Democracia Argentina.> > > > Más información: http://alainet.org> RSS: http://alainet.org/rss.phtml

Publicado en Golpe Militar en Honduras | Autores: , | Dejar un comentario

Zelaya lleva caso a Corte Penal Internacional

También publicado en w. Otros artículos | autor: | Dejar un comentario

Honduras, la dictablanda clintoniana

El golpe de Estado en Honduras no sólo tuvo como objetivo liquidar el eslabón más débil de la Alba, Honduras, con su presidente Manuel Zelaya quien, a pesar de su origen conservador, emprendía tímidas reformas sociales y, por motivos económicos, se acercaba a Venezuela, lo que lo hacía aparecer como peligroso revolucionario. También está dirigido para reforzar la desestabilización en Guatemala (cuyo presidente Colom está actualmente en la mira del imperialismo), El Salvador (donde el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional ganó el gobierno, pero no el poder, que sigue en manos de la ultraderecha) y Nicaragua. Estados Unidos, mediante sus servidores, quiere reforzar así, estratégicamente, la soldadura débil istmeña del Plan Mérida, para poner desde México hasta Colombia un corredor para la dominación estadunidense y convertir a este último país, bajo la dictadura de Uribe, en una cabecera de puente, una especie de Israel en América del Sur, para controlar Venezuela, el Caribe, Ecuador, Brasil.

El golpe cívico-militar fue cuidadosamente preparado en la base estadunidense de Soto Cano, con la presencia del embajador Llorens, de Estados Unidos. Este se fue y se llevó su familia, aunque sabía del golpe con anticipación, para no aparecer demasiado ligado a los gorilas hondureños a los que Estados Unidos formó y conoce desde los tiempos de John Dimitri Negroponte y el Irangate (el armamento a los contras nicaragüenses con armas entregadas desde Honduras y pagadas con la droga por la CIA), que fue también jefe directo de Llorens. Negroponte, ex secretario nacional de seguridad de Bush, ex representante en la ONU, ex virrey en Irak, no es el único conspirador de alto vuelo: el fantoche golpista Micheletti, por ejemplo, tiene como asesores a dos ayudantes importantes de Bill Clinton; Lanny Davis (que lo asesoró durante el escándalo provocado por su relación con Mónica Lewinsky, fue el más virulento consejero de Hillary Clinton en la lucha contra Obama y es asesor del Consejo Hondureño de la Empresa Privada, eje de la oligarquía local) y Bennet Ratcliff. Por consiguiente, es absolutamente imposible que el Departamento de Estado (es decir, Hillary Clinton) y el Pentágono hayan sido sorprendidos por el golpe tan cantado y tan toscamente organizado por cuatro gorilas seguros de su impunidad.

Por lo tanto, el golpe es un torpedo bajo la línea de flotación del intento de Obama de distensión con América Latina y con Cuba misma y fue lanzado por la derecha conservadora estadunidense, tanto del Partido Demócrata, como Hillary Clinton y su clan, como republicana (mediante los lazos de los bushistas con los militares y la derecha latinoamericanos). Es el primer debilitamiento serio y desde Washington mismo del propio Obama, para el cual esa derecha reserva el mismo papel que Óscar Arias, ese conocido siervo de Estados Unidos, quiere darle a Zelaya: el de presidente pour la galerie, fantoche y acotado, sin posibilidad de ninguna iniciativa, con una política exterior absolutamente controlada por el Departamento de Estado. En efecto, la opinión de que Obama es un negrito que no sabe nada de nada la formuló el ministro de Relaciones Exteriores de los golpistas hondureños pero, aunque todavía no la expresen abiertamente, es compartida por todos los santos que los gorilas tienen en el paraíso del establishment estadunidense.

El golpe hondureño es contra los países vecinos ligados a Chávez y a Cuba, es contra Venezuela y Cuba, contra todos los gobiernos progresistas de América del Sur y es también un golpe sin Obama y contra Obama. La aberrante propuesta de Arias es funcional para los golpistas. Les permite ganar tiempo para organizar su poder de facto y cansar y desmoralizar a los partidarios del presidente constitucional. Los recompensa además con una propuesta de amnistía aunque dieron un golpe de Estado, asesinaron gente que defendía la Constitución y son infames traidores a la patria, pasibles de fusilamiento. Para colmo, según el Acuerdo de San José, Zelaya tendría que admitir en puestos claves de su gabinete efímero a quienes lo secuestraron, deportaron de su propio país, insultaron, falsificaron su firma en una carta infame de renuncia y están oprimimiendo por el terror al pueblo hondureño, y sería sólo el rehén de esa gente.

Si se aceptase la solución Clinton (solución para los golpistas), se alentarían futuros golpes y dictablandas (dictaduras militares con fachadas legales). La alternativa es difícil, pero es la única positiva: rechazar el laudo Arias-Clinton y encabezar, en Honduras mismo, un proceso de lucha, por todos los medios posibles, para imponer una asamblea nacional constituyente que decida quién y cómo gobernará el país. O sea, intentar crear una brecha en las fuerzas armadas y la policía mediante la movilización insurreccional, como en Bolivia frente a Sánchez de Lozada o en Venezuela, cuando el golpe contra Chávez.

Zelaya, hijo de un asesino de izquierdistas, líder de un partido conservador tradicional, orientado hacia una política más avanzada sobre todo por razones de oportunidad y por no haber calculado las consecuencias que eso podría acarrearle, ha demostrado valentía pero probablemente no pueda encabezar ese tipo de lucha, aunque sí la puede iniciar. El pueblo hondureño y los sectores de izquierda que exigen su retorno irrestricto al gobierno sabrán entonces cómo derrotar a los golpistas y hacerles pagar su crimen contra la Constitución con procesos públicos.

La Jornada

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras, detras el golpe: LOS REYES de la Pifia

Nike y Adidas reclaman a EEUU que apoye a Zelaya. Las multinacionales de accesorios deportivos escriben a Clinton pidiendo que se cumplan las resoluciones de la ONU, la OEA y la UE. Las fábricas textiles están paradas en Honduras. El presidente expulsado de Honduras, Manuel Zelaya, habla por teléfono desde Ocotal, en Nicaragua. JUAN CARLOS RIVERA TORRES SAN PEDRO SULA (HONDURAS) afirma el 30/07/2009 07:41 que las ricas familias de empresarios hondureños que apoyaron el golpe de Estado contra Manuel Zelaya calcularon mal la reacción exterior. Las condenas de gobiernos y organismos internacionales al régimen de Roberto Micheletti se han visto reforzadas por un aliado insólito: las grandes empresas multinacionales de prendas deportivas, con inversiones millonarias en el país centroamericano: Nike, Adidas, Gap y Knights Apparel han enviado una carta a la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, reclamando la restitución de Zelaya en la Presidencia.
“Creemos necesario unirnos al llamamiento de restauración de la democracia hecho por el presidente de EEUU, la Organización de Estados Americanos, la Asamblea General de Naciones Unidas y la Unión Europea”, escribieron las empresas multinacionales, sumándose al clamor mundial que niega legitimidad al Ejecutivo de Micheletti y exige el regreso de Zelaya.
“Llamamos a la restauración de la democracia”, dice la misiva.
Las grandes compañías transnacionales se muestran “muy preocupadas por la situación en el país”. Y piden a Clinton que las diferencias entre las partes “se resuelvan mediante un diálogo pacífico y democrático, y no a través de la acción militar”.

Cancelación de pedidos

Las multinacionales firmantes son los principales clientes de las maquilas centroamericanas. Contratan a más de 60.000 trabajadores en la región y facturan alrededor de 3.000 millones de dólares anuales, según un informe de Oxfam. Por ese motivo, tienen una gran influencia en el tejido empresarial hondureño y sus acciones sin duda debilitarán el apoyo, hasta ahora unánime, de la industria a los golpistas. Las grandes firmas han anunciado que rescindirán contratos y pedidos. Según la presidenta de la Federación Sindical de Trabajadores Democráticos (FSTD) de Honduras, Fabia Gutiérrez, las multinacionales han amenazado con cancelar pedidos y rescindir contratos con maquilas en las próximas semanas.
“Esas empresas ya anunciaron que no enviarán más materiales para que sean ensamblados en Honduras, porque también ellas están recibiendo la presión de sus clientes, entre ellos, estudiantes de universidades de Estados Unidos”, dijo al público Gutiérrez.
La presidenta de la FSTD añade que las grandes empresas contratistas se han percatado de que los propietarios de las maquilas hondureñas obligan a los empleados a participar en las manifestaciones “por la paz y democracia” que montan a favor del Gobierno de Micheletti.

Las maquilas de Honduras dependen de las compañías estadounidenses “Los gerentes de las maquilas obligan a los trabajadores a subir a autobuses y participar en las movilizaciones de camiseta blanca (pro-Micheletti). Algunos empresarios, como Arturo Corán, han despedido a trabajadores que se han negado a ir”, denuncia por teléfono Israel Salinas, secretario general de la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras.

Una portavoz de Nike explica que su comunicado ha estado motivado por la vulneración de derechos fundamentales: “No hemos notado aún ningún impacto en la producción. Nuestra empresa está preocupada por los derechos de los trabajadores. Estamos inquietos por la situación y la democracia en Honduras”. Sin embargo, y aunque Nike lo niegue, en Honduras destacan que la producción ha disminuido notablemente desde el golpe de Estado del 28 de junio y las compañías tienen grandes dificultades para sacar las prendas deportivas del país. Los empresarios hondureños obligan a los obreros a ir a marchas golpistas.

Dos días de huelga general
“Cada jueves y viernes hay huelga nacional. En Honduras no se trabaja y eso está generando grandes pérdidas a las empresas. Es cierto que en las maquilas no se ha detenido la producción totalmente, sino de forma parcial, pero los paros cada vez tienen más fuerza; en las maquilas también”, señala Salinas. Junto a la movilización sindical, el toque de queda impuesto por el Gobierno golpista ha contribuido a romper el ritmo habitual de producción. Cada jueves y viernes hay huelga general y se para la producción “Las maquilas que producen para las multinacionales de EEUU trabajan las 24 horas del día ininterrumpidamente. Sus trabajadores hacen turnos de 12 horas. Pero con la imposición del toque de queda los trabajadores no pueden llegar a las fábricas”, cuenta por teléfono desde El Salvador el representante para Centroamérica del Comité Laboral Nacional, Sergio Chávez.

La falta de trabajadores obliga a parar máquinas e impide fletar los camiones para distribuir las mercancías. Además, el bloqueo de las principales carreteras del país que mantienen los partidarios de Zelaya retrasa aún más su exportación a EEUU.
Pese a la condena de las multinacionales textiles al régimen de Micheletti, hasta ahora la clase empresarial ha permanecido fiel. “Zelaya había tomado medidas que iban en contra de sus intereses, como imponer un salario mínimo y, sobre todo, acercarse a la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) y preparar leyes favorables a los campesinos y las cooperativas. Querían impedir eso a toda costa”, señala Israel. Por eso, dueños de maquilas como Jesús Canahuati y Jacobo Kattán han viajado un par de veces a Washington en busca de apoyos al golpe. La reacción de las grandes firmas de EEUU es la puntilla para su empeño.

Diez familias financiaron el golpe.

La mayor experta en temas militares de Honduras, la investigadora de la Universidad Nacional Leticia Salomón, destapó los entresijos del golpe de Estado. Y lo explicó como un detalle sin importancia ante una concurrida audiencia presente en una mesa redonda:
“Fue planeado por un grupo empresarial liderado por Carlos Roberto Facussé, ex presidente de Honduras (1988-2002) y dueño del periódico ‘La Tribuna\’, que junto con ‘La Prensa\’, ‘El Heraldo\’, los canales de TV 2, 3, 5 y 9 fueron el pilar fundamental del golpe”. El grupo al que se refería Salomón se completa con Jaime Rosenthal y Gilberto Goldstein, dirigentes el Grupo Continental, el emporio que monopoliza la banca hondureña, la agroindustria y medios de comunicación como ‘El Tiempo\’ y ‘Canal 11\’. El resto de las familias que apoyaron el golpe contra Zelaya y que controlan el 90% de la riqueza que produce el país son: José Rafael Ferrari, Juan Canahuati, el financiero Camilo Atala, el maderero José Lamas, el empresario energético Fredy Násser, Jacobo Kattán, el industrial azucarero Guillermo Lippman y el constructor Rafael Flores. Un personaje fundamental en esta conspiración fue el magnate Miguel Facussé, condecorado por el Senado colombiano en 2004 con la Orden Mérito a la Democracia, y quien hoy monopoliza el negocio de la palma aceitera y en 1992 apoyó la compra de tierras a los campesinos a menos del 10% de su valor real.

También publicado en w. Otros artículos | autor: | Dejar un comentario

Honduras- Impunidad: se imponen los intereses ajenos

Se cumplió un mes del golpe de estado en Honduras y, como en toda dictadura, se mantiene el Estado de Sitio, las garantías individuales existen en el papel y los poderes Legislativo y Judicial son un apéndice del régimen de facto. Los hondureños, así como la casi totalidad de los pueblos latinoamericanos, han vivido esa realidad antes y la rechazan. La comunidad internacional también rechazó el golpe del 28 de junio y adoptó acuerdos claros de condena a los golpistas, demandando la restitución en su cargo del presidente constitucional Manuel Zelaya. Pero las cosas ya no son tan claras ni categóricas y los motivos son ajenos a los intereses del pueblo hondureño y de los latinoamericanos en general. De la misma manera, las justificaciones que dan los golpistas no son verdaderas porque el golpe sirve a los intereses del grupo de poder encabezado por el ex vicepresidente estadunidense Dick Cheney, cuyos operadores hace tiempo que pululan por la región y buscan infiltrarse en los gobiernos. El grupo de Cheney, del que son parte también los Bush, se interesa fundamentalmente en el petróleo, por eso invadieron Irak y Afganistán, arremeten contra Irán, intentaron derrocar al presidente Hugo Chávez, han tratado de hacer lo mismo con Evo Morales, atacan al mandatario ecuatoriano Rafael Correa y ansían al petróleo cubano de la zona del golfo de México. Honduras tiene mucho petróleo, tal como lo dijo Gerardo Yong el 19 de julio. Las prospecciones las hizo una compañía noruega hace un año atrás, convocada por el presidente Zelaya quien, como ya hemos señalado, enjuició por tramposas a las empresas petroleras estadunidenses que le vendían caro el petróleo a su país y se incorporó al grupo Petrocaribe, creado por Venezuela. La compañía noruega hizo las prospecciones y las financió, le entregó el informe al gobierno de Zelaya y se quedó con una copia que puede negociar con empresas que estén interesadas en la información sobre esos yacimientos. Pero además, y eso se sabía, si se aprobaba la consulta destinada a determinar si se instalaba en las elecciones de noviembre la cuarta urna en la que se votaría sí o no a la convocatoria a una Asamblea Constituyente, Zelaya estimaba que en la eventual nueva constitución se debía establecer que los recursos naturales del país no podían ser enajenados. En consecuencia, el pretexto para el golpe de Estado fue la encuesta sobre la cuarta urna, pero el objetivo fue evitar que se pudiera dictar una constitución que impidiera apoderarse del petróleo hondureño. En esa conspiración estuvieron Otto Reich y su “fundación” Arcadia, entre otros, y no fue ajeno el embajador estadunidense en Honduras, Hugo Llorens, puesto ahí por el gobierno de Bush y Cheney. Pero también estaban en el complot los dueños de los medios, porque se estimaba que la nueva constitución debía hacer una distribución igualitaria del espectro radio-eléctrico y darle participación a los grupos comunitarios. De ahí la desinformación que sale hoy de Tegucigalpa.

Las mediaciones
En la reunión de la Asamblea General de la OEA, celebrada en San Pero Sula, Honduras, se vio que a la secretaria de Estado estadunidense no le había gustado la intervención del presidente Zelaya a favor de revocar la expulsión de Cuba de ese organismo. Dado el escaso conocimiento que la señora Clinton tiene sobre América Latina y estando rodeada de funcionarios del “establishment” y de otros más peligrosos, como John Negroponte, su reacción al golpe hondureño fue superficial, así como fueron vaguedades los comentarios iniciales que hizo al respecto el presidente Obama. Cuando toda América Latina y el Caribe, la Asamblea General de las Naciones Unidas y la Unión Europea ya habían condenado categóricamente el golpe y demandaban la restitución de Zelaya, Estados Unidos modificó su discurso y el departamento de Estado propuso la mediación del presidente de Costa Rica Oscar Arias, en circunstancias de que lo que se necesitaba era hacer cumplir los acuerdos de las máximas entidades internacionales. Arias, que no fue “el” pacificador de América Central, porque fueron muchos, y que recibió un premio Nobel de la Paz destinado originalmente a Costa Rica por ser un país sin ejército, aceptó la mediación y entregó una propuesta que fue rechazada por los golpistas porque planteaba la restitución de Zelaya en la presidencia. Entonces elaboró otra fórmula, que satisface mejor los intereses estadunidenses, en la medida en que convierte a Zelaya en una figura decorativa y anticipa las elecciones de noviembre, con lo que se hace un borrón y cuenta nueva y el golpe de Estado desaparece por arte de magia. Esta segunda propuesta tropieza con el mismo obstáculo, el régimen de facto ni siquiera así aceptó la restitución de Zelaya en el cargo de presidente y dio comienzo a una farsa mediante la cual “consultaron” a los otros poderes. El Legislativo se reunió y trató varios puntos de la propuesta, menos el relativo a la restitución del presidente. El poder judicial tampoco iba a aceptar ese punto, sobre todo que el presidente de la Corte Suprema ya ha reconocido que él también podría ocupar la presidencia de acuerdo a la “constitución” y justifica el golpe como “un caso de necesidad”. En ese contexto el Secretario General de la OEA buscó otros mediadores: los ex presidentes Ricardo Lagos, de Chile, y Julio María Sanguinetti, de Uruguay, a los que se sumaría el peruano Rafael Pérez de Cuellar, ex Secretario General de la ONU. Al escribir estas líneas aún no se formalizaba la idea, pero otro equipo mediador implica darle más tiempo al régimen de facto y con ello se puede terminar avalando la jugarreta de llegar a las elecciones de noviembre o anticiparlas y dejar el golpe de Estado en el limbo.

Los golpistas
Como ha sido visible, los golpistas viven en un pasado muy pasado. Cuando se reunieron en el congreso para “sustituir constitucionalmente” a Zelaya, la sesión parecía la de alguna cofradía de siglos atrás, con todo un ceremonial que ya no se usa en ninguna parte. Sus cancilleres dan una idea del segmento social al que representan. Ortez, el primero de ellos, los retrató a todos cuando dijo de Barack Obama: “ese negrito no sabe donde está Tegucigalpa”. Lo cambiaron de lugar, le dieron Gobernación y cuando habló del Secretario General de la ONU señaló “ese chinito que no me acuerdo como se llama”. Ortez ya está en su casa, pero por imprudente, no porque sus palabras no representen el pensamiento de la soberbia oligarquía hondureña que se tomó el poder, entre los cuales hay muchos con apariencia de “negritos” y “chinitos” que no se ven a sí mismos como tales, pero sí al pueblo al que menosprecian. Por lo tanto, el desafío que representa la reacción popular al golpe les resulta intolerable. El equipo golpista lo encabeza Roberto Micheletti, un transportista que hizo fortuna. Nunca logró que su partido, el Liberal, lo nominara candidato a la presidencia, perdió en todas las oportunidades en que lo intentó y tiene fama de hombre rudo. En la Fiscalía de Defensa de los Derechos de la Mujer hay tres denuncias en su contra, ninguna de las cuales ha sido activada por esa Fiscalía. Uno de los incidentes se produjo en la reunión de su partido en la que se designó al candidato presidencial para los comicios de noviembre. Micheletti no sólo perdió, sino que fue abucheado por los asistentes. Como premio de consuelo le dieron la presidencia del congreso y cuando se iba a subir al estrado partidario una joven del grupo de protocolo, llamada Suyap
a, igual que la Virgen de Suyapa, le pidió que esperara un momento porque no habían terminado de poner las sillas. Micheletti, enojado por el abucheo de que era objeto, le propinó un golpe y le rompió la boca.

Un mes de protesta popular
Desde el momento en que los hondureños se enteraron del golpe de Estado, hay que recordar que los medios fueron censurados, las protestas han sido permanentes. Han estado en la calle todos los días y no están dispuestos a ceder. La prensa estadunidense lo reconoció y realizó encuestas rápidas a los manifestantes y estos les señalaron que Zelaya era el primer presidente que se había preocupado por ellos y al que ellos le podían hablar sin temor sobre sus problemas y aspiraciones, lo publicó el Washington Post. En Honduras, que tiene un poco más de 7 millones de habitantes, la mayoría es pobre, pero hay alrededor de un millón y medio que son absolutamente pobres. De ellos se empezó a ocupar el gobierno de Zelaya a través del programa Red Solidaria, del que se hizo cargo la esposa del mandatario. Para determinar el grado de pobreza, tuvieron que hacer una medición basada en averiguar si comían, si la respuesta era afirmativa, preguntar qué y cuántas veces al día. También hubo que establecer dónde y cómo vivían, si era en casas y si esas casas tenían puertas o ventanas o servicios, porque no tenían trabajo ni ingreso fijo. Ya se habían incorporado al programa 200 mil familias, las que desde el día del golpe no reciben ayuda alguna. Incluso es posible que algunos no sepan lo que ha ocurrido, otros lo sabrán debido a la represión. Sin embargo, a pesar del Estado de Sitio y el toque de queda, aumenta cada día el número de los que han llegado hasta El Ocotal, en Nicaragua, a sumarse al campamento de quienes apoyan al presidente Zelaya, que se encuentra ahí, después de haber ingresado a territorio hondureño. El mandatario solicitó a las Naciones Unidas que le diera el estatus de refugiados y la ayuda correspondiente a quienes están allí acompañándolo, porque si regresan a Honduras, están amenazados con una condena a 6 años de prisión por “traición a la patria”, la que por lo visto sólo le pertenece a los golpistas. En el curso de la semana, estaban convocadas huelgas y muchas otras manifestaciones de protesta; la pregunta es hasta qué punto pueden seguir siendo ignoradas y reprimidas en defensa de intereses ajenos y de un gobierno ilegítimo. Más aún cuando esta manipulación apunta también a toda la América Latina y a las instituciones que ha creado: Unasur, MERCOSUR, ALBA, Petrocaribe, Banco del Sur, Grupo de Río y cualquier otra que se me escape, en la medida en que priorizan los intereses de la región.
– Frida Modak, periodista, fue Secretaria de Prensa del Presidente Salvador Allende.
ALAI AMLATINA, 1/08/2009.-

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras: La mediacion de USA fracasó.- Es hora de que América Latina se encargue.

El esfuerzo de mediacion que la Secretaria de Estado Hillary Clinton arregló para tratar de resolver la crisis de Honduras que comenzó cuando un golpe de estado sacó al presidente de Honduras Mel Zelaya hace mas de un mes, fracasó. Es ahora el momento –algunos dirían demorado- para que los Gobiernos de América Latina jueguen su propio rol. Deberían tomar los pasos necesarios para implementar el mandato unánime de la Orgnización de Estados Americanos: “el inmediato e incondicional regreso” del Presidente Zelaya al cargo para el que fue electo.

Esto puede ser hecho con o sin ayuda de la administración Obama. Es importante observar que las dos ultimas crisis políticas en la región fueron resueltas sin participación significativa de Washington. La primera fue en Marzo el año pasado cuando Colombia bombardeó e invadió terrirorio de Ecuador en una operación contra las guerrillas de las FARC. America Latina se unió en respuesta, condenando la violación a la soberanía de Ecuador. La crisis se resolvió en la reunión del Grupo de Rio del 7 de Marzo donde el president Uribe de Colombia se disculpó y ofreció no volver a violar la soberanía de ningún país.

En el verano del año pasado, la derecha Boliviana opuesta al gobierno se involucró en una serie de acciones violentas que elevaron el espectro de una guerra civil separatista. Los jefes de Estado de UNASUR –Union de Naciones de Sur América- se reunieron en Santiago y declararon unánimemente su apoyo al gobierno de Morales. Esta respuesta regional unificada y la siguiente investigación de UNASUR sobre la violencia de la derecha, ayudó a poner fin a las esperanzas insurreccionales de la derecha Boliviana.

Era demasiado esperar que un proceso de mediación conducido por la Secretaria de Estado de los Estados Unidos Hillary Clinton podría resolver la crisis. El gobierno de EEUU tiene demasiados intereses en conflicto con lo que la región misma quiere y necesita.

Primero está la base militar de EEUU en Honduras, la única en America Central. El proceso de reforma constitucional que el Presidente Zelaya esperaba desarrollar, podría llevar facilmente a los votantes a rechazar las fuerzas extranjeras en su territorio. Sin embargo, si bien nuestro gobierno puede preferir la democracia como sistema político, cuando la alternativa es entre democracia y base militar, el record de Washington no es bueno.

El canciller de Brasil Celso Amorim señaló a Clinton que el proceso de mediación debía hacerse dentro del marco de la resolución de la OEA y por ello no se deberían imponer condiciones para el retorno de Zelaya, especialmente, dijo, en una coalición de gobierno con los que derrocaron al gobierno. Esta fue una de las condiciones propuestas por el Presidente de Costa Rica Oscar Arias a quien Clinton reclutó como mediador.

Amorim también observó que cualquier solución negociada que fuera vista como un premio a los autores del golpe, incrementaría la amenaza de golpes militares en otros países. Estas preocupaciones reflejan el interés Latinoamericano fuerte y sin ambigüedades para una completa derrota del golpe. Ellos tendrían que vivir con las consecuencias si fallan.

En Washington, en contraste, tenemos un enrredo de intereses en conflicto: Poderosos lobystas como Lanny Davis y Bennett Ratcliff, cercanos a Clinton y quienes conducen la estrategia de defensa del golpe; la derecha Republicana incluyendo miembros del congreso que abiertamente apoyan el golpe; y “Nuevos Guerreros frios” de ambos partidos en el Congreso, Departamento de Estado y la Casa Blanca que ven a Zelaya como una amenaza por su cooperación con Hugo Chavez de Venezuela y otros gobiernos de izquierda.

No extraña que la respuesta de Washington haya enviado muchas señales mezcladas. La primera declaración de la casa Blanca ni siquiera criticó el golpe y el Departamento de Estado lo critica pero no lo llama oficialmente un golpe. Y Clinton se ha rehusado repetidamente a decir “restaurar el orden democrático” en Honduras significando llevar a Zelaya de regreso- mucho menos incondicionalmente. Tomó tres semanas a la administración amenazar con cortes de ayuda externa, y Washington esta solo manteniendo a su embajador en el lugar.

Latinoamerica dio a Washington el chance de usar su influencia con la elite hondureña para restaurar la democracia ahí. No funcionó. Ahora es el momento de America Latina para encabezar el liderazgo. Esperanzadoramente Washington les seguirá.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras: con el pueblo y sin Arias

Mientras más crecen la resistencia de los hondureños contra la dictadura y la solidaridad internacional con su causa, más se empeña Washington en reflotar la desacreditada “mediación” de Óscar Arias, varita mágica para consolidar el golpe de Estado y, en todo caso, desgastar al movimiento popular.

De Arias habría que decir que en donde menos se le cree es en la propia Costa Rica. Allí es notorio su protagonismo en la aplicación de las políticas neoliberales, las corruptelas a ellas unidas, la forma tramposa y mendaz con que instrumentó el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y, en particular, el referendo respecto a su aprobación, que se vio forzado a convocar. Para ganarlo, el Nóbel recurrió a las prácticas más antidemocráticas y fraudulentas. En cuanto a Nicaragua y el resto de Centroamérica, los pueblos no olvidan su contumaz subordinación a Estados Unidos y menoscabo del sandinismo cuando arbitraba las negociaciones de paz sobre aquel país.

Al inventar la mediación de Arias, la secretaria de Estado Clinton anulaba gran parte de la fuerza de las resoluciones adoptadas por la OEA, la ONU y el Grupo de Río, que exigían la restitución “inmediata e incondicional” de Manuel Zelaya en la presidencia de Honduras. Negociar con los golpistas entraba en abierta contradicción con el consenso internacional y dotaba a aquellos de una personaría jurídica y política no reconocida por los países latinoamericanos y europeos, que, a diferencia de Washington, retiraron sus embajadores del país centroamericano. Al verse tácitamente reconocidos por Washington, los hasta entonces acosados personeros del tambaleante régimen de facto se llenaron de ínfulas, al extremo de rechazar las propuesta de Arias pese a que ataban de pies y manos a Zelaya, al tiempo que la ultraderecha de Estados Unidos y el Departamento de Estado aprovechaban para redoblar la campaña internacional de relaciones públicas a su favor. La publicación en el Wall Stret Journal de un largo artículo del jefe civil de la dictadura militar es una prueba irrefutable de la enorme simpatía de que gozan los gorilas en importantes círculos económicos y políticos del norte revuelto y brutal.

Es evidente la existencia de importantes contradicciones en el equipo de Obama y la elite del poder imperial ante la cuestión de Honduras, como frente a otros importantes temas internacionales, pero en lo que no tienen desavenencias, aunque puedan diferir en las formas y plazos, es en el objetivo de liquidar a la Cuba socialista y a los gobiernos populares de la región investidos por sus pueblos en Asambleas Constituyentes. Esa es la objeción central del imperio y las oligarquías contra Zelaya: su voluntad de consultar al pueblo sobre la convocatoria a una constituyente. Por cierto, no para reelegirse, por más que esta sea una aspiración legítima cuando responde a la inspiración popular, toda vez que la hipotética constituyente se reuniría tiempo después de haber Zelaya abandonado el cargo. El objetivo fundamental que buscaba el presidente era una constitución salida del pueblo y no de una dictadura militar, como la vigente.

Si ello preocupaba al imperio y las oligarquías antes del 28 de junio, día del golpe, un mes después se ha vuelto una pesadilla a la vista del extraordinario y raigal Frente Popular de Resistencia contra el Golpe de Estado, que en su crecimiento, ha logrado atraer a su seno a muchos miembros de base de los partidos políticos tradicionales, irremediablemente despedazados después de esta coyuntura. Podrá Zelaya regresar antes o después a asumir su mandato, pero ya en Honduras ha surgido una creativa experiencia de cómo enfrentar con el pueblo organizado y radicalizado la nueva generación de golpes de Estado que planean ejecutar en América Latina sectores del imperio y las oligarquías. Las bases yanquis que pronto apuntarán contra Venezuela y los movimientos y gobiernos populares de la región, y la IV Flota forman parte de este diseño agresivo.

La insistencia de Washington, Insulza y los gobiernos derechistas en resucitar la mediación de Arias ya no busca sólo consolidar a los golpistas sino evitar a toda costa su derrocamiento por una insubordinación popular, acontecimiento que desbordaría con creces a Honduras y se proyectaría como una gran victoria continental de las fuerzas populares contra la nueva contraofensiva del imperio y las derechas locales.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras y la SIP

26.07.2009 – La prolongación de la crisis en Honduras no tiene un efecto neutro pues juega a favor de los golpistas. El repudio y el asilamiento universales no conmueven a los usurpadores. Todo lo contrario: confirman su visión paranoica de un mundo dominado por comunistas, subversivos y revolucionarios que conspiran sin cesar para frustrar su patriótica empresa. Tanto los militares como los civiles hondureños comparten ese delirio que sigue siendo alimentado, día a día, por el Pentágono, la CIA y buena parte del establishment político del imperio, para los cuales la guerra no ha terminado ni va a terminar jamás. Guerra sobre todo contra todo ese inmenso e inesperado movimiento social que se ha puesto en marcha a partir del golpe y que rebasa amplia –y tal vez irreversiblemente- los estrechos marcos de la mal llamada “democracia representativa” en Honduras. Bastó que aquél pretendiese honrar esa fórmula para que la santa alianza abandonase en tropel las cavernas y saliera a dar batalla: allí se juntaron, para unir fuerzas, los representantes militares y políticos del imperio con la corrupta oligarquía local, la perversa jerarquía de la Iglesia Católica, las diversas fracciones del patronato y el poder mediático que este conglomerado de la riqueza y el privilegio controla a su antojo, haciendo de la libertad de prensa una broma sangrienta.

No es casualidad que el sitio web de la benemérita Sociedad Interamericana de Prensa, siempre tan atenta ante todo lo que ocurra con los medios en Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador, haya ocultado arteramente lo que está aconteciendo en Honduras. La resolución mas importante sobre el tema de los medios, adoptada el 24 de Julio, es una condena … ¡al presidente Rafael Correa por alentar el “incesante clima de confrontación y epítetos contra periodistas, propietarios de medios de comunicación y sus empresas!” Ni una palabra sobre Gabriel Fino Noriega, periodista hondureño de Radio Estelar, asesinado por fuerzas paramilitares, de la cual informa la Misión de la ONU enviada a investigar la situación de los derechos humanos en Honduras. La misma delegación comprobó que en Tegucigalpa, Canal 36, Radio TV Maya y Radio Globo fueron militarizadas, constatándose asimismo el asalto a diversos locales de medios de comunicación y amenazas de muerte contra periodistas, el bloqueo de sus transmisiones o la interceptación telefónica y bloqueo de su acceso a internet.

La misión también corroboró el ametrallamiento de la cabina de transmisión de Radio Juticalpa en Olancho, y las amenazas de muerte producidas contra periodistas como el director del diario El Libertador, Johnny J. Lagos Enríquez así como contra el periodista Luis Galdanes. En la ciudad de Progreso los militares silenciaron las trasmisiones de Radio Progreso, siendo hostigado su director el sacerdote jesuita Ismael Moreno, detenido temporalmente uno de sus periodistas mientras otros recibían amenazas de muerte. Otro caso es el de Canal 26, TV Atlántica, cuyo directivo declaró ante la misión de la ONU que los militares indicaron a los medios de comunicación del departamento que debían abstenerse de trasmitir otras versiones o informaciones que no emanasen del gobierno de facto. Ante la agresión sufrida por los periodistas de Telesur y Venezolana de Televisión -sin cuya valiente labor el mundo jamás se habría enterado de lo que ocurría en Honduras- la SIP se limitó a emitir un tibio comunicado lamentando los hechos; la resolución dura, en cambio, se tomó en contra de Correa.

Sería muy largo enumerar todas las violaciones a la libertad de prensa y los derechos humanos, aparte del asesinato de Noriega, que pasaron desapercibidas ante los atentos censores de la SIP y sus lenguaraces, Mario Vargas Llosa y la pandilla de los “pluscuamperfectos idiotas latinoamericanos”. Su silencio cómplice revela la descomposición moral del imperio, sus permanentes mentiras y la impunidad con la cual se mueven estos falsos defensores de la “libertad de prensa”. Y frente a este escenario, ¡la Secretaria de Estado Hillary Clinton se atreve a calificar como imprudente el gesto de Zelaya de viajar a la frontera de su país!!, al paso que su vocero, Philip Crowley, advertía contra “cualquier acción que pueda conducir a la violencia” en Honduras. Falta ya muy poco para que Washington comience a declarar que el verdadero golpista es Zelaya y que fue él y no otro quien arrojó a su país a un caos de violencia y muerte. La promesa de nuevas mediaciones a cargo de la Casa Blanca sólo servirá para desfigurar aún más la verdad e inclinar el fiel de la balanza a favor de los golpistas y sus mandantes.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Golpe de Estado en Honduras

En estos últimos 25 años aparentemente se estaba hilvanando un tipo de democracia joven e imperfecta aun, pero creciente y fortaleciéndose con la participación ciudadana; elemento fundamental en la toma de decisiones a nivel local y nacional. Parecen ser, democracias ¨ficticias¨ ya que el 28 de junio del presente, Honduras nuevamente se ve sacudida por el fantasma de los golpes militares, hecho El golpe de estado militar-civil ocurrido en la madrugada del domingo 28 de junio del 2009, planificado por la oligarquía nacional, con asesoramiento de personeros del southcom de EE.UU, quienes ya venia haciendo un trabajo de hormiga con el fin de controlar algunos órganos del Estado como ser la corte suprema de Justicia, Ministerio Público y sobre todo el Congreso nacional, (todos ellos con alto grado de corrupción e instrumentos para garantizar sus intereses propios de la oligarquía económica-política y militar). Este golpe trasciende a la dimensión política, económica, cultural a la salud espiritual, mental y física del pueblo hondureño y Latinoamericano, que creía superada la época nefasta de violación a los derechos humanos, a través de la ruptura de la democracia después de sucesivos golpes de estados, en diferentes países de nuestro continente tan vergonzoso no solo para su pueblo, sino para la misma historia y pueblos del mundo, teniendo como consecuencia el rompimiento del orden constitucional.

Este golpe se manifiesta no solo con el asalto a la casa del presidente bajo amenaza de asesinarlo allí mismo, y la expulsión del país. También están ensañándose contra el pueblo, a través de la represión sistemática, la violencia de los militares y policías, los atropellos a los comunicadores sociales independientes, de medios pequeños y de algunos extranjeros, el asalto a medios de comunicación, destrucción de producción intelectual (Allan McDonald) interrupción intencional del sistema eléctrico y telefónico domiciliario y de comunicación por radio e Internet. Esto nos hace recordar la implementación de la doctrina de seguridad nacional en los ¨80¨ y el estilo de represión, posterior a los golpes militares suscitados en otros países latinoamericanos como Argentina y Chile.

En este hecho lamentable, todos nos hemos quitado la máscara de lo que realmente somos y los intereses de clase que representamos en esta sociedad de grandes desigualdades, el presidente Manuel Zelaya también esta conociendo a sus verdaderos amigos y enemigos que se manifiesta con el comportamiento de la clase política, económica, conservadora y del poder religioso mediático, grupos que se aprestaron al apoyo de estos delincuentes secuestradores, usurpadores del poder; que han utilizado las armas para asesinar inocentes en las manifestaciones pacificas, donde el pueblo se manifiesta en una clara posición de RECHAZO a estos golpistas. Además del apoyo al presidente Mel Zelaya, es el deseo de vivir en libertad, paz y verdadera democracia, es lo que se expresa en estas marchas; donde los pueblos participen en la construcción y emancipación de su propia historia y realidades y no de manera impositiva.

El rechazo de la comunidad internacional no se ha hecho esperar y por mas que los golpistas “maquillen” este problema no podrán ocultarlo ni minimizarlo, con manifestaciones obligadas de sus pobres y explotados trabajadores, que hasta los uniforman de blanco para controlarlos mejor, con el eslogan de PAZ Y DEMOCRACIA. Una paz y democracia pregonada para y por la oligarquía nacional. Que han convertido este país en su propio feudo y paraíso fiscal. Preguntémonos ¿porqué los grupos de poder acostumbrados a gobernar en Honduras, siguen manteniendo el país en un total atraso educativo, que no permite a la gran mayoría excluida, acceso a las competencias para lograr su desarrollo y una vida digna?

Estos grupos oligárquicos comenzaron a incomodarse porque las conquistas sociales representan una amenaza a sus intereses. Para mencionar algunas de la administración Zelaya tenemos: la reestructuración de la fórmula de ganancias, de las compañías transnacionales distribuidoras de petróleo, el Convenio de colaboración con el gobierno de Cuba, para la importación de medicinas genéricas, Canceló el otorgamiento de permisos de explotación minera a cielo abierto, Incrementó un 30% el salario mínimo de los trabajadores; permitiendo por primera vez a la clase trabajadora en Honduras, tener un salario que permite la compra de los productos de la canasta básica, Destino del 1% del presupuesto a programas de conservación del medio ambiente, Vetó el aporte de dineros de empresas y personas extranjeras a los partidos políticos de Honduras, Implementó Cajas de Ahorro Comunales, para darle crédito a bajas tasas de intereses a quienes no son sujeto de crédito en el sistema financiero tradicional, Pago el estatuto del maestro que el golpista de Ricardo Maduro y Carlos Flores Facusse lo tenían congelado matrícula gratis en escuelas primarias y secundarias del estado, Implementó el Programa de Participación Ciudadana, para otorgarle poder de decisión a la población en general sobre temas vitales del diario vivir: Salud, Educación, Presupuesto, Gobierno, esto último constituye el delito más grave, la gota que derramó el vaso, ya que en nuestras llamadas democracias, el ciudadano ejerce esa ciudadanía o poder de decidir únicamente votando por “alguien” cada cuatro años y no para decidir sobre temas específicos de bienestar político, económico y social,.

Así estos conservadores han secuestrado y expulsado al presidente Zelaya, a la democracia pero no pueden secuestrar el pueblo completo, ni las calles donde se manifiesta constante y pacíficamente, exponiendo su vida por el retorno a la verdadera constitucionalidad. Cualquier delito que se atribuya al gobierno de Manuel Zelaya no justifica un golpe de Estado. Este problema tiene una serie de interrelaciones complejas como ya señalamos, y desde allí que es posible que se este gestando un nuevo escenario “postmodernista” para Latinoamérica, en donde los golpes de estado serán contra los gobiernos populares, que no representen los intereses de las oligarquías nacionales y transnacionales, serán legitimados por sectores del poder civil afines a los golpistas (judiciales, legislativos, económicos religiosos, mediáticos). Los golpes son tipificados como ¨SUSTITUCIONES CONSTITUCIONALES¨, e inventando cualquier delito, especialmente de narcotraficante para derrocar los gobiernos legítimamente constituidos, que no obedezcan a sus intereses particulares.

Observa como las oligarquías principalmente la hondureña con poca capacidad de inversión y mas conocida como conservadora, y retrasada en comparación a sus similares del resto de América. Condenan a la administración Zelaya y al mismo pueblo: Culpable por no replegarse a la defensa de los, intereses de ese sector económico-político-militar (oligarca), y de otorgar mas bienestar a sectores desposeídos, y darle poder a las bases sociales y mantener relaciones multilaterales y de ayuda mutua con gobiernos del ALBA, y sobre todo firmar ser parte de la misma en contra posición al TLC. No podemos obviar que hay sectores que no son Melistas, ni funcionarios de su gobierno, ni partidistas, sino solamente defensores de la democracia y aunque tienen diferencias con el Presidente Manuel Zelaya, no están de acuerdo con el golpe de estado{_
VIR_} de este o de cualquier mandatario y por tanto también han salido a las calles a pronunciarse en contra del mismo. Para y manifestar que “EL Golpe de Estado no puede, ni debe ser visto como motivo o solución para un conflicto ni de ideas, ni de intereses económicos”.

Además debemos denunciar que dentro de este régimen de facto, no solo se ha censurado a los medios de comunicación y despojado de toda seguridad a la población hondureña; también se están cometiendo un sin numero de violaciones a los derechos humanos. Primero a quienes son o fueron miembros (as) del gabinete Zelaya y casi todo el personal de las oficinas del estado centralizadas, descentralizadas y las autónomas que de una u otra manera devengan un salario estatal. Que no se quieren comprometer con los golpistas; pero tampoco quieren dejar su única fuente de ingreso. Por tanto, exigimos el respeto a la dignidad de esas personas que han visto violada sus garantías individuales, al igual que al resto de la población. Están siendo denigradas, al colocarles a muchos de ellos pruebas falsas o irregulares, en sus pertenencias, sus lugares de trabajo, y que ahora se les busca como delincuentes.

Estamos frente a un escenario de estancamiento con respecto a los avances democráticos, alcanzados en al menos unos 25 años, sino también frente a un panorama escalofriante. Si pensamos que esto es solo el inicio de una escalada en el resto de América, un continente que venia caminando con más independencia ante una potencia hegemónica y que ha estado dando pasos a democracias de corte más sociales. Frente a una tendencia meramente económica globalizante, que veía con el descalabro financiero internacional y particularmente de América del Norte, que a finales del 2008 se derrumbada, a la vez que se desvanecía la premisa “la economía lo es todo” donde los Estados reguladores eran un estorbo y la causa de subdesarrollo; esta idea, no solo perdía valides, sino también se rompía tras buscar el apoyo irónicamente del Estado, para no caer en una muerte súbita.

Parecía que la ocupación central de este fin de década, para un sector era la reestructuración global del paradigma neoliberal, y para otro sector la lucha contra la pobreza y con ello la creación de democracias más participativas y menos representativas; como solución para una sociedad más justa y más democrática. Vemos como nuestra ocupación será también recobrar la democracia, que se ve en peligro por parte de una clase oligarca, que no quiere ceder ni un ápice de sus desmedidas ganancias, para ser parte de una democracia participativa, donde no solo ellos como sector estén representados. Permitiendo así que el pueblo pueda controlar también los intereses nacionales, como un derecho que tienen los pueblos a velar por los recursos naturales, económicos y sociales, como producto de una serie de conquistas sociales y avances de la misma democracia.

En conclusión podemos afirmar que tenemos un escenario multidimensional y complejo, que su solución va mas allá de la restitución del gobierno de Manuel Zelaya, o del adelanto de las elecciones generales, en ese sentido nos planteamos una serie de interrogantes vinculantes a la solución de este hecho ¿Qué pasara con los golpistas? ¿Pagaran por sus delitos? ¿Quién pagara por los hondureños golpeados y asesinados en las manifestaciones? ¿Quién pagara por la violación a los derechos humanos en toda su dimensión? ¿Cuál será el futuro de las fuerzas armadas? ¿Qué se hará con los coroneles del estado mayor conjunto de las FF.AA? ¿Los falsificadores de la renuncia del presidente Zelaya? ¿Los delitos contra la democracia y libertades?

Como se muestra, una solución estaría enmarcada en una combinación de alternativas; en las que tres (Manuel Zelaya con el respaldo del movimiento social, poderes Factico, EU y la ultraderecha internacional) definirán el resultado de estos posibles escenarios; una consiste en restituir el gobierno constitucional de Manuel Zelaya y garantizar el perdón para todos. Es decir posibilitar una amnistía política para perdonar los pecados de los golpistas y no golpistas. La otra es restituir a Zelaya y solicitar la presencia de organismos internacionales serios como las cortes internacionales de justicia, derechos humanos y presencia de la OEA y cascos azules. Para enjuiciar a todos los presumibles culpables de estos delitos, en contra de la democracia y violación a los derechos humanos. Solo así podemos alejar el fantasma de nuevos golpes y de los que la mala memoria de los hondureños olvidó que los golpistas de hoy son los mismos de ayer.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | Autores: , , | Dejar un comentario

Honduras: otra guerra del TLC contra los pueblos

Es probable que el golpe militar que acaban de dar en Honduras, más allá de un golpe contra el Presidente Manuel (Mel) Zelaya sea una nueva batalla en la guerra de implementación de los “Tratados de Libre Comercio”, es decir, un ataque cruento de los gestores y promotores del modelo del libre comercio contra las democracias y los pueblos que defienden su soberanía, sus derechos, sus libertades y recursos frente a los “derechos corporativos” a explotar y someter para acumular. Nos atrevemos a sugerir sobre bases sólidas y lecciones inocultables de la historia, que en Honduras se libra una segunda batalla de implementación por la fuerza de los TLC (en este caso el CAFTA). La primera fue la reciente masacre en la Amazonía Peruana para imponer los decretos de implementación del TLC Perú-EEUU. Una segunda agresión armada para imponer los acuerdos. Se ha iniciado una nueva era golpista en el Continente: la de los golpes militares para implementar los acuerdos impuestos.
“El golpe atestado contra el gobierno legítimamente constituido del Presidente Manuel Zelaya, se inscribe en una clara lucha que se está librando en la región por desandar el camino de sometimiento y vulnerabilidad plasmado en los tratados de libre comercio con EE.UU. y la Unión Europea (CAFTA-DR y las negociaciones de un Acuerdo de Asociación actualmente en curso), en las concesiones extractivas (minería, forestal, agrocombustibles) y turísticas y en toda clase de endeudamiento relacionada”, manifestaron miembros de Jubileo Sur en comunicado público frente al golpe de Estado contra el gobierno de Honduras.

Leemos en conjunto los hechos que se han presentado hasta el momento, con las declaraciones de los principales actores en el marco de experiencias golpistas recientes como las de Haití y el autogolpe de Fujimori. Todo esto da pie para asumir que este golpe es del poder transnacional orquestado bajo la manga de los EE.UU.

Además, este no es un golpe militar en Cuba, en Venezuela, en Nicaragua o en Bolivia. Es un golpe militar en Hoduras, es decir, en la base militar más sólida que han tenido los EEUU en Centro América y, seguramente, en todo el Continente Americano. En Honduras se entrenó, se armó y se dirigió a la Contra que atacó al régimen Sandinista de Nicaragua. Desde Honduras se coordinaron acciones militares contra el FMLN. Seguramente no ha habido un golpe de Estado, ni una acción militar golpista en Centro América y el Caribe, con el respaldo de los EEUU, que no haya contado con el territorio, el Gobierno y las fuerzas armadas de ese país, bajo el mando de los EEUU. Honduras ha sido, además, la cabeza de playa de las iniciativas de las corporaciones transnacionales en la región, desde la industria farmacéutica, hasta el turismo corporativo, pasando por el Plan Puebla Panamá y la minería. De modo que, un golpe militar en Honduras no es cualquier golpe militar. Es, por principio un golpe del ejército de los EEUU al servicio de los intereses transnacionales. Lo descabellado no es plantearse esta premisa. Descabellado y carente de realidad sería pretender ignorar esta verdad y toda la historia que la respalda.
¿Cómo explicar, entonces, el golpe?

De un lado, vemos la manera en que el Gobierno de los EEUU y el propio Presidente Obama “rechaza” el golpe y ¡llama al diálogo entre las partes!. Es decir, que pretende lograr dos cosas: una, presentarse como defensor de la democracia y opositor del golpe y dos, en el mismo acto, legitima a los golpistas, su acción criminal y su posición e intereses. La Secretaria de Estado Hillary Clinton, a su vez, anuncia que, aunque se rechaza lo que ha sucedido en Honduras, no puede declararse que sea un golpe de Estado, ya que los golpistas y quienes los respaldan, reciben apoyo financiero de los EEUU y el reconocimiento de un golpe, obligaría a los EEUU a retirarles el apoyo económico. En reunión con el Presidente Álvaro Uribe en Washington, el Presidente Obama declaró ayer que “el golpe es ilegal” y hay que buscarle una salida. Es como revivir la reacción del Gobierno de EEUU ante el Fujimorazo, o ante el primer golpe al Presidente Aristide. En suma: lo rechazamos, pero lo aprobamos. Lo hicieron nuestros amigos, a nuestro nombre, pero es ilegal. Digámoslo sin tanta diplomacia: el golpe nos sirve, pero también nos sirve rechazarlo.

Por lo tanto, si Obama consigue el diálogo que propone, se habrán legitimado, por la vía de la fuerza criminal, los intereses y los actores golpistas. Quienquiera que siga en la Presidencia, aún si es Mel Zelaya quien regrese (y Obama quiere que este sea el caso) quedará limitado como Aristide cuando Clinton lo envió de vuelta a Haití después de obligarlo a aceptar todas las condiciones que le impuso el capital transnacional: con las manos atadas, es decir, un Presidente legítimo sin posibilidades de hacer las reformas que limitaran el poder de las transnacionales y mejoraran las condiciones de vida y trabajo de su pueblo. La oposición respaldada por EE.UU, en articulación con las corporaciones y el sector financiero, validados y ejerciendo el poder a través del Presidente del pueblo reducido a la impotencia. Esta es la receta Haití repetida y actualizada. Como Clinton, Obama jugará al demócrata y defenderá, como ya lo está haciendo, a Zelaya a la vez que se lo entrega al poder corporativo para que lo someta y se lava las manos como defensor de la Ley y de la democracia. Lanzó la moneda para jugar al cara y sello, solo que en sus condiciones: “con cara gano yo y con sello pierde usted”,.

De otro lado, es claro que en Honduras las fuerzas represivas no dan un solo paso y menos, mueven una sola hoja entre las élites, sin la orientación y el apoyo de los EEUU. porque ésta es su colonia y su “república bananera”. Por eso, mientras salen las declaraciones y se reune la OEA y se anuncia el retorno de Zelaya en condiciones adecuadas, el ejército golpista y las élites realizan el trabajo sucio necesario para garantizar estabilidad al régimen ajustado y sometido. Ya asesinaron a Cesar Ham, diputado y candidato a la presidencia por la izquierda, presidente de Izquierda Unida, el único partido de izquierda registrado. Ya han arrestado y seguramente torturado líderes de procesos sociales y opositores al libre comercio. Ya habrán puesto en “su lugar” las piezas de represión y vigilancia que garanticen los intereses corporativos y la sumisión del pueblo. Algunas de estas cosas se lamentarán. Uno que otro chivo expiatorio será castigado (en el mejor de los casos) y a todas y todos les quedará muy claro quién manda en esas Honduras.

Asimismo, repasemos varios hechos que, desde la misma lectura, crean la impresión de una “puesta en escena” que se desarrolla según un libreto: al Presidente Zelaya se lo llevaron justamente para Costa Rica, donde lo recibe el Presidente Oscar Arias, un librecambista leal al modelo, amigo de los EEUU y de quien también vale presumir que actúa en coordinación y bien informado por las fuentes más directas: que la OEA haya reaccionado a favor del Presidente y que además su Secretario General (Insulza) se ofrezca a acompañarlo para que regrese a Honduras; que los regímenes de derecha rechacen el golpe y hasta los medios comerciales de comunicación, cajas de resonancia del modelo, informen a favor de la democracia. Todo esto, al parecer apunta a algo muy bien orquestado para rechazar abiertamente el golpe y a la vez legitimar la agenda oculta que se persigue c
on el mismo. Tal como sucedió con Aristide en Haití y con Fujimori en Perú, pero mejor. Han aprendido. Aprendieron además, de la reacción de UNASUR en respaldo a Evo Morales y aplican el mismo método, pero con fines opuestos.

En síntesis, creemos que este golpe seguramente viene desde los intereses económicos y geoestratégicos corporativos y transnacionales, lo que pone en evidencia una trampa y un juego al que nos han sometido, los aparentemente defensores de las democracias; que en últimas apoyan los objetivos del golpe para tumbar las políticas que Zelaya estaba implementando. Si estamos en lo cierto, más que defender al Presidente Zelaya y sus intereses políticos particulares, nuestro énfasis debe estar en las políticas que afectan la implementación del CAFTA y los intereses corporativos. El Presidente Zelaya introdujo a Honduras como miembro pleno del ALBA. Esta decisión política tiene impactos directos sobre los intereses de las transnacionales. Así como no pudieron tolerar la reforma agraria de Arbenz en Guatemala, ni las nacionalizaciones de Allende en Chile y organizaron sendos golpes allí y en otros países, ¿porqué iban a tolerar el ingreso al ALBA y las restricciones a la explotación desmedida que les concede el TLC? Vale la pena en este sentido investigar pacientemente los hechos. Pero, por el momento y mientras la evidencia habla a la historia, ya aparece un interesante artículo en relación con las transnacionales farmacéuticas, que sustenta con creces estos argumentos.

Es claro desde nuestra mirada, que, mientras no se demuestre lo contrario, en Honduras con el golpe militar en curso, se está librando otra guerra para la implementación cruenta del TLC, con el concurso y cálculo de los EE.UU, pero desde las corporaciones transnacionales y para beneficio y protección sus intereses. Más que un golpe contra el Presidente Zelaya, este es un golpe contra loe derechos de los pueblos de Honduras y una advertencia para quienes crean que hoy se puede cometer el atrevimiento de querer vivir en libertad y defender la vida y la soberanía.

Ante esto, insistimos en la defensa del derecho de los pueblos a su libertad, a la no imposición de los TLCs y a la denuncia contundente de quienes seguramente están detrás de esta operación siniestra. También insistimos, en que el Presidente Mel Zelaya debe regresar, porque es el legítimo Presidente de Honduras, pero con el, deben regresar las políticas que empiezan tímidamente a sacar a Honduras del peso aplastante de la bota con que la han sometido a ser colonia de un imperio intolerante y despótico. Más que Mel Zelaya, debe regresar el camino a la libertad y a la dignidad, pero no como lo que hicieron con Jean Bertrand Aristide, sino más libre para librarse del peso de las condiciones que imponen élites y explotadores y resistiendo al modelo que despoja a los pueblos. ¡Que se quede, no como agente del Libre Comercio, sino como líder de la democracia y defensor de los derechos y todas y todos los hondureños!. Creemos en el pueblo Hondureño. Hemos podido conocer su enorme valentía en condiciones adversas y terribles. No se nos olvidan las décadas en que sus mujeres humildes eran prostituidas para la diversión de los soldados norteamericanos, ni nos pasan desapercibidas las grandes explotaciones mineras ni la intoxicación con agroquímicos de multitudes de agricultores. No se nos olvidan las masacres de jóvenes en las cárceles de San Pedro Xula y el poder represor de las élites en convivencia con las corporaciones. A pesar del silencio y de la opresión, sabemos lo que allí sucede y por eso entendemos que el montaje que nos presentan sería verdad solamente si pudiera ser cierto, pero no lo es. La segunda batalla cruenta para imponer el TLC debe ser resistida desde los pueblos en solidaridad y a conciencia.

Tejido de Comunicación Cauca

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

El golpe de Estado en Honduras: el contexto crítico de la democracia

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Golpe Militar en Honduras: ¿Es también Contra Obama?

Dos hechos, tres escenarios, la respuesta, dos premisas, dos preguntas, dos consecuencias y 5 conclusiones.

Hechos: Honduras, 7.5 millones de habitantes, uno de los países más pequeños y pobres de A. Latina (60 % de pobreza), llamada “Banana Republic” por el control absoluto que ejerció la “United Fruit Company” de USA. Base de lanzamiento de operaciones militares abiertas y encubiertas de Estados Unidos contra otros países, sede de la base militar “Soto Cano” (Palmerola)(1) de este país, historia de golpes militares apoyados desde USA. Manuel Zelaya el presidente democráticamente electo, su casa asaltada por militares la madrugada del 28 de Junio 09, el presidente secuestrado por los militares, sacado violentamente en pijamas, montado en un avión, llevado a Costa Rica y dejado en la pista, se instala un gobierno de facto, cortan energía, comunicaciones, radio y televisión a la población, imponen restricciones a la libre movilización y demás libertades, la población desarmada se moviliza en oposición al golpe, el ejercito reprime, dispara, asesina o hiere a muchos ciudadanos en protesta pacífica y desarmados, múltiples violaciones de derechos humanos. Mis “delitos” dice el presidente derrocado:
.- Proponer una consulta a la población sobre si desea agregar una urna en las próximas elecciones presidenciales y preguntar al pueblo si desea o no revisar la constitución de la República y
.- Promover tímidas reformas sociales. A posteriori le acusan los golpistas de otros delitos que nunca presentaron como correspondía en el marco del estado de derecho de ese país. Los cómplices inmediatos, un grupo de políticos y ricos empresarios. El país paralizado por el movimiento popular, los golpistas aislados por la comunidad internacional.

Hechos: América Latina: Históricamente gobernada por dictaduras militares y golpes de estado dirigidos por los distintos gobiernos de Estados Unidos, en las últimas décadas evoluciona a la instalación de gobiernos democráticos, la mayoría progresistas con diferentes matices de izquierda, centro y derecha. Décadas de baños de sangre, torturas, asesinatos, escuadrones de la muerte, guerrillas y guerras quedan atrás ante los lentos avances democráticos y la instalación de gobiernos civiles. Los militares son enviados a sus cuarteles subordinados al mando de los civiles.

Tres escenarios:
1.- El golpe está limitado a Honduras y no ha habido apoyo, planificación, ni intervención de fuerzas externas: Ningún gobierno latinoamericano cree esto.
2.- El golpe es contra los avances democráticos de toda América Latina golpeando primero en uno de los eslabones más débiles de la cadena de naciones que construyen democracia en el continente, con la finalidad de controlar militarmente o cambiar a sus gobiernos civiles y revertir dichos avances: Todos los gobiernos de la región sospechan lo anterior, de ahí su respuesta inmediata condenando de forma unánime el golpe militar.
3.- Si este nuevo experimento funciona en América Latina, podría extenderse a otras regiones. En momentos de grave crisis y colapso mundial con Estados Unidos en primer plano, todo es posible, por eso el inmediato rechazo de todas las naciones en la ONU. (2)

La respuesta:

En 24 horas respondieron presidentes y cancilleres de 34 estados latinoamericanos en el SICA, Grupo de Rio, UNASUR, OEA (USA y Canadá incluidos), secundados luego por los 192 países de la ONU. En un hecho histórico sin precedente, gobiernos de diversas tendencias por unanimidad condenaron el golpe y exigieron la restitución del presidente derrocado. Por la universalidad y rapidez de la respuesta, pareciera que latinoamericanos primero y todos los países del mundo después, vieron en el golpe de Honduras un laboratorio experimental de fuerzas ocultas que podría extenderse a sus propios países, los desarrollados incluidos: Fresca aún en la memoria están el Nazismo y el fascismo, y de permitirse, podría inaugurar una ola neo-fascista en contra de la democracia planetaria.
2 premisas:
1.- En América Latina es impensable que el golpe en Honduras se haya dado sin apoyo desde Estados Unidos: De su aparato militar, de inteligencia y o político. Mas impensable es el que sin tal apoyo se hayan hasta ahora resistido a la unánime presión internacional y a la presión del pueblo de Honduras, llegando al extremo de masacrar una manifestación pacífica e indefensa. La unánime e histórica convergencia de condena de todos los gobiernos de izquierda, centro y derecha en la OEA más los 192 de la ONU lo confirman.
2.- Toda la comunidad internacional en general (ALBA, SICA, RIO, UNASUR, OEA y ONU) y en particular el presidente de Estados Unidos Obama y la secretaria de Estado Clinton, han rechazado el golpe y la insubordinación de los militares, reconocido al presidente Zelaya como el presidente legítimo de Honduras y se han sumado a la protesta mundial que exige su restitución y la sanción a los golpistas y sus crímenes.
2 preguntas incómodas:
1.- ¿Supieron de previo el Presidente Obama y la Sria Clinton de ese golpe militar en Honduras y de la posible participación de civiles o de estructuras militares, políticas o de inteligencia de USA?… ¿Autorizó el presidente dicha operación como hizo Kennedy cuando la invasión de Bahía de Cochinos en Cuba?… ¿Lo supieron los diplomáticos y militares norteamericanos de servicio en Honduras?… ¿Participaron del golpe?
2.- ¿Si sabían por qué no lo impidieron en coherencia con las declaraciones del presidente Obama y la Sra. Clinton alrededor de la cumbre de presidentes en Trinidad y Tóbago?

Si la respuesta es “SI”, sabían, fue engañada toda la comunidad internacional y la cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago solo fue un señuelo para tranquilizar al continente, mientras en Estados Unidos se preparaba una operación encubierta que va mas allá de un golpe militar en Honduras: Un golpe en contra de toda América Latina, el que solo puede ser visto como una operación político militar dirigida a frenar los avances democráticos de todo el continente y que pone en peligro a todos los gobiernos civiles, de izquierda, centro o derecha. No obstante, muchos gobiernos dan aún a Obama el beneficio de la duda y prefieren pensar que esta operación fue montada a sus espaldas.

Si la respuesta es “NO”, tendríamos o la intervención ilegal (En USA) de fuerzas políticas, militares o de inteligencia en las atribuciones y privilegios presidenciales frente a la política internacional, al atacar a otro Estado democrático amigo de USA y peor aún, la insubordinación ante la autoridad del presidente de Estados Unidos de sus subalternos en el aparto estatal (Civil, Militar o de inteligencia). En ambos casos una grave violación de las leyes mismas de Estados Unidos que requiere de una investigación desde el mismo “US stablishment” para determinar quiénes son los culpable y su posterior sanción.

Las consecuencias:
1.- Dilucidar lo anterior es de la mayor importancia. Si el Presidente Obama no sabía, además de insubordinación militar y golpe en Honduras, hubo también insubordinación y/o una forma de golpe de estado en USA en contra del presidente Obama, o peor aún, de parte de una fuerza o gobierno alterno en la obscuridad en ese país, con acceso a su aparato militar, quizás hasta a sus armas convencionales y de des
trucción masiva, lo que les daría la posibilidad de derrocar o chantajear a cualquier gobierno del mundo o imponer una nueva era de neo fascismo planetario dirigido desde las sombras: Una situación de muy grave peligro para la seguridad internacional.
2.- En consecuencia tendríamos: Insubordinación de militares en Honduras, mas insubordinación en USA y a la autoridad presidencial de dos gobiernos democráticos con presidentes electos por el pueblo: Golpe de Estado en Honduras y algo parecido o en proceso en Estados Unidos.
5 Conclusiones y Acciones
1.- Aparte de lo necesario para la reinstalación incondicional, rápida y segura del presidente Zelaya en su cargo y castigar a los golpistas, no cabe ningún dialogo ni mediación con estos si no es para cumplir de inmediato con la decisión de la OEA expresada en un mandato muy claro a su Secretario Dr. Insulza, lo que no conviene atrasar, diluir, debilitar, desviar o revertir. La comunidad internacional debe exigir además a Estados Unidos la inmediata y exhaustiva investigación pública y determinación de responsabilidad de sus civiles o funcionarios estatales que hayan estado involucrados en el golpe, o hayan tenido conocimiento, o alentado o participado del mismo.
2.- Los acontecimientos en Honduras y la retardación de la exigencia continental para restablecer el orden constitucional en ese país, recomendaría que se revise y considere el retiro de las bases militares de Estados Unidos en A. Latina por peligrosas para sus incipientes democracias. Puede hacerse en el marco del Grupo de RIO o de la OEA. Asi mismo, conviene la revisión para fortalecer la Carta Democrática de la OEA, sus mecanismos y los de otras organizaciones regionales como el mismo Grupo de RIO.
3.- Se debe promover una nueva era de relaciones respetuosas entre gobiernos civiles y democráticos de A. Latina con Estados Unidos. Proscribir las dictaduras militares, los golpes de estado abiertos o encubiertos, los autoritarismos, la manipulación del estado de derecho y la democracia en la región. Son convenientes una conducta y retórica prudentes pero firmes, y evitar confrontación o conflicto innecesarios. Las reelecciones o el continuismo deben ser evitados cuando no sean respaldados de forma clara, limpia y mayoritaria por los ciudadanos. Dan además pretextos para desestabilizar a los países y para la intervención externa que busca revertir los avances democráticos de la región.
4.- Aparte de lo que los ciudadanos hondureños decidan internamente, los golpistas y sus cómplices deben ser perseguidos internacionalmente y castigados por la comunidad de naciones. Han puesto en peligro a las demás democracias del continente y del mundo, abriendo un negativo precedente que va mas allá de Honduras. Los delitos cometidos son imprescriptibles y perseguibles en cualquier país a donde lleguen. Han golpeado la seguridad vital de las otras naciones, en primer lugar de America Latina y su castigo ejemplar es imperativo para prevenir otros golpes de estado en el mundo.
5.- El enfrentamiento desigual entre la sociedad civil y las fuerzas armadas de Honduras muestra una vez mas que los pueblos están indefensos ante los golpes de estado, los ejércitos sublevados o los gobiernos autoritarios. Un curso preventivo y de auto defensa pasa por la organización y el fortalecimiento de organizaciones de la sociedad civil y la solidaridad internacional, que actúen en momentos de crisis, que por su misma existencia desincentiven los apetitos violatorios de la democracia, de la institucionalidad y del estado de derecho en America Latina, que sirvan de respaldo a los gobiernos democráticos y de contrapeso al golpismo, al autoritarismo y al militarismo. La defensa pasa además por avanzar en la unidad e integración de America Latina. Una nueva fase de la batalla por America Latina ha comenzado y se debe librar en los mas diversos escenarios.


Al Lector:
.- Haga circular este documento a sus amigos, redes, medios de comunicación y a los gobiernos. La versión en ingles y español se encontrará en Observatorio de la Crisis


(1).- En la base José “SOTO CANO” (Palmerola) se ubica la fuerza de tarea conjunta “BRAVO”, conformada por efectivos del ejercito, fuerza aérea, de seguridad y 1er. Batallón regimiento No 228 de la aviación de Estados Unidos. Tiene 600 efectivos militares de ese país, 18 aviones de combate HU-60, Black Hawk, Y CH-47 Chinook. El 31 de mayo del 2008, el presidente de Honduras anunció que sería utilizada para vuelos comerciales y se inició la construcción de una terminal civil financiada con fondos del ALBA. Con el ALBA ha habido conversaciones sobre la reserva petrolera del Rio Patuka, misma zona que un gobierno anterior (Maduro) había ofrecido a EEUU para construir otra base militar de ese país en la zona de la Mosquitia. En enero 2009 el presidente Zelaya envio carta personal al Presidente Obama reclamando por intervencionismo y llamando al nuevo gobierno a respetar el principio de no intervención. El Jefe de la Fuerza Aérea de Honduras General PRICE SUAZO, estudió y se graduó en 1995 en la Escuala de Las Américas (USA). El General Romeo Vasquez jefe del ejercito y cabeza del golpe, también es egresado de la misma escuela en los años 80. En esos años OTTO REICH (Cubano de la Fundación Nacional Cubana –Americana), Ex Subsecretario de Bush para A. Latina, OLIVER NORTH (escándalo Iran-Contras), y JOHN DIMITRI NEGROPONTE (Embajador de EEUU) y otros, utilizaron la base militar de PALMEROLA como plataforma de lanzamiento para la desestabilización de Nicaragua y la guerra de los 80s contra este país y se les atribuye en Honduras ser los operadores de Estados Unidos en el presente golpe militar en Honduras.. OTTO REICH se presentó recientemente al congreso de USA defendiendo el golpe militar y a la vez deslindando su responsabilidad e involucramiento en el mismo.
(2) Luego del Golpe en Honduras y siguiendo el mismo formato, una jueza en Bolivia presentó acusaciones en los tribunales contra el Presidente Evo Morales y luego en la OEA.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | Autores: , , , , | Dejar un comentario

Chávez: EE.UU. cometió un ';';fatídico error';'; al avalar diálogo en Costa Rica

El presidente venezolano, Hugo Chávez, aseguró este viernes que la administración de su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, cometió un “fatídico error” al apoyar el encuentro del líder del gobierno de facto, Roberto Micheletti, con el mandatario costarricense, Oscar Arias en San José.
“Cometió un fatídico error la administración Obama, al apoyar que un Presidente legítimo recibiera a uno de facto”, dijo el mandatario venezolano en rueda de prensa desde el Palacio de Miraflores (casa de Gobierno) en Caracas.

Chávez dijo que Micheletti debió ser arrestado en Costa Rica por lo que está haciendo en Honduras, mucho más luego de la condena de la comunidad internacional.
“Ese presidente de facto lo que tenían es que meterlo preso, hay una resolución de la OEA, otra de Naciones Unidas (ONU) y otros bloques (…) es un gravísimo error de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, avalar ese diálogo”, dijo el mandatario.

Agregó que el hecho de llamar a un diálogo en Costa Rica “es un aborto” porque eso “estaba muerto antes de comenzar”.
“Eso es un muerto, un error craso de Washington, afortunadamente Zelaya salió rápido de la trampa que hay allí ahora”, manifestó.

Instó al gobierno de Obama a fijar una posición firme contra el golpe de Estado, porque “es un reto” para él.
“El Gobierno de EE.UU. tiene que demostrar con hechos la condena al golpe ¿por qué no retiran al embajador en Honduras e imponen sanciones económicas (…) ha habido tímidas acciones”, sostuvo.

Instó a quitar las visas a los representantes del gobierno de facto como medida a tomar que condenaría las acciones tras el golpe.

Asimismo, acusó al ex presidente estadounidense George W. Bush de apoyar el golpe.

El jefe de Estado venezolano reveló que el jueves en la noche llamó al Departamento de Estado y pudo hablar con Tomas Shannon, subsecretario de Estado para Asuntos Hemisféricos de Estados Unidos , a quien le expuso sus apreciaciones en cuanto a como la nación norteamericana está tratando el tema de Honduras.

Informó que fue atendido muy bien y que tomó la decisión de comunicarse con la instancia porque le preocupó como los mismo golpistas usaron a Hillary Clinton, “y al mismo Obama”, de quien Chávez espera se pronuncie en contra de ésto al llegar de su gira internacional.

Chávez aprovechó para condenar las acusaciones de la derecha latinoamericana hacia el secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, a quien califican de “chavista” por dirigir en el organismo la condena por aclamación del golpe de Estado.
“Dijeron que Insulza estaba subordinado por Caracas (…) y no reconocen la condena mundial que se hizo” contra esa acción liderada por Micheletti.

Elogió también al pueblo hondureño por mantenerse en las calles reclamando la salida del gobierno de facto y saludó a la primera dama de esa nación, Xiomara Castro de Zelaya por liderar los movimientos sociales.
“Más de uno está sorprendido por las manifestaciones en Honduras”, mencionó el presidente venezolanos al referirse a los 10 días en los que se ha mantenido la resistencia.

Zelaya va a volver

El presidente Chávez aseguró que su homólogo hondureño va a volver y dijo que “lo que tiene que hacer Micheletti es aceptar que no puede cambiar el curso de la historia, y buscar una vía para evitar mayores traumas” al pueblo de Honduras.
“Zelaya va a volver, no se por dónde, por agua, por aire o por tierra, pero va a volver”, expresó.

Añadió que los países latinoamericanos están a tiempo de seguir luchando por rescatar la constitucionalidad en Honduras, siempre respetando lo sentenciado en la OEA.

TeleSUR – /PR

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

El golpe preventivo

El Golpe militar en Honduras contra el presidente Manuel Zelaya es un intento de romper la cadena de los movimientos populares y nacionalistas del continente “por su eslabón más débil”. Los agentes del golpe son los mismos de siempre: los empresarios, los políticos tradicionales, un poder judicial profundamente reaccionario, un tribunal electoral hecho a la medida de los intereses oligárquicos y que ya demoró tres meses en reconocer a duras penas el triunfo de Zelaya contra el candidato de la derecha más dura y la cúpula de las iglesias católica y evangélica. Y el instrumento que realiza el trabajo sucio ha sido igualmente el acostumbrado: las fuerzas armadas.

No se sabe a ciencia cierta cuál ha sido el papel del Pentágono y los “halcones” de Washington que como fieles agentes del poderoso complejo militar-industrial tienen siempre políticas que no necesariamente coinciden con las ideas del ocupante transitorio de la Casa Blanca. Eso al menos se puede colegir de la posición asumida por la prensa conservadora de los Estados Unidos, en particular The Wall Street Journal y The Washington Post que se niegan a calificar el suceso de golpe de estado, insinúan su necesidad y pretenden excusar a los golpistas. Lo mismo puede decirse de las declaraciones oficiales, con esa indefinición calculada de Obama que impresiona tanto pero no compromete a nada.

La derecha latinoamericana más primitiva celebra abiertamente el golpe (en Caracas); otros, más sutiles, hacen bueno el alegato de los golpistas “en defensa del principio de la no ingerencia” (Uribe Vélez, en Bogotá). Por su parte, la derecha más moderada del continente intentará propiciar diálogos que desemboquen en una solución aceptable, es decir, que congele el avance del proceso social que impulsa Zelaya y al mismo tiempo de una salida al gobierno de facto. Si los golpistas hubiesen cometido menos torpezas sacando “legalmente” al presidente, resulta dudoso que se hubiese producido una condena de características similares a la actual.

El golpe busca impedir que en Honduras se consolide un proceso de reformas que la clase dominante entiende contrario a sus intereses. Sin embargo afecta en no poca medida al continente entero. Eso explica el rechazo generalizado de todos los gobiernos. Unos, porque entienden que la estrategia del derrocamiento de gobiernos populares y nacionalistas sigue vigente y que las elites criollas y sus apoyos externos están dispuestos a todo sin excluir el golpe militar o la guerra civil. Los más moderados de la ola reformista rechazan el golpe porque temen correr la misma suerte de Zelaya, un reformista tan moderado como ellos. Los demás gobiernos, extraños a cualquier proyecto popular, se distancian del golpe sobre todo por la torpeza enorme de sus realizadores.

Zelaya habría ido “demasiado lejos en su populismo chavista”. En efecto, elevó el salario mínimo de los trabajadores despertando la ira de los empresarios; puso en marcha programas de educación y salud (con médicos cubanos) siguiendo modelo de Venezuela y se acercó al proyecto del ALBA seguramente por simpatía pero también por las ventajas de un petróleo barato que le ha dejado márgenes para financiar los programas sociales. El proyecto de cambiar la constitución (de la manera más democrática posible) despertó el profundo temor de la elite porque abriría perspectivas aún más esperanzadoras para las mayorías pobres tal como ha sucedido en Venezuela, Bolivia y Ecuador. Y por este vínculo estrecho con conocidos intereses transnacionales resulta dudoso que el golpe haya sido una iniciativa en solitario de los oligarcas hondureños sin intervención de terceros.

El golpe es sin duda un ataque a Chávez y lo que él representa en términos de reformas populares y nacionalistas. Y es muy probable que la derecha hondureña –y quienes las patrocinan- pensaran que presentándolo como un golpe contra el “radicalismo” y el “populismo” conseguirían dividir la opinión de los gobiernos del área, en principio nada dispuestos a dar su aval a las aventuras militares. Pero el resultado ha sido que la condena se volvió rápidamente universal y arrastró a todos, al punto que hasta ahora ningún gobierno del planeta ha reconocido a los golpistas.

Se produce entonces una coincidencia de intereses que enlazan lo local con las estrategias generales del gran capital internacional, temeroso del devenir de los procesos en curso en este hemisferio. Pero la forma tan torpe en que ha sido realizado el golpe impide desde el comienzo cualquier manifestación de simpatía hacia sus autores. Por razones obvias debe destacarse particularmente el rol de los Estados Unidos. Ni es posible que ignoraran las intenciones de la oposición a Zelaya, ni menos aún que asumieran sin mayor preocupación los cambios políticos en un área como Centroamérica que debilitan así sea parcialmente su influencia y podrían consolidarse de no actuar a tiempo. Y más en un país como Honduras, una de las bases más importantes del despliegue estratégico de los Estados Unidos en la región. El proyecto Puebla- Panamá, una estrategia compleja que integra aún más el destino de estos países al dominio de los Estados Unidos se ve ya muy afectado por los triunfos de gobiernos como el de Nicaragua y El Salvador, no menos que con el avance popular en Honduras. El gobierno de Guatemala tampoco parece gozar de muchas simpatías en los círculos del poder real en Washington. El presidente Colom ya ha sido víctima de una intentona (o varias) para sacarlo del gobierno, la última de las cuales intentó sin éxito vincularlo a un oscuro asesinato.

Hay entonces demasiados intereses imperialistas en juego en esta región como para descartar que no tengan vínculos con los militares y la derecha de Honduras, tan dispuesta siempre al golpe militar y a las agresiones contra gobiernos populares, y siempre al servicio de los mandatos de Washington.

Pero si la torpeza y brutalidad de los golpistas no sorprende, sí lo hace en cambio la reacción popular. En un proceso ascendente, la movilización popular a favor del regreso de Zelaya llega a su clímax cuando éste intenta ingresar al país, el gobierno de facto lo impide y los militares disparan contra la población. La lánguida manifestación de los partidarios del golpe contrasta mucho con el vigor y la dimensión de la movilización popular. No solo se produce entonces un rechazo universal al gobierno de facto sino que internamente la represión no consigue acallar el descontento de amplios sectores de la población. Los pacíficos hondureños han dado una lección de civismo, valentía y arrojo que los golpistas no esperaban.

Las perspectivas son aún muy inciertas. El resultado final de las negociaciones en curso dependerá sobre todo de la capacidad de los partidarios de Zelaya de mantener su movilización y aumentar su nivel de presión. Es muy probable que las matizaciones a la condena del golpismo aparezcan ahora, pero también lo es que Zelaya se mantenga firme y que en unas eventuales elecciones en noviembre (si llegan a realizarse en forma aceptable) consiga resultados que le permitan romper el monopolio del bloque dominante de los poderes legislativo y judicial. Sin olvidar que allí siguen las fuerzas armadas, las bases militares gringas y el enorme poder económico de los enemigos de la reforma. Los presentes acontecimientos en Honduras no solo despiertan los viejos fantasmas del militarismo en Latinoamérica; ponen también de presente que muchas cosas han cambiado en el continente. La población pobre se ha tomado en serio la propuesta de la democracia como camino para superar su condición y acceder finalmente a una ciudadanía real. Si la respuesta es
otra vez la represión y el golpismo no debería sorprender que de nuevo aparezca la insurgencia como camino legítimo para oponerse a las tiranías.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras, ¿Un golpe de Estado contra Barack Obama?

Una noticia me llamó mucho la atención este domingo, al llegar a mi puesto de trabajo para iniciar la crónica del retorno del depuesto presidente José Manuel Zelaya, un colega se apareció en mi chat y me pasó unas declaraciones que realizó el canciller impuesto por el gobierno de facto hondureño, Enrique Ortez Colindres, que decían lo siguiente.
“Dejad a los hondureños que resuelvan sus problemas. Ellos permiten lo que sea. Ya Estados Unidos no es el defensor de la democracia. En primer lugar, el presidente de la República, que lo respeto, el negrito, no conoce dónde queda Tegucigalpa. Nosotros somos los que conocemos dónde está Washington y somos los obligados como país pequeño, un pigmeo democrático, a aclararles las concepciones y a leerle, tal vez en su idioma, lo que está pasando”.

Lo que me pregunto es si Ortez habla solo.

Horas después, los colegas Cristina González y Hernán Cano entrevistan al sociólogo James Petras en la emisora YVKE Mundial de Caracas.

Petras no se plantea la discusión en los mismos términos que propongo en esta nota, él critica abiertamente a Obama por no romper relaciones con los golpistas, y por no imponer sanciones comerciales, pero me robo parte de sus declaraciones para utilizarlas en pro del interrogante que plantea esta nota.

Dice Petras: “Bueno, por lo menos veamos los indicadores concretos. Primero, el embajador norteamericano sigue allá. Segundo, los generales, mayores y coroneles estadounidenses estacionados en la base de Honduras siguen en contacto con los asesinos como si fuera una cosa rutinaria.”

Me vuelve la pregunta de antes.
¿Ortez habló solo?

Obama no habrá sido del todo tajante, pero el lunes 29 de junio dijo que el gobierno de Michelleti era ilegal y que el único presidente que reconocía EEUU era Zelaya.
¿Fue una declaración de condena real o una actuación para las cámaras?

No estoy seguro, pero al día siguiente las agencias internacionales informaron que Estados Unidos había decidido suspender sus actividades militares conjuntas con Honduras como medida de presión tras el golpe de Estado.

Esta noticia era interesante, pero al día siguiente el periodista Walter Martínez informó en su programa Dossier -que transmiten Venezolana de Televisión y Telesur- en Venezuela, que esta orden había sido desacatada.

Eso fue el miércoles posterior al golpe del domingo 28 de junio. Cuatro días después leí declaraciones de otro periodista venezolano -quien fue vicepresidente de Chávez- y que suele tener muy buena información.

Rebotada por la Agencia Bolivariana de Información, la noticia era la siguiente:
“El periodista José Vicente Rangel denunció este domingo que en Honduras actuaron dos líneas políticas de Estados Unidos antes de que se fraguara el golpe de Estado contra el presidente constitucional de ese país, Manuel Zelaya.
‘En Honduras se hicieron presentes dos niveles de la política del gobierno norteamericano, una proveniente de la Casa Blanca y otra de la maquinaria que dejó montada la administración de George W. Bush a través de la base militar implantada en la población hondureña de Palmarola’, sostuvo.

Rangel explicó que las razón es que en la madrugada del domingo 28 de junio dos importantes funcionarios del Departamento de Estado, James Steimberg y Tom Shannon, contactaron la embajada estadounidense en Tegucigalpa y la base militar que tiene ese país en la población hondureña de Palmarola para advertir del golpe y disuadir cualquier intento de apoyo.
‘En Honduras operaría, además del Departamento de Estado, la línea del Pentágono a través de la base militar cuyo jefe, el general Douglas Fraser, días antes del golpe en ese país hizo declaraciones contra el presidente (Hugo) Chávez, las cuales asumió de inmediato el gobierno usurpador de (Roberto) Micheletti’, comentó Rangel.

Indicó que fue por esa situación que el embajador estadounidense, Hugo Llórens, se vio forzado a pronunciarse en contra de lo ocurrido, con reservas al principio y luego en forma más categórica.”

Otra vez la pregunta. ¿Por boca de quién habló Cortez?

Robert Gates es el secretario de Defensa de Estados Unidos, Obama le mantuvo el puesto que su antecesor George W. Bush le había confiado en 2006. Su función clave es vencer en la guerra de ocupación en Afganistán y Pakistán, para lo que la administración de Obama está dispuesta a seguir bombardeando indiscriminadamente a sus pueblos, como ya lo ha demostrado.

En octubre de 2007, Gates declaró desde El Salvador que Chávez “es una amenaza para la libertad y prosperidad económica de los venezolanos.”

Durante la década del ’80, Gates fue el subdirector de la CIA, la época en la que Honduras era una base de operaciones para la inteligencia estadounidense, que mantenía una guerra de alta intensidad para derrocar a los sandinistas en Nicaragua.

La presencia estadounidense (con base y 600 soldados hasta hoy) en Honduras permanece, y dudo mucho que los contactos entre los militares de ambos países y Gates puedan haber desparecido. También es imposible pensar que Gates no esté congratulado con el golpe de Estado que afecta al ALBA y a Chávez directamente.

Una vez más la pregunta. ¿Habló solo Cortez?

Repito y repito esta pregunta porque esa declaración racista e irrespetuosa es prácticamente inédita en la historia golpista del continente, y que no surjan represalias más llamativo aún.

Petras confirma que “los generales, mayores y coroneles estadounidenses estacionados en la base de Honduras siguen en contacto con los asesinos como si fuera una cosa rutinaria.”

Walter Martínez informa que la orden de suspender la ayuda militar fue desoída y Rangel revela que diplomáticos de Obama debieron llamar a Tegucigalpa para que EEUU quedé despegado del golpe, y que el embajador Llórens se vio “forzado” a declarar contra la intentona.

Todo parecería indicar que hay un doble poder, tal vez el embajador Llórens, el Pentágono y probablemente el secretario Gates, estén de acuerdo en que Obama “es un negrito que no sabe dónde queda Tegucigalpa” y en que “Estados Unidos ya no es el defensor de la democracia” y “permite lo que sea”.

Tal vez alguna línea de poder le transmitió a Cortez la seguridad necesaria, o la luz verde para que se dirigiera al Presidente de Estados Unidos en esos términos sin el temor a sufrir la represalia correspondiente, que yo pensaría que es el derrocamiento del gobierno golpista.

Por qué no podría concluir esto este periodista, si esta idea acerca de Obama es la que promueve todo el tiempo Richard Cheney, el ex vicepresidente de Bush, que permanentemente declara los mismos conceptos que Cortez con diferentes palabras. Y Gates era uno de los principales funcionarios de Bush y Cheney.

Es cierto que Obama sigue atacando Afganistán y Pakistán, pero no sé si podría dejar de hacerlo sin ser derrocado. Es cierto que mantuvo a Gates, y todo pareciera indicar que podría haberlo removido sin que esto le represente represalias, pero no me animaría a afirmarlo de manera tajante.

También es cierto que algunas cuestiones cambiaron en materia de política exterior estadounidense y eso puede tener muy molestos a muchos ultraconservadores acostumbrados a detentar el p
oder en Washington. De hecho lo tiene muy molesto a Cheney, y entonces me permito pensar que para el viejo lobo de operaciones de inteligencia y desestabilización de la guerra fría, Robert Gates, tampoco le caerá bien el negrito.

Pareciera ser que esto mismo es lo que piensa la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, quien en la madrugada del pasado domingo declaró lo siguiente en la Asamblea Extraordinaria de la OEA en Washington.

Cristina es una mujer inteligente, recomiendo prestarle atención:
“Creo también, esto corre por cuenta exclusivamente de quien habla, que también hay aquí atrás otros intereses, intereses que tal vez quieran torcer el rumbo que ha comenzado a tomar el conjunto de la América como por ejemplo en Trinidad y Tobago (Cumbre de las Américas) donde pudimos volver a dialogar y a intentar tener una relación diferente. Yo no soy ingenua y creo que no solamente el ataque es a Ud. presidente Zelaya, o a la República de Honduras, tal vez hay una estrategia más fina, mas profunda que no solamente involucra a quienes tal vez en su país quieren seguir con un modo de no redistribución del ingreso, etc etc.

Creo que también se intenta frustrar una política diferente para el conjunto de América para el conjunto de todos países que conformamos América. Pensémoslo. ¡Qué curioso!, durante los últimos 8 años no se habían registrado, salvo el episodio de Venezuela, casos similares. Cambia la administración del país más poderoso del mundo en el cual estamos aquí, con una nueva tónica a la que todos aspiramos como cambio y comienzan a suceder cosas como estas que pareciera ser que retroceden o ponen el tela de juicio los avances que hemos comenzado a tener a partir de un cambio de administración que ha sembrado mucha esperanza, no solamente en América, sino en el mundo en la necesidad de cambiar.

Sin visiones conspirativas pero con la inteligencia que todos tenemos la obligación de tener al mirar los hechos, no solamente en el lugar que se producen y por las apariencias que presentan, creo que estamos todos obligados a tener una gran dosis de racionalidad, una gran dosis de inteligencia para entender las cosas que están en juego a partir de lo que ha sucedido en Honduras.

Restituir entonces las cosas a su lugar no va a ser solamente un acto de justicia con el pueblo de Honduras y con el respeto estricto a los Derechos Humanos sino también la posibilidad de continuar y profundizar un cambio que comenzó a partir de Trinidad y Tobago, de la derogación de la hermana Republica de Cuba y de un aire diferente que se empezó a respirar en toda la América”.

El director de Human Rights Watch, el chileno José Miguel Vivanco, declaró el fin de semana que la solución a la crisis de Honduras depende de la administración del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ya que, si va a fondo, el gobierno de facto “no resiste más que unas horas”.

Obama también es un hombre muy inteligente, yo no me animo a asegurar qué es lo que quiere y/o qué es lo que puede hacer, pero el envalentonamiento racista de Cortez, y la nula represalia de Washington, sumado al silencio de Llórens, me sigue revoloteando en la cabeza.
¿Habrá sido este un golpe de Estado contra el negrito?

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

El golpe de Estado en Honduras: Caracterización, evolución y perspectivas

A.SE INTENSIFICA LA POLARIZACIÓN

El golpe de Estado producido en la madrugada del Domingo 28 de junio, ha ido evolucionando e incorporando nuevos elementos del contexto nacional e internacional. Los bandos confrontados afinan sus estrategias, reafirman sus posiciones, trabajan por su imagen y evalúan constantemente su situación. Ambos saben que el tiempo es importante, que los plazos se vencen y que la situación debe resolverse en un tiempo muy corto. En lo interno ambos bandos miden sus fuerzas (empresarios, iglesias y medios, moviendo a sus empleados y feligreses, y los otros sumando nuevas fuerzas sociales: maestros, mujeres, indígenas, y ONGs locales y regionales), mientras en el plano internacional el balance se inclina totalmente hacia uno de ellos, en este caso hacia el presidente constitucional de la república. Estos días en que transcurre el plazo de la OEA, el bando del presidente constitucional reactiva juicios, gira órdenes de captura que no había ejecutado antes contra ex funcionarios y saca órdenes de captura con fechas anticipadas para sustentar las acusaciones contra el presidente.

Mientras el bando que apoya al presidente de facto intensifica las medidas de fuerza para controlar las acciones de resistencia, prorrogando el toque de queda, suspendiendo garantías individuales por 72 horas y conteniendo a los manifestantes que tratan de llegar a la capital, el bando del presidente constitucional capitaliza el rechazo ciudadano a la represión, aumenta sus apoyos internos con personas y organizaciones que le han cuestionado en su desempeño gubernamental o en su insistencia con la cuarta urna, y redefine su estrategia movilizadora, orientándola hacia las cabeceras de los departamentos del país, obligando a los manifestantes a romper los cercos militares/policiales, cruzando montes caminando, debido a los fuertes controles carreteros.

Mientras el bando del primero protege a los manifestantes que apoyan al presidente de facto con acciones de limpieza de calles y resguardo directo realizadas por militares y policías, también reprime a los manifestantes que lo cuestionan, cierran el paso en las carreteras, disparan a las llantas a los vehículos que no se detienen y bajan de los autobuses urbanos e interurbanos a las personas que circulan por áreas de alto tráfico vehicular, para evitar que se concentren en manifestaciones de apoyo al presidente constitucional.

El bando del presidente de facto intensifica las denuncias de corrupción, injerencia chavista, violación a la constitución, narcotráfico, anarquía, desequilibrio mental del presidente y complicidad de sus allegados, esperando mantener el rechazo al retorno del presidente constitucional con más fuerza que las exigencias de la OEA y de los países e instituciones que lo han exigido.

El bando del presidente constitucional intenta abrir una brecha en el sistema judicial que se mantiene cerrado en torno al Presidente de facto, presentando una acción legal ante la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, solicitando que, como medida cautelar, se ordene la repatriación inmediata del Presidente José Manuel Zelaya Rosales. Mientras el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos se mantiene firme en su adhesión al Presidente de facto (ha mantenido silencio personal e institucional ante la violación de las garantías constitucionales vinculadas al toque de queda y la represión de manifestantes), los organismos de derechos humanos civiles, CODEH y COFADEH, muestran un apoyo creciente al presidente constitucional.

La estrategia del presidente de facto hacia el exterior no termina de definirse y no sólo no avanza sino que enfrenta numerosas complicaciones. Una de ellas está relacionada con el propio presidente de facto que no termina de darle coherencia a su discurso y legitimidad a su involucramiento en el golpe de Estado, cayendo en numerosas contradicciones ante la prensa internacional. Otra de ellas se relaciona con el Canciller de facto que mira el mundo como una aldea y conserva una visión inadecuada de las relaciones internacionales; finalmente, el fracaso del llamado a embajadores clave para que se presenten en Tegucigalpa a recibir instrucciones o destituirlos según el caso, pues hasta ahora únicamente ha recibido el respaldo incondicional del embajador de Honduras en Washington que afirma con gran certeza, sin haber estado en el país, que aquí no ha habido golpe de Estado y tampoco rompimiento del orden constitucional, apoyando con ello la posición del presidente de facto. Menos expuesto a la opinión pública, pero en el mismo plano, se encuentra el embajador de Honduras en Bruselas, quien es hijo del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos.

B.EL CONTEXTO NACIONAL
1.Alteración del orden constitucional
El bando del presidente de facto se ve en apuros para sostener que lo que pasó en Honduras el domingo 28 fue una simple y normal sustitución. No puede explicar porqué presentaron una supuesta renuncia del presidente constitucional con fecha del 25 y la aceptaron hasta el 28, y mucho menos porqué una orden de captura emitida por un magistrado de la corte, la dirigió por escrito al Jefe del Estado Mayor Conjunto el 26, cuando éste es un asunto exclusivamente policial, o explicar también porqué no canalizó esa orden al Secretario de Defensa por ley. Mucho menos puede explicar porqué el Jefe del Estado Mayor Conjunto, en decisión colegiada de la Junta de Comandantes, ejecutó la orden de arrestar a un supuesto delincuente, quien además era su superior jerárquico y, en lugar de entregarlo a los tribunales para que fuera juzgado, irrumpió en su casa, lo condujo contra su voluntad hacia la Fuerza Aérea y lo mandó a dejar a otro país. Lo interesante del caso es que cuando los periodistas extranjeros lo abordaron sobre algunas de estas inquietudes el presidente de facto dijo que no sabía nada al respecto y los remitió a los que ordenaron y ejecutaron el hecho, en abierta alusión al magistrado que firmó y al militar que ejecutó u ordenó hacerlo, que fue el Jefe del Estado Mayor Conjunto.

Por más esfuerzos que hace el bando del presidente de facto por estructurar una explicación mínimamente aceptable, asesorado por abogados, políticos de tradición golpista y militares activos y retirados, con una gran experiencia en estas actividades, no pueden explicar porqué se impidió que un presidente electo por mayoría de votos en las elecciones de 2005 terminara su período gubernamental, si no existe en el país la figura del mandato revocatorio y tampoco esa facultad en el Congreso Nacional, y menos que se le haya seguido un juicio a la altura de su dignidad presidencial.

El bando del presidente de facto ha insistido en afirmar que no se ha producido ningún golpe de Estado y cita para ello una colección de razones, comparaciones y justificaciones que tratan de evadir lo obvio: que se violó la constitución de la república cuando lo condenaron (al exilio) sin el debido proceso, cuando se nombró a un sustituto en circunstancias y condiciones dudosas, y cuando han realizado varias actividades igualmente violatorias, relacionadas con lo siguiente: establecimiento de un toque de queda que impide la libre circulación de la ciudadanía por cinco días y con posibilidades de prórroga; cierre de radios y canales de televisión afines al gobierno constitucional; restricciones a los periodistas para hablar del presidente constitucional (y ninguna para los que están en c
ontra); represión de las manifestaciones a favor del presidente constitucional (y protección de las manifestaciones a favor del gobierno de facto); detención de las personas cercanas o afines al presidente constitucional (se mantienen en los cuarteles o se expulsan del país); aparecimiento del Jefe del Estado Mayor Conjunto al lado del Presidente defacto en concentraciones públicas, cuando existe un mandato constitucional que establece que las Fuerzas Armadas son obedientes, apolíticas y no deliberantes.
2.El sistema de justicia al servicio del golpe
El sistema de justicia, fuertemente partidizado, se convirtió en un facilitador jurídico en todo el proceso del golpe. La situación se mantiene en la actualidad y se ha podido observar la actitud que asumen sus máximos exponentes al ser entrevistados por cadenas nacionales e internacionales, en particular el presidente de la Corte Suprema de Justicia y el Fiscal General de la República, olvidando la presunción de inocencia y asumiendo la culpabilidad del presidente, sin haberlo sometido a un juicio transparente, apegado a ley y sin sesgo político partidario.
3.El Involucramiento político-militar en el golpe
La actividad más intensa la mantienen el presidente Constitucional en el ámbito internacional y, en el ámbito nacional, el presidente de facto, las Fuerzas Armadas, la Policía, el Fiscal General de la República y el Presidente de la Corte Suprema de Justicia. Todos los otros actores políticos han pasado a asumir un papel de observadores atentos del proceso, siempre listos a brindar el apoyo. Es el caso del Congreso Nacional, la Procuraduría General de la República y el Comisionado General de los Derechos Humanos.
4.El Involucramiento económico- religioso y mediático en el apoyo
Los empresarios mantienen un apoyo activo, sabiendo que los días cercanos a la decisión de la OEA son fundamentales para ganar cierto espacio en el ámbito internacional; por ello movilizan a sus empleados para que participen en las manifestaciones públicas, organizan las mismas y financian parcialmente los costos. Las iglesias aseguran el resguardo militar y policial, elaboran algunas consignas y movilizan a sus feligreses. Los medios continúan con una defensa cerrada del golpe de Estado, con excepción de Diario Tiempo y Radio Progreso en el norte del país; los medios menores se han abierto un poco pero siguen posicionados al lado del presidente de facto, lo que hace que se mantenga el nivel de desinformación sobre lo que ocurre con las manifestaciones en favor del presidente constitucional. El internet facilita la comunicación nacional e internacional que ha permitido conocer lo que ocurre en el interior del país, y los pronunciamientos y adhesiones de personas, grupos e instituciones que rápidamente se difunden a todos sus contactos.
5.Organización del gobierno defacto y distribución de cuotas de poder
De manera lenta pero precisa se va organizando el gobierno de facto y se van distribuyendo cuotas a los participantes en el proceso golpista, incluidos los militares retirados, lo cual debe llamar la atención hacia una posible remilitarización del Estado, esta vez con militares retirados ocupando puestos clave vinculados a la seguridad nacional, mismos que hasta ahora estado en manos civiles. Un mensaje peligroso ha sido enviado con el nombramiento de un ex oficial de inteligencia en la Dirección de Migración, existiendo la expectativa de que también sean colocados en otros cargos clave como Marina Mercante y Empresa Nacional Portuaria.
6.Manipulación de la opinión pública
Las manifestaciones a favor del presidente de facto se encuentran impregnadas de ataques frontales con mensajes subliminales: los ataques vienen de los políticos, empresarios y medios de comunicación (intromisión de Chávez, irrespeto a la legalidad, calificativos de provocador y farsante) y los mensajes (Dios, paz, democracia, diálogo, estabilidad orden, patria y no violencia) además de camisas blancas, banderas de Honduras, entonación del himno nacional, revelan una marcada influencia religiosa (de hecho, las cúpulas de las iglesias católica y evangélica se inclinaron por el golpe de Estado y se han constituido en un factor clave, junto a los empresarios, en la movilización de manifestantes). Un hecho interesante de destacar es que gradualmente van cambiando el sujeto/objeto de la movilización. De apoyar a Micheletti han pasado a “apoyar a la democracia” en un intento de despersonalizar la adhesión a la causa golpista, tratando de mantener un esfuerzo integrador que incluya a todas las preferencias religiosas y respete las preferencias partidarias de los manifestantes, lo que combina muy bien con el papel de los medios de comunicación y lo que afirma el presidente de facto cuando finaliza sus intervenciones públicas diciendo: “¡Dios está con nosotros!”.

C.EL CONTEXTO INTERNACIONAL
1.El rechazo al golpe

El rechazo a la alteración del orden constitucional en Honduras por parte de países y organismos regionales e internacionales, ha sido fundamental en este momento. Es claro para todos que el elemento aglutinador de la diversidad ha sido el repudio a una práctica del pasado que reaparece como amenaza a los procesos democráticos que se construyen en nuestro continente, con dificultad pero con firmeza. Personas y organizaciones académicas, gremiales y de derechos humanos han sumado su voz de protesta y han condenado el golpe de Estado del pasado 28 de junio.

La ocasión constituye una gran prueba para conocer y valorar el nivel de compromiso internacional con la estabilidad de gobiernos legítimamente constituidos. El mensaje ha sido (y debe ser) claro, no sólo para los militares que se han mantenido siempre como espectadores desconfiados de procesos democráticos que no terminan de comprender, sino también para los políticos que se enfrascan en rivalidades intra e interpartidarias que socavan su legitimidad y la de las instituciones en las que se insertan.
2.La ideologización del golpe en el contexto internacional
.El papel de los Estados Unidos
Desconfianza, recelo y muchas dudas relacionadas con el pasado autoritario, hacen que se genere una suspicacia, a veces extrema, en relación al papel de los Estados Unidos en el reciente golpe de Estado. La tradicional subordinación de las Fuerzas Armadas a los intereses estadounidenses y al papel que juegan o han jugado los embajadores norteamericanos para dirimir conflictos políticos o sociales en el ámbito interno, son de sobra conocidos en nuestro país y en nuestra América. De ahí la importancia del papel que asuma los Estados Unidos ante el golpe de Estado producido, sabiendo que se encuentra en una situación un tanto incómoda: evidenciar que lo sabían y que no pudieron hacer nada para impedirlo (porque no fueron capaces de controlar a sus socios en una aventura golpista), argumento con muy poca credibilidad, o que sabían de la decisión y no quisieron hacer nada, (porque hicieron una lectura inadecuada de los hechos y circunstancias, o porque quisieron probar el rumbo que seguirían los acontecimientos), argumento con más credibilidad que el anterior, si lo relacionamos con algunos hechos que pudieron influir en esta decisión, como la antipatía mutua entre el presidente y los diputados del Congreso Nacional, el rechazo de los empresarios al presidente por sus “excesos sociales”, incomodidad con el estilo presidencial de decir y hacer las cosas (confrontativo, burlón, imprudente, franco, directo) y de
sconfianza propia hacia el acercamiento público entre Zelaya y Chávez. Lo curioso del caso es que al presidente constitucional solamente le faltan siete meses para terminar su período gubernamental, ninguno de los candidatos presidenciales con posibilidades de triunfo tiene inclinaciones izquierdistas, ni mucho menos, y que noxistía ningua amenaza real de que el presidente convocara a una asamblea nacional constituyente (hasta los hechos invalidan esta amenaza, pero es tan irrisorio que es casi imposible de creer: apoyar (si o no) la colocación de una cuarta urna en las elecciones generales de noviembre, para votar por la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente que revisara y creara una nueva Constitución de la República. Crearla sería una potestad del Congreso Nacional y nunca del Presidente de la República porque no tiene esas atribuciones).
.El papel de Chávez
La manipulación creada en el interior del país en relación a viejos fantasmas ideológicos (Democracia/Comunismo), influyendo en la opinión pública a través de las iglesias y los medios de comunicación, están contribuyendo a polarizar aún más a la sociedad hondureña. En la confrontación van apareciendo consignas de los defensores y los detractores de Chávez, lo cual tiende a minimizar el aspecto clave del golpe de Estado que fue y sigue siendo la violación de la Constitución de la República, desde el momento en que la Corte Suprema de Justicia ordena capturar al presidente constitucional sin haber iniciado y desarrollado un juicio, situación agudizada por las Fuerzas Armadas que ejecutan la orden y deciden, de acuerdo a un poder arbitral totalmente deformado, que lo más beneficioso para el Estado era su expulsión del país.

Asumir estos mismos criterios e insertar el golpe de Estado en el contexto de diferencias ideológicas que se observan en nuestro continente, es un error que tiende, como siempre, a minimizar las causas internas y a forzar salidas que involucren a otros países y otras ideologías. El golpe de Estado en Honduras debe motivar a los estudiosos del tema a realizar análisis profundos, responsables e integradores que incorporen los elementos que han aflorado y estallado en Honduras, y que pueden ocurrir en otros países del continente, considerando, por supuesto, las diferencias que se dan en sus respectivos procesos de desarrollo democrático. Así como en Honduras el dilema entre los que están a favor o en contra del presidente constitucional ha ido cediendo ante el posicionamiento entre los que están a favor y los que están en contra del golpe de Estado, de la misma manera los estudiosos y analistas internacionales deben extremar su cuidado para no insertar el tema del golpe de Estado en Honduras en un contexto ideológico polarizado entre los que están con Chávez y los que están con Estados Unidos, porque desviarían la atención entre un hecho real y un hecho posible, añorado por unos y manipulado por otros.

D.ELEMENTOS CLAVE EN LA SOLUCIÓN DEL CONFLICTO

Hay tres aspectos clave que tienen que enfrentarse para encontrar una solución al conflicto expresado a través del golpe de Estado: a) Restitución del presidente constitucional en su cargo, b) Deducción de responsabilidades a todos los que violaron la ley y c) Acuerdo para crear una nueva constitución. Ningún otro tema es central para solucionar la crisis porque las elecciones de noviembre nunca han estado en riesgo y el acercamiento del presidente constitucional con Chávez no constituye una amenaza para el país.
•Restitución del Presidente constitucional en su cargo
Este hecho será fundamental para la estabilidad política y social del país y para garantizar el desarrollo normal de las elecciones generales en noviembre próximo. Igualmente, para impedir que otro presidente se vea expuesto en el futuro a la interferencia de otros poderes del Estado que le imposibiliten terminar el período gubernamental para el cual fue electo. Lo anterior debe ser independiente de a) la cantidad de personas que lo aclame (no está obligado a demostrar popularidad porque ya la demostró en las elecciones de noviembre de 2005), b) la opinión de personas o grupos sobre la calidad de su gestión (no existe en el país el mandato revocatorio), c) la cantidad de acusaciones que le hagan (si están legalmente sustentadas debe enfrentarlas en juicio) d) la antipatía que le tengan los políticos, empresarios o líderes religiosos, e) la culpa que haya tenido en la polarización del conflicto (de la misma manera en que se rechaza el escote de un vestido como causa de una violación) y g) la antipatía que le tenga la Junta de Comandantes.
•Deducción de responsabilidades a todos los que violaron la ley
Esto incluye a) al presidente de la república, quien una vez restituido en su cargo deberá enfrentar las acusaciones que le han hecho y ante las cuales no le han dado oportunidad de defenderse. Dada la politización partidaria de la Corte Suprema de Justicia y el antecedente de que han vertido opiniones sobre el acusado al que deberán juzgar, hechos que no garantizan un juicio justo, deberá asegurarse la participación de jueces internacionales; b) iniciar juicios contra el magistrado de la Corte Suprema de Justicia que firmó la orden de captura contra el Presidente de la República, sin el respeto al debido proceso c) contra el Fiscal General de la República, que solicitó la orden de captura y evidenció juicios en contra del acusado d) contra la Junta de Comandantes que acató una orden irregular y cometió el delito de expulsar del territorio hondureño por la fuerza a un ciudadano de este país quien además era su Comandante en jefe y e) contra el entonces presidente del Congreso Nacional y actual presidente de facto, por falsificación de documentos públicos para alterar el orden constitucional, como la supuesta carta de renuncia del presidente constitucional de la República. Un juicio público deberá hacerse a) contra los operadores de justicia (Corte Suprema de Justicia, Ministerio Público y Policía) por atentar contra el Estado de Derecho y contribuir al rompimiento del orden constitucional, b) contra el Congreso Nacional por su contribución activa en el rompimiento de ese orden, c) contra los partidos políticos, como instituciones que guardaron silencio cómplice ante lo que hacían sus militantes en todos los poderes del Estado, situación que apenas se está rompiendo por dos partidos pequeños, PINU y UD, y d) contra los oficiales y soldados que reprimieron con exceso de fuerza a los manifestantes que apoyaban al presidente constitucional.
•Acuerdo para crear una nueva Constitución
Dado que el detonante del golpe de Estado se relaciona con la consulta ciudadana encaminada a crear una nueva constitución, situación que subyace en la necesidad de que la ciudadanía participe en la toma de decisiones sobre los grandes temas nacionales, se vuelve necesario diseñar un mecanismo legal para que, a futuro, no vuelvan a perseguir a un presidente o un ciudadano que plantee la necesidad de cambiarla. Esto es importante por el vacío jurídico que tiene la constitución de 1982, que no previó mecanismos legales para la creación de una Asamblea Nacional Constituyente cuya misión exclusiva sea crear una nueva constitución sin que el proceso vaya precedido por un golpe de Estado.

E.TAREAS PENDIENTES
1.EN EL CORTO PLAZO
.Aceptar la renuncia a la Junta de Comandantes pues es comprensible que, a partir de lo sucedido, se imposibilita cualquier relación jerárquica del presidente constitucional y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, con la cúpula militar.
.Desmilita
rizar el país y las instituciones. Los militares deben literalmente volver a sus cuarteles, para reafirmar un clima de tranquilidad que necesita urgentemente el país.
.Evaluar el papel de la Policía durante el Golpe de Estado: si fue para garantizar la seguridad pública o para garantizar el mantenimiento de un gobierno de facto.
.Establecer un pacto por la despolitización partidaria del sistema de Justicia: elemento clave para garantizar la seguridad jurídica y recuperar confianza ante hondureños y extranjeros.
.Aprobar mecanismos democráticos de participación ciudadana: el plebiscito y el referéndum a nivel nacional deben ser una puerta que asegure la participación y no un freno que limite su derecho a opinar.
.Establecer mecanismos para garantizar la independencia de poderes. Para permitir que cada poder se dedique a sus funciones sin injerencia de otros poderes en ningún aspecto de su desempeño.
.Pacto político-social para la realización de elecciones generales sin confrontación, con propuestas y con visión de país. El sistema político-electoral debe recuperar legitimidad ante la ciudadanía y anticiparse al peligro de un desencanto político que se exprese en un fuerte abstencionismo en las elecciones de noviembre.
.Institucionalizar mecanismos permanentes de participación ciudadana en la evaluación del rumbo que sigue el país en cada gobierno. Para evitar que los conflictos políticos y sociales lleguen al límite y dar la oportunidad a los dirigentes locales y nacionales que enmienden errores y atiendan las verdaderas necesidades de una agenda social.
2.MEDIANO PLAZO
.Definir (recordar, precisar) el papel de las Fuerzas Armadas en la Democracia. Para que civiles y militares conozcan el sentido real de la democracia y asuman su papel en aspectos clave del proceso de desarrollo democrático.
.Recuperar la condición laica del Estado hondureño. El ámbito de las diversas denominaciones religiosas no está en el ámbito público y no deben utilizarse como maquinarias de apoyo político de ningún tipo. Pueden jugar un papel fundamental para el desarrollo democrático en el ámbito privado, creando valores esenciales de la democracia como pluralismo, tolerancia y respeto a la diversidad, que tanto necesita nuestra sociedad.
.Realizar un diálogo ciudadano sobre el papel de los medios de comunicación en la democracia. Para recuperar la imagen de medios comprometidos con los intereses generales de la sociedad, con profesionalismo, objetividad y respeto a la ciudadanía y a las autoridades.
.Intensificar la capacitación en cultura política democrática. Para conocer más y mejor la Constitución de la República, nuestros deberes y derechos como ciudadanos. Las universidades pueden jugar un papel fundamental en este tipo de tareas.
.Desarrollar programas de prevención y solución pacífica de conflictos. Para contar con equipos profesionales en los partidos, organizaciones sociales e instituciones del Estado y poder prever los conflictos políticos y sociales, y encontrarle soluciones pacíficas cuando estos hayan estallado.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Entrevista al sociólogo estadounidense James Petras

Cristina González, presidenta de YVKE Mundial, y el periodista Hernán Cano entrevistaron este domingo al intelectual estadounidense James Petras, quien se mostró consternado por la matanza desatadas por el ejército en Honduras y exigió una condena de los golpistas de Honduras por parte de la Casa Blanca:
“Estamos frente a una masacre, un acto de terrorismo de Estado. Esperamos escuchar la voz del presidente norteamericano, que hasta ahora ha jugado un papel vergonzoso frente a los golpistas. Esperamos que por fin declare el golpe ilegal y condene a los golpistas, así como que corte la ayuda norteamericana y rompa relaciones con un gobierno masacrador, pero todavía no hemos recibido ningún anuncio de la Casa Blanca ni de la cancillera, Hillary Clinton. El pueblo aquí, particularmente las comunidades latinoamericanas están muy indignadas con este presidente, supuestamente representante de los grupos afroamericanos, latinoamericanos y las clases populares”.

H.C. Hoy en la rueda de prensa del gobierno de facto se veía cierta desesperación por ser reconocidos por algún gobierno. Sin embargo, esta actitud beligerante y la represión salvaje del pueblo que esperaba en el aeropuerto a su presidente legítimo no parece mostrar a un gobierno que esté absolutamente aislado. ¿Cuando se refiere al papel indignante del gobierno estadounidense es porque cree que existe apoyo del gobierno de Estados Unidos a este golpe de Estado?
“Bueno, por lo menos veamos los indicadores concretos. Primero, el embajador norteamericano sigue allá. Segundo, los generales, mayores y coroneles estadounidenses estacionados en la base de Honduras siguen en contacto con los asesinos como si fuera una cosa rutinaria. Todavía el presidente norteamericano no ha definido las acciones en Honduras como un golpe de Estado ni ha roto relaciones ni ha cortado la ayuda. Mientras los golpistas masacradores sigan pensando que Washington va a seguir dando apoyo económico y diplomático o manteniendo relaciones, ellos no van a renunciar. Eso es categórico. Mientras Obama no rompa relaciones con los masacradores, ellos van a descartar las decisiones de la OEA y Naciones Unidas, porque el patrón de ellos es vital para sobrevivir en estas circunstancias.

Las miradas del mundo están puestas ahora en lo que va a hacer Obama: si va a seguir apoyando a un gobierno terrorista o, por fin, va a rectificar su política, poner distancia, rechazar a los masacradores y forzarlos a renunciar para ser reemplazados por el presidente legal, Zelaya.

C.G. Si nos ponemos a ver, a Estados Unidos le interesa demasiado ese punto de Centroamérica. De hecho, allí tiene bases militares, la formación de esa fuerza armada que no se ha resquebrajado y ha apoyado el golpe de estado incondicionalmente, lo que demuestra que su formación es de la Escuela de las Américas. ¿Por qué puede interesarle a Estados Unidos sacar de este apuro a Zelaya y defender la democracia en Honduras?
“Ahora el costo de seguir apoyando a los masacradores es altísimo. Ningún gobierno, ni Obama, ni los más liberales ni los más moderados de América Latina, pueden mantener una relación diplomática cordial con este gobierno. El costo para Washington de seguir apoyando a los golpistas después de la masacre ha subido muchísimo, frente al aislamiento total y la condena universal, el retiro de los embajadores de todos los países. Si Washington sigue la política de los últimos días va a ser totalmente desprestigiado”.

C.G. Este caso es bastante parecido al de Jean Bertrand Aristide. Habiendo estado Negroponte controlando la fuerza armada de Honduras y teniendo la mediática controlada como la tiene el dictador que está ocupando el cargo presidencial en Honduras, ¿por qué no podemos decir que lo que hay es un lavado de cerebro que lo que hay es un lavado de cerebro que no va a parar? Recordemos que Estados Unidos acaba de poner en el poder a un presidente a punta de puro marketing ¿Puede ser que este marketing también lo hagan para Honduras, porque le interesa demasiado el pasillo desde México hasta Panamá para su salida al Pacífico?
“Independientemente de lo que era la estrategia grande, en este momento Washington queda muy aislado, muy desprestigiado, y frente a una denuncia unánime en el mundo, que viene de todas partes. Entonces, cualquiera que haya sido la estrategia, tiene que modificarse en este momento. Si no, repito: van a quedar condenados, aislados y repudiados, y ése es un alto costo por continuar una estrategia que está ya fracasada. Y más allá de eso, la masacre provoca un levantamiento dentro del país, que puede generar enorme inestabilidad, más allá de Honduras. En los países vecinos, en América Latina, la respuesta contundente de las masas puede poner en cuestión cualquier influencia y cualquier régimen filoamericano en el Sur. El costo es muy alto para continuar en este panorama.”
ttp://www.radiomundial.com.ve/yvke/noticia.php?27972

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras: el momento de la verdad en la administración de Obama

El golpe militar actualmente en proceso en Honduras es un golpe duro acompañado por varios intentos vanos de aparecer blando y “constitucionalista.” Detrás del golpe hay varias fuerzas sociales, económicas, y políticas, de las cuales la más importante es la administración del presidente Barack Obama. Ningún cambio importante puede ocurrir en Honduras sin la aprobación de Washington. La oligarquía hondureña y las corporaciones transnacionales (bananeras, farmacéuticas) están defendiendo sus intereses como siempre han hecho, con un golpe militar.

Oficiales del gobierno estadounidense supieron antes del golpe los planes golpistas, en que participaron y siguen participando sean lo que sean las diferencias típicas que siempre se encuentran en situaciones tan difíciles, en este caso debido a la fuerza de los movimientos sociales promoviendo la democracia y una asamblea constituyente.

A la vez, varios individuos y grupos de la ultra-derecha en Estados Unidos siguen promoviendo golpes militares e “incidentes” como la reciente detención de una vieja pareja norteamericana acusada de pasar secretos del gobierno a Cuba al momento del rechazo por la Corte Suprema estadounidense del caso de los Cinco Héroes cubanos injustamente encarcelados por conspiración de cometer espionaje. La ultra-derecha norteamericana ve a Obama como “un socialista” en su política doméstica y “un traidor” en su política externa, por ejemplo acerca de Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Paraguay, El Salvador – y, lógicamente, Honduras, por haberse permitido su entrada en el ALBA. Por eso se ven gente como Negroponte, Reich, y otros ex oficiales gubernamentales metiéndose en el golpe hondureño y su defensa. Esta ofensiva ultra-derechista en Estados Unidos es paralela a la de Centro América y otras partes de lo que llamaría José Martí Nuestra América, donde se oyen muchas voces y una significativa parte de los medios no solamente defendiendo el golpe gorillista en Honduras sino promoviendo procesos similares en sus países.

Las fuerzas militares estadounidenses están presentes para coordinar u ofrecer su ayuda en todo esto, como se manifestó en abril de 2002 en Venezuela y ahora en Honduras desde su base en Soto Cano, antes usado en la guerra sucia contra los sandinistas nicaragüenses en la década de 1980. El líder de las Fuerzas Armadas de Honduras, General Romeo Vásques, y el Comandante de la Aviación de Honduras, General Luis Javier Prince Suazo, son graduados de la Escuela de las Américas, establecido por Estados Unidos para entrenar miles de soldados latinoamericanos de los cuales algunos se hicieron dictadores durante las guerras sucias del silgo pasado que han seguido hasta hoy en países como Colombia, Perú, y México, y comienzan aparecer de nuevo a través de paramilitares en Venezuela y otros países.

La ambigüedad y las contradicciones de las declaraciones del presidente Obama y su Secretario de Estado Hilary Clinton en cuanto a Honduras y su golpe militar “ilegal” (¿puede un golpe militar ser “legal”?) reflejan la complejidad de la política estadounidense actual. Pero no debe ser sorpresa ninguna, ya que hemos visto las reversas de promesas hechas en la campaña electoral de 2008 representadas por el mantenimiento de tortura de presos o “capturados,” la suspensión de habeas corpus y la posibilidad de detener sin proceso judicial hasta ciudadanos norteamericanos, la falta de transparencia, las guerras en Irak, Afganistán, y Pakistán, etcétera.

El cadáver conocido como la OEA mostró una señal de posible nueva vida con su voto contra el golpe en Honduras pero atrás de eso hay un intento por el gobierno estadounidense de ocultar su propio papel en el golpe y usar la OEA como un arma en una solución “negociada” o aún armada, estilo Haití 2004 o Santo Domingo 1965. La posibilidad de otro escenario como aquellos pero aún más peligroso existe ahora, porque la fuerza militar estadounidense es tanto mayor que cualquier resistencia civil-militar insurreccionista o guerrillera hondureña que se puede imaginar, hasta ahora por lo menos.

Mientras tanto, los gorilas de Honduras consolidan su poder sobre el terreno y los movimientos sociales hondureños resisten pacíficamente y heroicamente. En el resto de Nuestra América las fuerzas de la derecha, apoyadas económicamente y militarmente por la administración de Obama, están tratando de derrocar el ALBA y sus gobiernos, principalmente Venezuela.

Es un deber moral y una necesidad política que los otros gobiernos latinoamericanos y del mundo, comenzando con los más progresistas, remuevan del poder los golpistas, los traigan a la justicia, y restituyan el presidente democráticamente elegido, Manuel Zelaya. Para la administración de Obama, es el momento de la verdad.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

El guión de Washington: el golpe se repite, ahora Honduras

Todos los que vivimos los sucesos del 11 abril 2002 en Venezuela hemos revivido los acontecimientos en Honduras durante los últimos días. Un presidente secuestrado a punta de armas de fuego, unos medios de comunicación que manipulan los sucesos y luego un empresario que se autoproclama “presidente” en una ceremonia aplaudida por la llamada “sociedad civil”. Pero mucho más allá de los obvios puntos en común entre el golpe de Estado en Venezuela en 2002 y el golpe de Honduras del pasado 28 de junio, hay profundos paralelismos que evidencian –sin duda– la reactivación del manual del golpe “made in USA”.

Tanto como en el caso de Venezuela, detrás del golpe en Honduras hay una serie de actores que han estado creando las condiciones para ejecutar el acto final y lograr el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya. Vemos que el guión se repite casi al detalle:

El embajador de Estados Unidos:
* En el caso de Venezuela, durante los meses previos al golpe de abril, Washington envió un nuevo embajador al país en sustitución de su embajadora, Donna Hrinak, quien apenas llevaba un año en el cargo. La decisión de cambiar a los embajadores se tomó cinco meses antes del golpe, en diciembre 2001, cuando la oposición al presidente Chávez se consolidaba y mostraba posibilidades, aunque evidentemente necesitaba orientación y apoyo experimentados. Entonces, se envió un experto en golpes de Estado, el embajador Charles Shapiro, quien había sido asesor militar de la embajada estadounidense en Chile durante el golpe contra Allende y además había trabajado cinco años en la Embajada de EEUU en El Salvador durante la guerra sucia conducida por Washington en los años ochenta.
* En el caso de Honduras, ocurrió un cambio muy interesante con respecto al embajador de Estados Unidos. Se envió al embajador Hugo Llorens en septiembre 2008 para reemplazar a Charles Ford, quien había estado en el cargo desde que fue elegido el presidente Zelaya en 2005. Ford, un veterano de la diplomacia estadounidense, había trabajado anteriormente en la embajada de Estados Unidos en Venezuela, entre otros cargos. En junio de 2006, empezaba a ponerse difícil la relación entre Washington y Honduras cuando el embajador Ford declaró a la prensa que el gobierno de Manuel Zelaya estaba entrando en “reuniones secretas” con una delegación de la empresa estatal petrolera de Venezuela, PDVSA, sobre la venta de gas a la nación centroamericana. Según Ford, la reunión era “un negocio sucio” para dar a Venezuela una ventaja en el proceso de negociaciones para el suministro de gas al país. Ford ya había asegurado que unas empresas estadounidenses lograrían el lucrativo negocio. Mientras el presidente Zelaya, quien respondiendo a las declaraciones del embajador Ford dijo que Honduras “no era colonia de nadie”, se acercaba más a Venezuela y los países del ALBA, más Washington comenzaba sus preparativos para desestabilizar el gobierno. En el 2008, cuando el presidente Zelaya anunció que había recibido un fondo del ALBA para construir un terminal civil en la base militar de Soto Cano, ocupada por el ejército estadounidense, y convertirla en un aeropuerto internacional, las cosas se caldearon. Se envió al embajador Ford al Comando Sur, para que asumiera el cargo de “asesor diplomático”, colocándolo en una posición sumamente estratégica para orientar el mando del control militar que mantenía el Pentágono sobre las fuerzas armadas hondureñas. Y se envió al embajador Hugo Llorens a Honduras para reemplazar a Ford. Llorens se graduó en la Universidad Nacional de Guerra de Estados Unidos y fue el principal asesor del presidente de Estados Unidos y Asesor de Seguridad Nacional sobre Venezuela durante los años 2002 a 2003, justo cuando ocurrió el golpe de Estado contra el presidente Chávez.
Debido a sus altas credenciales y experiencia en golpes de Estado, no sorprende cuando el Departamento de Estado admite que su embajador en Honduras “ha estado conversando” con los sectores involucrados en el golpe contra el presidente Zelaya durante los días previos al suceso.

La sociedad civil:
* En Venezuela, durante los meses antes del golpe de abril 2002, diferentes sectores políticos y sociales empezaron a conformar una coalición de oposición al presidente Chávez. Se unieron grupos empresariales, la cámara de comercio Fedecámaras, medios de comunicación, organizaciones no gubernamentales, la confederación de trabajadores (CTV), la iglesia católica y los partidos políticos tradicionales, para formar un conjunto que luego se denominó “coordinadora democrática”. Se referían a si mismos como “la sociedad civil”, intentando crear una distinción clasista y racista entre aquellos, principalmente de la clase popular, que apoyaban al presidente Chávez, calificándolos como “las turbas chavistas.” Su único objetivo era salir de Chávez. Fue esta coalición, financiada por agencias de Washington como la National Endowment for Democracy (NED) y luego la USAID, la que perpetró el golpe de Estado de abril 2002, utilizando como excusa “el rescate de la democracia” que veían amenazada por los cambios sociales y políticos que estaba implementando el gobierno del presidente Chávez. Exclusivamente de clase media y clase alta, la llamada “sociedad civil” violó todas las normas democráticas para impedir que los pobres tuvieran voz y representación en el país.
* En Honduras, justo en el mes previo al golpe contra el Presidente Zelaya, se conformó una coalición entre diferentes organizaciones no gubernamentales, empresarios, partidos políticos, la iglesia católica y los medios de comunicación, denominada “unión cívica democrática”. Su único propósito era derrocar al presidente Zelaya para impedir que abriera el camino a una Asamblea Constituyente que permitiría al pueblo alzar su voz y participar en el proceso político. La “unión cívica democrática” de Honduras está compuesta por organizaciones como el Consejo Nacional Anticorrupción, el Arzobispado de Tegucigalpa, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), el Consejo de Rectores de Universidades, la Confederación de Trabajadores de Honduras (CTH), el Foro Nacional de Convergencia, la Federación Nacional de Comercio e Industrias de Honduras (FEDECAMARA) y la Asociación de Medios de Comunicación (AMC), el Grupo Paz y Democracia, además del grupo estudiantil, Generación X Cambio. La mayoría de éstas organizaciones han sido beneficiarias de los más de 50 millones de dólares que anualmente invierten la USAID y la NED en el “desarrollo democrático” en Honduras. De hecho, un informe de la USAID sobre su financiación y trabajo con COHEP, destaca que “el perfil bajo de la USAID en este proyecto ayudó asegurar la credibilidad de COHEP como una organización hondureña y no un brazo de la USAID.”
Los voceros de la unión cívica democrática de Honduras, representando, según ellos, a la “sociedad civil”, declararon a la prensa hondureña el 23 de junio -cinco días antes del golpe contra el presidente Zelaya– que “confían en que las fuerzas armadas cumplan con su deber de defender la Constitución, el Estado de Derecho, la paz y la democracia.” Cuando ocurrió el golpe el día 28 de junio, fueron los primeros que salieron a decir que no hubo un golpe de Estado sino que habían “rescatado su democracia” de las manos del presidente Zelaya, cuyo crimen fue querer dar al pueblo voz, visibilidad y participación. También representando a los sectores de clase media y clase al
ta, la unión cívica democrática ha clasificado a los sectores que apoyan al presidente Zelaya como “turbas”.
Los militares:
* En Venezuela, la misión militar de Estados Unidos estaba ubicada en Fuerte Tiuna, la gran base militar de Caracas. Incluso, los militares estadounidenses mantenían sus oficinas dentro de la comandancia del ejército venezolano. Cuando sucedió el golpe en abril 2002, los militares estadounidenses estaban desplegándose por la base militar, reuniéndose con sus contrapartes venezolanos que acababan de secuestrar al presidente Chávez, dando órdenes de los próximos pasos de seguir. Al no disponer de una base militar dentro de Venezuela, el Pentágono había enviado helicópteros Black Hawk, barcos de guerra llenos de equipos y hasta un submarino para apoyar las operaciones militares antes y durante el golpe. Los militares de la misión de Estados Unidos en Caracas mantenían una relación muy estrecha con los militares golpistas en Venezuela. Por eso, tres días antes del golpe, durante una recepción de diferentes agregados militares en el país, el capitán de la marina estadounidense David Cáceres, le preguntó al general González del ejército venezolano, “¿Por qué no han contactado con los barcos que tenemos en la costa y el submarino sumergido en La Guaira?” Pero el oficial estadounidense se confundió de general, y en lugar de dirigir su pregunta al general González González, actor principal en el golpe, cometió el error de interrogar al general González Cárdenas, quien luego divulgó los planes golpistas. Los principales militares venezolanos involucrados en el golpe de abril 2002, como el general Néstor González González, el general Efraín Vásquez Velasco y el contralmirante Molina Tamayo, habían recibido instrucciones y entrenamiento en instituciones militares estadounidenses, y mantenían relaciones muy estrechas con la misión militar estadounidense en Venezuela. Y fue el general González González, que públicamente desobedeció a su comandante en jefe, el presidente Chávez, un día antes del golpe, cuando compareció en la televisión nacional y demandó la renuncia del presidente “o ya verán”.
* En Honduras, Estados Unidos mantiene una base militar estratégica y muy grande en Soto Cano (Palmerola), en las afueras de Tegucigalpa. Está operativa desde el año 1981, cuando fue activada por el gobierno de Estados Unidos durante la administración de Ronald Reagan. En los años ochenta, Soto Cano fue utilizada por el coronel estadounidense Oliver North, como una base de operaciones para la “Contra”, las fuerzas paramilitares entrenadas y financiadas por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), encargadas de ejecutar la guerra contra los movimientos izquierdistas en Centroamérica, y particularmente contra el gobierno sandinista de Nicaragua. Desde Soto Cano, la “Contra” lanzaba sus ataques terroristas, escuadrones de muerte y misiones especiales que dieron como resultado miles de asesinatos, desaparecidos, torturados, lisiados y aterrorizados en Centroamérica. La base de Soto Cano es la sede de la Fuerza de Tarea Conjunta “Bravo” (JTF-B) de Estados Unidos, compuesta por efectivos del ejército, las fuerzas aéreas, fuerzas de seguridad conjuntas y el primer batallón-regimiento número 228 de la Aviación estadounidense. Hay aproximadamente 600 personas y 18 aviones de combate, incluyendo helicópteros UH-60 BlackHawk y CH-47 Chinook. Soto Cano también es la sede de la Academia de la Aviación de Honduras.
Estados Unidos también tiene un grupo militar que opera desde una sede cercana al aeropuerto internacional de Colonia Las Torres. Depende directamente del Comando Sur. El grupo militar es el enlace principal con las fuerzas armadas hondureñas y conduce alrededor de 55 maniobras conjuntas cada año con más de 600 efectivos de Honduras. También financia con unos 2 millones de dólares anuales los programas de formación y entrenamiento de las fuerzas armadas hondureñas. Los dos principales actores militares en el golpe contra el presidente Zelaya son dos generales entrenados en la Escuela de las Américas, la famosa escuela militar estadounidense responsable por entrenar a la mayoría de los dictadores y represores en América Latina: el comandante de la Aviación de Honduras, general Luis Javier Prince Suazo, y el jefe del estado mayor conjunto el General Romeo Vásquez. El general Romeo Vásquez fue destituido por el presidente Zelaya el 24 de junio por desobedecer sus órdenes, y luego se convirtió en actor principal en el golpe militar pocos días después. Los dos altos oficiales hondureños mantienen relaciones muy estrechas con el Pentágono y las fuerzas militares estadounidenses del grupo militar y las que están en la base de Soto Cano.

El Departamento de Estado:
Aunque en el caso de Venezuela, la Casa Blanca salió de inmediato a reconocer a los golpistas como un gobierno “legítimo” y en el caso de Honduras, el presidente Obama ha dicho que las acciones contra el presidente Zelaya constituyen un “golpe ilegal”, sin embargo, existen similitudes en la reacción oficial del Departamento de Estado.
Una guía de prensa del Departamento de Estado, de fecha 16 de abril de 2002, dos días después del retorno al poder del presidente Chávez, decía lo siguiente:
“Los funcionarios estadounidenses se han reunido con un amplio espectro de venezolanos durante los últimos meses, tanto en Caracas, como en Washington… Nuestro mensaje a todos los venezolanos con los que nos reunimos ha sido consecuente. La situación política en Venezuela es algo que compete a los venezolanos resolver por medios pacíficos, democráticos y constitucionales. Hemos afirmado categóricamente a todos nuestros interlocutores venezolanos en varias ocasiones y en muchos niveles, que bajo ningún concepto Estados Unidos apoyaría una acción antidemocrática y anticonstitucional, como es un golpe de Estado.”
Luego, el mismo documento instruye a los voceros del Departamento de Estado para que si los periodistas preguntan, “¿Participó Estados Unidos en el intento de derrocar al presidente venezolano Chávez del poder?” La respuesta sea: “De ninguna manera”.

El miércoles 1 de julio de 2009, tres días después del golpe de Estado contra el presidente Zelaya, los voceros del Departamento de Estado declararon lo siguiente:
“Han sido semanas muy difíciles y tensas, con mucha desconfianza entre los actores políticos, y la creciente confrontación política había encendido un fuego en Honduras que era extremadamente peligroso. Nuestra propuesta y la de nuestros socios con quienes estábamos trabajando era intentar reducir las tensiones, facilitar la comunicación y asegurar que las instituciones hondureñas encontraran una manera pacífica y constitucional para resolver el conflicto. Estábamos obviamente preocupados por las posibles actividades extra-constitucionales, y por eso, fuimos muy claros en nuestra comunicación con todos los actores políticos, Estados Unidos no apoyaría ninguna acción extra-constitucional.”
En declaraciones a la prensa, el asesor presidencial para América Latina, Dan Restrepo, dijo que “algunas personas han querido vincular al gobierno de Estados Unidos con la situación actual en Honduras”, pero el diplomático aclaró que “estos hechos pertenecen a un pasado que ahora está ‘congelado'”.
O sea, lo mismo que decir, “de ninguna manera”.
¿Parecen similares las declaraciones del Departamento de Estado de abril de 2002 y junio 2009? Mientras que en abril
, Washington precipitó su aceptación pública del golpe de Estado contra el Presidente Chávez, esta vez el gobierno de Obama está respondiendo con más cautela, más mesurado. Pero no existe duda ninguna de que hasta los voceros estadounidenses siguen el mismo guión al pie de la letra.
En fin, las evidencias demuestran que el plan golpista perpetdo en Honduras esta semana se ha fabricado y financiado desde Washington. Cuando el golpe de Estado contra el presidente Chávez fue derrotado por el pueblo venezolano y las fuerzas armadas leales, Estados Unidos declaró a la prensa que “Nuestra respuesta a la situación en Venezuela el 12 de abril fue exponer los hechos a medida que los conocimos, en un momento de mucha confusión… Nuestra posición fue que esta situación debía resolverse pacífica y democráticamente, y de conformidad con la Carta Democrática Interamericana… Con ese objetivo, nuestro representante ante la OEA expresó claramente que el llamado “gobierno provisional” todavía tenía que demostrar que ellos eran la “autoridad civil legalmente constituida”. Pero eso fue una gran mentira. Los voceros de Washington simplemente estaban buscando la forma de salvar su imagen pública luego de haber avalado el golpe y reconocido al gobierno golpista apenas se instaló.
Esta vez, Washington sigue mintiendo, pero con más inteligencia. La primera respuesta del Departamento de Estado el día del golpe fue emitida en una declaración de la Secretaria de Estado, Hilliary Clinton, que decía: “Esta acción perpetrada contra el presidente hondureño Mel Zelaya viola los principios de la Carta Democrática Interamericana y por lo tanto debe ser condenada por todos. Llamamos a todas las partes en Honduras a respetar el orden constitucional y el Estado de derecho, a reafirmar su vocación democrática y comprometerse a resolver las disputas políticas de manera pacífica y a través del diálogo.”
Primero, la nota hace referencia a “todas las partes”, implicando que el presidente Zelaya había violado de alguna forma el orden constitucional. Y segundo, no hace ninguna referencia a que haya ocurrido un golpe de Estado. Durante los días siguientes, comienzan a hacer referencia a los sucesos del 28 de junio como un “golpe” pero que no había sido determinado “legalmente” por los abogados del Departamento de Estado como un “golpe militar”. El miércoles 1 de julio, los voceros de Washington declararon sobre el asunto: “En referencia al golpe mismo, lo mejor sería decir que fue un esfuerzo coordinado entre los militares y algunos actores políticos civiles. Obviamente, los militares fueron quienes condujeron la remoción forzosa del presidente y han actuado para asegurar el orden público durante este proceso. Pero para que el golpe sea más que una insurrección o una rebelión, hay que ver una transferencia del poder a los militares. Y en ese sentido, el congreso –la decisión del congreso de juramentar a su presidente Micheletti, como presidente de Honduras-, indican que el congreso y miembros claves del mismo han jugado un papel importante en esta situación.”
Lo que significa esa declaración es que Washington no va a clasificar lo que sucedió en Honduras como un “golpe de Estado” bajo sus conceptos legales, porque el poder no lo retuvieron los militares sino que lo asumieron los civiles. Esto permite a Estados Unidos continuar con su relación diplomática en Honduras y no suspender su importante paquete de millones de dólares en ayuda económica y militar al país centroamericano. Tampoco obliga al Pentágono a retirar su inmensa y estratégica presencia militar en el país.
Obviamente, los medios de comunicación jugaron un papel fundamental en este golpe, y el cerco mediático y la censura que han impuesto desde que se perpetró el golpe contra el presidente Zelaya, han sido fundamentales para mantener al pueblo hondureño sin información veraz y oportuna. También, la falsa carta de renuncia que presentó el congreso hondureño a la prensa el día del golpe, mintiendo descaradamente y diciendo que fue enviada “vía correo” por el presidente Zelaya, nunca se ha explicado. Lo mismo sucedió en Venezuela, cuando el canal de televisión Venevisión presentó una supuesta carta de renuncia del presidente Chávez, que luego fue desmentida por éste mismo, y nunca fue explicada por los golpistas. En los dos golpes, acosaron a los embajadores y sedes diplomáticas de los países amigos, como en Venezuela fue el acoso contra la embajada de Cuba en Caracas, y en Honduras fue el secuestro y la violencia física contra los embajadores de Cuba, Nicaragua y Venezuela. En ambos casos, también han culpado al presidente de las razones subyacentes del golpe para intentar justificarlo. Por eso, en Honduras, dicen que fue el presidente Zelaya quien “violó” la constitución por insistir en convocar una encuesta no vinculante para que el pueblo expresara su voz. Los golpistas hondureños también utilizan la relación con Venezuela y Cuba para justificar sus acciones, diciendo que Zelaya quería implementar el “castro-comunismo” en el país. En Venezuela, los golpistas decían que el presidente Chávez era responsable por todas las divisiones y problemas en el país y que estaba intentando “cubanizarlo”. Sus acciones, según ellos, eran para “recuperar la democracia”.
En Venezuela, el pueblo y las fuerzas armadas revolucionarias resistieron y derrotaron el golpe de Estado en un tiempo breve, rescatando su democracia, su constitución y a su presidente. En Honduras, hoy, el pueblo está resistiendo al estado dictatorial que están imponiendo los golpistas con su brutalidad y violencia. El pueblo está en las calles, no solamente en Honduras, sino en toda América Latina, para derrotar al guión golpista de Washington y demostrar no solamente la unión del pueblo hondureño, sino la fuerza de la integración latinoamericana y el poder de la solidaridad internacional.
*Eva Golinger, estadounidense-venezolana, es Doctora en Derecho Internacional, escritora e investigadora, y autora de los libros El Código Chávez; Bush vs. Chávez: La Guerra de Washington Contra Venezuela; La Telaraña Imperial: Enciclopedia de Injerencia y Subversión; y La Mirada del Imperio Sobre el 4F: Los Documentos Desclasificados de Washington Sobre la Rebelión Militar del 4 de Febrero de 1992.
Artículos anteriores sobre el golpe de estado en Honduras:
“La base militar de EEUU en Honduras en el centro del golpe” http://www.rebelion.org/ noticia.php?id=87944
“Obama no condenó ni reconoció que hubo un golpe de Estado en Honduras” http://www.aporrea.org/ internacionales/a81004.html
“La prueba para Obama: El Pentágono esta detrás del golpe de estado en Honduras, ¿con o sin la aprobación de la Casa Blanca?”ttp://www.rebelion.org/ noticia.php?id=87834

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras: ensayo del neo-golpismo en América Latina

ALAI AMLATINA, 29/06/2009.- El amanecer del domingo nos sorprendió cona noticia del derrocamiento del Presidente de Honduras, Manuel Zelaya.
Los militares invadieron su morada y se lo llevaron, no solo de allí,ino del país. En ropa de descanso, el Presidente se encontró raudamenten Costa Rica. Era, evidentemente, muy importante para los golpistasenerlo fuera de Honduras para evitar que su presencia estimulara laovilización y el apoyo popular a su restitución inmediata.

No repetirían los “errores” de Venezuela; esta vez la ira de la reacciónlaboraría mejor su impotencia de clase y afinaría mejor su estrategiaestituyente: fabricaría el golpe de estado sobre excusas legales yrtilugios jurídicos que, supuestamente, justificarían la acción militare franca desobediencia e irrespeto por los poderes establecidos y lasnstituciones que los representan. Ni el Legislativo, ni el Judicial,ueden decretar un Golpe de Estado, es decir, poner fin a la gestión del
Poder Ejecutivo cuando éste no les gusta, ¿o sí?

Es esto lo que se está ensayando en Honduras: apelar a “canales” legalesara poner fin por la fuerza a los procesos de cambio que estánesarrollándose en el continente. Obviamente, como es natural, el ensayoe llevan adelante en territorios donde los costos políticos resultanenores porque los procesos sociales populares son más débiles, como esl caso de Honduras.

El disfraz “democrático” del Golpe de Estado, anuncia el nuevo estiloutoritario de los poderosos y desnuda el contenido de su “democracia”e mercado: “Cuando me conviene sí, y cuando no me conviene: no.” No esa vuelta al pasado, no hay que equivocarse: Es el anuncio de los nuevosrocedimientos de la derecha impotente. El neo-golpismo es “democrático” “constitucional”. Honduras anuncia por tanto la apertura de una nuevara: la de los “golpes constitucionales”.

Es una alerta clara para los pueblos de América Latina desde el Río
Bravo a la Patagonia y, en particular, para quienes encabezan proceso deambio; el mensaje del poder es claro: “Si sigues desobedeciendo, teacamos. ¿Y qué?” Los neo-golpistas están tranquilos: cuentan con elpoyo de los medios de prensa mundiales, los cuales, en pocos minutosmponen ante el mundo el mensaje que desean instalar. Así pudoomprobarse ayer en las más importantes cadenas televisivasnternacionales: el usurpador de la presidencia de Honduras, no fue nis llamado como tal, sino “Nuevo Presidente”, como si fuera el sucesore Zelaya y no el cómplice del asalto y destitución forzada del gobernante.

La complicad de los medios no es un dato nuevo. Pero sí lo es el formatoel golpe: apoyado en un manto de supuesta y fraguada legalidadespaldada por los Jueces Supremos y el Parlamento. Para eso quierenhora estar en los parlamentos: no para ser mejores representantes deos pueblos, sino para llevar adelante sus proyectos de clase o, si estoo es posible, impulsar golpes de estado, ocultando su conspiración trasl manto “constitucional”.

Pero la historia no es unidireccional ni unidimensional. Si hoy seolera el “golpe democrático” en Honduras con al excusa de “salvaguardara constitución”, se está adelantando y asentando también unaustificación –por precedente , para la posible ocurrencia de “golpesonstitucionales” de otros signos políticos. Las reglas del juegoemocrático exigen, precisamente por ello, paridad en su cumplimiento.
En caso contrario, dejan de ser reglas del juego para transformarse enrucos de un sector de la sociedad para ganar tiempo político y engañar las mayorías en favor de sus empresas. La seguridad democrática, vistaesde los pueblos, consiste precisamente en eso: construir garantíasiunívocas para que cada pueblo pueda construir con autonomía entegradiad el modo de vida que considere idóneo y necesario a para sí,n paz y respeto hacia los demás pueblos y procesos.

Llegados a este punto, vuelve a emerger al centro de la escena unauestión política de fondo: Los procesos sociales de cambio solo puedener tales, si se construyen articulados a las fuerzas sociales,ulturales y políticas que apuestan al cambio y generan el consensoocial necesario para llevarlo adelante. Y esto solo puede realizarseesde abajo, cotidianamente, en todos los ámbitos del quehacer social yolítico: en lo institucional y en la sociedad toda. Un empeño político social de esta naturaleza, no se alcanza espontáneamente. No basta conue un mandatario tenga una propuesta política que considere justa o denterés para su pueblo; es vital que el pueblo, los sectores y actoresociales y políticos sean parte de la misma, que hayan participado en suefinición, que se hayan apropiado de ella.

No hay hechos mágicos en la política, mucho menos si se trata de cambiara correlación de fuerzas hegemónicas hacia una nueva composiciónolítica y social de fuerzas a favor de cambios sustantivos: construiraminos para salir del egoísmo agonizante del mercado y avanzar haciaociedades solidarias. Se trata de un cambio de hegemonía que reclamaonstruir la fuerza social, política y cultural, el actor colectivo,apaz de diseñar y decidir el rumbo y el ritmo de los cambios, llevarlosdelante, sostenerlos y defenderlos. Esta también es una enseñanza vitalara los procesos actuales que en este continente apuestan a cambiar laealidad de injusticia y discriminación, que apuestan a profundizar laemocracia, sacándola del recinto del mercado para ampliarla yediseñarla acorde con el crecimiento político-cultural de los pueblos,onstruyendo una democracia ciudadana con igualdad de derechos,portunidades y posibilidades para todas y todos.

Este es el camino de la seguridad democrática que necesitan los pueblosel continente, es el único camino para que el debate de ideas puedaluir sin el asecho nocturno de los viejos o nuevos Golpes a la razónemocrática que reclama la humanidad en el siglo XXI. Ojala la retóricaemocrática que se levanta desde el poder cuando no le resultan losrocesos en otras latitudes, sea igualmente contundente cuando se atentabierta y descaradamente contra un proceso legítimamente democráticoomo el de Honduras. Vale recordar: en el mundo globalizado bajo laegemonía del capital, las lecciones –en un sentido u otro son siemprelobales.
– Isabel Rauber es Doctora en Filosofía. Directora de la Revista Pasado Presente XXI. Profesora de la Universidad Nacional de Lanús. Estudiosae los movimientos sociales y procesos políticos del continente.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras aislado, la resistencia interna crece

ALAI AMLATINA, 30/06/2009.- Con la resolución aprobada hoy, 30 de junio, or aclamación en la Asamblea General de Naciones Unidas, de condenar el olpe de Estado en Honduras y exigir la inmediata e incondicional estauración del Gobierno constitucional del presidente Manuel Zelaya, e profundiza el aislamiento internacional del gobierno de facto de
Roberto Micheletti, que intenta imponer su control del país a la fuerza.
El proyecto de resolución fue presentado por 10 países latinoamericanos, los que se sumaron luego Estados Unidos, Canadá y Colombia, luego de ue se aceptara varias enmiendas, incluyendo una que expresa un
“decidido respaldo” a los esfuerzos regionales de organismos como la OEA ara resolver la crisis.

Esta resolución se suma a las del Sistema de Integración Centroamericana
(SICA), que sella las fronteras con su vecino durante 48 horas, de la
OEA, del ALBA, del Grupo de Río y de la Unión Europea, entre otros.
Ningún gobierno extranjero ha reconocido el régimen de facto.

Al interior de Honduras, entre tanto, éste está lejos de haber asegurado l control. En las distintas zonas del país existe una situación de nsurgencia que va en aumento, frente a la cual la respuesta ha sido un ncremento de la represión. Las fuerzas militares desalojaron a la uerza, en la tarde de ayer, a unos 50 mil protestantes que impedían, esde hace dos días, a las nuevas autoridades entrar al palacio de obierno, dejando un saldo de decenas de heridos/as y unos 25 ordenes de aptura.

En la tarde de hoy se han realizado grandes manifestaciones pacíficas en a capital y otras ciudades del país. La gente se está movilizando ambién del interior del país hacia la capital para reforzar las rotestas, y ello a pesar del bloqueo informativo y de las carreteras.

Esta mañana, el frente en Defensa de la Democracia, afín a los grupos ue lideran el golpe, convocó a un plantón en el Parque Nacional de la apital, para respaldar al gobierno de facto, donde participaron entre tros funcionarios públicos y trabajadores de varias empresas.

Entre tanto, la población del país enfrenta un bloqueo total de nformación. Desde las primeras horas del golpe, el día 28, se suspendió or varias horas el suministro eléctrico y servicio telefónico. Varios edios de comunicación independientes han sido intervenidos y sus quipos secuestrados. Se suspendieron las transmisiones de los canales 8 36 y de varias radios comunitarias. Algunos periodistas han sufrido tropellos y amenazas.

Mientras tanto, los medios afines al nuevo régimen han dejado al país otalmente desinformado. Unos pocos medios, sobre todo en provincias, omienzan a informar sobre lo que está sucediendo. Según un editorial el diario El Tiempo de Honduras: “nunca se había sufrido en Honduras na violación tan profunda y masiva de la libertad de expresión, debido la intervención gubernamental, ni en las más oscuras épocas de franca ictadura, y que ahora encierra a la sociedad hondureña en una auténtica urbuja, lo cual constituye un caso incuestionable del protagonismo del
‘latifundio mediático’, en su condición de actor consustancial del golpe e Estado”. Por su parte, la Sociedad Interamericana de Prensa –SIP- mitió ayer un comunicado denunciando las limitaciones a la labor de la rensa y pidiendo el “respeto irrestricto a la libertad de expresión”.
Pero nada dice de la flagrante violación al derecho de la población ondureño de estar informada sobre lo que sucede en su país, ni de la onfiscación de su derecho de ser consultada en una encuesta de opinión.

La resistencia interna se organiza

Wendy Cruz, de la Vía Campesina en Honduras, en respuesta a una ntrevista realizada hoy por escrito por Igor Ojeda, del periódico rasileño Brasil de Fato, comenta que el golpe al Presidente Manuel
Zelaya se debe, justamente, a que “decidió consultar al pueblo hondureño i deseábamos ser consultados para que el pueblo decidiera si se nstalaba una Cuarta Urna en las próximas elecciones del mes de oviembre próximo…. por darle participación real al pueblo fue que le ieron golpe de Estado los grupos de poder de este país”. A continuación us respuestas.
– ¿Quiénes son los protagonistas del golpe?
– Los grupos de poder económico del país. Este ha sido monopolizado por rece familias, como los Kafati, Ferrari, Facuse, Villedas, Larach,
Rosental entre otros.. Este grupo de poder tiene secuestradas todas las nstituciones del Estado e incluso tienen a su orden a la Corte Suprema e Justicia y al Congreso Nacional de la República… Para que mires omo proceden: hacia mediodía de este martes 30 de Junio, la Corte
Suprema ha emitido 25 ordenes de captura y enjuiciamiento para los rincipales líderes populares, entre ellos Rafael Alegría, Carlos H.
Reyes, Berta Oliva, Juan Barahona y Andrés Pavón.

Asimismo, denunciamos al Comisionado de los Derechos Humanos, Dr. Ramón
Custodio, que en vez de estar defendiendo al Golpista Roberto Michelleti
Bain, debería estar defendiendo al pueblo hondureño que exige que no se iole nuestra democracia.
– La justicia hondureña ayudó a fomentar el golpe. ¿Por qué? ¿Quién la ontrola?
– Ellos trataron de parar la Encuesta con órdenes judiciales de la Corte
Suprema de Justicia y Recursos de Amparo del Ministerio Público, idiendo nulidad, órdenes que nuestro Presidente no tenía que acatar ya ue la encuesta es legal en el marco de nuestra Ley de Participación
Ciudadana.
– ¿Cómo se explica el hecho de que incluso miembros del partido del residente hayan apoyado al golpe?
– Porque este partido, o sea el Liberal, está dividido en varios grupos, los que se oponen son los grupos de los candidatos de los grupos de
Poder, como Roberto Micheletti, Elvin Santos (actual candidato).
– La mayoría de las fuerzas sociales del país está con Zelaya. ¿Por qué?
– Todos los movimientos sociales estamos apoyando al Presidente Zelaya, o porque seamos de su partido, sino porque creemos que debemos derrotar se modelo económico neoliberal que no permite a los pueblos la libertad e decidir sus propias políticas de desarrollo, y si no hacemos cambios ociales, imposible de lograrlo. Y nuestro Presidente ha querido abrir sta brecha para que los pueblos logremos nuestra emancipación.
– ¿Qué medidas vienen siendo tomadas por él?
– Las medidas que han sido tomadas son no seguir privatizando los ecursos del Estado hondureño, por ejemplo, la Empresa de Energía
Eléctrica (ENEE), la Portuaria, el sistema de salud entre otros.
– ¿Cómo está la situación en Honduras? ¿Hay represión?
– La situación es crítica. Estamos viviendo en una constante zozobra de epresión, de toques de queda, el no permitir el libre tránsito a las ersonas que vienen del área rural, la libre expresión. Hoy la Corte
Suprema de Justicia ha emitido 25 órdenes de captura y enjuiciamiento ontra líderes populares. En la manifestación del día de ayer, de más de
50 mil personas, nos reprimieron para desalojarnos a la fuerza, irándonos bombas lacrimógenas, hiriendo a más de 50 personas, algunos on armas de fuego.
– La convocatoria de una
Asamblea Constituyente es una demanda histórica e los movimientos sociales ¿Por qué?
– Porque se ha mantenido sometido al país por 100 años en el ipartidismo y han manipulado la “democracia” a su favor, donde areciera que fuera un traspaso de herencia ser diputados/as, ocupar ualquier cargo en el Estado hondureño. Convencidos/as que esta
“democracia” es una falacia dirigida por los grupos de poder económico el país, los movimientos sociales exigimos que se haga una nueva
Constitución de la República donde todos los sectores de la sociedad ondureña podamos estar representados en forma real.
– ¿Cuáles serían las bases de una nueva Constitución, y por qué los rotagonistas del golpe la temerían?
– La base sería que sea elaborada desde los diferentes sectores de la ociedad hondureña, donde estuviera representada por campesinos/as, ndígenas, negros, jóvenes, mujeres, sindicalistas, obreros, empresarios ntre otros grupos. Le temen porque saben que el pueblo hondureño no stá dispuesto a seguir bajo el yugo de la oligarquía hondureña…
Habrían podido tenernos marginados por un tiempo, pero ahora exigimos ue queremos ser consultados/as de todo lo trascendente que se dé en el aís. Este grupo golpista ha venido durante muchos años a través del
Congreso Nacional manteniendo su status quo y hoy lo miran en un minente peligro.
– ¿Creen que hubo la participación de EEUU en el golpe?
– Realmente no sabemos con exactitud aun, si han estado empujando este atal golpe a los hondureños/as.
– ¿Qué piensa de las declaraciones de Obama?
– Ha sido importante que diga que ellos solo reconocen como Presidente a
Manuel Zelaya Rosales, pero aun así seguimos preocupados por la posición e Estados Unidos porque Hillary Clinton dijo que no quería opinar sobre l golpe de Estado en Honduras porque no estaba segura si fue un golpe e Estado, esto significa que hay desacuerdos entre ellos.
– ¿Qué esperan que ocurra a partir de ahora?
– Seguimos con la esperanza de restablecer nuestro orden constitucional on la llegada del Señor Presidente de la ONU y de nuestro Presidente
Zelaya, pero por mientras estamos resistiendo porque este grupo de poder s capaz de todo.

Alertamos a todos los movimientos sociales del mundo a seguir olidarizándose con nuestro pueblo hondureño, porque de lo contrario stos golpistas seguirán con su plan.

Más información: http://alainet.org

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras: ensayo del neo-golpismo en América Latina

ALAI AMLATINA, 29/06/2009.- El amanecer del domingo nos sorprendió con a noticia del derrocamiento del Presidente de Honduras, Manuel Zelaya.
Los militares invadieron su morada y se lo llevaron, no solo de allí, ino del país. En ropa de descanso, el Presidente se encontró raudamente n Costa Rica. Era, evidentemente, muy importante para los golpistas enerlo fuera de Honduras para evitar que su presencia estimulara la ovilización y el apoyo popular a su restitución inmediata.

No repetirían los “errores” de Venezuela; esta vez la ira de la reacción laboraría mejor su impotencia de clase y afinaría mejor su estrategia estituyente: fabricaría el golpe de estado sobre excusas legales y rtilugios jurídicos que, supuestamente, justificarían la acción militar e franca desobediencia e irrespeto por los poderes establecidos y las nstituciones que los representan. Ni el Legislativo, ni el Judicial, ueden decretar un Golpe de Estado, es decir, poner fin a la gestión del
Poder Ejecutivo cuando éste no les gusta, ¿o sí?

Es esto lo que se está ensayando en Honduras: apelar a “canales” legales ara poner fin por la fuerza a los procesos de cambio que están esarrollándose en el continente. Obviamente, como es natural, el ensayo e llevan adelante en territorios donde los costos políticos resultan enores porque los procesos sociales populares son más débiles, como es l caso de Honduras.

El disfraz “democrático” del Golpe de Estado, anuncia el nuevo estilo utoritario de los poderosos y desnuda el contenido de su “democracia” e mercado: “Cuando me conviene sí, y cuando no me conviene: no.” No es a vuelta al pasado, no hay que equivocarse: Es el anuncio de los nuevos rocedimientos de la derecha impotente. El neo-golpismo es “democrático” “constitucional”. Honduras anuncia por tanto la apertura de una nueva ra: la de los “golpes constitucionales”.

Es una alerta clara para los pueblos de América Latina desde el Río
Bravo a la Patagonia y, en particular, para quienes encabezan proceso de ambio; el mensaje del poder es claro: “Si sigues desobedeciendo, te acamos. ¿Y qué?” Los neo-golpistas están tranquilos: cuentan con el poyo de los medios de prensa mundiales, los cuales, en pocos minutos mponen ante el mundo el mensaje que desean instalar. Así pudo omprobarse ayer en las más importantes cadenas televisivas nternacionales: el usurpador de la presidencia de Honduras, no fue ni s llamado como tal, sino “Nuevo Presidente”, como si fuera el sucesor e Zelaya y no el cómplice del asalto y destitución forzada del gobernante.

La complicad de los medios no es un dato nuevo. Pero sí lo es el formato el golpe: apoyado en un manto de supuesta y fraguada legalidad espaldada por los Jueces Supremos y el Parlamento. Para eso quieren hora estar en los parlamentos: no para ser mejores representantes de os pueblos, sino para llevar adelante sus proyectos de clase o, si esto o es posible, impulsar golpes de estado, ocultando su conspiración tras l manto “constitucional”.

Pero la historia no es unidireccional ni unidimensional. Si hoy se olera el “golpe democrático” en Honduras con al excusa de “salvaguardar a constitución”, se está adelantando y asentando también una ustificación –por precedente , para la posible ocurrencia de “golpes onstitucionales” de otros signos políticos. Las reglas del juego emocrático exigen, precisamente por ello, paridad en su cumplimiento.
En caso contrario, dejan de ser reglas del juego para transformarse en rucos de un sector de la sociedad para ganar tiempo político y engañar las mayorías en favor de sus empresas. La seguridad democrática, vista esde los pueblos, consiste precisamente en eso: construir garantías iunívocas para que cada pueblo pueda construir con autonomía e ntegradiad el modo de vida que considere idóneo y necesario a para sí, n paz y respeto hacia los demás pueblos y procesos.

Llegados a este punto, vuelve a emerger al centro de la escena una uestión política de fondo: Los procesos sociales de cambio solo pueden er tales, si se construyen articulados a las fuerzas sociales, ulturales y políticas que apuestan al cambio y generan el consenso ocial necesario para llevarlo adelante. Y esto solo puede realizarse esde abajo, cotidianamente, en todos los ámbitos del quehacer social y olítico: en lo institucional y en la sociedad toda. Un empeño político social de esta naturaleza, no se alcanza espontáneamente. No basta con ue un mandatario tenga una propuesta política que considere justa o de nterés para su pueblo; es vital que el pueblo, los sectores y actores ociales y políticos sean parte de la misma, que hayan participado en su efinición, que se hayan apropiado de ella.

No hay hechos mágicos en la política, mucho menos si se trata de cambiar a correlación de fuerzas hegemónicas hacia una nueva composición olítica y social de fuerzas a favor de cambios sustantivos: construir aminos para salir del egoísmo agonizante del mercado y avanzar hacia ociedades solidarias. Se trata de un cambio de hegemonía que reclama onstruir la fuerza social, política y cultural, el actor colectivo, apaz de diseñar y decidir el rumbo y el ritmo de los cambios, llevarlos delante, sostenerlos y defenderlos. Esta también es una enseñanza vital ara los procesos actuales que en este continente apuestan a cambiar la ealidad de injusticia y discriminación, que apuestan a profundizar la emocracia, sacándola del recinto del mercado para ampliarla y ediseñarla acorde con el crecimiento político-cultural de los pueblos, onstruyendo una democracia ciudadana con igualdad de derechos, portunidades y posibilidades para todas y todos.

Este es el camino de la seguridad democrática que necesitan los pueblos el continente, es el único camino para que el debate de ideas pueda luir sin el asecho nocturno de los viejos o nuevos Golpes a la razón emocrática que reclama la humanidad en el siglo XXI. Ojala la retórica emocrática que se levanta desde el poder cuando no le resultan los rocesos en otras latitudes, sea igualmente contundente cuando se atenta bierta y descaradamente contra un proceso legítimamente democrático omo el de Honduras. Vale recordar: en el mundo globalizado bajo la egemonía del capital, las lecciones –en un sentido u otro son siempre lobales.
– Isabel Rauber es Doctora en Filosofía. Directora de la Revista Pasado Presente XXI. Profesora de la Universidad Nacional de Lanús. Estudiosa e los movimientos sociales y procesos políticos del continente.

Más información: http://alainet.org

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario

Honduras : primer golpe de Estado de Obama

Si, parece a Venezuela en abril de 2002, pero es Honduras, hoy. Un golpe de estado contra el Presidente Manuel Zelaya de Honduras acaba de occurir en la madrugada del domingo, 28 de junio. Soldados disparando entraron a la residencia presidencial durante las tempranas horas de esta mañana, golpeando a Zelaya y su esposa, y llevándolo preso. Lo trasladaron a una base militar cercana a Tegucigalpa y lo montaron en un avion, sin decirlo a donde se iba. Llegó a Costa Rica horas después y logró comunicarse con Telesur.

La coordinadora de una organización de la oposición en Honduras, Martha Diaz del Grupo Paz y Democracia, que recibe financiamiento del gobierno estadounidense a través de la USAID, declaró via CNN en Español que la “sociedad civil” consideraba que no hubo un golpe de estado en Honduras hoy, sino “una transición a la democracia”. Diaz dijo que la “sociedad civil” no apoyaba al Presidente Zelaya y estaba en contra de su esfuerzo de realizar una encuesta popular sobre una futura asamblea constituyente, que iba a tomar lugar durante el día de hoy.

El golpe fue ejecutado luego de días de tensión en Honduras, resultando de una iniciativa popular de realizar un referéndum consultivo – no obligatorio – sobre la posibilidad de votar sobre la conformación de una asamblea constituyente durante las próximas elecciones en noviembre. La iniciativa, propuesta por el Presidente Zelaya, junto a movimientos sociales y partidos políticos aliados, fue declarada ilegal por la corte suprema de Honduras, luego de una solicitud de revisar su constitucionalidad por parte del Congreso de Honduras, conformado por una mayoría anti-Zelayista.

El miércoles pasado, el Presidente Zelaya destituyó al jefe del estado mayor conjunto, el General Romeo Vásquez, cuando este desobedeció una orden de su Comandante en Jefe de distribuir el material electoral por todo el país. El General Romeo Vásquez, un graduado de la Escuela de las Américas en EEUU, el famoso instituto conocido por entrenar y formar la mayoría de los dictadores y represores en América Latina, había desobedecido los órdenes del Presidente Zelaya, amparándose en la decisión de la corte suprema. Sin embargo, el General estaba obligado a cumplir los órdenes de su Comandante en Jefe, quien es el presidente del país.

El día siguente, la corte suprema declaró ilegal a la destitución del General Romeo Vásquez, volviéndolo a su mandato. El ministro de defensa de Honduras, Angel Edmundo Orellana, renunció en medio de la tormenta.

El viernes 26 de junio, el Presidente Zelaya, junto a miles de miembros de sindicatos y movimientos sociales, salieron a la calle a respaldar el mandato del jefe de estado y la realización de la consulta popular del domingo. Llegaron hasta la base militar donde tenían resguardado el material electoral, recuperándolo e inciando su distribución por el país en preparación de la encuesta histórica. La actual constitución de Honduras, que fue escrita en el año 1982 durante la guerra sucia liderada por el gobierno de Ronald Reagan, limita a la participación popular en los asuntos políticos. La consulta propuesta para este domingo hubiese sido el primero proceso participativo en la historia del país centroamericano, dando una indicacción de que Honduras estaba en camino a construir una democracia más participativa.

Pero todo eso fue frenado violentamente el domingo en la mañana, con el secuestro del Presidente Zelaya y la represión en las calles de Honduras. Los medios de comunicación privada pasaban comiquitos y telenovelas en lugar de noticias. Las señales de CNN en Español y Telesur fueron cortados en horas de la mañana para evitar que la noticia verdadera sobre el golpe de estado llegara al oido del pueblo. Los embajadores de Venezuela y Cuba en Honduras fueron secuestrados, golpeados y dejados en zonas remotas en las afueras de Tegucigalpa. La cancillera, Patricia Rodas, ha sido secuestrado de su residencia a golpes y llevado presa por los militares golpistas.

La Organización de Estados Americanos (OEA) convocó una reunión de emergencia esta mañana, unánimamente condenando el golpe de estado en Honduras. El Secretario General de la OEA, Jose Miguel Insulza, anunció su inmediato traslado a Honduras para investigar la situación. Los países del ALBA han emitido una declaración firmamente condenando al golpe de estado y respaldando su apoyo al presidente constitucional, Manuel Zelaya. El Grupo de Rio se esta convocando para preparar una declaración condenando el golpe, según su presidente, el jefe de estado de Costa Rica, Oscar Arías. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien también es la acutal presidente de UNASUR, también anunció su condena al golpe y la preparación de una declaración de la comunidad suramericana reforzando ese sentimiento. Hasta la Unión Europea ha condenado el golpe contra Zelaya. Y las Naciones Unidas, en declaraciones de su Secretario General Miguel D\’ Escoto hace pocos minutos, condenó de manera clara y categórica, el golpe de Estado militar que se ha llevado a cabo este domingo en Honduras contra el presidente Manuel Zelaya.

Pero el único gobierno regional que no ha condenado la situación en Honduras como un golpe de estado ha sido Estados Unidos, quien solamente, hasta ahora, ha expresado su “preocupación”. El Presidente Obama ha dicho que está “preocupado” por la situación en Honduras y espera que “respetan” a las “normas democráticas”. Poco después, el Asesor para asuntos de América Latina ante la Casa Blanca, Dan Restrepo, fue entrevistado por CNN en Español y reiteró la “preocupación” del Presidente Obama ante la situación en Honduras. No condenó al golpe de estado, ni siquiera aceptó que un golpe de estado había ocurrido. Restrepo indicó que Washington estaba en cercana comunicación con “fuerzas democráticas” en Honduras y que apoyan a la democracia en el país. Cuando fue preguntado por un reportero de CNN sobre la posibilidad de que Washington reconociera otro presidente que Zelaya en Honduras, Retrespo evitió la respuesta. Aunque si dijo que Estados Unidos reconoce a Manuel Zelaya como el presidente elegido en Honduras (algo además obvio porque han llevado una relación diplomática con su gobierno hasta ahora) no llamó para su restitución inmediata e indicó que Washington estaría dispuesto a trabajar con el “orden democrático” en el país. Sin una condenación clara, como han hecho todos los demás países en la región, y hasta también la Comunidad Europea y las Naciones Unidas, el gobierno de Obama parece estar apoyando el golpe de estado en Honduras.

El Presidente Zelaya, hablando en vivo en una rueda de prensa desde Costa Rica, junto al presidente de esa nación, Oscar Arias, ha confirmado que no ha recibido llamado ni mensaje del Presidente Obama, a pesar de que él mismo se lo ha solicitado publicamente. Explicó que recibió una llamada del subsecretario de estado Thomas Shannon, quien expresó que Washington no estaba involucrado en el golpe.

La Secretaria de Estado Hillary Clinton, emitió una declaración hace pocos minutos condenando la “acción tomada en contra del Presidente Manual Zelaya de Honduras” y llamando a “todas las partes en Honduras a respetar el orden constitucional y el estado de derecho”. Llama también para que se resuelvan “las disputas políticas de manera pacífica y a través del diálogo.” Sin embargo, no califica lo que ha sucedido en Honduras como un go
lpe de estado y tampoco llaman para la restitución del Presidente Zelaya.

Publicado en Golpe Militar en Honduras | autor: | Dejar un comentario