Las bases del imperialismo en Colombia aceleran realineamientos y planes de defensa

martes 15 de septiembre de 2009
ARGENPRESS.info)
\’Si Estados Unidos no consigue imponer al mundo el orden estadounidense, impondrá el desorden…\’ (Jacques Sapir). Las bases militares conjuntas para alta movilidad aérea y tecnológicamente casi incontrolables para América del Sur, que EEUU plantó en Colombia, reafirman el plan de desarrollo militar de Brasil que busca el liderazgo regional y un lugar en el eje de poder de las potencias industriales occidentales, mientras otros países buscan realineamientos estratégicos.

Hacia fines de 2008, Brasil lanzó su \’Estrategia Nacional de Defensa\’ con metas hasta 2030 (1). El ambicioso plan identifica como principales regiones con amenazas a la Amazonia brasileña especialmente en sus zonas de frontera, y al Atlántico Sur incluyendo las áreas con relevantes reservorios submarinos de hidrocarburos. El presidente Luiz Inácio Lula da Silva confirmó hace poco estas hipótesis de potencial conflicto, relacionando las últimas inversiones en defensa (que parecen superar al Plan Colombia y mantienen la superioridad militar en América Latina), a la reafirmación incondicional de la soberanía justamente en esas dos zonas del territorio nacional. El Plan de Defensa tiene suficientes elementos de soberanía e independencia nacional, que de seguir implementándose configurarán un rol de liderazgo regional, concomitante con lo que Lula menciona como \’nueva independencia\’.

El Plan incluye una profunda reorganización de las Fuerzas Armadas (FFAA), pero también de la industria nacional del material de defensa. En particular dentro de los últimos acuerdos de defensa, es de destacar los criterios que definen la compra de las aeronaves de combate con tecnología denominada F-X2, orientada a cumplimentar objetivos tales como asegurar la superioridad aérea local y el combate aéreo estratégico.

Para un país en el contexto capitalista mundial, una producción científico-tecnológica-industrial propia y de envergadura es uno de los factores que hacen a su independencia relativa, lo que el Plan menciona como uno de sus objetivos: \’desarrollar un complejo militar-universitario-empresarial\’. El insuficiente desarrollo tecno-industrial autónomo suele hacerse visible en el área militar. Así por ejemplo, cuando EEUU simplemente bloqueó el suministro de repuestos para los aviones de combate F-16 que le había comprado Venezuela, Chávez debió desactivarlos y recurrir a nuevos proveedores militares en Rusia.

Cuando Lula da Silva presentó el Plan de Defensa expresó: \’…la reestructuración de la industria militar brasileña tiene como propósito asegurar que el suministro y necesidades de las FFAA se apoye en tecnología de dominio nacional, es decir lograr la autonomía tecnológica y operacional de las tres Fuerzas\’.

A diferencia de otros países sudamericanos, en las decisiones de compra de material militar extranjero pesa significativamente que en la venta se incluya la transferencia efectiva de tecnología, para que Brasil pueda fabricar e incluso comercializar el material de defensa. Tal es el caso de los aviones de combate supersónicos que le ofrecieron seis compañías aeroespaciales, dos de EEUU (Boeing y Lockheed Martin), una de Suecia (Saab Gripen), una de Francia (Dassault), de Europa Occidental (el consorcio EADS compuesto por empresas de Gran Bretaña, Italia, Alemania, Francia y España) y de Rusia (la empresa Sukhoi).

Utilizando los criterios mencionados fueron descartadas tres, y la compra por varios miles de millones de dólares parece favorecer a los helicópteros y las aeronaves francesas de combate Rafale de última generación (fabricados por la compañía Dassault), ya que el gobierno de Sarkozy asegura la transferencia tecnológica irrestricta para su producción en serie en Brasil, y además el otorgamiento de franjas de mercado para la exportación a Latinoamérica y Africa. Aunque por su parte la embajada de EEUU, otro lobby vendedor, asegura que también está dispuesto a transferir tecnología para el montaje del avión de combate F/A-18 Super Hornet (fabricado por Boeing). Sin embargo existe desconfianza, ya que Washington aplica restricciones por otras vías, como cuando bloqueó la venta a Venezuela de aviones brasileños Super Tucano, por tener componentes con tecnología estadounidense, o impidió la venta de aviones de la República Checa a Bolivia.
París, asegura a Brasil transferencia de tecnología militar para la fabricación no solo en el área aeronáutica, sino en la naval con buques y submarinos. Por ello es que Rusia también eligió a Francia como proveedor de los buques de desembarco anfibio clase Mistral (un acuerdo de 1.200 millones de euros).

La estrategia de defensa se enmarca en que Brasilia y las élites de poder locales visualizan para las próximas décadas, un mundo con una tendencia no hacia la unipolaridad ni la no polaridad, sino hacia la multipolaridad. De hecho, diversos documentos del gobierno de EEUU vienen mencionando a Brasil, India, Rusia y China como potencias mayores o emergentes \’…cuyas decisiones afectarán la futura posición estratégica y libertad de acción de los EEUU, sus aliados y socios.\’ (2). Aunque de éstas cuatro, las \’mayores\’ que preocupan especialmente a Washington son China y Rusia, que se configuran en potencias fuera de las occidentales y de la línea de poder EEUU-Unión Europea-OTAN.

Ante los resultados de la reunión extraordinaria de UNASUR (28/8/09), Uribe amenaza para la próxima reunión poner en la discusión el presente acuerdo militar de Brasil, el mayor realizado por este país desde que entró en la Segunda Guerra Mundial abastecido por EEUU. En realidad, la convocatoria a aquella reunión extraordinaria resultaba contraproducente, en cuanto Uribe había anunciado previamente y en forma algo arrogante, que el acuerdo con EEUU para las bases estaba cerrado y era inamovible, y difícilmente una reunión de esas características pudiera influir demasiado como para revertir la situación.

El presidente de Brasil no mostró en la reunión liderazgo regional, al que el país fundador de UNASUR aspira, sino que mantuvo una posición de moderación siguiendo los acontecimientos. Otros mandatarios como los de Chile y Argentina comprometidos en aumentar el financiamiento externo en sus países, ya que la crisis mundial afectó los modelos exportadores de materias primas, mostraron posiciones cautelosas evitando cualquier disensión directa que pudiera inquietar a Washington, y si bien no apoyaron a Colombia tampoco la firmeza de Ecuador, Venezuela y Bolivia.

También es posible visualizar los movimientos de aproximación de algunos países a Washington y al Pentágono, marcando distancias con la línea bolivariana. Por parte de Argentina, la ministra de Defensa Nilda Garré, el jefe del Estado Mayor Conjunto de las FFAA brigadier general Jorge Chevalier y otros funcionarios de Defensa, acaban de viajar a EEUU para entrevistarse con el secretario de Defensa Robert Gates, y el jefe del Comando Sur de los EEUU (USSOUTHCOM) entre otros, a fin de profundizar las relaciones bilaterales y agradecer la colaboración prestada, así como renegociar los convenios militares, tema a tratarse en la próxima reunión del Grupo de Trabajo Bilateral Argentina-EEUU, que se llevará a cabo en octubre en Buenos Aires. En la visita al Pentágono también se renovaron intercambios de cursantes argentinos a EEUU y el envío de especialistas estadounidenses en logí
stica. Se formalizaron compras logísticas, y finalmente Garré explicó los fundamentos de la política de Defensa de Argentina. Cuando la ministra consultó al secretario Gates, por la preocupación por las rutas estratégicas para despliegue masivo de tropas mencionadas en el Libro Blanco del Comando de Movilidad Aérea de la Fuerza Aérea de EEUU, éste manifestó que \’…dicho documento no expresa la política del Gobierno de los EEUU en la materia\’. A lo que se podría agregar \’…todavía\’.

Una de las misiones de Uribe es constituirse en referente regional que marque claramente un quiebre en la Integración latinoamericana, y sea un apoyo para posibles gobiernos derechistas con democracias liberales de mercado que pudieran ser electos próximamente en Uruguay y Chile, en Brasil en 2010, y otros que estén realineándose con el Imperio. Si bien en los hechos UNASUR no se dividió, tuvo un costo nada despreciable para la organización al no mostrar una posición de fortaleza.

En la tibia declaración final de la reunión extraordinaria de UNASUR se conviene: \’…Reafirmar que la presencia de fuerzas militares extranjeras no puede, con sus medios y recursos vinculados a objetivos propios, amenazar la soberanía e integridad de cualquier nación suramericana y en consecuencia la paz y seguridad en la región.\’
En realidad no se rechazó la presencia y permanencia de fuerza militar foránea a los países de América del Sur, si el gobierno del país sudamericano lo permite. Es más se legitiman las bases conjuntas en Colombia, y si dan resultados las presiones estadounidenses, probablemente también sucederá en Perú, en Paraguay con una base para movilidad aérea, o en Uruguay con una gran base naval para la IV Flota de EEUU. Sin embargo, se legitima además la posible presencia en la región de bases militares de Rusia.

Por un lado EEUU y Colombia aducen luchar contra el narcoterrorismo y por otro, esa misma lucha genera fuertes tensiones en los países de la región. La doctrina implícita de \’fronteras permeables\’ que sostienen, genera la desconfianza de los vecinos sobre violaciones a su soberanía territorial, que de ocurrir, produciría una reacción en cadena de inestabilidades en los bordes fronterizos de los países aún los no afectados, que actuarían preventivamente. A la Inteligencia electrónica suministrada por EEUU, con plataformas aéreas como los aviones AWACS que permiten operar sobre países limítrofes sin salir de Colombia, se suma por ejemplo la ultima tecnología de misiles y aeronaves no tripuladas teledirigidas (UAV) para vigilancia y ataque con misiles o bombas inteligentes, algunas con características de muy baja detección principalmente por radares (llamada Stealth). Su efectividad es observable en Pakistán, país que no permite el ingreso de tropas estadounidenses, sin embargo las aeronaves (apodadas \’drones\’) despegan desde la zona fronteriza en Afganistán, y generalmente su vuelo sobre territorio pakistaní y el ataque es controlado remotamente (vía satélite) desde EEUU, por un piloto situado en un puesto de combate cercano a las Vegas (Nevada) a miles de kilómetros de distancia, asesinando casi diariamente a decenas de pobladores civiles según la política del Pentágono de ataques selectivos para suprimir a los líderes de las organizaciones insurgentes.

De todas maneras si se dispararan acciones armadas entre países vecinos, sin apoyos externos significativos, es probable que el conflicto si bien podría ser inicialmente intenso, no se realice en una guerra convencional total apelando a las máximas capacidades militares sobre grandes objetivos, sino que reduzca su intensidad con una tendencia a prolongarse en una guerra irregular.

Para el Pentágono las bases en Colombia y las nuevas \’instalaciones con capacidad expedicionaria\’ (es decir que envían sus fuerzas a distintas partes del mundo) que podría implantar en América del Sur, representan elementos de disuasión relevantes por su infraestructura para alta movilidad aérea sobre la región, y a la vez para las rutas de despliegue hacia Africa occidental. Actualmente, el despliegue aéreo a cualquier parte del mundo de una brigada (unos 5.000 soldados) con todo el armamento pesado requiere entre una y dos semanas, aunque el Pentágono tiene como futuro objetivo de movilidad de Fuerza lo que llama 4-5-30, esto es desplegar una brigada a cualquier parte del planeta en 4 días, una división (compuesta por al menos dos brigadas) en 5 días y un ejército de unas 5 divisiones dentro de los 30 días. Hasta que no se alcance ese objetivo EEUU, emplea brigadas de choque y brigadas de infantería ligera, que requieren respectivamente la mitad y la cuarta parte de transporte aéreo que para la brigada completa.

El poder disuasivo de la presencia estadounidense en la región tiene doble destinatario: los países de ésta y las otras potencias del mundo, y se puede evaluar según la estrategia de EEUU para tener control y acceso a los recursos naturales que le interesan en los distintos países. El control significa que los tenga disponibles a futuro sin injerencias de otras potencias o países, y el acceso que en principio, los pueda obtener comprándolos en buenas relaciones con los gobiernos a un precio de mercado internacional, o a precios ventajosos, o en el mejor de los casos para Washington a precio vil de saqueo, valor al que siempre pretende hacerlo (sin escatimar presiones, incentivos y corrupción mediante). En caso que advierta que aún por las buenas, pierde control sobre la cantidad potencial de recursos que necesita de un país, o encuentra restringida su accesibilidad, el acceso será por otras vías lo que incluye desestabilización, cambio de régimen, golpe de estado, magnicidio, revueltas, y en casos extremos invasión. La presencia militar marca un territorio, una zona de influencia imperialista que las otras potencias deberán cuidarse de \’ocupar\’.

Las bases colombianas combinadas, pueden ser una condición previa para lanzar la nueva política exterior de Obama. Son para América del Sur el \’garrote\’ disuasivo aéreo, listas para ser empleadas junto con la IV Flota, el \’garrote\’ disuasivo naval. La política de \’conciliación\’ de Washington podría comenzar a hacerse visible hacia los bicentenarios de 2010, cuando algunos gobiernos sudamericanos apurados por mantener la gobernabilidad, ante la desaceleración de sus modelos económicos dependientes de la exportación, deban recurrir al préstamo externo del norte (\’nuevo\’ FMI incluido), y si ante el desgaste de algunos capitalismos progresistas los pueblos optan en las elecciones por los capitalismos de mercado derechistas.

El presupuesto fiscal anual para 2010 que el Departamento de Defensa presenta al Congreso de EEUU, encuadra a la base de Palanquero dentro de la Defensa Global, al respecto refiere (3): \’…El Departamento (de Defensa) enfrenta amenazas distintas (convencionales y no convencionales) a las de la Guerra Fría. Para combatirlas, el Departamento está reconfigurando su presencia militar global, transformando las fuerzas de ultramar de EEUU, las estructuras de base y las relaciones con las naciones receptoras en una postura hacia adelante relevante y flexible que apoye coherentemente la estrategia de Defensa… La reconfiguración de la Posición para la Defensa Global (Global Defense Posture (GDP)) es la estrategia del Departamento para mejorar la presencia militar global hasta alcanzar la habilidad para cumplir los compromisos de seguridad de EEUU y trabajar c
on nuestros aliados y socios en actividades militares en todo el espectro de esfuerzos desde el combate a las operaciones de paz.\’ Respecto del continente americano (que llama Hemisferio Occidental) agrega: \’…El objetivo del Departamento es desarrollar un conjunto ordenado de convenios de acceso para operaciones de contingencia, logística y entrenamiento en Centro/Sud América, y se están discutiendo actualmente posibles conv ios para incrementar el acceso a varios países de la región. El presupuesto Básico Fiscal Anual 2010 incluye $ 46 millones (de dólares) para la localidad de seguridad cooperativa en la Base Aérea Palanquero en Colombia.\’

Palanquero, tres bases militares y varios aeropuertos civiles con pistas de aterrizaje pavimentadas de más de 2,5 kilómetros de longitud, aptas para las operaciones de aviones de transporte pesado C-17 Globemaster de la Fuerza Aérea de EEUU. Cada uno, con capacidad para transporte de una compañía entera (un centenar de soldados y otro centenar de bajas) o 70 toneladas carga, como helicópteros de combate, artillería, material rodante: tanques, blindados, camiones, maquinaria pesada, trailers, así como municiones, suministros entre otros. Todo esto para combatir el narcoterrorismo…

Notas:
1) \’Estratégia Nacional de Defesa\’, 3w.defesa.gov.ar. El lanzamiento y alcance del plan fue publicado por ARGENPRESS (29/12/08)
2) Quadrennial Defense Review Report 2006, U.S. Department of Defense
3) DoD FY 2010 Budget Request Summary Justification, Special Topics, Global Defense Posture, pp. 2-30

Esta entrada fue publicada en w. Otros artículos. autor: . Guardar el enlace permanente. Añade un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.
11 visitas

publicar un comentario

Tu email nunca se publicará ni se compartirá. Los campos obligatorios están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>